Lo que el viento se llevo 01

Esta semana estaba viendo junto a mi esposa una película que se llama Luther (en español Lutero), que habla de la historia del famoso reformador o desatador de la reforma Martín Lutero. Y me recordó uno de los términos más debatidos en tiempos remotos a la primera iglesia, suspendido por algunos años y luego sumamente acentuado durante el tiempo de la reforma: la justificación por la fe. Lutero entendía que según la Palabra no hay nada que el hombre pueda hacer para que Dios borre sus pecados, pues ese trabajo le corresponde a Cristo… sustentado en: “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de Jesucristo…” (Romanos 5:1). Lo demás es historia…

Pero durante años ha habido un debate (¡todavía!) de lo que esto significa. Qué se debe hacer o qué no se debe hacer, ha ocupado la mayoría de discusiones teológicas y personales. O sea, que no entendiendo bien la justificación caemos en preguntar lo mismo una y otra vez.

OK… organicemos nuestros pensamientos: poniendo un lado todas las pequeñas cosas, que han surgido durante nuestra historia y a las que no les teníamos respuestas, el tema principal de la iglesia durante los últimos quinientos años se ha enfocado en dos vertientes principales:

1- Cómo lidiar con el pecado (dentro de lo que cae la justificación)…

2- Cómo llegar al cielo…

Una y otra vez durante nuestra historia esas preguntas surgen, y surgen también en nosotros mismos. De eso se trata: pecado y cielo. Del cielo hablaremos la próxima semana, lo pueden ir mirando, de día preferiblemente… ¡Ah! y es muy bonito cuando hay nubes blancas que no amenazan con lluvias. Pero esta semana hablaremos un poquito de ese tema que ha ocupado nuestras discusiones teológicas, de las que gracias a Dios nosotros estamos lejos, y obviamente la hemos pensado muchísimas veces.

El pecado…. básicamente porque es tan difícil controlarlo y aunque lo que ofrece es momentáneo, admitámoslo: pecar, en muchas ocasiones da placer, y cuando no da placer es la salida más rápida a problemas que tenemos: te deben: lo matas; te engañó con el caché del colmado: la matas; te vino a cobrar: lo matas… y no da placer, pero es una salida rápida… olvidando las consecuencias, claro.

Cada uno de nosotros tenemos cosas que no podemos controlar fácilmente y que ya hemos caído tanto, que cuando vamos delante de Dios decimos: “Ná’… otra vez ante ti… ya no sé como orar… pero…” Así que eso desarrolla en nosotros nuestra propia teología y alucinamos que hemos escuchado la voz de Dios diciéndonos: “Bástate mi gracia hijo mío…”

Los teólogos también han hecho su parte en esto. Esta semana leí sorprendentemente de un famoso escritor cristiano que decía: “Cuando uno se entrega a Dios, ¿qué entrega? Su destino eterno. Ese es el asunto, no los años de nuestra vida en la tierra.”[1] Dice Ryrie además que: “Yo no necesito lidiar con cosas que competen a la vida cristiana para ser salvo.” [2] En otras palabras, una vez que eres perdonado de tus pecados, todo está resuelto, amén.

Y como el pecado es lo único que nos concierne pues se nos ha enseñado que es el único problema y que y a todo jevi, entonces la justificación es lo único que importa pero nos hemos olvidado que justificación es sólo una parte, se nos ha hablado mucho de eso pero no se nos ha hablado de regeneración.

De hecho, es un error que tenemos desde la Reforma.

Walter Nigg escribió: “Fue desafortunado, penoso y deprimente que ninguna reforma de la vida tuviera lugar durante la Reforma.” [3]

Lo único que se peleó durante la Reforma fue: justificación por la fe. “No es por obras para que nadie se gloríe” (Efesios 2:9). Fue una liberación de las falsas enseñanzas de las indulgencias (salvación a través de dinero, en resumen) y de hacer obras que supuestamente te justificaban delante de Dios. Pero ¿qué pasó con la regeneración?

Definamos los términos para poder entendernos mejor:

Justificación: en términos teológicos es el acto mediante el cual somos “justos” delante de Dios, no por lo que hacemos sino por la sangre de Cristo, por su gracia (Rom. 9:11). Esto se obtiene al aceptar a Cristo como salvador personal.

Regeneración: Luego de ser justificado, el Espíritu Santo empieza un trabajo de limpieza y te hace nuevo (Tito 3:5 dice: “nos salvó, no por las obras de justicia que hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo…”)

En otra ocasión Pablo menciona esta transformación del Espíritu junto con la justificación y dice: “Pero gracias a Él ustedes están unidos en Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría- es decir, nuestra justificación, santificación y redención…” (1 Corintios 1:30)

Sí, es cierto, la lucha con el pecado es tan dura que uno a veces se rinde y tiende a buscar maneras para justificar el hecho de que no hemos sido regenerados. Un famoso líder cristiano, quien ya murió y a quien yo personalmente admiraba mucho, dijo que cuando era niño, momento en que aceptó al Señor, pensaba que al momento de ser grande las personas verían una evidente transformación en su vida. Años antes de su muerte dijo: “Ahora tengo cincuenta años y hay muy poca diferencia.” Así que llegó a la conclusión de que “Si hay un cambio, ese cambio es más dentro que por fuera. La diferencia que Dios hace es solamente visible delante de Dios…. Y nadie más.”

Todavía no tenemos cincuenta años y algunos hemos llegado a esa conclusión, pero déjenme decirles que esa es una manera muy irresponsable de pensar.

Lo duro de admitir es que estas dos cosas se confunden con el texto bíblico.

El mismo Pablo admite en Romanos 7 que: “me doy cuenta que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado… ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?” (Rom. 7:23, 24)

No es posible que si Pablo dice al principio del capítulo 8 que ya estamos muertos al pecado, sigamos viviendo en este o siendo esclavos de este. No es compatible que una persona que tenga la naturaleza del Espíritu siga viviendo como un hombre natural. Por tanto, ya no somos esclavos del pecado, es duro de admitir cuando nos vemos en situaciones no poco vergonzosas muchas veces, pero Cristo ha muerto por nosotros y por su vida tenemos vida también nosotros.

[1] So Great Salvation: What It Means to Believe in Jesus Christ. Charles Ryrie. Moody Publishers, 1997. ISBN 0802478182

[2] Charles Ryrie. Ídem

[3] Die Kirchengeschichtsschreibung. Grundzüge ihrer historischen Entwicklung. Walter Nigg. Beck, München, Alemania, 1934

Fausto Liriano es pastor de El Círculo. Está casado con Noelia Pinto. Residen en Santo Domingo, República Dominicana.

El evangelio según X-men (una conversación sobre decidir ser cristiano)

La necesidad espiritual de la generación actual, es expuesta una y otra vez en las películas. No son una ni dos, ni siquiera diez, las películas que contienen grandes verdades espirituales, y por ende, ante una generación con necesidad de ser abordada también en ese aspecto, las películas llenan un vacío que quizás nosotros deberíamos abordar. Es cierto que, lamentablemente, la Biblia ha llegado a ser como cualquier otro libro. Nosotros entonces, como Jesús, no debemos aminorar su valor, sino exponer sus grandes verdades, de modo que la gente de nuestro tiempo la conozca en orden de valorarla. No estoy diciendo que las películas serán nuestra nueva Biblia, sino que usemos el lenguaje que la gente de hoy conoce, tal como lo hizo Jesús. ¿Por qué hablaba en parábolas? Para que la gente no entendiera.

