Día 315: Gálatas 5-Efesios 2

Lee el libro de Gálatas capítulo 5 y del libro de Efesios capítulos 1 y 2 (puedes leerlos dando clic aquí: Gálatas 5-Efesios 2)

Notas de Estudio

Capítulos 5-6: Pablo repite lo que ha explicado a grandes rasgos en los capítulos anteriores: si se circuncidan han rechazado a Cristo y deben vivir por la ley. En el capítulo 5 uno casi puede sentir la frustración de Pablo al ver que estos hermanos, entrenados en la libertad de Cristo, ahora deciden vivir por obras en vez de abrazar la gracia. No muy lejano a lo que muchos hacen hoy de abrazar el legalismo en vez de abrazar el vivir por gracia y extender gracia a otros. Creo que podríamos incluir en “ley” aquí, cualquier sistema que se ponga como lo necesario para “nuestra salvación” (algo como “si no haces esto entonces no te salvaras”) es ley y debemos tener cuidado con eso. Ahora libertad no es hacer lo que me da la gana, aprovechando la libertad que Cristo nos da (opuesto a ser esclavo a la ley) entonces mi impulso natural debe ser vivir en obediencia a Dios, lo que Pablo llama “bajo el fruto del Espíritu”. Fíjense que el “fruto” es uno, así que el cristiano no debe tener solo paciencia pero no bondad, ni solo confianza pero no humildad, debe buscar que el fruto del Espíritu tenga todos estos ingredientes no enfocarse solo en algunos desechando los otros.
Después de unos consejos finales en el capítulo 6 Pablo termina la carta drásticamente (pueden comparar con los saludos finales de otras epístolas donde incluso nombra algunos de los hermanos de esas ciudades) pidiendo de “ahora en adelante, que nadie me cause problemas…” (v. 17)
 
Introducción A Efesios: La antigua ciudad de Éfeso, que actualmente está en lo que conocemos como Turquía, fue un sitio importante para la iglesia primitiva y cuyos pastores incluyeron al Apóstol Juan que vivió ahí cerca del final de sus días. El libro de Apocalipsis los incluye entre las siete iglesias a las que fue dirigido. Era un puerto importante en esa época. Pablo escribe la carta mientras estaba en prisión en Cesárea (Hechos 24:22) o en Roma (Hechos 28:30) entre los años 60-62 d.C. Colosenses, Filemón y Filipenses fueron escritas también en ese período. Mientras Pablo estaba en prisión surgió la necesidad de responder a nuevas filosofías religiosas que estaban influenciando las iglesias, muchas de estas nuevas filosofías hablaban del “misterio” como parte central de su enseñanza. Pablo escribe que “el misterio” ya ha sido revelado en Cristo y no hay necesidad en meterse en juego filosófico-religiosos pues el misterio es que “tanto judíos como no-judíos forman un mismo pueblo en Cristo Jesús”. A diferencia de Gálatas, Efesios empieza en amor y termina en amor.
 
Capítulos 1-2: Las epístolas generalmente eran compartidas entre la iglesia a la que era remitida y otras iglesias de alrededor. Éfeso tenía el templo principal dedicado a la diosa Diana en el Imperio Romano (Hechos 19:23-41) algo que consideraban de mucho orgullo. A pesar de esa religiosidad la iglesia había crecido, pero aún así necesitaban exhortaciones extras. “Gracia y paz” son regalos inmerecidos de Dios. El primer capítulo es bastante emotivo y lleno de alegría y ánimo (a pesar de Pablo estar preso). Pablo ora que todos los creyentes sean llenos de todas las bendiciones que nos tocan en Cristo Jesús, incluyendo gracia, sabiduría (para poder decidir de acuerdo a la voluntad de Dios), y confianza. La resurrección de Cristo es un hecho también en nosotros, y bajo los pies de Jesús todas las cosas EN EL UNIVERSO ganan una nueva coherencia.
Cristo nos ha unido, rompiendo la barrera que nos separaba y que dividía al llamado “pueblo de Dios” (o los judíos) de los paganos (o no-judíos, gentiles). Ahora somos un solo pueblo. En eso consiste “la paz” que nos ha dado Cristo. Ahora, junto a todos los que han creído formamos una especie de edificio (es la analogía que Pablo usa) cuyo cimiento es Cristo y la enseñanza de los apóstoles.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 314: Gálatas 2-4

