labibliacompleta4

Día 250: Ezequiel 37-40

Lee los capítulos del 37 al 40 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  37-40)

Notas De Estudio

Capítulo 37: Este es el capítulo más famosos del libro de Ezequiel, donde el profeta es llevado por el Espíritu (algo que también ocurre en el 1:3; 3:14; 8:1; 40:1) esta vez a un valle lleno de huesos secos. Los huesos secos al sol representaban cuerpos que no habían sido enterrados, lo que recordaba una ejecución violenta de los juicios que Dios había hecho contra Israel. Que estén secos también indican que habían muerto hace mucho tiempo. Huesos secos es también una metáfora usada en otros pasajes bíblicos (Proverbios 15:30; 17:22). Ezequiel reconocía que Dios tiene poder para levantar a gente de la muerte (1 Reyes 17:17-24; 2 Reyes 4:18-37; Isaías 26:19) pero estos cuerpos estaban extra-muertos: no había carne ni resto de carne sobre ellos.

La restauración de los huesos a cuerpos con músculos, articulaciones, tendones y piel, cuerpos a los que se les da el soplo del Señor (espíritu de vida) indicando la futura restauración de Israel.

La parte final del capítulo tiene otra acción metafórica: dos varas (trozos de madera) uno con el nombre de Reino de Israel y otro con el nombre “Reino de Judá”, indican una futura restauración no solo de Judá sino de todas las tribus de Israel. Hasta el día de hoy todavía no se ha cumplido esa profecía y seguimos hablando de “las tribus perdidas de Israel”.

Capítulo 38-39: Estas profecías expresan un escenario apocalíptico de la victoria de Dios sobre las naciones que amenazan a Israel. La identidad de Gog, rey de Magog es incierta aunque algunos lo han identificado el Rey Giges de Lidia. Gog es asociado con Gomer, Magog. Mésec y Tubal hijos de Jafet (Génesis 10:2), y quienes poblaron Europa y Asia Menor. Pero las referencias trascienden las circunstancias del histórico Gog ya que se habla de un líder prominentemente vil (una especie de Hitler) que llegará después de que Israel sea restaurado y restablecido. La única referencia bíblica a Gog fuera de Ezequiel está en Apocalipsis 19-20, donde Gog sirve como símbolo de las fuerzas del anticristo, y donde la batalla de Armagedón hace paralelo con la batalla de la que se habla en estos capítulos.

Hay personas que identifican a Mésec con Moscú y Tubal con Tobolsk (ambas ciudades rusas) pero no hay evidencia para esta comparación etimológica.

Capítulo 40: Junto con la profecía de la futura restauración de Israel también se dan profecías sobre el futuro templo. Los babilonios llevaron el templo de Salomón a escombros, pero ya Ezequiel había profetizado la partida del Espíritu y la Presencia de Dios (Shekinah) del lugar.

El hecho de que se de una imagen de un nuevo templo y sus habitaciones, es una profunda promesa de restauración, no solo del pueblo de Israel sino de el lugar como centro de adoración a Dios.

La visión inicia en este capítulo y termina en el capítulo 48.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta5

Día 249: Ezequiel 33-36

Lee los capítulos del 33 al 36 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  33-36)

Notas De Estudio

Capítulo 33: Un “atalaya” (o centinela de la atalaya) era una persona que subía a una torre del mismo nombre, que solía ser la más alta de la ciudad amurallada, con el fin de advertir a la gente de peligros inminentes o potenciales. En la primera parte de este capítulo Dios le confirma a Ezequiel su posición como atalaya y responsable de avisar al pueblo de el peligro. El propósito de Dios con esto no es que la gente muera sino que se arrepienta, para que viva.

Sin embargo el profeta es para la gente “como un cantante de dulce voz, que sabe tocar bien su instrumento musical, y que le canta al amor. Les gusta mucho cómo hablas, pero les gusta más el dinero. Te oyen, pero no hacen lo que les dices.” (33:31)

Son palabras serias que deberían motivar un cambio de vida pero la gente solo las disfruta y no cambian. ¿Se parece a nuestros días? ¿No hacemos igual cuando escuchamos un mensaje una y otra vez porque nos gusta, pero finalmente no vivimos de acuerdo a este o hacemos transformaciones importantes en la forma en que vivimos?

