crystalfeatured

Crystal McLean: Un Testimonio

Crystal Mclean es miembro de Church On The Rock, una congregación que trabaja en sociedad con El Círculo desde hace dos años. Durante ese tiempo, Crystal ha visitado República Dominicana varias veces, concentrándonos en trabajar para el Centro Comunitario Plan Piloto que tenemos en Cotuí. Ella nos cuenta como Dios ha impactado su vida, a través de su experiencia sirviendo en Cotuí:

Me siento en el deber de compartir el impacto que han tenido mis viajes a República Dominicana. Creo que debo iniciar diciendo que estoy muy comprometida a ayudar a nuestros hermanos dominicanos y, después de mi segundo viaje a Cotuí, Dios habló fuertemente a mi vida diciéndome que también debería estar ayudando a los necesitados en mi ciudad. Reflexionando acerca de cómo responder a este llamado, pensé en cuánto me gusta cocinar (¡aprendí a hacer moro dominicano!) y en la pasión que tengo por las personas con enfermedades mentales.

En ese proceso me encontré con una institución cristiana que ofrece albergue a personas con enfermedades y limitaciones físicas. Una de sus instalaciones tiene una cocina comunitaria donde los residentes pueden tomar parte en algunos programas. Yo he estado horneando una vez por semana con grupos de 4 a 6 personas que luchan con enfermedades mentales y otras dolencias. Estoy maravillada de las lecciones que Dios me está enseñando a través de ellos. Y la mejor parte es: ¡qué me estoy divirtiendo!

Yo no creo que hubiese salido de mi zona de comodidad y hacer simplemente lo que hago sin mi “experiencia dominicana”. Nuestro Dios trabaja de maneras misteriosas.

Dios te bendiga,
Crystal

protesta150

¿Debe Protestar La Iglesia?

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
    porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres.
Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados,
    que los ciegos verán,
que los oprimidos serán puestos en libertad,
y que ha llegado el tiempo del favor del SEÑOR»”
Lucas 4:18-19

Creemos que como iglesia de Cristo estamos en la obligación de exponer nuestra posición frente a lo que está sucediendo en el país ahora mismo, con lo que conocemos popularmente como “paquetazo” y oficialmente como “Reforma Fiscal”. Hay razones importantes para esto: es bien conocido que la iglesia de Cristo es la única institución que no existe para sí misma sino para otros; el mensaje del Evangelio es un mensaje integral, para el ser humano en espíritu, alma y cuerpo, que es como Dios nos ama: completos, y no solo el espíritu y desechando el cuerpo como si fuese un bagazo. Una tercera razón, y no menos importante, es que “JUSTICIA” es una palabra central dentro del lenguaje del Reino de Dios. Dios es pro-Justicia y, por ende, anti-injusticia (Exodo 6:6; Levítico 19:15; 1 Reyes 10:9; 2 Crónicas 19:6; Salmo 7:17; Salmo 37:28; 
Isaías 1:17; Sofonías 2:3; Mateo 12:20).

En el mismo pasaje con que Jesús inaugura su ministerio (Isaías 61) dice: “Pues yo, el SEÑOR, amo la justicia; odio el robo y la fechoría.” (v. 8) El mensaje de Jesús era revolucionario no sólo en el sentido “espiritual” sino en todo el sentido de la Palabra. Era un mensaje que le devolvía la dignidad al ser humano, la dignidad que nos corresponde por ser creados a imagen y semejanza de Dios, imagen y semejanza que lamentablemente muchos desprecian con sus hechos. En un imperio donde el pobre, la mujer y el niño eran ciudadanos de última clase, el mensaje que mandaba la iglesia era evidente: “Ya no hay judío ni gentil, esclavo ni libre, hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28) Aunque Jesús no tomaba ningún partido ni se inclinaba por las opciones políticas que habían en su tiempo (algo que debemos imitar), su vida es una muestra de oposición a los sistemas opresores que gobiernan este mundo. John Howard Yoder, en su libro “Jesús y la Realidad Política” dice: “Jesús no sólo eligió chocar con infinidad de definiciones sino ser crucificado por ellas… No dijo: ‘puedes quedarte con tu política y yo me dedicaré a algo más importante’, dijo: ‘tu definición de polis, de lo social, del hombre en su integridad como ser social, está pervertida’… no sólo hablaba lo que eran ideas radicales para su época sino que, como mostró, estaba dispuesto a morir por ellas.”