Lee el libro de Gálatas capítulos del 2 al 4 (puedes leerlos dando clic aquí: Gálatas 2-4)

Notas de Estudio

Capítulo 2: Pablo sigue con su testimonio y nos da detalle de su vida que no vemos en el libro de Hechos. Entre estas cosas están su reunión con los Apóstoles en Jerusalén quienes se dieron cuenta que Pablo era la persona indicada y llamada para predicar a los gentiles (no-judíos) junto a Bernabé, y prácticamente hicieron una estrategia: Pablo y Bernabé a los no-judíos y el resto a los judíos. En base a su acuerdo Pablo llegó a confrontar a Pedro quien actuaba de una forma delante de los que no eran judíos pero cuando llegaron los judíos le dio vergüenza que lo vieran con los gentiles. Pablo le señala a Pedro lo difícil que es cumplir la ley al punto que ni a ellos mismos se le hacía fácil.

Capítulos 3-4: El creyente no tiene la necesidad de cumplir la Ley de Moisés, ya que el sacrificio de Cristo es suficiente, no necesitamos vivir bajo un código de reglas que garantice nuestra salvación. Nuestra salvación está garantizada y somos obedientes a Dios por amor en respuesta al regalo de la salvación y, repito, no para ser salvos. Ahora, si un creyente desea circuncidarse ritualmente (hoy en día tenemos circuncisión como prevención higiénica en los hombres) debe entender dos cosas:

1- Está obligado a vivir por la ley.
2- Será juzgado de acuerdo a su desempeño como obediente a la ley.
Es un proceso por el cual no debemos pasar.

Los “de la circuncisión” (como se les llama en otro pasaje) señalan a Abraham “si el es padre de todos”, dicen, “debemos vivir de acuerdo a su pacto que inicia con la circuncisión.” Pablo señala de manera efectiva que la marca del pacto es la fe que antecede a la marca corporal del mismo (circuncisión). Entonces, ¿de qué sirve la ley? Como un acompañante, una niñera que nos sostuvo hasta que llegó Cristo.

Al final del capítulo 4 Pablo entra en una analogía complicada comparando a los hijos de la Ley con Agar (quien dio un hijo a Abraham “por la carne”, llamado Ismael) y a los que viven por Jesucristo con Sara (quien dio a luz al hijo de la promesa: Isaac). El hijo “según la carne” fue expulsado de la casa una vez que el hijo de la promesa nació, de la misma manera la Ley ya no tiene cabida una vez entra Jesucristo en quien se cumplen las promesas dadas a Abraham.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 313: 2 Corintios 11-Gálatas 1

Lee el libro de 2 Corintios capítulo 11 y del libro de Gálatas el capitulo 1 (puedes leerlos dando clic aquí: 2 Corintios 11-Gálatas 1)

Notas de Estudio

Capítulos 11-13: A causa de los falsos apóstoles y profetas que merodeaban Corinto, Pablo necesita hacer una especie de defensa sobre su apostolado. Un verdadero apóstol:

– No explota las emociones de las personas a las que ministra.

– No las trata como recursos al que debe sacarle algo.

– No usan su ministerio para fama o para obtener el reconocimiento de la gente.

– No explotan el bolsillo de la congregación.

Pablo no se promociona (11:5) por tanto muchos lo han tomado a menos, y decide entonces mostrar sus “credenciales” con el fin de que entiendan que tiene mucho más de que gloriarse que estos falsos apóstoles.

Entre las cosas que menciona está de un hombre que “conoce” que fue a lo “más alto del cielo” (12:3) refiriéndose a sí mismo, lo dice de esta manera para no señalarse a él mismo. Luego pasa a uno de los pasajes controversiales en las cartas de Pablo su “aguijón en la carne” (12:6-9). Algunos piensan que era algo que tenía que ver con su visión, su argumento es que Pablo leía mucho a la luz de velas y finalmente sus ojos no funcionaban como debían, otros que se refiere a ese deseo constante de gloriarse (lo sacan en base al contexto del pasaje en donde menciona sus éxitos y sus luchas como apóstol por llevar la Palabra). Pero ambos se quedan cortos, la verdad es que no sabemos que era, pudo haber sido algún tipo de fuerte tentación o pecado en el que caía constantemente (muchos no se atreven a decir esto porque “estamos hablando de Pablo”), pero la misma Biblia dice que “Elías era un hombre con limitaciones como las nuestras” (Santiago 5:17) refiriéndose a la tendencia a pecar, sin embargo oró que no lloviera y así fue. Pero, finalmente: no sabemos qué era este aguijón, solo que Dios lo usaba para que se mantuviese humilde.