Es cierto (eso es parte de otro mensaje), pero también las parábolas están cargadas del lenguaje y situaciones que la gente de esa época conocía. Mi esposa está harta de que después de ver ciertas películas yo diga: “Tiene un mensaje…” Y aunque usted no lo crea, la mayoría lo tienen. Yo lo veo como el grito desesperado de esta generación de decir las cosas en su lenguaje.

Por eso, usaremos hoy la película X-Men para exponer una verdad, esta vez no tan secular, pero sí de nosotros los cristianos, los que aceptamos al Señor. Si has visto la película entonces entenderás mejor lo que estaré hablando: y es sobre la lucha del cristiano en encajar y en ser entendido. Si bien es cierto que antes parecíamos más mutantes que ahora, no sólo nos separaba de las demás personas el hecho de que nos vestíamos diferente, oíamos música diferente, y muy pocos se enredaban en política, televisión, música “secular”, etc… Hoy, aunque muchas de estas cosas han cambiado, todavía somos considerados unos tígueres extraños, raros, diferentes… y aún un cristiano es un “tíguere raro”.

El sobrenombre “Jesus Freak”, que conocemos por la canción de dc Talk del mismo nombre, que hoy es encarado con orgullo no gracias a dcTalk (como muchos suelen pensar), sino gracias a Larry Norman, que en la década de los 60s durante el Jesus Movement, fue por muchos años un insulto. El que te decía “Jesus Freak” era digno de una pedrá’ o de que le pidieras a Dios que bajara fuego del cielo y mate a ese “jodío impío”. Hoy I dun really care that they label me a Jesus Freak/ There ain’t not disguising the truth[1] (Realmente no me importa que me digan que soy un evangélico/Ellos no están lejos de la realidad). Aunque muchos de nosotros cantemos con orgullo esa canción, admitámoslo: una de las cosas por las que se nos hace muy difícil ser cristianos es porque probablemente no encajamos.

En esa película, los mutantes, una especie “avanzada” de humanos con superpoderes extracurriculares del octavo tipo y de diferentes clases, desde hacer que llueva hasta los ojos mortales de la “vegana vengadora”, luchan continuamente por encajar entre los humanos, ante los cuales son una cosa extraña que da miedo y debe ser eliminada. Unos usan la fuerza, conducidos por Magneto para acabar con la raza humana y hacer que los mutantes vivan bien, otros entrenan a los mutantes a usar bien sus poderes, saberlos controlar y usarlos para el bien de la humanidad, mostrándoles a los humanos que los mutantes son iguales que ellos, con sólo algunas modificaciones físicas considerables.

Hay dos partes de la película que me cautivaron, una más que otra obviamente:

1. Bobby, que le dice a sus padres que está en una escuela privada para niños superdotados, regresa a casa en no la mejor situación. Sus padres encuentran que el Bobby regresó, y está listo para confesar lo que es: “Soy un mutante…” La parte que me impresiona es cuando su madre le dice: “Bobby, ¿has considerado ser… menos mutante?”

2. Cuando Nightcrawler se acerca a Mystic y le dice: “Dicen que puedes imitar a cualquiera incluso su voz…” Luego le dice: “Si puedes disfrazarte, ¿por qué no andas todo el tiempo disfrazada y así te pareces a ellos?” Ella le dice: “Porque no debería…”

¿Por qué me gustan tanto? Porque ambas envuelven el hecho de que hay una fuerte decisión de no esconder tu identidad, y cuando estás decidido a no hacerlo obviamente eso te ayuda a mantenerla ante la presión de los demás. Y porque son un ejemplo de lo que mucha gente quisiera para nosotros: ser menos cristianos o cristianos “de la secreta”, como dice una canción por ahí. Puede ser que no lo creamos: pero a muchos nos da vergüenza ser cristianos.

Un verso muy usado: “no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todos los que creen…” (Rom. 1:16). Recuerdo que lo usaba una y otra vez para contrarrestar el daño psicológico y espiritual que quizás pueda causar el que otros te rechacen por la decisión que tomaste. Pero este no es el verso que quiero usar para que entendamos la magnitud, lo que hay detrás y a la vez la solución del problema.

Vamos a 1 Corintios 2:11-14:

“En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia Él nos ha concedido. Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales. El que no tiene el Espíritu* (*Trad. lit.: “el hombre natural”) no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. En cambio, el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie…”

Me gustó mucho como Eugene Peterson, parafraseó los últimos versos:

“El hombre no-espiritual, como es por naturaleza, no puede recibir el regalo del Espíritu de Dios. No hay capacidad en ellos. Lo ven como una locura. El Espíritu es sólo conocido por el espíritu- el Espíritu de Dios y nuestro espíritu en directa comunión. Cuando vivimos espiritualmente, tenemos acceso a todo lo que el Espíritu de Dios está haciendo, y no podemos ser juzgados por críticas no-espirituales.”

Lo primero que debemos hacer es reconocer lo que somos y de la decisión que hemos tomado. Nadie te obligó a esto. Lo eres porque quisiste serlo. El sociólogo y prominente escritor cristiano Tony Campolo, describe dos situaciones en las que podemos ver el poder de conocer lo que has decidido:

1. Dos estudiantes, uno marxista-leninista (si una sola es bastante mal, imagínenla juntas) y el otro un ex-ateo. Él dice que tenía miedo de lo que podría pasar, pero ciertos meses después los visitó y se sorprendió de que el marxista… eso… era ahora cristiano. La explicación que este le dio fue que cada noche discutía y siempre el marxista… eso… ganaba, pero el ex-ateo le decía: “Pero yo sé que Cristo es real. Yo sé que Cristo está vivo. Yo siento Su presencia. He experimentado un sentido de su guianza en mi vida. Probablemente has ganado los argumentos, pero no puedes deshacer lo que sé que es verdad. Jesús está vivo en mi.” ¿Cómo lo podía desconvencer de algo tan real y obvio en su vida?- preguntaba el marxista…eso… Así que al final, terminó siendo cristiano.

2. Cuando terminó de dar una conferencia en una universidad, un estudiante se acercó al frente del salón a preguntarle por qué él era tan naive al creer todavía en Dios y en la Biblia. “Yo lo decidí”, le contestó Tony. “Una vez que hice esa decisión, he continuado construyendo mi soporte intelectual para lo que yo creo que es verdad.”

Yo diría: “¡Bing Bang!”

La primera vez que leí esto fui profundamente impresionado, porque nunca lo había visto desde ese punto de vista, e incluso hoy, cuando ser cristiano hasta está de moda, y los templos están repletos de gente, hay muchos que se avergüenzan de su condición.

Ahora entiéndanme: cuando digo “se avergüenzan de su condición” no me refiero a que ocultan la realidad de que son cristianos; eso es sólo una forma de “avergonzarnos de nuestra condición”. También, cuando actúas de forma vergonzosa, es decir, haciendo cosas que no deberías hacer, entonces también te avergüenzas de tu condición.