La iglesia siempre imitó la posición de Cristo, y se oponía al desprecio del imperio Romano por la dignidad del ser humano con actos de amor y de bondad. Como diciendo: “si el Imperio no lo hace: nosotros lo hacemos. Y si no se preocupa: nosotros nos preocupamos.” Uno de los emperadores, Juliano, escribió:
“El ateísmo (como se le conocía a los cristianos) ha logrado un avance especial a través del servicio amoroso y del cuidado que le prestan al entierro de los muertos.  Es un escándalo que no haya un solo judío que sea un mendigo, y que los impíos Galileos no solo cuiden por sus propios pobres sino también por los nuestros.” (cursivas mías)

La iglesia decidió seguir el ejemplo de Jesús, y en momentos en el que Roma la había adoptado como la “religión del imperio” no dio un paso atrás en dar a demostrar que la justicia es central. Ambrosio, obispo de Milán en el cuarto siglo de nuestra era, prohibió la entrada del Emperador Teodosio al templo después que este masacró a un grupo en Tesalónica. Esto es un fragmento de la carta de excomulgación del emperador:
“Emperador, ¿cómo es posible que te muestres tan enormemente presuntuoso después de haberte dejado llevar de aquel furioso arrebato de ira? ¿Acaso la potestad imperial te ciega hasta el punto de no reconocer el pecado que has cometido? Procura que la razón guíe tus actos de gobierno. Cierto que eres príncipe; pero entiende bien esto: príncipe significa el primero, no el amo. Eres, pues, no el amo de tus semejantes, sino el primero entre ellos, y, si ellos son siervos, siervo también eres tú y el primero de los siervos. ¿Con qué ojos miras al templo del Señor, que es Señor de todos y también Señor tuyo? ¿Cómo te atreves a pretender hollar con tus pies este santo pavimento?”

Cuando alguien le pidió al emperador que le diese permiso para que intercediese ante el obispo por él, Teodosio replicó:
“Sería inútil -contestó Teodosio-; ni tú, ni todo el poder imperial conseguirán apartar a ese hombre del cumplimiento de la ley de Dios.”
La ex-comulgación continúo hasta que el emperador se humilló y pidió perdón.

Esta claro entonces que la iglesia colabora con Dios en que la justicia sea instaurada, y protesta ante actos de injusticia. Ahora: ¿cómo protesta la iglesia? ¿cómo la iglesia hace que la justicia se cumpla? Obviamente no con actos de violencia ni tampoco aislándose, o haciéndose sorda ante el problema que aqueja (o aquejará) profundamente una sociedad. Se ha aprobado una reforma tributaria injusta, la iglesia no puede quedarse con la boca cerrada. Y es injusta en su mayor parte porque sabemos que en este país no existe un sistema que, después de recibir los fondos necesarios para que “el país funcione”, sean usados de la forma correcta. Sabemos a donde van a parar la mayoría de esos fondos. ¿Nos callaremos? ¿No diremos nada cuando el 60% de los dominicanos sufrirá esto de forma que muchos de nosotros no imaginamos?

Está claro que nuestros políticos no cambiarán, pero si podemos cambiar los vientos. Primero: oramos, como cuerpo de Cristo que entiende que Dios es pro-justicia y que escucha el clamor de un pueblo que grita ante el sufrimiento impuesto por quienes los oprimen (Exodo 3:7). Pero también protestamos con nuestros actos y nuestra forma de vida: consumamos menos, no compremos en lugares donde sabemos se apoya la reforma o donde sus propietarios evaden impuestos que luego el pueblo debe cubrir, no compremos las cosas a sobre precio (lamentablemente un grupo de comerciantes desalmados aprovechan estos tiempos para especular afectando el pueblo, no solo son los políticos el problema). Participemos en los actos pacíficos, siempre y cuando no se hagan bajo ningún contexto político. Cuidemos nuestro lenguaje y no incitemos a la violencia. Demostremos que estamos contra la injusticia y que estamos tan en serio que nos hemos dispuestos a comprometer nuestras costumbres consumistas para que se sepa que hay indignación y que estamos de luto. Y otra vez: oremos, el problema está en el corazón del ser humano que será solo transformado por el poder del Espíritu de Dios.