El capítulo 13 va con recomendaciones finales muy atinadas y útiles para todos nosotros y una breve despedida.

Introducción a Gálatas y Capítulo 1: Esta es probablemente una de las primeras epístolas de Pablo en su ministerio. No estamos seguros donde las iglesias de Galacia estaban ubicadas, la razón es porque en el Siglo 1 “gálatas” era un término étnico y político. Lo más seguro es que se refiera a la región de Frigia y Galacia (Hechos 16:6) donde Pablo en el norte de Asia Menor (cerca de la capital de la ciudad turca de Ankara). Esto es donde un grupo de “galos” (modernos franceses) invadieron en el tercer siglo antes de Cristo y la región pasó a ser conocida como “Galacia”. La carta fue escrita alrededor del año 53 d.C.

La razón de su escritura era para aclarar y defender las verdades del evangelio frente a un grupo de hermanos judaizantes que querían que los hermanos de las iglesias de Galacia guardaran la ley, iniciando obviamente con el rito de la circuncisión. Es una carta de lenguaje fuerte y a diferencia de las otras cartas de Pablo, su saludo es muy breve y sin elogios, solo el deseo de ir directo al grano. Para Pablo, como fiero ex-seguidor de la Ley Mosaica y ahora predicador del Evangelio de la Gracia, era inconcebible que la gente que ha sido liberada por Jesús se esclavice con la práctica de la Ley.

En el capítulo 1, lo que hace es presentar su autoridad como apóstol, usando como referencia su llamado, mencionando brevemente de dónde viene, su testimonio y los años siguientes a su conversión. Tiene que hacer esto ya que es muy probable que los judaizantes apelaran a la falta de autoridad de Pablo como Apóstol frente a los verdaderos Apóstoles que caminaron con Jesucristo y que seguían guardando la ley.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 312: 2 Corintios 8-10

Lee el libro de 2 Corintios capítulos del 8 al 10 (puedes leerlos dando clic aquí: 2 Corintios 8-10)

Notas de Estudio

Capítulos 8-9: Se acostumbraba en las iglesias de aquella época cubrir la necesidad de los hermanos que estuviesen pasando por momento difíciles. Una vez le tocó ayudar a Jerusalén (1 Corintios 16) y esta vez le toca la ayuda a la iglesia en Macedonia, que era la región donde estaban las ciudades de Filipo, Tesalónica y Berea (Hechos 16-17). A pesar de que estas iglesias iniciaron en tiempos difíciles de esta región, eso no los había detenido para ayudar y ofrendar a otras congregaciones en el mundo antiguo, así que: ahora era su turno. Cuando los creyentes han entregado su vida al Señor pueden ofrendar con alegría y con generosidad sin pensar en lo que pierden si dan el dinero u otro recurso como ofrenda para ayudar a otros. Lo hermoso de todo esto es ver que había un sistema mediante el cual las iglesias se cuidaban unas a otras, lo que empezó en Hechos y lo que leemos en Hechos 2, seguía siendo una realidad de las iglesias en todo el mundo unas décadas después. La forma de ofrendar es con alegría, de acuerdo a lo que uno sienta en el corazón y no negociando con el Señor, porque si tenemos es porque YA EL NOS DIO. Muchas personas usan estos pasajes para distorsionar el tema de las ofrendas, ya que las ofrendas que piden es para ellos mismos y sus vidas exageradas. Debemos tener muy en cuenta que este pasaje trata de ofrendas para ayudar a los necesitados no para enriquecer a los maestros malvados que se hacen llamar “cristianos” pero no lo son.

El hermano del que se habla aquí es muy probable que sea Apolo, quien era famoso en la iglesia de corinto, y era parte de la comisión de los recolectores ofrendas que Pablo había enviado junto a Tito.

Capítulo 10: Una vez cerrado el tema de las ofrendas, Pablo ahora se enfoca en la minoría de Corinto que todavía estaba en rebeldía. Estos lo habían criticado de diferentes maneras:

1- Que es fuerte en sus cartas pero en persona es poca cosa y tímido.

2- Que solo hace lo que hace por interés.

3- Que no era buen orador y sus prédicas no impresionaban a nadie.