Es muy fácil culpar a los judíos de necios cuando nosotros mismos vivimos como ellos vivieron.

Capítulo 34: Se hace una comparación entre los opresores pastores de Israel y el Señor, quien es el buen pastor. Los pastores (líderes) de Israel explotan a la gente, abusan de quienes tienen algo que les sirve (ovejas gordas) y desechan a los que no tienen nada (ovejas flacas), en vez de cuidar al pueblo abusaban de él. Dios entonces pone toda la culpa de lo que ha pasado sobre estos líderes quienes se la verán con El, quien es el buen pastor.

La segunda parte del capítulo (vs. 12-31) nos hace recordar a Jesús cuando se identifica como el “Buen Pastor” (Juan 10:11-16) y se compara con los asalariados (Juan 10:13), también tiene conexión con la parábola de la Oveja Perdida (Lucas 15:4-7). Podemos asegurar que tanto los malos líderes religiosos como la gente del pueblo hacían la conexión entre las palabras de Jesús y las de Ezequiel.

Capítulo 35-36: Tanto el capítulo 25 como la primera parte del capítulo 36 (36:1-15) se enfocan en profetizar contra Edom (los descendientes de Esaú) y las naciones que se burlaron de los judíos cuando estos fueron llevados cautivos. La profecía incluye la promesa de restauración de Israel.

Las burlas no solo van a Israel sino a su Dios. ¿Recuerdas? los dioses eran territoriales, si una nación era conquistada eso reflejaba la ineficacia o inexistencia de su dios. Si Israel fue conquistado entonces su Dios “no funciona”. El Señor “defiende su reputación” (¿Dios necesita eso?) haciendo entender que la causa por la que fueron llevados cautivos es por su pecado pero que serán restaurados y elevados a una posición más alta que antes. El cumplirá su palabra.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta8

Día 248: Ezequiel 29-32

Lee los capítulos del 29 al 32 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  29-32)

Notas De Estudio

Capítulos 29-32: Estos cuatro capítulos comprenden profecías y lamentos (que también funcionan como palabras proféticas) contra Egipto. Después de mantener esclavo a los israelitas por unos 400 años, Egipto se mantuvo como un constante enemigo. Este oráculo profético es único en el sentido que Dios promete restaurar la nación pagana después de 40 años. Si Egipto cayó ante Babilonia en el 568 a.C., como dicen las crónicas de los reyes babilonios, entonces unos 40 años de cautividad habrían terminado bajo el Imperio Persa quienes, como política de su gobierno, animaron a los exiliados a volver a sus tierras (2 Crónicas 36:22-23). A pesar de haber sido restaurado, Egipto nunca volvió a una posición de preeminencia. De hecho, su “restauración” quizás fue un acto de gracia divina por el pecado de Israel en el desierto durante 40 años.

El flujo de estos capítulos es el siguiente:

Profecía Contra Egipto
Lamento
Profecía Contra Egipto
Lamento

La intención de la profecía no es solamente advertir a Egipto sino también a las naciones que se unirían a ellos (incluyendo los judíos), para que no confíen en este “bastón hueco” como lo llama otro profeta. De hecho, el lamento final se hace también por las naciones que de alguna u otra forma tenían intención de unirse a Egipto contra Babilonia.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta4

Día 247: Ezequiel 25-28

Lee los capítulos del 25 al 28 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  25-28)

Notas De Estudio

Capítulos 25-26: Estos capítulos (como ya habrás leído) comprenden mensajes contra diferentes naciones todas vecinas a Israel: Amón, Moab, Edom, Filistea, Tiro. Todas tienen una historia de guerras y enemistad con Israel, y las profecías tienen conexión con eso. El capítulo 25 inicia una sección que llega hasta el capítulo 32, todo con profecías en contra de las naciones, lo que demuestra que Dios no es solo un “Dios nacional”. En aquella época se pensaba que los dioses actuaban solo dentro de ciertos territorios, el hecho de que la profecía fuese más allá del “territorio” de este Dios significa que este Dios es el Dios de todo territorio.