La vergüenza existe en todos lados, incluso aquí adentro. Por ejemplo, ayer en un discipulado (que estaba sumamente debatido y cool) hablábamos acerca de tomar la cena del Señor indignamente, del por qué mucha gente prefiere tomarla, aún sabiendo la condición de su corazón, no porque no le importe sino porque “¿qué pensará el que se sienta a mi lado?” o “Oh my “gas!” “De’pué’ ‘tán tó’ e’to’ tíguere’ hablando de mí…” Puse el ejemplo, porque en ambos hay una conducta semejante: no quieres que los demás te señalen. Prefieres caer en desgracia delante de Dios antes que tanto la gente de afuera como la gente de adentro te señale.

La raíz del problema de todo está en un verso que hace semanas me dio en la madre: “¿Cómo es posible que crean si unos a otros se rinden gloria pero no buscan la gloria que viene del Dios único?” (Juan 5:44)

Nos olvidamos de una vez que somos impulsados sólo por lo que Dios hace en nosotros. Y una y otra vez, adentro y afuera buscamos la aprobación de la gente para todo. Si buscas los motivos de por qué te avergüenzas o el por qué has decidido no ser cristiano, probablemente no sea que no quieras a Dios, sino que simplemente prefieres honrar otras cosas, como a los demás hombres.

Ahora, te quiero dejar con algo poderoso. Para ti, que has decidido seguir a Dios y honrar sólo a Dios. El Espíritu de Dios está en ti y sólo tu espíritu puede entender esas cosas. Eres llamado “hombre-mujer espiritual”, porque estás en un directo contacto con Dios. No esperes que nadie te entienda, porque lamentablemente si alguien no es espiritual (no importa que se llame cristiano o no) no va a entender lo que está pasando en tu vida. Y la parte más sabrosa que Pablo dice es que sólo nosotros podemos juzgar las cosas que son espirituales, pero nadie puede juzgarnos a nosotros.

¿Por qué? Porque nosotros tenemos el Espíritu de Dios y sólo le damos cuenta a Dios:

“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó…” (Rom. 8:33,34)

So, sólo cuenta a Dios. Recordemos que somos templo del Espíritu. Hagamos las cosas del Espíritu, y dejémonos de cosas. Si hiciste esto para agradar a otros cristianos “wrong!” y si lo dejaste de hacer para agradar a otra gente “wrong!”…

“Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos.

La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz.”

Romanos 13:11-12

1. Fragmento de “Jesus Freak”; Mark Heimermann, Toby McKeehan; Fun Attic Music (ASCAP), Up In The Mix Music (BMI), 1995, del álbum Jesus Freak, por dcTalk (1995).

Fausto Liriano es pastor de El Círculo.

¿Qué es la moda cristiana?

“La moda está en el aire, en la calle; la moda tiene que ver con ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo a nuestro alrededor.”

–Coco Chanel

La legendaria diseñadora de modas Coco Chanel encontró inspiración no sólo en sus conciudadanos parisinos, sino también en el aire que respiraba y la vida que vivía. La moda la consumía, pero no solamente la ropa que llevaban las mujeres que agitaban la zona occidental de París. Ella estaba fascinada con el deseo de expresar un estilo de vida e ideas a través del buen vestir. Para Chanel, la moda era esa expresión que convierte simples cubrimientos del cuerpo en paradigmas de la moda.

¿Ha cambiado esta definición desde que Chanel empezó su carrera 80 años atrás? No lo creo. Los diseñadores buscan inspiración en los elementos que los rodean, y los consumidores buscan nuevas maneras de expresarse a sí mismos. Vestirse es el medio principal para la propia expresión. Este medio denota creatividad e individualidad al revelar un poco de tu personalidad.

Tu forma de vestir denota el tipo de persona que aspiras ser. La moda es inspiración, no sólo un método para esconder tu pinta de cumpleaños. (De lo contrario, ¡todos estaríamos pidiendo en la calle como vacas sin pastor!). La moda contemporánea está dominada por las llamadas “marcas de fábrica”, que proveen a los consumidores con la oportunidad de moldearse a sí mismos con ideales preconcebidos. Si usas productos de DC Shoe Co., se sabe de ley que o eres un skater o al menos sigues esa moda. En una cultura donde las primeras impresiones son importantes, creamos conexiones con otros basados en esos valores sociales y les atribuimos valores a extraños basados en su forma de vestir.

Entonces nos viene a la mente preguntar: ¿Cómo está representado en la moda el estilo de vida “cristiano”? Más aún, ¿existe un estilo “cristiano” en medio del caos de la moda?

Es imposible decir que existe un estilo “cristiano”. Somos bendecidos de compartir en adoración diariamente junto a gente de diversas experiencias de vida. Fans del indie-rock con faux-hawks, MCs urbanos blinblineados y los plomeros con overall del Arkansas rural, están representados. Ciertamente no buscamos a los líderes de nuestras iglesias para consejos, dudo mucho que algunos de ustedes tomen tips de moda de su pastor. “Miren esas nuevas pulseras bien cool que se compró para este domingo.” No, no lo creo.

A pesar de un estilo no común entre cristianos, ¿dónde están las marcas que reflejan el estilo de vida cristiano? Primero debemos cuestionarnos si aún es posible definir un estilo cristiano. Los puntos básicos de la vida cristiana es algo en lo que generalmente todos estamos de acuerdo. Llevamos un estilo de vida de altos valores y comunidad en nuestras fallas. Juntos adoramos y creamos oportunidades para llevar las Buenas Nuevas. Nuestro estilo de vida se basa en el compañerismo y la fe basada en la búsqueda de la verdad. Nuestras responsabilidades en comunidad no se atañen solamente a adorar juntos, sino también vivir y proclamar el mensaje de esperanza, amor y gracia.

Por tanto, ¿cuál es la ropa que define a este estilo de vida? Si skaters, snowboarders, preppies y ambientales tienen todos sus marcas, ¿porqué nosotros no? ¿Será que quizás la moda secular responde adecuadamente a nuestro sistema de valores cristianos? ¿Existe la moda cristiana, y si existe, qué tanto se corresponde con este estilo de vida? ¿De qué manera nosotros como cristianos expresamos nuestro estilo de vida y sistema de valores? ¿Dónde están nuestras marcas que nos ayudan a edificar nuestra comunidad? ¿Dónde está la ropa que nos provee una oportunidad para expresarnos de forma creativa?

Buenas noticias: Hay marcas cristianas por ahí para nosotros. Las malas: no son todas buenas. Busca en Google™ “Christian clothing.” Te encontrarás con un sinnúmero de vendedores de “witness wear” (esas vainas que literalmente gritan “¡¡¡JESÚS!!!”) ¿Realmente nos ayuda esto a “testificar”, o lleva esto a debates o negatividad sobre los cristianos en general? Creo que desafortunadamente esto lleva a lo último. Esos mensajes pueden ser polarizados y a lo mejor sólo lo llevan puestos en la comunidad de creyentes, que no siempre dan oportunidad para levantar conversaciones positivas mediante las cuales podamos llevar la Palabra.