Así que Pablo (iniciando en este capítulo) procede a enfrentarlos poniéndolos en su lugar y dándoles la forma correcta en la que los líderes cristianos deben manejarse, no confiando en su persona ni sus capacidades sino en el poder de Dios.

Hay que ser honestos y admitir que esto es una tarea difícil: todo el que se ve expuesto al contacto y liderazgo con cierto grupo de gente puede caer en la trampa de que los sumos se le suban a la cabeza y volverse orgulloso. Por eso el líder cristiano debe ser vigilante de estos asuntos y ponerle cuidado a lo que piensa de sí mismo. Después de todo no son nuestras capacidades sino que son las capacidades de Dios puestas en nosotros.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 311: 2 Corintios 4-7

Lee el libro de 2 Corintios capítulos del 4 al 7 (puedes leerlos dando clic aquí: 2 Corintios 4-7)

Notas de Estudio

Capítulo 4: A pesar de que alguna gente usa sus dones y ministerios para levantar su nombre y hacerse famosos, la verdad es que somos unas simples vasijas de barro en las que Dios ha puesto un tesoro incomparable. Brillar las vasijas, darle una apariencia externa para la atracción de todo el mundo no es el punto. El punto es que demos a conocer el tesoro que tenemos dentro. ¿No es buenísimo que a pesar de quienes somos Dios ponga un tesoro en nosotros? Eso es lo que tenemos que destacar y esa es la parte atractiva.

Cuando destacamos las vasijas y no el tesoro hacemos creer que Dios solo está en los buenos momentos, pero la realidad es que aún cuando tengamos preocupaciones, se nos persigue, nos quieren hacer caer, aún cuando sufrimos: Dios está ahí y su tesoro permanece. Aunque no se vea. ¿Importa lo que se ve? (v. 18) Lo que no se ve es que lo que tendrá permanencia.

Cuidado con lo que queremos mostrar.

Capítulo 5: Continuando con el tema de las “vasijas”, nuestro cuerpo es solo una “casa de campaña” puesta en esta tierra, un hogar temporal, y vamos camino a un hogar mejor puesto en el cielo junto y cercanos a Dios para ser ministrados por El directamente. Esta es la esperanza que nos hace estar firmes, y todo creyente debería alimentar su mente con eso, sin despreciar obviamente el tiempo en que vivimos. Pero si sufrimos y pasamos por situaciones difíciles, lo que preferimos es estar con el Señor, aún así esta vida es la oportunidad de presentar el mensaje y vivir una vida que agrade a Dios.

Capítulos 6-7: Aparte de hablar sobre sus sufrimientos como Apóstol, Pablo habla acerca de lo que conocemos como “yugo desigual” (o unión desigual), que viene de una ley que impedía que pusieras a un burro a trabajar la tierra junto a un buey, como el buey tiene más fuerza sofocará al burro y lo arrastrará hasta maltratarlo y/o matarlo, de ahí el nombre “unión desigual”, pero el enfoque dado es que un creyente no debería unirse en relaciones profundas (noviazgo, negocios, etc.) con no-creyentes. Es una posición un poco fuerte, pero si te fijas de donde viene el ejemplo esto no solo protege al creyente, sino al no creyente. Esto es parte de honrar a Dios en todo.

Pablo vuelve a los temas personales en el capítulo 7 y habla de la alegría que le infunde el hecho de que los corintios hayan cambiado de actitud al leer su carta anterior, a pesar de que los puso triste.

Tito junto a Timoteo, es uno de los referentes más fuertes del grupo de Pablo (una de sus cartas pastorales va dirigida a él), y formaba parte de los plantadores de iglesia que Pablo dirigía. Tito fue pastor de la iglesia en la isla de Creta, donde murió cerca del año 69 d.C.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 310: 2 Corintios 1-3

Lee el libro de 2 Corintios capítulos del 1 al 3 (puedes leerlos dando clic aquí: 2 Corintios 1-3)

Notas de Estudio

Introducción: En ninguna de las epístolas del Nuevo Testamento se revela tanto el corazón y las emociones del autor como en 2 Corintios. Timoteo había regresado a Éfeso contándole a Pablo que la iglesia todavía estaba en problemas, en parte por la llegada de “falsos profetas” (2 Corintios 11:13-15), probablemente judaizantes (creyentes que entendían que los cristianos estaban obligados a guardar todas las prácticas de la Ley Mosaica), pero también la carta anterior de Pablo, aunque había provocado arrepentimiento en la gran mayoría, le había ocasionado cierta tristeza y una minoría todavía seguía en rebeldía. Así que Pablo escribe esta carta para animar a los arrepentidos (aunque algunos con bajo ánimo) y para tratar de convencer a la minoría todavía rebelde de su autoridad como Apóstol de Cristo.