Los amonitas fueron usados por Babilonia contra Judá, luego Judá y Amón se aliaron contra Babilonia (Jer. 27:3) en una coalición que nunca tuvo éxito. Los moabitas también asistieron a Babilonia y luego (como Amón) se unieron con Judá en una coalición contra Babilonia (que nunca tuvo éxito). Moab y Amón son descendientes de Lot, nacieron de las relaciones incestuosas de este con sus hijas.

Edom, que tiene la relación más cercana con Israel (son descendientes de Esaú) es incluido en la profecía por su participación en la destrucción de Jerusalén. El territorio Filisteo fue ocupado por Asiria en los siglos 8 y 7 A.C. y se transformó en un centro industrial para la producción de aceite de oliva. No está claro cuál es la conexión de los filisteos con la destrucción de Judá, pero son incluidos quizás por su constante lucha con los israelitas.

Capítulo 27-28: El año de estas profecías es el mismo en que Jerusalén cayó (586 a.C.). Tiro era preeminente por su poder marítimo. Nabucodonosor estuvo sitiando esta ciudad por 12 años, aunque no pudo conquistarla ellos finalmente se rindieron. La ciudad fenicia de Tiro era una Isla hasta que en el año 332 a.C. Alejandro el Grande construyó un corredor de tierra para asaltar la ciudad de forma terrestre. La cantidad de profecías en contra de Tiro revelan su poder económico.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta5

Día 246: Ezequiel 21-24

Lee los capítulos del 21 al 24 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  21-24)

Notas De Estudio

Capítulo 21-22: Las profecías en contra de Jerusalén esta vez en un lenguaje más “agresivo”. En el capítulo se incluye la alegoría de los dos caminos: uno que va a Jerusalén y otro que va a Amón, se elige la dirección a Jerusalén. Los amonitas podrían estar felices con la profecía: “se han salvado” y el destino de destrucción es para Jerusalén. Los Babilonios también: Dios los está “usando”. Sin embargo: tanto Amón como Babilonia recibirán su castigo. Estos tres actos

El capítulo 22 sigue con las denuncias contra Jerusalén: sus mayores delitos son las injusticias. Algo que debe dejarnos un mensaje: ¿cómo tratamos al pobre? ¿ayudamos al que no puede defenderse? ¿practicamos la bondad? ¿cobramos intereses? No es solo la idolatría lo que molesta a Dios sino el maltrato al prójimo. El Señor ha buscado al menos alguien que ore por Israel (¿recuerdan Abraham intercediendo por Sodoma en Génesis 18?), ¡pero ni eso aparece!

Capítulo 23: Las dos prostitutas de este capítulo representan a Israel (el Reino del Norte) a través de su capital Samaria, y a Judá (el Reino del Sur) a través de su capital Jerusalén. Aquí como en casi todo el Antiguo Testamento el adulterio es comparado con un acto de idolatría. Los nombres son simbólicos, y nos hacen recordar el tiempo en que Israel vivía en tiendas en el desierto o el tiempo en que el centro de adoración era el Tabernáculo (que era un templo movible donde el Lugar Santo y Santísimo se encontraban en la tienda del recinto). Ahola significa “su tienda” y Aholiba “mi tienda está en ella”. La última tiene una conexión el templo que se encontraba en Jerusalén. Ambas se han  prostituido: han hecho alianza con otros países y se han ido tras sus dioses. Ahola ya ha sufrido las consecuencias (para el tiempo en que Ezequiel profetiza Israel ya ha estado esparcido por años y sus raíces replantadas en otros lugares), Aholiba (Judá) sufrirá las mismas consecuencias.

El lenguaje sexual en el texto es… fuerte, y su conclusión también: como prostitutas han sido tan usadas que ya ni para eso sirven.