A pesar de todo, hay varias compañías bien cool por ahí, que promueven estilos de vida positivos con un mensaje inspirado en la fe. Un ejemplo de esto es Disciple, una marca deportiva de California. Señala Jason Lowrym, dueño/diseñador de Disciple, “Nuestras creencias fundamentales nos guían en todo lo que hacemos, desde nuestros diseños limpios y sutiles para con los atletas que trabajamos. Nos esforzamos para vivir de acuerdo con el concepto de ‘discípulo’ diariamente.” Messenger, una marca de modas basada en North Carolina, enlaza cada diseño a versos bíblicos que sirven como recordatorio e inspiración diaria, sin hacer ninguna declaración abierta. Compañías como Ephraim, Simple Letter y Emunah persiguen una inspiración similar con un producto de calidad.

Todas estas compañías que hemos mencionado hacen algo increíble: inician una positiva conversación en nosotros. Al ponernos un tshirt que contenga un mensaje espiritual con significado, podemos llevar a nuestros amigos a decir, “¡Hey, qué cool está ese tshirt!” Al ponerte algo que te ayude a expresar tus valores como cristiano, bien puedes complementar su elogio con una oportunidad de alcanzar un alma necesitada.

Si el “witness wear” es el status quo, entonces la llamada moda cristiana de hoy está lista para ser suplantada por los mensajes positivos que realmente buscamos para expresarnos. Estamos listos para derribar los muros y edificar nuevos. Creemos formas creativas de expresión que representen la naturaleza creativa de nuestra fe con diseños y palabras de esperanza, amor y gracia. A veces mientras menos hablas, más estás siendo escuchado. Exprésate y sé inspirado por el estilo de vida cristiano en cada aspecto de tu vida.

Joe Spies es cofundador de la boutique inspirada-en-fe Unity3, que distribuye los mejores productos de las principales marcas cristianas de ropa. Joe trabajó para Converse en su marca Check Taylor.

Traducido por Natanael Disla con permiso de RELEVANTMagazine.com.

Mi mundo

¿Donde estabas el martes 11 de septiembre del 2001 a eso de las 9:00 a.m.? ¿Recuerdas? Yo si. Estaba en Santo Domingo, en la esquina que forman la Av. Máximo Gómez con Correa y Cidron en una practica de una de las Ingenierías de Tránsito que tuve que cursar en la universidad. La práctica consistía en tomar un muestreo de 12 horas de los vehículos que transitan por dicha intersección. Yo, junto a cuatro compañeros mas. había tomado el turno que empezaba a las 6:00 a.m. Recuerdo que la gente que pasaba caminando decían que habían bombardeado a los Estados Unidos, otros que hubo una explosión en las torres gemelas. Nosotros no podíamos abandonar nuestros puestos de muestreo porque necesitábamos esos datos para una práctica posterior. Así que no fue hasta que salieron los periódicos de la tarde que nos pudimos enterar bien de todo lo que estaba ocurriendo.

Sea donde sea que hayas estado, estoy seguro que recuerdas con claridad ese día, porque después de ese día estamos viviendo en otro mundo. Lo que muchos de nosotros no sabemos es que lo que en verdad paso ese día fue que nos trajeron a este lado del mundo una realidad latente por muchos años ya, en otros lugares más lejanos. Una realidad en donde se vive con miedo de morir desde que te levantas hasta que te acuestas.

El mundo en el que nos ha tocado vivir esta de todas formas menos bien. Solo tienes que mencionar un continente, para que te lleguen a la memoria al menos tres problemas que amenazan de manera muy real a los habitantes de los países que conforman dicho continente. América tiene a algunos de los países más pobres del mundo, algo que suena paradójico porque en el mismo continente se encuentra la nación más rica y poderosa de la tierra. También tenemos problemas de drogas muy serios en cada uno de los países del continente; además de la pobreza y la corrupción que corroe los cimientos de las débiles democracias de los países latinoamericanos.

Podemos continuar con Europa, cuna de la civilización moderna. Según el informe anual de la World Geopolitics of Drugs para el año 2000 en 1999 se encontraba en Europa el mercado de consumo de drogas más grande del planeta, el área Schengen (un grupo de 15 países donde se puede viajar con una sola visa valida para todos.). También en Europa existe un mercado de tráfico sexual o trata de blancas que ha movido de 200,000 a 5000,000 mujeres procedentes de Latinoamérica, África, Asia y Europa Oriental. Hay que mencionar que lamentablemente las dominicanas son de las principales en ese negocio.

África es el continente de la pobreza, donde muchos de sus países están envueltos en guerras civiles o étnicas. Y en Asia, se encuentra la región política y militarmente más inestable del mundo: El Medio Oriente.

Definitivamente no hay un lugar en el mundo donde puedas sentirte completamente seguro y en paz. Es mas, mientras escribo esto, estoy mirando noticias por Internet y en la televisión, acerca del bombardeo israelí a las fuerzas de Hezbollah en el Líbano que podría resultar en un conflicto de proporciones catastróficas. Y ni hablar de la situación de altísima criminalidad que vivimos en Republica Dominicana; tan grande es que hizo que el gobierno central tomara medidas nunca vistas en nuestro país para tratar de bajar la tasa de asaltos y atracos. Pero si hay algo que asombra, es que a pesar de vivir en un mundo tan convulsionado, hemos (la mayoría) desarrollado la capacidad de vivir como si todo fuera color de rosa, como si nada pasara.

Pero ¿Por qué? ¿Por qué tiene que pasar todo esto? ¿Por qué nuestro mundo esta en esta situación? ¿Hay alguna respuesta para esta pregunta? La verdad es que aunque nos duela decirlo, somos nosotros mismos los causantes de nuestros males. Tomemos como ejemplo la pobreza que existe en el mundo, y para eso echémosles un vistazo a estos datosi:

El PIBii (Producto Interno Bruto) de las 48 naciones mas pobres (es decir, un cuarto de las naciones del mundo) es menor que la riqueza combinada de las tres personas mas ricas del mundo.

La mitad de la población mundial- cerca de tres mil millones de personas- vive con menos de dos dólares al día. (algo así como RD $66.00)

Menos de un uno por ciento de lo que el mundo gasta cada año en armas, es lo que se necesitaba para poner a cada niño sobre el planeta en la escuela para el año 2000, y todavía eso no sucede.

En 2004, alrededor de un 0.13% de la población mundial controlaba un 25% de las riquezas del mundo.

En 1998, los estadounidenses conjuntamente con los europeos gastaron US $17 mil millones en comida para mascotas; 4 mil millones mas de lo necesario para garantizar el acceso de toda la población de los países en desarrollo a servicios básicos de salud y nutrición. ¡Vaya Perla!

Nuestro mundo tiene la capacidad de producir riquezas más que suficiente para que los seis mil millones de personas que lo habitan vivan en condiciones cómodas. Esto no es una realidad debido no a problemas de las economías de los países en desarrollo, no a problemas políticos, si no a la avaricia que domina el corazón de los hombres. Y no es un secreto para nadie que todas las guerras y luchas que hemos tenido en la historia han sido por poder, por riquezas. Bien lo dijo el Apóstol Pablo: “El amor al dinero es la raíz de todos los males”iii

A los cristianos no nos sorprende, o al menos no debería sorprendernos, la situación actual de nuestro mundo. Esto debido a que la Biblia, la palabra de Dios, predijo con mucha anterioridad los sucesos que hoy son titulares en los periódicos. Leamos lo que dice Jesús en Mateo 24:6-7:

“Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y terremotos por todas partes.”