Capítulos 1-2: Después del acostumbrado saludo junto a unas cuantas palabras  de agradecimiento a Dios, Pablo procede con el contenido de la carta. El sufrimiento del que habla en 1:6-7 tiene que ver con cosas que sufrió durante su visita a los corintios, y del que habla en 1:8-11 es la experiencia casi mortal que vivió en Éfeso y que podemos leer en Hechos 19. Luego se dedica a defenderse por no haberlos visitado en un tiempo acordado, lo que provocó que algunos hermanos lo criticaran de “falso” por no cumplir con su promesa de visita. Hay una relación estrecha entre Pablo y los corintios pero también vemos que estos hermanos eran de carácter difícil, y si vemos el formato íntimo de la carta, es triste que el plantador de esa iglesia y Apóstol de Cristo tenga que estar defendiéndose de esa manera.
En 2:5-12 les pide a los hermanos que restauren a quien habían expulsado por orden de Pablo a causa de su pecado de inmoralidad sexual (como vimos en 1 Corintios se acostaba con su madrastra), ya era tiempo de que el hombre al mostrar arrepentimiento sea restaurado a la comunidad de fe.

Capítulo 3: Los falsos apóstoles que molestaban a los corintios habían producido cartas de recomendación. Pablo nunca sintió la necesidad de pedir recomendaciones. Las cartas de recomendación son ellos mismos los corintios, y las iglesias plantadas y produciendo discípulos en la Provincia de Asia. La transformación espiritual de estos creyentes era “credencial” suficiente para que Pablo no necesitase nada más.
La comparación que hace entre el ministerio de Moisés “escrito en piedras” y con una gloria que se desvanece, y el ministerio de Cristo escrito en el corazón de los creyentes y con una gloria que no desaparece, es muestra de la fuerza del trabajo del Espíritu en el corazón de cada uno de los que han aceptado al Señor.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 309: 1 Corintios 13-16

Lee el libro de 1 Corintios capítulos del 13 al 16 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Corintios 13-16).

Notas de Estudio

Capítulo 13: A pesar de que los dones son importantes, el camino más importante dentro del cristianismo es el amor. Ninguna práctica cristiana que no provenga del amor no proviene de Dios y por tanto su permanencia es efímera. Así que la Palabra nos insta a que antes de hablar en muchas lenguas, dar profecías acertadas, dedicarnos a conocer los planes secretos de Dios, debemos dedicarnos a amar como Dios. Siempre volveremos al mismo lugar: el amor.

Un ministerio cristiano que carece de esto es entonces un ministerio no-cristiano aunque lo que se haga sea muy cristiano. El amor permanece, los dones pasan.

Capítulo 14: Uno de los dones más controversiales es “hablar en lenguas”. Este don puede presentarse de dos maneras:

1- Hablar en un idioma extranjero verdades de Dios. En este caso un grupo que hable ese idioma debe estar ahí, sino es así entonces el que habla en lengua debe callar, pues estas palabras son para sí mismo. A pesar de esto, es muy difícil que un hablar en lenguas en idiomas conocidos pase si no hay quien la reciba.
2- Hablar en lenguas angelicales. En este caso Dios está edificando a la persona que lo habla o, en caso que haya otra persona en ese momento que tenga el don de interpretación, toda la iglesia resultará edificada. En caso que no haya nadie que lo interprete la persona que habla en lenguas debe callar, el Espíritu está hablando a su espíritu y no hay razón para hacer un desorden. Algunos dicen “no me puedo controlar el Espíritu me toma y no me queda de otra”, la Palabra dice “La persona que hable de parte de Dios podrá decidir cuándo hablar y cuándo callar.” (v. 32)

Esto es un punto controversial y constantemente vemos iglesias donde todo el mundo está hablando en lenguas y nadie interpreta causando tremendo desorden que se oculta detrás de “esto es el Espíritu”, pero la Palabra de Dios es clara: si no hay interprete cállense.