Capítulo 24: En el año en que Nabucodonosor empieza el sitio contra Jerusalén (589-588 a.C.) Ezequiel recibe la profecía de su inminente destrucción y exilio de los judíos (que sucedería dos años después). Las responsabilidades de Ezequiel en el templo incluían el uso de ollas para cocinar la carne sacrificada, y es lo que usa para dar esta profecía. La sangre en el fondo de la olla significa la corrupción de la gente, una olla de sacrificio que no puede ser limpiada debe ser tirada porque la suciedad es impureza. Es definitivo: Jerusalén ha sido desechada como instrumento de adoración y sacrificio a Dios por su corrupción.

La siguiente parte es fuerte (¿que no lo ha sido?): los profetas eran personas que no solo daban palabras de lo que iba a suceder sino que junto con su oficio toda su vida se transformaba en ejemplo y acto de sus profecías. La esposa de Ezequiel moriría y él no debía llorarla, como señal de cómo la gente debía comportarse ante la inminente caída de Jerusalén.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta4

Día 232: Jeremías 19-22

Lee los capítulos del 19 al 22 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 19 – 22)

Capítulo 19-20: Jeremías es invitado a hacer otro acto simbólico que servirá como acompañamiento a las palabras proféticas que Dios le dará. Es la segunda vez que es enviado a la casa del alfarero. La primera vez para observar como el alfarero hacía una vasija y la destruía para rehacerla, lo que serviría para hacerle saber al pueblo que si se arrepentían Dios podría restablecerlos. Esta vez para comprar una vasija y destruirla. Si lo conectamos con la primera visita, la segunda visita serviría de señal de que Dios no quiere nada de ellos, y que la primera propuesta (reconstruirlos si se arrepienten) ya no será considerada, sino que definitivamente serán destruidos. El Valle de Ben Hinon, que era el lugar que usaban para sus sacrificios, y contra el que Jeremías profetizaba, luego se transformó en el Gehenna, un vertedero en las afueras de Jerusalén. Gehenna es usada por Jesús (en Mateo 5:22-23, por ejemplo) como palabra para “infierno”.

El evento profético le costo mucho a Jeremías, quien es golpeado y puesto en el cepo (un instrumento de tortura con el que se inmovilizaban las piernas y brazos (a veces también la cabeza) del detenido. Es liberado al día siguiente, pero lo que le sucedió no lo detiene para profetizar contra Pasur.

Nuevamente Jeremías se queja ante Dios, es una carga demasiado grande. No profetiza nada bueno, solo violencia y destrucción, y esto le ha costado mucho: ha perdido amigos, es mirado con desprecio por el pueblo, su queja es fuerte: quiere morir.

Capítulo 21-22: Desde el capítulo 21 y hasta el 24 son profecías concerniente a la casa de David y a los profetas mentirosos. El rey Sedequías reinó desde el 597 a.C. hasta la destrucción de Jerusalén por los Babilonios en el 586 a.C. (2 Reyes 24:18-25-21). Era descendiente de David y el hijo mejor de Josías, quien fue puesto en el trono por los babilonios. El Pasur que se menciona aquí no es el mismo del capítulo anterior. Sedequías manda a preguntar si el Señor estaría con ellos contra los Babilonios, pero la profecía de Jeremías no favorece a los judíos. ¡Al contrario! Sirve como detonante para las profecías contra la casa de Judá, por la injusticia contra los pobres y necesitados, ¿puede ser justo con quien es injusto? Es la cuestión que vemos como central en estas profecías. Constantemente comparando al rey con “su padre” (refiriéndose a David).

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta5

Día 231: Jeremías 15-18

Lee los capítulos del 15 al 18 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 15 – 18)

Capítulo 15: el mensaje de juicio que empezó en el capítulo 14 continua en el 15, seguido por el lamento de Jeremías (15:5-18). Es importante notar que a pesar de que Jeremías profetiza lo que Dios pone en su boca, el profeta lucha con esas palabras, intercede por el pueblo pero, al encontrarse con que el futuro que ve en las visiones y palabras que Dios le da no cambiará, se lamenta, se lamenta por Jerusalén.