———————————————–
El Círculo
www.circulojuvenil.com • 2012
Bajo Licencia Creative Common

chiq8070480320_393542accb_s

¿Entonces Quieres “Ser” Como Jesús?

“El principio cristiano de ‘Ama a tu enemigo’ es bueno… No hay nada que decir en contra de él excepto que sería muy difícil, para la mayoría de nosotros, practicarlo sinceramente.”
Bertrand Russell – Filósofo y Ateo Británico

¿Quieres tomar las enseñanzas de Jesús en serio?

Hace unos años se hizo muy popular el W.W.J.D. (¿Qué haría Jesús?). Todo el mundo desde los que trabajan en camiones de basura hasta jugadores profesionales de golf y cantantes de heavy metal, y por supuesto: pastores, la usaban. ¿Por qué no? Era la pulserita más apera del universo. ¿Quién me regala una?

Pero, ¿estamos haciendo realmente lo que haría Jesús? Esto es un test para ver si serías capaz de hacer lo que haría Jesús. Si eres capaz de hacer alguna de estas cosas en los próximos 30 días, entonces vas encaminado:
1- Júntate con la gente que tiene peor reputación de tu barrio. (Lucas 5:27-32)
2- Ama a quienes te están haciendo daño, y es más: invítalos a beberse una Coca-Cola contigo. (Lucas 6:27-28)
3- Invita a tu cumpleaños (o a una fiesta en tu casa) a la gente que está en la calle, los que venden en los semáforos, los limpiabotas, el vendedor ambulante. (Lucas 14:12-14)
4- ¿Tienes demasiada ropa? ¡Regala la mitad!
5- ¿Por qué no compartes la mitad de tu comida con alguien que sabes que la necesita?
6- Deja de comer en McDonalds (o en la calle)  por un mes, y lo que gastarías en eso que ya tienes ahorrado, úsalo para hacer una comprita para una familia necesitada del barrio pobre de detrás de tu casa (o de la iglesia, o de tu familia).
7- Abre la puerta de tu casa y hospeda a quien puedas.
8- Déjale lo demás a Dios.

Si pudieron notar algo, todas esas cosas tienen que ver con hacer algo, y como ya sabemos: hacer algo no te garantiza ni que tengas la salvación, ni que seas como Jesús, ni que recibas algo a cambio. Pero… Pero, hacer cosas como estas revela una condición en nosotros. Revela motivaciones falsas, revela falsas esperanzas, revela si hay fe. “¿¡Cómo crees que voy a dejar entrar a alguien así a mi casa, a mi cumpleaños, un tiguere que yo no conozco!? La cosa ‘ta mala en la calle, hay mucha gente loca.”… revela si hay amor. Y si no hay ninguna de estas cosas, si acaso queremos cambiar, entonces entregamos a Dios el difícil proceso de procesarnos porque, como dice C.S. Lewis, hay alteraciones que deben hacerse en nosotros en orden de recibir lo que Dios nos da.

Cuando eres capaz de hacer estas cosas sin falsas motivaciones, sin miedo a que te hagan daño, sin miedo a que afecte tu reputación y sin esperar nada a cambio, entonces: te vas pareciendo a Jesús.

So, you wanna be a super star? Welcome to Hollywood! (P.O.D.)

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

CHIQ8082446407_2b995feecc_s

¿No Tengo Derecho?