Capítulos 15-16: Uno de los puntos centrales del cristianismo es la resurrección de Cristo. Muchos pseudo-Cristos aparecieron y fueron asesinados pero lo que diferencia a ellos del verdadero Cristo es que este vino, murió por nuestros pecados pero resucitó para darnos garantía de vida. La resurrección es el motor que impulso a los primeros cristianos a arriesgar sus vidas por la predicación del evangelio. Algunos en la iglesia de Corinto no creían en la resurrección (por lo menos no que nosotros resucitaremos), Pablo les afirma que si no hay resurrección entonces lo que predicamos es falso, comamos y bebamos, dediquemos nuestra vida al azar porque mañana moriremos. Todo creyente de Cristo debe tener muy pendiente la realidad de la resurrección.

El capítulo 16 son asuntos más personales dirigidos a la iglesia: la ofrenda para Jerusalén, planes de Pablo y algunos consejos finales (siempre importante tenerlos en mente), que incluyen prestarle atención a sus líderes.

La carta es firmada por el mismo Pablo que afirma que la escribió con su propia mano.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 308: 1 Corintios 9-12

Lee el libro de 1 Corintios capítulos del 9 al 12 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Corintios 9-12).

Notas de Estudio

Capítulo 9: Para los que dudan de la autoridad de Pablo como apóstol, la carta más profunda de referencia son los mismos corintios: el hecho de que ellos estén firmes en el Señor se debe al esfuerzo de Pablo y su equipo. Los que ejercían el apostolado tenían derecho a:

1- Ser recompensados por su servicio apostólico.
2- Tener una esposa y creyente.
3- No tener un trabajo secular y de esta manera dedicarse completamente al ministerio.

Aparentemente entre sus luchas por seguir a ciertos líderes y dividirse en base a eso, algunos habían señalado que como Pablo no era un verdadero Apóstol (quizás no como Pedro que caminó con Cristo) no tenía derecho a ser sostenido por la iglesia. A pesar de que Pablo había decidido no vivir según estos derechos (no era casado, trabajaba con sus propias manos para no recibir dinero de la iglesia), defendía que su premio eran ellos mismos y cada uno de los que habían de alguna u otra forma recibido el evangelio a través de él.

¡Qué triste que eso haya sucedido! ¡Qué triste que todavía hoy muchos creyentes andan en división agraviando a aquellos que le han sido de bendición!

Capítulos 10-12: Como preámbulo a la siguiente parte (cap. 11) el capítulo 10 Pablo toma como ejemplo al Pueblo de Israel, quienes a pesar de ser el pueblo elegido de Dios también habían participado en prácticas oscuras que reflejaban su contacto con los pueblos de alrededor o conductas que eran comunes entre ellos en Egipto pero que no habían dejado. Eso provocó que ninguno de los que salieron de Egipto pudiese entrar a la Tierra Prometida. De la misma forma los que participan de la Cena del Señor (una actividad instituida por Cristo para que recordemos lo que hizo por nosotros y que al mismo tiempo indica que tenemos comunión con El) deben tener cuidado de involucrarse en prácticas pecaminosas sexuales o en prácticas que tienen conexión con ritos idolátricos.

Algunos ponían como excusa el “yo soy libre para hacer lo que quiera” (11:23) y ¡claro que sí! pero no todo nos conviene, principalmente cosas que nos llevan a alejarnos de Dios.

Hoy en día es muy difícil encontrar a alguien que pueda decirnos a boca llena “Sigan mi ejemplo, como yo sigo el ejemplo de Cristo.” (11:1), pero era la forma en que se hacía discipulado: imitación. Los hermanos de la primera iglesia entendían este concepto y Pablo les pide que lo hagan: “estoy siguiendo a Cristo esa es la autoridad que tengo para decirles que me sigan a mi.”

Luego toca dos puntos:

1- Sobre el uso del velo, una práctica que ha caído en desuso en la iglesia aunque algunas todavía lo practican.
2- La Cena del Señor o Reunión de la Iglesia: debe ser un reflejo de lo que Cristo ha hecho en la iglesia, no una fiesta ni una juntadera sin propósito en la que los más privilegiados comen y los otros quedan con hambre sino un recordatorio de lo que Dios ha hecho.