El verso ocho es aun mas alarmante: “Todo esto apenas será el comienzo de los dolores.”

La Biblia también dice cual será el final de la historia. Gracias a Dios es un final feliz para todos aquellos que deciden aceptar a Jesús como su Señor y Salvador y vivir para el. Ahora quisiera que pensáramos esto, si Dios no se ha equivocado en sus predicciones del futuro hasta ahora; ¿Por qué no creer que tendrá razón con respecto al fin de este mundo? Y mas aun, si Dios no se ha equivocado en identificar a través de Su palabra las causas de los males de la humanidad; ¿Por qué no pensar que el también tiene la cura?

Libros en cajas

Como me preparo para una nueva etapa y, aunque, al momento de escribir este artículo, todavía no he encontrado apartamento; ya estoy poniendo algunas cosas en las cajas. Si me preguntan qué tengo, de mi nueva casa nada, pero es bueno ir empacando algunas cosas que son de mi posesión y que valoro y aprecio mucho.

Entre esas cosas, hay algo que valoro muchísimo como posesiones apreciables: mis libros. Para que tengan una idea, no caería en la clasificación de comprador compulsivo hasta que me metas en una de esas librerías donde hay de todo, sería como que: en libros si soy un comprador compulsivo.

Mientras metía mis libros en cajas, me daba una sensación de satisfacción poseerlos, mucho más satisfacción el haber leído la mayoría de ellos (algunos varias veces) y mucho más satisfacción (y preocupación) el hecho de que poseía mas de 20 libros que están en lista de espera, locos porque yo los lea. Esa sensación de sentirte culto, importante, sabio(ndo), hacedor de conversaciones profundas.

Pero, después de meter en cajas una buena cantidad de libros (que técnicamente no son muchos y que en cajas se ven menos), la única sensación que sobrevivió al haber ya empacado alrededor del 75% de ellos, era de tristeza. ¡Sí! El ser humano aprovecha la más mínima oportunidad para sentirse grande, de alguna forma más grande que cualquier otro hombre, y yo, aprovechaba la oportunidad para sentirme superior y al nivel de otros que leyeran la misma cantidad de libros que yo, y me sentí triste.

¿Por qué?

Al mirar la mayoría de ellos: nunca los volveré a leer. Otros: olvidé hasta que decían, aunque quizás recuerdo algo de ellos en algún momento en que necesite sacar material para algo.

Y, lo único que llegó a mi mente fue un verso famoso y conocido por casi todos nosotros lectores de la Biblia:

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar… Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.” (Mateo 6:19,21)

Generalmente uno toma esos versos, para hablar del dinero o en una charla comunista que diga que la Biblia arremete contra los capitalistas de este mundo. ¿pero es sólo la posesión el dinero? Creo que tesoro es cualquier cosa que tenga bastante importancia en nuestras vidas aunque eso sea el hobbie tan popular de coleccionar escarabajos.

¿Qué es tan importante en tu vida que mantiene tu corazón pegado a esta tierra?

Era la pregunta que me hacía mientras entraba los últimos libros, me sentía bien de tenerlos pero también sentía que eso me estaba creando arrogancia y cierto sentido de superioridad, es decir: ahí estaba mi corazón.

¿Dejaré de leer? ¡No panita! Pero eso no va a ocupar mi corazón ni me va a hacer creer que soy superior a nadie más, no. Algún día mis intereses cambiaran, los libros que me eran útiles antes estarán desfasados y ya no me servirán para nada, ¿qué mala inversión no?

Así que pienso llevar mi corazón a otro lado, un poquito más arriba.

José Ignacio Azar Billini, Conversa sobre el Arte y el Cristianismo

“El hombre siempre ha estado explorando y el arte esparte de esa búsqueda”

En una mañana de domingo de agosto, José Ignacio Azar Billini me recibe en su casa en el sector de Gazcue, en Santo Domingo. En sus manos tiene Tus Zonas Erróneas de Wayne Dyer, obra que ha venido leyendo.

Nacido en Santo Domingo en 1968, es hijo del reconocido artista Aquiles Azar García y de la escritora Lourdes Billini Mejía.

“El dibujo me llegó por genética. Mi padre, muy apasionado, siempre me habla del mismo. Ha venido influyendo en mi forma de hacer arte”.

A los diez años de edad, José Ignacio cursa sus primeros estudios de pintura.

En 1989 se gradúa de diseñador gráfico en La Escuela de Diseño de Altos de Chavón. A partir del año siguiente se inserta en el mercado laboral desenvolviéndose exitosamente en el área publicitaria.

Para aquel entonces, su padre le instó a presentar su obra al público, puesto que consideraba que había llegado el tiempo de hacerlo.

En 1995, teniendo como escenario Casa de Teatro, presenta por primera vez su obra, como parte de la exposición conjunta Cuadrilla.

Espiritual y simbolista, detallista e iconográfico

Lo espiritual ha influido en la obra de José Azar. El cristianismo ha enriquecido su vida, su forma de pensar, de actuar y de ver las cosas.

El arte de Azar Billini es simbolista y social, tratando diversos temas como la diáspora dominicana -en Emigrantes del Milenio, Café Benetton (1999)-, Cuadrilla/Taínos, Casa de Teatro (1995)-, Ataduras, Bobo’s (2005), y Ataduras II, Galería Le Quiché (2006)-.

En Ataduras, el artista llama la atención sobre las distintas ataduras que tiene el hombre en general: las positivas, como son los estudios, religión, deporte y trabajo, y las negativas, como son los vicios y pecados.

En sus obras, José Azar no ofrece soluciones al problema expuesto, más bien las deja implícitas, trayendo siempre a colación las diversas consecuencias negativas que se derivan de las acciones del hombre, tal como se aprecia en su obra Los Siete Pecados Capitales y la Sangre, en donde en una cruz convergen el septeto de errores y la sangre que emana de ella, apartándolos de la oscuridad espiritual del ser humano.

Detallista, meticuloso, iconográfico, son tres términos que definen al artista, según los críticos de arte Sara Hermann, Amable López y Laura Gil.

En la XXIII Bienal Nacional de Artes Visuales (2005), José presentó su políptico Lavado de Cerebro, que consta de doce cuadros que ejemplifican lo que la humanidad considera socialmente correcto, y los patrones que definimos, que vienen dados por nuestros familiares y la sociedad en general.

El arte y la Iglesia

José Ignacio señala que desde el siglo XVIII la relación entre el arte y la iglesia se ha venido diluyendo, de modo que lo que predomina e influye en el mundo es lo que se está reflejando en el arte contemporáneo.

Manifiesta que en los siglos XVI y XVII la Iglesia contrató a los artistas para que estos tocaran temas religiosos en sus obras.

Al llegar la Revolución Industrial, y con ella la secularización del hombre, la comunión entre el arte y la iglesia entra en un limbo del que no ha despertado aún.

El artista asegura que su arte busca llamar la atención del individuo frente a los eventos que devienen tanto a lo interno de su ser como en el seno de la sociedad misma, todo imbuido en un ideograma que refleja la naturaleza dependiente del individuo.

¿Nuevo Realismo Neurótico o la pérdida del respeto al arte?

Para José Azar, el Nuevo Realismo Neurótico, movimiento contemporáneo gestado en Reino Unido a principios de los ‘90s, ha contribuido a la pérdida de la ética y la estética del arte. “El hombre siempre ha estado explorando y el arte es parte de esa búsqueda”, señala.

El hombre, al sentir la necesidad de conocer y ser conocido, siente la necesidad de sobresalir a toda costa, siempre buscando que su ideología artística supere la de las escuelas pasadas.

Para Azar Billini, la mejor época del arte ha sido el Renacimiento, ya que hubo un mejor manejo de la técnica y un amplio predominio de la temática religiosa. Esto contrasta ampliamente con la época actual, ya que en estos días el concepto tiene mayor preponderancia que el talento.

El 12 de diciembre de 2005, lleva a cabo una exposición conjunta en Casa Chavón junto a su padre y hermano, titulada Azar x 3, en donde el trío de artistas presentó sus obras que se enmarcan en dos generaciones de artistas plásticos dominicanos: la primera, de la que forma parte su padre Aquiles Azar García, y la segunda, de la que José Ignacio forma parte junto a su hermano Aquiles Azar Billini. José expuso varios temas, tanto dibujos como pinturas, obteniendo muy buena respuesta del público.

Recientemente su políptico ADN, ha sido seleccionado como parte de las 79 obras finalistas del XXI Concurso de Arte Eduardo León Jiménez.

Cita como sus artistas favoritos, su padre Aquiles Azar García y del Renacimiento admira a Miguel Ángel, Rafael y Leonardo Da Vinci. Gusta del Pop Art dentro del arte contemporáneo. También aprecia la sicología.

A las nuevas generaciones, José aconseja a “que descubran el don que Dios les ha dado, luego desarróllenlo para la honra y gloria de Él, su satisfacción propia, y para la humanidad y el prójimo”.

Natanael Disla es escritor, poeta e investigador de arte y cultura.
Reside en Santo Domingo.
http://karmatarsis.blogspot.com/

Soportando

No recuerdo como fue que lo supe, pero lo supe. No recuerdo con cuantos días de antelación lo supe, pero no importaba, como quiera iba a ir; simplemente ¡no podía perdérmelo! Danilo Montero (un famoso cantante y expositor cristiano) iba a estar en Jarabacoa (una ciudad en el norte de Republica Dominicana) No era un concierto, mas bien era una serie de disertaciones acerca de temas de vida cristiana, y uno de los dos oradores era él, nada mas y nada menos que Danilo Montero.

Si no estoy mal informado, esa era la segunda ocasión en la que Danilo Montero venia a Republica Dominicana. La primera vez había venido en la gira de su CD “Sígueme” a un concierto en Santo Domingo. Los que vivimos en esta ciudad estamos acostumbrados a que todas las actividades con personalidades internacionales al menos tengan una presentación aquí en Santo Domingo, la ciudad capital. Pero en esta ocasión no seria así. Aunque Danilo Montero estaría aquí por dos días, solo estaría en la zona norte del país y no pasaría por Santo Domingo. Así que yo junto a Christian, Israel, Frank (Snoopy), Fausto, Lisbeth, Joel, Sasha, Geraldo, Joel Villafaña y la gente de la Iglesia Metodista de Rocas del Mar (¡el figureo pa’ los muchachos!) fuimos a Jarabacoa un sábado bien temprano en la mañana a la conferencia con Montero.

El otro orador, era un pastor de Puerto Rico que era un total desconocido para mi, y me atrevo a apostar que para la mayoría de todos los que estábamos ahí. Su nombre era Rey Matos y no les digo el nombre porque lo recordara, tuve que investigar mucho para obtener su nombre nuevamente. Esto lo menciono para que entiendan que era tanto el deseo que tenia de ver a Danilo Montero que ni siquiera estaba prestando mucha atención a nada relacionado con el otro orador. Ahora bien si me preguntaras hoy acerca de que hablo Danilo Montero ese día te diría que ya lo olvide; pero hubo una anécdota que el pastor Matos contó que me llego tan profundo que no la podré olvidar jamás y deseo compartirla contigo hoy. Matos contaba que un domingo en la mañana se le hacia tarde para ir a la reunión de su iglesia, y la culpa de eso la tenia su mujer que duraba demasiado arreglándose. ¡Se que muchos de los que leerán esto se sentirán plenamente identificados con esta situación! El pastor Matos perdió la paciencia y empezó a regañar a su mujer ?¿Cómo es posible que dures tanto maquillándote? ¿Acaso se te olvida que somos los pastores de la iglesia? ¡No podemos llegar tarde!?le reclamaba el pastor Matos a su mujer. Ella se apresuraba y le pedía que le diera dos minutos más pero ya realmente era tarde, Rey tenia razón en sus reclamos. Las cosas no mejoraron de camino a la iglesia. Rey seguía regañando a su esposa mientras conducía. Cuenta el pastor, que aunque iba discutiendo con su esposa en el carro, al momento en que entro al templo sufrió una transformación; cambio la cara de pelea por la cara de pastor, de hermano bendecido y en ¡victoria! Eso me hace pensar en lo hipócrita que podemos llegar a ser; y de cómo usamos mascaras dependiendo de la situación.

El pastor Matos ocupo su lugar en el templo y se unió a la adoración. Mientras la iglesia cantaba, Rey escucha que Dios le habla y le dice: “Rey, ¡cállate!” El pastor Matos se alegra y piensa que el Señor le va a dar un mensaje especial para la iglesia, así que le responde al Señor muy dulcemente, “¿dime Señor?” el Señor vuelve y le dice: “Rey, ¡cállate!” Matos entiende por el tono que el Señor no esta muy alegre; y le pregunta? “Señor, ¿Qué pasa?”?A lo que el Señor le responde: “¿de veras piensas predicar así como estas? ? ¿Cómo estoy Señor? ¿A que te refieres?? A la discusión que tuviste con tu mujer esta mañana, le responde el Señor. “ !Ah, a eso te refieres! ” respondió el pastor Matos, como quitándole importancia a la situación con su esposa. Entonces el pastor empezó a quejarse con Dios de su mujer?es que mi mujer es aquello, esto y lo otro, etc.? muy parecida a la actitud de Adán cuando el hombre peco por primera vez en el Jardín del Edén. Pero Dios haciendo caso omiso a las quejas le dice a Rey? “tienes que aguantar a tu mujer”? “¡Pero Señor, es que mi mujer es aquello, esto y lo otro!”?Volvió a quejarse el pastor. De nuevo Dios no hizo caso a las quejas de Rey y le dijo: “Tienes que aguantar a tu mujer, de la misma forma en que yo tengo que aguantarte a ti.” Hubo silencio. El pastor Matos comprendió de inmediato lo que Dios le estaba diciendo y sin tardar ni un segundo, fue a donde su mujer y entre lagrimas le pidió perdón.

Dios tiene que aguantarnos. Tomate un minuto y trata de pensar en los pecados que cometiste la semana pasada. ¿Muchos? ¿Pocos? ¿Termino medio? No importa. Son pecados y ofenden y entristecen a Dios de manera tal que nosotros no podemos entender. Pero Su amor, ese amor que sobrepasa toda capacidad de comprensión, hace que Dios siendo totalmente perfecto aguante, tenga que soportar, no solo nuestras imperfecciones si no también nuestros caprichos y niñadas. Me gusta el verbo “aguantar” porque implica la idea de llevar una carga, algo que implica un sacrificio personal. Y eso, aguantarnos, es precisamente lo que hace el Señor al pedirnos echemos nuestras cargas sobre el y que descansemos.

Ninguno de nosotros puede decir que es perfecto; ni siquiera estamos cerca de eso. Cometemos errores, ¡uffff!…. Un montón si habláramos de mí en particular. Pero quizás el error mas grande que cometemos los seres humanos es que a pesar de que nosotros sabemos que cometemos errores y nos gusta que sean condescendientes con nosotros cuando cometemos esos errores, somos muy prestos a juzgar y culpar a los demás cuando estos, humanos imperfectos iguales que nosotros, cometen errores. La Biblia dice en Galatas 6:2 que debemos sobrellevar los unos las cargas de los otros; y que así cumplimos la ley de Cristo. El Señor sabe que hay personas que de veras son difíciles, y se que tu conoces gente que de veras son súper difíciles de tratar. Pero igual El te pide que en amor, lo aguantes, lo soportes de la misma forma en que con amor el te soporta y te sobrelleva a ti.

La Biblia dice que es una incongruencia total decir que amas a Dios que no puedes ver y que no amas a tu hermano al que si puedes ver. Amar a una persona que no nos cae bien es difícil, lo se, pero el Señor nos pide que caminemos la milla extra con ese tipo de personas. Y mas que porque el sea Dios, creador de todos nosotros y todos los demás meritos que solo El puede tener, nos pide que hagamos eso con los demás, porque El camina varias millas extras con nosotros cada día.

Biblia contemporánea

Según la empresa encuestadora Gallup, ha habido un decline gradual en los últimos treinta años en el porcentaje de estadounidenses que creen que la Biblia es realmente la palabra de Dios. Aproximadamente tres de cada diez estadounidenses continua profesando creer literalmente en la Biblia; alrededor de diez puntos porcentuales menos que hace treinta años. La encuesta dio en total que solo un 28% de los estadounidenses piensa que la Biblia es la palabra de Dios.

Es lamentable que en la Republica Dominicana no podamos tener ese tipo de datos, pero uno puede asegurar con mucha certeza que el fenómeno, quizás no los números, pero si el fenómeno es igual en nuestra sociedad. Nuestro mundo no ve ya más a la Biblia como la palabra de Dios. Y como muestra de que eso pasa también en la Republica Dominicana, podríamos hacer el siguiente ejercicio; parémonos en cualquiera de las calles mas transitadas de Santo Domingo y preguntémosles a las personas que pasen por ahí ¿Cuando es el día nacional de la Biblia? Nos asombraría la poca cantidad de personas que sabrían la respuesta. Más aun, es increíble que el 27 de Septiembre (que es el día nacional de la Biblia en Republica Dominicana) pase sin ningún tipo de mención en muchas Iglesias de nuestro país.

Para el año 1963 en los Estados Unidos dos de cada tres norteamericanos creía que la Biblia era realmente la palabra de Dios. Asociado con esta creencia, esta también el concepto de que los escritos en la Biblia no contienen errores y son infalibles. Para el 1999 los números se habían invertido. Dos de cada tres tenía a la Biblia como un compuesto de textos o fabulas antiguas, leyendas y códigos de moral humanos “inspirados por Dios”.

Haciendo de nuevo la comparación con nuestro país, he escuchado a personas, incluso a lideres eclesiásticos, decir que muchas de las historias que se cuentan en la Biblia, especialmente el diluvio (Génesis 7), no son más que fabulas, leyendas, o mas bien metáforas.

La verdad es que al parecer para nuestra generación la Biblia no representa lo que represento para nuestros padres y abuelos. Y es que nuestra sociedad postmoderna no da nada por sentado. Ni la Biblia ni nada, ha podido escapar a esta tendencia de interrogarlo todo; y al pensamiento humanista que dice: “si no lo puedo razonar, entonces no lo puedo aceptar.” Creo que básicamente a esta cosmovisión, a esta forma de ver el mundo, es que se debe la baja en el número de personas que tienen a la Biblia como palabra de Dios, con respecto a años anteriores. Aceptémoslo, no se puede tapar el sol con un dedo, la Biblia contiene muchos datos que no son verificables. Historias como las de Abraham, Job, la partición del mar rojo, etc., hay que aceptarlas por la fe o verlas como leyendas, puesto que no existe ninguna prueba arqueológica que soporte dichas historias. Es mas, se puede decir que solo hay evidencias arqueológicas irrefutables para los relatos bíblicos que acontecieron después del rey David.

Pero mas allá de que las historias bíblicas puedan sonar como productos de imaginaciones fértiles, o de que no hayan pruebas arqueológicas suficientes para respaldar todo lo que la Biblia registra; en mi opinión la razón principal que motiva a muchas personas a no aceptar la Biblia como palabra de Dios es mas sutil, mas oscura, mas de índole personal. A lo que me refiero es a lo siguiente. Nuestra sociedad entre otras cosas se caracteriza por ser relativista, o sea, nada es bueno ni malo absolutamente, sino que todo tiene que ver con la circunstancia y con la persona en particular. En pocas palabras vivimos en un mundo donde no hay absolutos, por ejemplo, la verdad va a depender de mi punto de vista; como dijo una vez Campoamor: “En este mundo nada es verdad ni es mentira; todo es según el color del cristal con que se mira.”

Dios es un absoluto. Por lo tanto su palabra la Biblia, es absoluta. Cosas así, absolutas, sencillamente no caben en la forma postmoderna de pensar de nuestra sociedad. En especial cuando la Biblia dice abiertamente que todos estamos perdidos y que nuestra única salvación es someternos a la voluntad de Dios o enfrentar el castigo eterno fruto de nuestros pecados. Dada esta situación, es mucho más conveniente pensar que la Biblia es un libro de leyendas o de cuentos y no que en verdad es la palabra de Dios. Porque pensar que la Biblia es un cuento de hadas, nos exime de una gran responsabilidad.

Personalmente creo que sin lugar a dudas la Biblia es la palabra de Dios, inequívoca e infalible. Eso no me hace ignorar que verdaderamente hay relatos bíblicos que solo se pueden creer por medio de la fe, cosa que la misma Biblia dice es indispensable para acercarse a Dios y por ende a Su palabra. Estoy conciente de que las discusiones, los libros, las encuestas y los escritos acerca de sí la Biblia es o no la palabra de Dios seguirán mientras exista la sociedad tal y como la conocemos. Es mas, creo que solo el tiempo dirá quien tiene la razón en este asunto. Pero estoy convencido que es mejor vivir apegado a la Biblia y a sus enseñanzas y comprobar que al final todo fue una farsa. Pues solo habré perdido unos cuantos “momentos felices” en estos pocos años que viviré aquí en la tierra; que vivir de espaldas a la Biblia y al final despertar en la terrible realidad de que todo lo que la Biblia decía era cierto y que yo me he ganado el castigo eterno.