El lamento de Jeremías no es solo por Jerusalén sino por él mismo, pues lucha, tiene crisis a causa de lo que sabe pasará (16-18). Dios le promete protegerlo.

Capítulo 16-17: Continúa el mensaje de juicio (casi todo Jeremías, ¿no? jajajaja!). Esta vez las palabras son acompañadas por dos actos simbólicos:

1- Jeremías no deberá casarse ni tener hijos. El profeta no debe tener a nadie que lo haga llorar o que atrase su obra cuando el ataque llegue a Jerusalén. Debemos entender que lo que Dios trata con cada persona es lo que Dios trata con cada persona: Isaías se casó y sus hijos sirvieron de “ilustración” a través de sus nombres para sus profecías. Entonces: el mandato aquí dado ES A JEREMIAS, como parte de su trabajo profético.

2- Tampoco debe ir a condolecerse por quienes tienen luto, debe ser indiferente al dolor del pueblo.

¿Entienden? Cada acto de Jeremías lo hacía menos popular en el pueblo, pero representaban la terrible condición del pueblo. El hecho de que el pasaje mencione que nadie se cortaría por los muertos (16:7, texto que la gente usa como alusión a los tatuajes pero que se refiere a una práctica totalmente diferente) nos dice que habían adoptado prácticas de los paganos que los rodeaban. Pero el pueblo no se daba cuenta de sus malos caminos, que es lo que puede pasarnos cuando estamos inmersos en la maldad, y le preguntan a Jeremías “¿Por qué nos pasa esto?” ¡Wow! ¿Podemos estar tan inmensos en la maldad para no darnos cuenta que no hay prácticas de bondad entre nosotros?

“¡Maldito el *hombre que confía en el hombre!” (17:5) es uno de los versos más famosos en Jeremías, y es contrapuesto con “Bendito el hombre que confía en el Señor.” (17:7) La confianza no tiene que ser un asunto individual (“Confío en Rupert Filurus porque ha demostrado…”) sino general, confianza en sus propias fuerzas o en los recursos de los otros en vez de dependencia de Dios. El pueblo había dejado de depender de Dios y descansaban en los recursos y personalidades de otros hombres y de ellos mismos. Incluso el sábado era violado. Debemos prestar atención a que las palabras de los profetas que luego se cumplieron, afectaron profundamente las prácticas del pueblo de Israel al regresar del exilio. Y hablando de sábado: noten la exageración con respecto a ese día que tenían los Fariseos y Saduceos en tiempo de Jesús, algo que los llevó a confrontarse con el maestro constantemente.

Capítulo 18: Quizás el pasaje más famoso en el libro de este profeta. Jeremías es mandado a observar cómo trabaja un alfarero. El Señor compara su obra con la del artista del barro, y se presenta como el formador del destino de Israel. A pesar de las palabras de destrucción: si hay arrepentimiento los volveré a construir.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta4

Día 230: Jeremías 11 – 14

Lee los capítulos del 11 al 14 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 11 – 14)

Capítulo 11-12: Los capítulos 11-13 comprenden una denuncia contra el pueblo de Israel por no obedecer su pacto con Dios, y la subsecuente lamentación de Jeremías por lo que ve está pasando y lo que sabe pasará. En Deuteronomio 28 se describen las bendiciones y maldiciones por el cumplimiento o no del pacto que estableció Dios con Israel para que sea su pueblo. Los judíos se habían acomodado y conformado con un estatus religioso, pero fuera del Templo (y a veces EN el Templo) sus corazones no tenían ninguna diferencia a la de los pueblos impíos que los rodeaban.

A causa de las profecías que hacía (siempre apuntando a los defectos, desobediencia y maldad de Israel) la vida de Jeremías corría peligro (11:21) y, a pesar de que Dios había dicho que quienes atentaran contra su vida serían castigados (11:22-23), Jeremías empezaba a sentir la frustración de ser un profeta de castigo, para nada popular por sus palabras y ¡ahora en peligro!