El capítulo 12 es sobre los dones o capacidades especiales que el Espíritu da para la edificación de la iglesia. Es un tema al día de hoy controversial, porque algunas iglesias piensan que ya los dones han cesado pues su uso no es necesario en la iglesia de hoy, pero ¿cómo entonces se edifica la iglesia? ¿por qué algunos dones siguen en función (la enseñanza, el liderazgo, etc.) pero otros no? Es una respuesta que se dio cuando los dones que la gente usualmente tacha de sobrenaturales escaseaban (aunque todos son sobrenaturales), pero el hecho de que los dones que son más prácticos (servicio, sabiduría, etc.) estén significa que el Espíritu sigue derramando dones y una iglesia intencionada en que todos los dones se reflejen: los refleja.

Los dones no son para edificación personal sino para edificación de la iglesia, son variados y diversos y todos son importantes, no hay uno más importante que otro, aunque unos son más visibles que los demás.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 307: 1 Corintios 5-8

Lee el libro de 1 Corintios capítulos del 5 al 8 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Corintios 5-8).

Notas de Estudio

Capítulos 5-6: Lo que los corintios estaban tolerando (que un hombre estuviese acostándose con su madrastra y públicamente, lo sabemos porque llegó a los oídos de Pablo) era pena capital en el Imperio Romano y la persona podía ser llevada a la muerte. Es obvio que a cualquier persona le sorprendería que una actitud como esta sea tolerada en la iglesia. Pablo (obviamente enojado de asombro) habla de “entregarlo a Satanás”, ¿que significa eso? ¿cómo un apóstol, líder de la iglesia habla así? ¿no se supone que los creyentes deben tener amor?

A lo que Pablo se refiere es que se saque a esa persona de en medio de la Iglesia como una forma de que sepa que sus actos no son apoyados ni endorsados por los creyentes (esta persona por sus actos ya estaba fuera del cuerpo de Cristo así que era solo cuestión de que se notara), esto obviamente lo pondría triste y en la posición de recapacitar sobre sus actos, como veremos más adelante que paso volviendo Pablo a escribirles al respecto pero esta vez para que lo reciban entre los creyentes.

Pablo les insta a los creyentes a no involucrarse con gente que se llama creyentes pero sus actos inmorales dicen lo contrario.

Sus posiciones son fuertes, pero es lo que dice.

Algunas iglesias han optado por usar esto para sus procesos disciplinarios y expulsan  de sus instituciones a creyentes que cometen ciertos actos. Están en la libertad de hacerlo pero no hay necesidad de esto al menos que sean casos muy extremos en donde no hay muestra de arrepentimiento de la persona, como pasaba aquí en Corinto. En ese caso, muchas veces no existe ni la necesidad de expulsarlos, la persona al ser confrontada decide seguir con sus actos (¿se entrega a sí mismo a Satanás?) y muchas veces vuelve, sabiendo que necesita restauración.

Otro de los casos que se veía en Corinto (sí, eran gente problemática): los hermanos eran incapaces de resolver los problemas personales que surgían entre ellos, así que los resolvían en la corte. Para ser abordado en una carta a toda la iglesia (y cuando decimos “iglesia” no imaginemos un grupo de personas que se reúne en el mismo lugar sino en diferentes grupos que hacían reuniones en casas y otros lugares) es que aparentemente los casos eran muchos, así que se les exhorta a que maduren y tengan la capacidad de resolver los conflictos entre ellos mismos sin hacer pleitos delante de los no creyentes.

Cuando una iglesia está dirigida por la falta de amor entre los creyentes, las mismas divisiones que hay en cuanto a qué líder se sigue se proyectan hacia los mismos discípulos que se llaman miembros de esa congregación, provocando que haya disputas irreconciliables pero que al mismo tiempo los creyentes sean capaces de aliviar la tensión, porque son ciegos a causa de la división.

Eso no debe suceder entre nosotros.

Capítulos 7-8: Las recomendaciones de Pablo en su primera carta (carta que no tenemos sino que solo conocemos por referencia) habían provocado una respuesta tácita de los creyentes en Corinto “¡Ah! es mejor no tener relaciones sexuales…”. Aparentemente estos creyentes no imaginaban un escenario sexual en el que las orgías, el adulterio y la fornicación no fueran ingredientes comunes. El Apóstol aconseja a que tampoco se debe llegar al otro extremo: SI AL SEXO pero en el contexto del MATRIMONIO.

Dentro del pasaje vemos que es muy fuerte la idea de la pronta venida de Cristo, por lo que Pablo prefería que la gente no se casara sino que se dedicara a una vida de completa entrega al Señor, entendiendo que esa es su recomendación personal no la de Cristo, y que también era una idea irrealizable para muchos, poniéndolo en diferentes escenarios.

El capítulo 8 se enfoca en algo que ya tratamos en el Día 305, dar click aquí para verlo: Romanos 13-16

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 306: 1 Corintios 1-4

Lee el libro de 1 Corintios capítulos del 1 al 4 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Corintios 1-4).

Notas de Estudio

Introducción: La carta a los corintios (los habitantes de Corinto) fue escrita por Pablo probablemente unas semanas antes de Pentecostés, en la primavera del año 56 d.C. Pablo plantó esta iglesia en su segundo viaje misionero con la ayuda de Priscila y Aquila, y luego enviaron a Apolo (Hechos 18-19) que tuvo un poderoso ministerio allí. Esta carta, que conocemos como “Primera de Corintios” es la segunda carta que Pablo le escribió a esta iglesia, ya él había escrito una primera carta enfocándose en el tema de la inmoralidad sexual (ver 1 Corintios 5:9) y de la que lamentablemente solo tenemos referencia. El motivo de esta segunda carta es tratar las divisiones que había en la iglesia, relaciones incestuosas entre algunos de sus miembros, instrucciones sobre la cena del Señor, los dones del Espíritu y ciertas confusiones que habían alrededor del tema de la resurrección.

Es la carta más literaria de Pablo de las que tenemos en la Biblia y usa una variedad de estilos (ironía, sarcasmo, preguntas retóricas) con el fin de llegar a su punto. Como se darán cuenta la iglesia en esta ciudad era una iglesia problemática, pero son los problemas que surgen en las iglesias en ciudades cosmopolitas.

¡Leamos y aprendamos!

Capítulos 1-4: Siempre me ha llamado la atención de que, a pesar de los serios problemas que había en la iglesia de Corinto, Pablo los aborda como hermanos en Cristo que han sido transformados y que todo lo tienen en El. Si comparamos esta introducción con de Gálatas (que veremos en unos días si sigues esta lectura en orden) te darás cuenta que con los Gálatas fue mucho más fuerte, quizás la iglesia de Galacia era una iglesia más fuerte en el sentido moral pero se habían vuelto religiosos, confiando más en sus obras que en la obra de Cristo, los Corintios eran más débiles en el sentido moral, pero confiaban en la obra de Cristo y esto es una gran diferencia.

Ahora, si hay algo en que estaban fallando era en las divisiones que se provocaron en la iglesia a causa del seguimiento a hombres. Una realidad que no ha cambiado en los últimos… 2000… años. Pablo advierte que ningún creyente debe poner los ojos en ningún hombre ya que solo Cristo murió por ellos en la cruz por tanto nadie merecía que sus ojos fueran puestos en ellos. La última parte del capítulo (1:18-31) Pablo advierte sobre la confianza en la sabiduría y capacidades humana, que era una de las razones de la división: básicamente quién era mejor predicador o quien tenía más poder. Apolos era un hombre muy elocuente, los mensajes de Pedro traían a miles a Cristo, Pablo era un hombre de poder pero aparentemente su voz era rara y, aunque con mucho conocimiento, su oratoria no era muy buena, los mismos corintios lo acusaron de “ser mejor en cartas que en persona”, ¡uff! Y él mismo les advierte: delante de Dios ni ser más elocuente, ni tener más autoridad, ni tener más poder, es suficiente. Si alguien se gloria que lo haga de Cristo y no de sus capacidades. Creo que hoy MAS QUE NUNCA debemos prestarle atención a esto.

Los corintios eran griegos, de hecho Corinto era una importante ciudad griega por su arte y arquitectura, y como toda ciudad griega la filosofía y las discusiones “profundas” eran importantes. Pablo se defiende en los primeros versículos del capítulo 2 para luego pasar a hablarnos de lo “necia” que es la sabiduría humana, ya que solo conoce en parte mientras que Dios conoce todo. Su sabiduría es superior y está disponible para quienes tienen el Espíritu de Cristo. Nos recuerda que “El principio de la sabiduría es la reverencia a Dios.” Proverbios 1:7 (PAR)

La cuestión de las divisiones y el tomar partido solo revela una cosa: no han madurado como creyentes y todavía viven conforme al mundo (3:2-3)

¿Cómo entonces debemos tratar a nuestros pastores, líderes y maestros? Como siervos de Cristo. La gloria: solo a DIOS.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™