“Hay mucha gente desanimada conmigo, que me encuentran, al conocerme, indeciso, despota, tímido, rudo, evasivo, cortante, estúpido, sabio en mi propia opinión, saca-pies, impulsivo. Barajo mucho con las cosas y al mismo tiempo tomo decisiones a la ligera. La mayor parte de mi vida está “en-construcción”. Muchos de mis esfuerzos no llegan a ninguna parte.
Es verdad.
¿Entonces? La mentira que encontramos mezclada con esto es que, porque es verdad, no tengo derecho a descansar.
De hecho, eso también es verdad. No tengo un derecho a un montón de cosas: mi salud, mi casa, mi familia, mi salvación. Quizás debería agregar también el descanso a la lista.
Pero gracias a Dios que El se preocupa poco por nuestros derechos. Por lo que Dios se preocupa, profundamente, es por nuestras necesidades.”
Mark Buchanan

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

8078407545_53019c2dd6_s

Si Supieras…

Mientras hablábamos, se acercó a mi y, bajando su voz como si fuese un secreto emocionante, me dijo:
“Man, Jesús vino a la samaritana y la miró como si tuviese dignidad (¡porque la tenía!), y le dijo: “Si supieras el regalo que Dios tiene para ti.” ¡Eso es lo más cool del mundo!”
Y pensé en Jesús diciéndome, deciéndote, diciéndonos: “Si tan solo supieras…”

Estancados en la vida, ignorados por muchos, señalados por algunos, vamos en busca de agua en la hora que nadie nos ve. Se nos ha señalado, estigmatizado, etiquetado y hemos creído lo que sus voces dicen. A veces ni las hemos escuchado pero nos imaginamos lo que se secretean mientras nos miran y mueven los labios como susurrando… algo. Algunos de estos “creen en la gracia”, pero viven como des-graciados, como si solo fuese para ellos, como si no es un regalo que se le debe dar a alguien más.

Pero si prestamos atención al hombre junto a la fuente, nos daremos cuenta que nos mira como si valemos algo (¡porque valemos!) y nos dice: “¡Si supieras el regalo que Dios tiene para ti!”
¿Quieres saber?
——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

chiq8066793318_fef6b44b17_s

FE

Jesús les respondió: “Es que todavía no se han tomado a Dios en serio.”
Mateo 17:20 (PAR)

Fe es actuar como que lo que piensas que es cierto: es cierto. Es la combinación de todo nuestro ser (¡todo!) empujando hacia el mismo lugar. No puedo tener fe con el cuerpo mientras mi mente me impulsa a otros destinos, y viceversa. Tampoco puedo sentir fe en mi mente mientras mi corazón me grita que estoy en lo incorrecto.

Entonces: media fe, o fe con solo “medio-yo” o un “cuarto-de-mi-yo”, no puede ser fe. La fe es completa o no es. Es importante que como hombres y mujeres de Dios luchemos (y tomemos la decisión) para que todo nuestro ser empuje hacia donde hay que tener fe.

¡Qué tengan una excelente semana!

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

chiq8035445881_da0dd343c5_s

¿Quieres Ser Una Persona Influyente?

¿Te gustaría ser una persona influyente?
¿Alguien que es seguido y respetado por otros?
¿Alguien digno de admirar y que la gente toma como ejemplo?

Entonces:
Ten mucho cuidado cuando estés haciendo algo bueno tratando de llamar la atención a tu persona. Ustedes los han visto en acción: “actores”- es como los llamo- usando las reuniones de oración y las esquinas como una tarima, actuando de forma compasiva cuando todos los miran, manipulando el público. Se llevan los aplausos, es verdad, pero eso es todo lo que tendrán. Cuando ayudes a alguien, no te enfoques en lo bien que otros pensarán de ti por lo que estás haciendo. Solo hazlo, tranquilo y sin mucho ruido. Así esa ayuda se mantendrá en secreto, y Dios el Padre, que conoce ese secreto, te reconocerá en público.
Jesús – Mateo 6:1-4 (PAR)

Creo que está claro, ¿no?

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

chiq8049105021_7b1f933885_s

¿Cuál Es Tu Historia?*

¿Tienes una historia? ¿algo que contarnos?
¿Cómo así? ¿qué historia puedo tener?“- me dirás.
historia tiene Bartimeo…
historia tiene la mujer del flujo de sangre…
historia tiene el centurión“…
historia tiene la mujer adultera de Juan 8…“- me dicen.

Pero ¿tú o yo? ¿tendremos una historia?