Los versos 1-4 del capítulo 12 son la queja de Jeremías que incluye preguntas con respecto a la prosperidad de los malvados: “Si profetizo contra los malos, ¿por qué siguen de pie?” Uno espera que en este tipo de quejas Dios siempre responda con palabritas de conmiseración y que “fortalezcan”, pero nos sorprendemos cuando la respuesta de Dios es (parafraseando):

“Si no puedes sostenerte con esta pruebita, ¿qué pasará cuando vengan los tiempos “de verdad”? Si no puedes contra estos hombrecitos, ¿aguantarás cuando vengan “los fuertes”?”

Las siguientes palabras son externando a Jeremías la condición del pueblo y por qué se necesita que él siga profetizando, que tranquilo: los malvados tendrán su merecido.

Contrario a lo que pudiesen pensar: el oficio profético es peligroso y no es muy popular cuando realmente dices lo que tienes que decir. Jeremías lo aprendió “the hard way”.

Capítulo 13: Los profetas de tiempos antiguos solían realizar actos simbólicos para dramatizar sus mensajes. Recuerdo en una ocasión que atendí a un taller de artes, como el expositor nos hablaba de el arte incluido en la profecía de los profetas bíblicos. Quizás su hermenéutica estaba un poco forzada pero la profecía era en sí todo un arte para estos hombres:

– Isaías caminó desnudo y descalzo para simbolizar la derrota de los Egipcios contra Asiria.

– Ezequiel cortó su pelo, quemando un tercio, cortando otro tercio con una espada y tirando otro tercio al viento para simbolizar la destrucción de Jerusalén.

Las acciones de estos profetas diferían de otros profetas como Elías y Eliseo, pero eran muy común.

Capítulo 14: Una sequía azotó a Israel en tiempos de Jeremías. Siendo profeta y total creyente de que Dios es quien controla el cosmos y los eventos que en él suceden, Jeremías entendía que la sequía era un castigo por la desobediencia del pueblo. Aún así, Jeremías trata de interceder por ellos, para encontrarse con la misma respuesta que el Señor le ha dado entre los capítulos que hemos leído:

“No ruegues por el bienestar de este pueblo.” (v. 11)

Jeremías entonces le pregunta a Dios sobre los profetas que profetizan bienestar, pero Dios les responde que no son más que un grupo de mentirosos.

Me pregunto si hoy no pasará lo mismo.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta7

Día 229: Jeremías 7 – 10

Lee los capítulos del 7 al 10 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 7 – 10)

Capítulos 7-10: Entramos a otra sección del libro (caps. 7-10) que corresponden a un sermón dado por Jeremías en el Templo (esta misma sección es narrada de forma más corta en el cap. 26 junto con un juicio que se le hizo a Jeremías por sedición). El mensaje es directo: “Aunque vienen y montan su teatro en el templo ¡no cambian su conducta! Entonces no sirve de nada. ¿Quieren servir a Dios? Practiquen la justicia, sean buenos con el extranjero, no sigan a otros dioses.” (como pueden ver, las cosas no han cambiado mucho en más de 2600 años). La gente confía en el templo pero si su conducta no cambia de nada sirve. El profeta pide que vayan a Silo (donde antiguamente había un santuario a Dios, ese donde sirvió Samuel) y vean que, a pesar de que allí se anunciaba el nombre de Dios.

La profecía afectaba profundamente a Jeremías quien lo expresa así

“¡Ojalá mi cabeza fuera un manantial y mis ojos una fuente de lágrimas, para llorar día y noche por los muertos de mi pueblo!”” (9:1)

Tenemos que tener muy en cuenta que las profecías no son solo sobre el futuro. Toda profecía se basa en el pasado (“Por cuanto el Señor los llamó…”), el presente (“Pero ustedes no han seguido su llamado sino que viven en pecado”), y el futuro (“Serán destruidos por una nación que viene del norte”). Obviamente, si la conducta del pueblo cambiaba entonces las consecuencias futuras de la profecía podían también cambiar para beneficio del pueblo. Jeremías estaba viendo el destino del pueblo y que no iban a arrepentirse. ¡Al contrario! Sus obras eran extremadamente malvadas, habían combinado la adoración a Dios con la adoración a otros dioses e incluso habían puesto un lugar donde sacrificaban sus hijos a los ídolos.

Por eso, al pueblo que se daba pompa por estar circuncidado, Dios le dice:

“Todas las naciones son incircuncisas, pero el pueblo de Israel es incircunciso de corazón.»” 9:26

Lo que nos hace pensar en Pablo en la carta a los Romanos (¡ya veremos! no te desesperes)

10:1-16 es muy parecido al Salmo 115 (puedes leer ambos para compararlos).

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

labibliacompleta8

Día 228: Jeremías 3 – 6

Lee los capítulos del 3 al 6 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 3 – 6)

Notas De Estudio

Capítulo 3: Los primeros versos (hasta el 5) son una continuación del capítulo anterior, en donde Dios le da “carta de divorcio” a Israel. Y, aunque parece terminar el tema se retoma nuevamente en los versos siguientes pero ahora dirigiéndose hacia la hermana: Judá quien, viendo que Dios le dio carta de divorcio a Israel, persistió en pecar. A pesar de que el lenguaje es fuerte la intención es que ambos vuelvan a Dios. Los últimos versos (22-25) son la respuesta de los infieles quienes muestran arrepentimiento.

La reunificación de Israel y Judá era parte de las metas que Josías tenía en su programa de reforma religiosa y restauración nacional.

Capítulo 4: El grito de arrepentimiento de la gente es respondido con la seguridad de lo que pasará en el futuro si de verdad vuelven al Señor. Pero hasta ahora (hasta el día de hoy, de hecho) todavía no se han arrepentido. Cuando Judá e Israel se arrepientan auténticamente, entonces las naciones serán bendecidas por el Señor. Las promesas a Israel nunca tuvieron la intención de bendecirlos solo a ellos sino a través de ellos a todas las naciones (Gen. 12:3; 18:18: 26:4; 28:14). A partir del verso 5 vuelven los augurios de destrucción, lo que nos lleva al verso 10, que es uno de los más controversiales en Jeremías:

“Yo dije: «¡Ah, Señor mi Dios, cómo has engañado a este pueblo y a Jerusalén!

Dijiste: “Tendrán paz”, pero tienen la espada en el cuello.»”

¡El mismo profeta se queja delante de Dios por la profecía!

Y es algo que veremos frecuentemente en Jeremías: luchando con su condición de profeta, con las palabras que son puestas en su boca, con el fuego de Dios quemándolo por decir algo que es tan fuerte que el profeta no quiere transmitirlo.

A pesar de eso: la profecía del peligro del norte sigue en pie, y como ya sabemos: se cumplió.

Capítulo 5-6: Ambos capítulos continúan con las profecías contra Jerusalén y Judá. La forma en que el capítulo 5 inicia nos hace recordar la conversación de Dios con Abraham, cuando el Señor le anunció la inminente destrucción de Sodoma y Gomorra:

“Abraham volvió a decir:

– No se enoje mi Señor, pero permítame hablar una vez más. Tal vez se encuentren sólo diez…

– Aun por esos diez no la destruiré —respondió el Señor por última vez.” (Génesis 18:32)

La frase es, de todas formas, una exageración: Jeremías y su escriba (Baruc) se podían contar como dos justos. De todas formas: nos hablan de la terrible condición en que se encontraba el pueblo de Dios.

El profeta sigue mostrando su frustración al no encontrar a nadie justo entre el pueblo sino violencia y destrucción: “¿A quién hablaré? Tienen tapados los oídos y no pueden comprender. La Palabra del Señor los ofende; detestan escucharla.” (6:10)

El mensaje es acentuado:

“Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino y no se aparten de él.” (6:16)

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™