Etapas

No puedo dejar de pensarlo: en un mes y algunos días, llegaré a otra casa, mi nueva casa, y ahí estará mi esposa, cenaremos juntos y como buenos recién casados… estaremos alegres.

Mi vida se prepara para un cambio que es natural, está establecido “que el hombre deje a su padre y a su madre y se unirá a su mujer.” Sin embargo (les confieso de verdad que no estoy nervioso) es algo para lo que ningún ser humano está preparado.

Hay mucho material en el mercado para parejas jóvenes:

• Manual Para el Recién Casado

• Finanzas del Siglo 21 Para Parejas Jóvenes

• El Lenguaje del Amor

• Sexo Exitoso en el Matrimonio

• Nunca Hablemos de Divorcio

E incontables títulos de libros, charlas, conferencias motivacionales, consejerías de expertos, etc… Aún así, las experiencias de cada uno son diferentes y es muy difícil, aunque hayas sido advertido, saltar ciertas etapas de la vida que son importantes para el crecimiento personal.

Algo parecido a nosotros los cristianos: nadie nació preparado para enfrentar todas las retos y riesgos que conlleva el ser un “ser humano”. Ni siquiera para ser cristianos.

Las ayudas existen:

• Venciendo El Pecado en 5 Pasos

• Como ser Efectivo en Contra de la Tentación

• Sobrepasando los Tiempos de Pruebas

E incontables títulos de libros, charlas, conferencias motivacionales, consejerías de expertos,etc.. Aún así las experiencias de cada uno son diferentes y es muy difícil, aunque hayas sido advertido, (by the way: no me equivoqué en repetir esta parte) saltar ciertas etapas de ser cristiano que son importantes para tu crecimiento en la fe.

(poner aquí versículo donde hable de la obra de cada uno es probada por el fuego… y santiago donde habla de las pruebas y estar gozosos)

Creo que el sentido del humor de Dios (aunque a veces negro y pesados para nuestro corto conocimiento de algunas cosas) es bien peculiar ¿usar las pruebas y los momentos difíciles para fortalecernos? Así es.

Me encantaría no tener que pasar por algunas etapas para poder fortalecer lo que será mi matrimonio, también me hubiese encantado no tener que pasar por momentos en mi vida para aprender a ser un hombrecito, y también me encantaría ser cristiano sin tener que aprender a través de momentos de seria confusión y duda.

Esos momentos a algunos los matan a otros los fortalece, y es increíble pero dejarse morir en momentos así es como suicidio, porque depende de ti: si lo aceptas y confías en Dios serás fortalecido, pero si dejas que la duda te gobierne y que la ansiedad te martirice entonces es posible que te estanques y mueras.

Todo en la vida es una elección, cuando eliges luchar por algo solo ten en mente todo lo que eso conlleva y entonces el éxito es el resultado, cuando eliges rendirte entonces el resultado es el fracaso.

(nota: ¡Qué vaina! Me estoy poniendo viejo, escritos como este me lo dicen)

Mi corazón por el pobre

* Pago mensualidad automóvil: RD$5,500.00

* Pago mensual de teléfono (nota: los amores de lejos!): RD$4,500.00 y barato me lo “jallo”

* Gasolina para todo un mes: RD$5,000.00 aproximadamente

* Gasto mensual en tarjeta de celulares: RD$1,500.00

* Ayudar a familia con el pago de la casa: RD$3,000.00…

Esto no es un anuncio de Mastercard, es parte de mis salidas mensuales, y parte de la razón por la que me estoy volviendo loco. De hecho, viendo esos cálculos no sé de donde saco los cuartos (dinero, para los no dominicanos) para poder cumplir con todos esos compromisos mensuales. Quizás para muchos de ustedes que están leyendo esto el asunto es semejante o comparable.

El domingo pasado en El Círculo Juvenil hablábamos acerca de mi corazón al pobre. Mientras veíamos un video “Nooma” que hablaba acerca del tema y que serviría de introducción al mensaje de la noche, una de las cosas que Rob Bell mencionaba en el video una y otra vez, es lo privilegiado que somos y es como, para mucha gente en el mundo, somos ricos, millonarios y privilegiados.

Después del mensaje de la noche, por primera vez en mucho tiempo nadie quería salir a cenar (para los que no asisten a El Círculo, acostumbramos cenar juntos en algún lugar después del servicio de los domingos en la noche), y de hecho, por un momento se que de alguna forma fuimos impactados.

¿Cómo no?

Mas de 800 millones de personas en todo el mundo no comen en todo el día, más de 1000 millones de personas tienen un ingreso de menos de un dólar al día. ¿Sigo? Creo que no es necesario… Vemos la pobreza por todas partes, de hecho la vemos tanto que cerramos nuestros ojos y nos imaginamos mejor que somos los únicos en el mundo.

Creo que Dios nos da para que podamos bendecir a otros. Hablaba con alguien hace par de semanas y me decía: “Una de las cosas que mi pastor decía era: ‘Lo primero que debes hacer cada día es respirar y luego dar; y respirar es primero que dar porque si no respiras te mueres.’”

Wow!

Pero ¿qué dice la Biblia al respecto?

Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen.

De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera.

1 Timoteo 6: 18, 19

Dirás que no eres rico, yo también diría lo mismo, hasta que dividí mi presupuesto, ¡no sabes lo privilegiados que somos!

¿Para qué digo eso? ¿Para que te sientas culpable y des?

¡NO! Es para que seas agradecido, somos bendecidos, tenemos lo que necesitamos y más, y si te fijas todo lo que querríamos tener no es más que la influencia del consumismo.

¿Necesitas un iPod?

¿Necesitas un Xbox?

¿Necesitas otro reloj?

Probablemente no… pero lo quieres, y en algún momento lo tendrás…. ¿No es eso un privilegio?

Dios nos ha dado muchísimos regalos, empezando con la vida, la sonrisa de alguien a quien amamos, las palabras de aquel(la) con quien pasaremos la vida, un poquito más que tres comidas al día, y algunos pesos para comprar un buen helado, algo de dinero para salir con nuestros amigos, una familia a la que amamos, etc…

Somos ricos, vivimos en abundancia y nos quejamos. Se agradecido y sonríe, alégrate porque Dios te bendice.

* Pago mensualidad automóvil: RD$5,500.00

* Pago mensual de teléfono (nota: los amores de lejos!): RD$4,500.00 y barato me lo “jallo”

* Gasolina para todo un mes: RD$5,000.00 aproximadamente

* Gasto mensual en tarjeta de celulares: RD$1,500.00

* Ayudar a familia con el pago de la casa: RD$3,000.00

* Dar a aquel necesitado: NO TIENE PRECIO.

Nota: Fausto ahora está casado…Seria interesante ver como cambia esto…hmm (Luis)