¿Te cuento mi historia y tú me dices si se parece a la tuya?
Mi historia antes de Cristo era limitada, por lo menos en mi mente (y, bueno, así era) estaba limitado por lo que esta vida podía traerme, por lo que otros opinaban o no, y por un sentido de urgencia: “tengo tiempo limitado para poder hacer lo que tengo que hacer.

Cristo aumento el espacio. De hecho, lo aumento a tal punto que no hay límites, y ya no debo pensar en un sentido temporal limitado sino en un sentido más amplio: eternamente. Lo que pase aquí, si mi fe está puesta en Dios, no influencia mi vida, ahora: (¡y esto si ´tá apero!) mi vida si influencia lo que pasa AQUI. Quizás no aparezca mi nombre en un periódico o en los medios masivos del mundo, pero soy parte de un Reino que no se ve pero que los que lo ven saben que es más real que esto.

Se que HAY ALGO MAS. En esta nueva vida: Exito es saber que a pesar de vivir vidas ordinarias pasaremos la eternidad frente a un Dios extraordinario, eso es en si: vivir vidas extraordinarias. ¿Cómo se eso y cómo entro en esa realidad aún cuando toda la evidencia parece mostrar lo contrario?

Mira lo que dice la Biblia:
“Abraham es llamado “padre” no porque captó la atención de Dios viviendo como un santo, sino porque Dios hizo algo de Abraham cuando él era nadie. ¿No es eso lo que leemos en las Escrituras, Dios diciéndole a Abraham “te haré padre de mucha gente”? Abraham fue primero llamado “padre” y luego fue padre porque se atrevió a creer que Dios haría lo que solo Dios puede hacer: traer los muertos a la vida, llamar a las cosas que no son como si fuesen. Cuando todo era inútil, Abraham siguió creyendo, decidiendo vivir no basado en lo que él veía que no podía hacer sino en lo que Dios dijo que haría. Y así se le hizo padre de multitudes de gente. Dios mismo le dijo, “¡Vas a tener una gran familia Abraham!”  Abraham no se enfocó en su impotencia y dijo “No hay esperanza. Este cuerpo de 100 años nunca tendrá un hijo.” Tampoco se enfocó en las décadas infértiles de Sarah y se rindió.
No anduvo por ahí haciendo preguntas escépticas. Se agarró de la promesa y su fe se hizo más fuerte, listo para Dios, seguro de que Dios cumpliría su promesa. Por eso se ha dicho “Abraham fue declarado justo porque confió en Dios.” Y esto no es solo Abraham; ¡también nosotros! Lo mismo se dice de nosotros cuando abrazamos y creemos en el Unico que levanto a Cristo de los muertos contra toda predicción y cuando todo parecía inútil.”
(Romanos 4:17-24 PAR)

Entrando por fe en lo que Dios siempre ha querido para nosotros- reconciliarnos con El- tenemos paz con Dios gracias a Jesucristo nuestro Señor. Y eso no es todo: Abrimos las puertas a Dios y descubrimos que ya Dios nos había abierto sus puertas. Nos encontramos de pie donde siempre esperamos estar- en los espaciosos lugares de la gracia y la gloria de Dios, firmes y gritando alabanzas.

Y hay más:
“Continuamos gritando alabanzas aún cuando nos vemos en medio de problemas y dificultades, porque sabemos que los problemas desarrollan una increíble paciencia en nosotros, y que la paciencia entonces nos da virtud, manteniendonos alerta y en espera a lo próximo que Dios hará. Confiados en esta esperanza nunca seremos decepcionados. Al contrario, no hay espacio en nosotros para todo lo que Dios generosamente nos da y pone en nuestras vidas por su Espíritu.”
(Romanos 5:1-5 PAR)

Por eso tomo RIESGOS, porque mi tiempo no es limitado. Se que hay que intentar cosas que no se intentaron antes, y sabemos que van a funcionar POR ESO: porque nunca se trataron, nunca se hicieron, por miedo a FALLAR. Miiedo que desechamos porque confiamos en Dios y su Espíritu.

Eso nos une: la misma historia y el mismo Espiritu…

Hace días mi amigo Flavio Calvo mando esto:
“Jesús dice que las opciones están claramente delineadas. Por un lado está la voz de la seguridad. Puedes encender un fuego en el hogar, permanecer adentro y mantenerte en calor y seco sin hacer esfuerzo alguno, ¿verdad? No caerás si nunca tomas una postura, ¿verdad? No perderás el equilibrio si nunca tratas de escalar, ¿verdad? De modo que no lo intentes. Toma la vía segura.

O puedes escuchar la voz de la aventura: la aventura de Dios. En lugar de encender un fuego en tu hogar, enciéndelo en tu corazón. Sigue los impulsos de Dios. Adopta al niño. Lánzate a los mares. Enseña la clase. Cambia de carrera. Aspira a un cargo. Deja huellas. Claro que hay riesgo, pero ¿en qué no?”

¿Cuál es tu historia?

*Conectado con lo hablado en la serie “Iglesia OpenSource”

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

beforethelightchiqui

No Tan Seguro De Mi Mismo

Ya no estoy tan seguro de mi mismo, ¿será un problema de autoestima? ¿no se supone que “ser cristiano” debe ayudarme a que me sienta afirmado, libre, con espacio para hacer las cosas me gustaría hacer? Pero me he dado cuenta que estar seguro de mi ha hecho que cometa más errores de los que puedo recordar. No que cometer errores que luego puedas reconocer sea tan negativo (el hecho de que los reconozca como errores es un gran paso), pero no los hubiese cometido si me hubiese permitido el estar menos seguro de mi y me asegurara de respetar las cosas que “he puesto” en el control de Dios. Entre comillas porque el hecho de que diga “he puesto” no significa que la acción haya sido realizada.

Ahora, “no estar seguro de mi mismo” no me trae problemas de autoestima. Los problemas de autoestima son problemas de temor (temor a lo que otros puedan pensar de mi o a cómo quedaré delante de “la sociedad”, o a perder mi reputación), porque creo que “el verdadero amor echa fuera el temor.” (1 Juan 4) Tampoco soy “súper autoestima”, de vez en cuando siento el stress de “qué carajos otros pensarán”, pero poco a poco paso el control a Dios (¡lo que me cuesta la vida!) y entiendo que ya eso escapa de mi control.

No es una excusa para la irresponsabilidad, tengo capacidades que Dios me da y hay cosas que puedo hacer, ya sea por habilidades “naturales” o por dones espirituales; pero lo que de alguna forma no pueda realizar con mis manos entonces lo suelto en oración, seguro de lo que va a pasar y no tan seguro de mi mismo. Por eso digo “no tan seguro de mi mismo.
Descanso.

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

chopstick150x150

Salmo (A Lo Dominicano)

 

¡Oh, Señor! ¿Cuándo te importará como me siento?
Mis costillas se juntan con mis vertebras
mientras siento que mis pulmones estallan
y su explosión destruye mi corazón.

Las canciones del Templo me dan nausea
y no representan mi realidad,
Parece escrita por ángeles del tercer cielo,
más que por hombres que viven en la tierra.

Pero yo, ¡Yo vivo aquí! Lejos de la realidad angelical,
se me va la luz, el agua, el ruido del vecino me perturba,
el tránsito de la ciudad me desespera, la corrupción
del político me perturba y el colmado destruye mi bolsillo.

Todas estas cosas pasan mientras grito:
¡Tendrá ojos Dios!
¿No escucha que oro día y noche
por estar en su Presencia?
¿Esa no debe ser mi oración?
Entonces, ¿por qué no responde?

Pero Tú te levantarás pues no estás oculto,
traerás luz, agua y enderezarás al chofer de carro público.
Entonces cantaré y te alabaré (desde mi realidad humana)
que tu mano haz metido en mi indignación
y un hombre libre soy.

Gritaré a todo el mundo,
gritaré más que el ruido del vecino,
y todos escucharán
que si metiste tu mano en mi lío,
¿por qué no puedes acabar con los suyos?

¡Aleluya!
(Al músico principal vamos a preguntar: ¿Qué significa Selah?)

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons