Día 295: Hechos 1-4

Lee el libro de Hechos capítulos del 1 al 4 (puedes leerlos dando clic aquí: Hechos 1-4).

Notas de Estudio

Introducción Al Libro: Hechos es la continuación ideal a los evangelios, ya que narra aspectos importantes de los primeros 30 años de la iglesia después de la ascensión de Cristo. El autor nunca menciona su nombre, aunque por la conexión con Teófilo y la mención de su primer libro (Hechos 1:1) podemos deducir que fue Lucas, quien como acompañante de Pablo en muchos de sus viajes, cambia de tercera a primera persona cuando se habla de los viajes y las situaciones en que estuvo presente. Tradicionalmente la iglesia lo ha reconocido así, desde el primer siglo. El enfoque del libro es el trabajo del Espíritu Santo en el avance de la iglesia, llevándonos a través del crecimiento, dinámica, vidas, prácticas, pero también problemas, persecución y el choque que en algunos momentos causaba las nuevas ideas de este movimiento en el mundo antiguo. La primera parte del libro se enfoca mayormente en la historia de la iglesia bajo el liderazgo del Apóstol Pedro, para luego pasar a enfocarse en la vida y ministerio del Apóstol Pablo en sus viajes de plantación de iglesia.
La fecha aproximada de su escritura es el año 63 d.C., antes de la muerte de Pablo.

Capítulo 1: Es importante notar que los últimos días estuvo con sus discípulos (el libro dice “apareció varias veces” 1:3, dándonos a entender que era de forma intermitente), Jesús se dedicó a darle información importante sobre el Reino y la necesidad de que esperasen el Espíritu Santo. Esta información sería central en el movimiento y papel de la iglesia en el futuro. Jesús asciende y los discípulos ya están dispuestos a accionar: eligen al que tomaría el lugar de Judas (no el sucesor, ya que Judas cayó en desgracia), este sería Matías quien también estuvo con Jesús.
“Entonces echaron suertes…” (1:26): era la costumbre orar, y luego buscar alguna forma de “echar suerte” (como tirar una moneda hacia arriba, por ejemplo) confiando que, lo que saliera, era lo más conveniente.
Fuera de Pedro, Juan y Santiago (que fue el primero en ser asesinado de los apóstoles) ninguno de los apóstoles es mencionado de nuevo por su nombre en Hechos, así que no tenemos mucho detalle del papel individual que jugó cada uno en el avance de la iglesia. Sabemos que después de la persecución en Jerusalén, algunos salieron a predicar a sitios distantes (como Tomás que plantó la iglesia en la India), pero fuera de menciones de autores de los primeros siglos de nuestra era o de narraciones tradicionales no sabemos mucho de estos hombres.

Capítulo 2: Pentecostés marca el inicio formal de la iglesia, bajo la influencia del poder del Espíritu Santo. Una de las marcas del Pentecostés fue que los 120 que estaban reunidos en el “Aposento Alto” (como tradicionalmente se le conoce a la habitación donde estaban) empezaron a hablar en otras lenguas, estas lenguas no son las lenguas que se oyen hablar en iglesias carismáticas y pentecostales, sino que eran los idiomas de todos los que estaban en Jerusalén para la fiesta ese día (Pentecostés era una fiesta importante y muchos hombres peregrinaban a Jerusalén para su celebración, no solo de Judea sino de algunas partes del imperio).
Pedro toma la palabra y ¡wow! este es otro Pedro. Su “predica” es una confrontación a la multitud y muchos aceptan al Señor ese día.
Tan importante como Pentecostés en este capítulo es el estilo de vida que la iglesia adopta: comunitario. Son una comunidad, tenían todas las cosas en común, y había interés en aprender las enseñanzas de los apóstoles mientras comían y oraban juntos. Quizás hoy no podemos tener “todas las cosas en común” en la forma en que ellos la tenían por las dinámicas de la sociedad actual, pero si podemos compartir con mucha emoción durante las comidas y en oración las enseñanzas de la Palabra de Dios. ¡Leña!

Capítulos 3-4: Los eventos que siguieron a la formación de la iglesia como una comunidad importante en Jerusalén, empiezan a poner en problema a algunos de sus líderes. Pedro y Juan parecen heredar los conflictos de Jesús con los líderes religiosos, quienes a este punto ya deben considerar la Iglesia como una amenaza.
Pero, la reacción de la iglesia ante la amenaza, persecución es impresionante. Los discípulos oran pidiendo que Dios les de valentía (4:29-30), no oran pidiendo que quite la prueba o que les de mejores situaciones bajo las cuales predicar: oran por valentía. Ejemplo que debemos de seguir.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 294: Juan 20-21

Lee el libro de Juan capítulos del 20 al 21 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 20-21).

Capítulo 20: Ahora sí, hablemos de las diferencias entre las narraciones de la resurrección en los evangelios:
• Mateo 28-1-15: las mujeres llegaron y vieron como un ángel descendió, corrió la piedra, se sentó sobre ella y se desmayaron los guardias. Yendo de camino a donde el ángel las envió se encontraron a Jesús, a quien reconocieron de inmediato y adoraron, abrazando sus pies.
• Marcos 16:1-8: Las mujeres llegaron a la tumba y encontraron que la piedra (el motivo más grande de su preocupación) estaba corrida, entraron a la tumba (este elemento no está en Mateo) y desde ahí el ángel les dio las instrucciones de que se dirijan a Galilea para encontrarse con Jesús. A diferencia de Mateo no lo encontraron de camino.
• Lucas 24:1-12: Las mujeres llegaron a la tumba, la piedra estaba corrida, entraron y al ver la tumba vacía se sorprendieron. Seguido de esto dos hombres con ropas resplandecientes (en las otras narraciones es sólo uno) les anunciaron que Jesús había resucitado. Al llegar, contaron a los discípulos y Pedro salió corriendo para entrar a la tumba y comprobar si esto era cierto. Tanto en la narración de Lucas como en la de Marcos, las mujeres no ven a Jesús en el área de la tumba.
• Juan 20:1-18: Juan no se detiene a explicarnos que la mujeres estaban de camino, sino que nos dice que María Magdalena llegó a la tumba (ella sola), la piedra estaba rodada y corrió para buscar a Pedro y al “discípulo… a quién Jesús amaba” (v. 2) para avisarles que habían robado el cuerpo de Jesús. Los dos (no solo Pedro) salieron corriendo, Juan (como era más joven) llegó primero pero no entró a la tumba, Pedro llegó último y sí entró, y vio que los lienzos estaban allí, incluyendo el que estaba en la cabeza de Jesús, este había sido cuidadosamente doblado. María llora fuera de la tumba, y cuando se da cuenta que quien la habla es Jesús intenta abrazarlo pero Jesús no la deja, y les manda a buscar a los demás discípulos para confirmarle que él había resucitado. Juan incluye la narración de la duda de Tomás (Jesús iba apareciendo progresivamente a sus discípulos).
¿Qué les parece?
Para algunas personas estas aparente contradicciones entre los pasajes es un motivo de gran duda, pero es la forma natural en que toda historia es contada, las personas que las narran, si no la han vivido, cuentan desde el punto de vista de quien recibieron la información (que pudo ser un segundo o un tercero). Eso no hace el relato mentira sino que nos deja ver como cada persona que lo vivió (tomemos en cuenta la confusión, el miedo, las preguntas, que pueden surgir en un evento como este) nos narra lo que entiende fue lo que pasó.
El hecho de que, a pesar de esto, continúen en nuestras Biblias es un ejemplo de la veracidad de estos hechos y que no hay la intención de “editar” poniendo a un lado la humanidad de los testigos.
Creo que este es un buen tema para comentar en grupo aquí mismo, ¿quién se anima?
Capítulo 21: A pesar de que Jesús había aparecido a los discípulos (apareció a ellos durante unos 40 días después de su resurrección de manera intermitente) todavía no había ascendido y todavía no les hacía sentido a ellos cuál sería el siguiente pasó. Es en este contexto que Jesús aparece nuevamente a 7 de sus discípulos quienes (aparentemente aburridos) deciden ir a pescar. Es la oportunidad que Jesús aprovecha para poner las cosas en clara con Pedro, quien lo había negado tres veces y a quien obviamente el hecho le había afectado. Todo el contexto de “¿Me amas? … “Sí… te quiero” es la parte que se usa para reivindicar a Pedro. Finalmente “el discípulo amado” se revela como el que ha escrito “estas cosas”.
 Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 293: Juan 16-19

Lee el libro de Juan capítulos del 16 al 19 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 16-19).

Capítulo 16: “Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” (v. 33) Es un versículo que muchos cristianos pasamos por alto. Jesús no nos promete flores y una vida sin entaponamientos y sin compañeros malvados, es claro desde el principio, y es lo que hace en este capítulo. Las aflicciones del mundo son enfrentadas con esperanza: “Jesús ha vencido al mundo”. Eso significa dos cosas:
1- Todo el sistema del mundo caerá en el futuro, todas las cosas serán dadas al Hijo al final de los tiempos y su Reino no tendrá fin (Isaías 9:7).
2- Pero no tenemos que esperar hasta el fin: Jesús demostró con su estilo de vida que es posible vencer al mundo y vivir contracorriente, y que esa vida es más satisfactoria que la vida en el sentido del mundo.
Si tomamos en consideración esas cosas, las “pruebas y tristezas” serán temporales, en lo que nos desconectamos del mundo, una vez desconectados del mundo entonces habremos vencido así como Cristo venció. El Espíritu nos ayuda en esa tarea (vs. 5-15), debe ser la tarea de todo creyente orar por el Espíritu Santo sobre su vida.
Capítulo 17-19: El capítulo 17 contiene una impresionante oración de Jesús por sus discípulos, los que estuvieron con El, pero también por nosotros los que en ese momento seríamos los futuros discípulos (v. 20). Constantemente menciona en la oración que no somos de este mundo, y debemos tomar en consideración esto para preguntarnos: ¿cómo y de qué formas estoy atado al mundo? ¿cómo puedo deshacerme de esas ataduras? ¡Jesús ora para que no seamos influenciados por el mundo! Hay un poder que se pone en acción cuando se ora, y Jesús hace eso por nosotros. Ya tienes la oración, ahora: acciona.
Los capítulos 18-19 nos llevan al arresto, juicio y muerte de Jesús. Juan enfoca una cantidad importante de versículos a la conversación de Pilato con Jesús, es como si él hubiese estado en el pretorio (la residencia del gobernador). Es cómico porque Pilato entendía que Jesús estaba en sus manos, mientras que Jesús (atado, semi-desnudo, golpeado) que parece estar en una posición de desventaja le dice: “No tendrías ningún poder sobre mí si no te lo hubieran dado desde lo alto.” (19:11) Aunque Pilato trató de ponerlo en libertad no pudo: el mismo poder que se le dio para juzgarlo no se le dio para dejarlo en libertad, era necesario que estas cosas pasaran. “El discípulo amado” (19:26) es el mismo Juan. Había una forma antigua de insertar al autor en libros como este, Marcos lo hace y Juan También. Él se llama a sí mismo “el discípulo al que Jesús amaba” o “el discípulo amado” dándonos una pista de quién podría ser.
Los aspectos íntimos de la descripción de Juan de estas últimas horas de Jesús son importante para completar los hechos que habíamos ya visto en los otros evangelios. “Completar” es una palabra importante, ya que creemos que eso es precisamente Juan quería hacer: escribir lo que no se había escrito y que ya llevaba algunos años leyéndose en muchas de las locaciones de la primera iglesia.

 Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 292: Juan 12-15

Lee el libro de Juan capítulos del 12 al 15 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 12-15).

Capítulos 12-13: “Seis días antes de que comenzara la celebración de la Pascua…” (12:1) es una parte importante en esta sección, nos dice que en sólo 6 días Jesús será entregado y crucificado. Algo inimaginable para sus seguidores, a pesar de que lo anunciara constantemente, ya que estaban justo en el clímax del ministerio de Jesús: en Jerusalén, y con el milagro más grande presenciado a la vista de todos: la resurrección de Lázaro. A diferencia de los otros evangelios, el Apóstol Juan dedica una sección más amplia a los últimos días de Jesús enfocándose en conversaciones íntimas con los discípulos. Estos capítulos (12-13) narran los eventos al inicio de esos seis días y de la última cena, para luego pasar a consejos enseñanzas de Jesús a sus discípulos dadas la noche en que fue entregado. El ser ungido por María, la hermana de Lázaro, en su casa es el inicio de la semana de la pasión, seguido por la entrada triunfal y por la Última Cena. Como ya vimos en Lucas 10 la actitud de las dos hermanas (Marta y María) ante Jesús, aquí Marta sirve (12:2) mientras que María adora (12:3). Otra vez: ¿Qué somos: Martas o Marías?

Juan es el único que narra el lavado de pies de Jesús a sus discípulos, una verdadera señal de humildad (el lavado de pies era reservado solo para siervos y se hacía a invitados que considerabas especiales). Aún en el día de hoy, cuando la gente usa medias con zapatos cerrados en vez de sandalias, y camina por calles y aceras pavimentadas en vez de senderos polvorientos, lavar los pies de cualquier persona es una tarea… interesante. Pero es la enseñanza de Cristo para todos los que le siguen y tienen una profunda intimidad con El: si quieren ser líderes deben servir, deben ser el último para ser los primeros… algo que deberíamos tener muy en cuenta hoy en día.

Capítulo 14: Aquí inicia la conversación más íntima de Jesús con sus discípulos. Esta conversación no es sobre el final de los tiempos, sino sobre Jesús, su relación con el Padre y eso debía servir como patrón para sus discípulos y los discípulos de sus discípulos hasta que El volviera. Esto no es solo íntimo sino REVELADOR, mira:

“Señor, muéstranos al Padre…” (v. 8)

“¡Los que me han visto a mí han visto al Padre!” (v. 9)

Muchas de las cosas que Jesús decía a sus discípulos en ese momento eran difíciles de aceptar, de recibir, de ver, pero entenderían más adelante. El Espíritu Santo ayudaría en esto.

“Si me aman, obedezcan mis mandamientos.” (v. 15) para el cristiano contemporáneo esto es difícil de digerir, amor a Dios es igual que obediencia. Nos hemos enfocado tanto en “gracia como opuesta a obras”, que no vemos plausible el hecho de que hay obras que son necesarias: como practicar las cosas que El mandó.

¿Dónde vemos lo que El nos mandó?

Eso requerirá continuar haciendo lo que hemos estado haciendo: mirar fijamente la vida y enseñanzas de Jesús en su Palabra. El resultado de ese estilo de vida es “paz en la mente y en el corazón.” (v. 27).

Capítulo 15: Entre esos mandamientos está la PERMANENCIA. Es muy fácil distraerse y desconectarnos de Dios. Es casi diario que saliendo de nuestras casas después de una oración, breve o larga, y un tiempo devocional, no volvamos a “conectarnos” con Dios hasta que oramos por la comida al mediodía. Jesús nos dice: mi “secreto” es que permanezco en el Padre, hagan lo mismo.

El resultado de eso es que: “pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!” (v. 7). Hay un daño colateral: es posible que el mundo nos odie, no pertenecemos a él. Pero el Espíritu Santo nos dará la fortaleza y nos defenderá en caso que sea necesario.

 Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 291: Juan 8-11

Lee el libro de Juan capítulos del 8 al 11 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 8-11).

Capítulos 8-9: Los primeros versículos del capítulo 8 (1-11), específicamente la historia de la mujer sorprendida en adulterio, no aparecen en los manuscritos más antiguos. ¿Por qué entonces está en nuestras Biblias? Por el hecho de que gran cantidad de los manuscritos de fecha posterior lo contienen, aunque en partes distintas.
Es interesante que el capítulo inicia con las autoridades queriendo apedrear a una mujer sorprendida en adulterio y termina con las mismas personas tratando de apedrear a Jesús. La historia que aparece en esos versos tiene mucho de qué comentar, pero por el espacio que tenemos aquí solo señalaremos que aunque muchos pensamos que tenemos potestad de señalar a los que consideramos más pecadores, nuestro pecado nos pone en jaque, es el pedazo de palo en nuestro ojo del que tenemos que deshacernos si queremos señalar o juzgar a otros. Si puedes y cuando puedas: inicia tu proceso de juzgado.
Jesús no solo se ofrece como el Pan de Vida (cap. 6) sino como la “Luz del Mundo” (8:12), también se llama a sí mismo “la Verdad” que puede hacernos libres. Esto es obvio que perturba a la gente que lo escuchaba. Si pensamos que las enseñanzas de Jesús eran (y son) fáciles de digerir entonces deberíamos leer otra vez, y si a segunda lectura todavía no la vemos escandalosas: entonces leer otra vez, y repetir. No es para complicarnos la vida, pero sus enseñanzas van en contra de todo patrón religioso con el que podamos sentirnos cómodos, y esto hacía que a la gente le perturbaran sus enseñanzas y acciones.
El milagro del que leemos en el capítulo 9, en el que parece que ya era como intencional la cosa de que Jesús sanara haciendo que ciertos sanados hicieran algún tipo de acción en el día de reposo, pone a Jesús otra vez en conflicto con las autoridades. Estas conversaciones eran necesarias: ellos necesitaban entender que un acto de amor (como sanar a gente con condiciones físicas de toda la vida) estaba por encima de un acto de religión.

Capítulo 10-11:
 Jesús pasa de meras afirmaciones a afirmaciones más directas: ahora se revela como el Hijo de Dios, no “el hijo de Dios” sino “EL HIJO de Dios”.
Pasamos a la resurrección de Lázaro:
Juan ubica este evento como el que hace que los judíos definitivamente quieran matar a Jesús. A estos religiosos no les interesa explorar y ver si estas señales vienen de Dios, su interés es preservar el status quo religioso, manteniendo a la gente contenta con sus reglas y sus cultos. Esta es otra parte que debe confrontarnos.
El pasaje es altamente emocional, ya que nos revela el amor de Jesús por Lázaro (“Jesús lloró.” 11:35) pero también el aprecio de toda la familia por Jesús. Otra cosa que se ve clara es que esta familia, discipulado por Jesús, tiene un entendimiento y una “doctrina” clara sobre la resurrección y el final de los tiempos. Es lo que Marta usa para consolarse, pero Jesús le dice: “No es después… ¡es ahora!” y “El que cree en mi no morirá Jamás… aunque esté muerto ¡vivirá!” ¡Uff! La muerte no puede con aquellos que conocen a Jesús.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 290: Juan 4-7

Lee el libro de Juan capítulos del 4 al 7 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 4-7).

Juan 4: La mujer samaritana representa una historia opuesta a la de Nicodemo:

• Contrario a Nicodemo: no sabemos el nombre de la Samaritana.
• La reputación de Nicodemo como líder religiosos era seguramente excepcional, la reputación de la samaritana era dudosa.
• Nicodemo ve a Jesús de noche, pero el encuentro de ella con Jesús (aunque fortuito) es durante el día.
• No sabemos en qué paró la conversación de Jesús con Nicodemo, sabemos que la conversación de Jesús con la Samaritana terminó con muchos samaritanos creyendo que Jesús era el Mesías.
Es importante señalar que la conversación de Jesús con la samaritana ronda alrededor de cuál es el lugar dónde se debe adorar. Los samaritanos (que eran/son israelitas ligados con otras razas desde tiempos del cautiverio Asirio) tenían una especie de judaísmo sincretizado con otras religiones y su centro de adoración era el monte Gerizim. Los judíos entienden que el centro de adoración es en Jerusalén. Jesús le aclara diciendo que, aunque los judíos tienen la razón en cuestiones religiosas, ya la hora llegó en que ni aquí ni allá, ni en un lugar ni en otro, sino “en espíritu y verdad”, el lugar es en la vida de adoradores sinceros que lo hagan con “todo el corazón, todo el alma y toda las fuerzas.”
Esta es de las pocas ocasiones en que Jesús se revela a sí mismo como el Mesías (v. 26) y no manda a que callen el asunto.

Capítulo 5:
 En este capítulo inicia “el ciclo de festivales” (caps. 5-10) donde vemos a Jesús interactuando en diferentes fiestas judías al mismo tiempo que estas interacciones ocasionan conflicto entre El y las autoridades religiosas. El ciclo comienza con Jesús sanando un hombre en durante uno de los festivales de Jerusalén, y el conflicto inicia con el hecho de que Jesús sana a este hombre durante un día de reposo y le ordena a que cargue su cama (8-10), cuando estaba estrictamente prohibido hacer cualquier tipo de esfuerzo durante ese día. Esta controversia llega al punto en el que líderes judíos acusan a Jesús por blasfemia por decir que continúa la obra de Dios (v. 18) cuando en Génesis 2 se dice expresamente que “el séptimo día, Dios ya había terminado su obra de creación, y descansó de toda su labor.” (Génesis 2:2 NTV) Esto provee una oportunidad de que Jesús defienda su ministerio y enumere las evidencias de su identidad.

Capítulo 6: 
El milagro de la multiplicación de los panes pone a Jesús en conflicto con un grupo de personas que tenían como intención seguirle. Conociendo sus corazones Jesús pone las cosas en claro: “… ustedes quieren estar conmigo porque les di de comer, no porque hayan entendido las señales milagrosas. No se preocupen tanto por las cosas que se echan a perder, tal como la comida. Pongan su energía en buscar la vida eterna que puede darles el Hijo del Hombre.” (vs. 26-27)
Esto nos debe hacer reflexionar:
¿Por qué seguimos a Jesús? ¿Lo buscamos por quien es y por las cosas eternas o como un benefactor de las cosas materiales del presente? ¿Queremos algo de El o lo queremos A EL?
A pesar de que afirmaron que querían seguirle y conocer “esa obra”, son escandalizados cuando Jesús se ofrece como ese pan (literalmente les dice que deben comer su carne), y lo acusan de ponerse por encima de Abraham y de Moisés. Esto, junto a alguna de sus afirmaciones escandalizó a algunos de sus discípulos (como nos hubiese escandalizado a nosotros si hubiésemos escuchado esas afirmaciones sin cierto marco conceptual que tenemos del cristianismo) y algunos dejaron de seguirle.

Capítulo 7:
 Galilea era un lugar más seguro para Jesús que Judea, infestada de líderes religiosos que tramaban su muerte. Los hermanos de Jesús (sí, Jesús tenía hermanos: Judas y Santiago, los que escribieron las cartas que veremos más adelante y que forman parte del NT era dos de ellos) lo motivaban a que se diera a conocer, pero era que no creían en él. Era el Festival de las Enramadas (o Festival de los Tabernáculos) donde la gente vivía en casas de campaña hechas de ramas o piel u otro material, recordando que sus antepasados vivieron en el desierto y que Dios los sostuvo en ese tiempo, pero también orando por agua. Es en ese tiempo de oración por agua para tener buena cosecha que Jesús ofrece “agua viva”. Sus afirmaciones causan división entre la gente.
No podemos pasar por alto que en Juan vemos a un Jesús más personal, y vemos muchas de sus emociones de maneras más evidente que en los otros evangelios.


Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 289: Juan 1-3

Lee el libro de Juan capítulos del 1 al 3 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 1-3).

Introducción Al Libro: Entramos al Evangelio Según San Juan, el último en la lista de los evangelios y también el último en ser escrito, y muy diferente a los evangelios sinópticos (los tres anteriores). Escrito entre los años 70 d.C. (año de la destrucción del templo) y 100 d.C. (año de la muerte del Apóstol Juan), probablemente en el año 90 d.C. Algunos datos que apoyan su fecha de escritura son:

• El uso de referencias al Mar de Tiberias (el mismo Mar de Galilea a pero un nombre que le fue dado a final del primer siglo);
• La confesión de Tomás “mi Señor y mi Dios” (20:28) probablemente una frase en contra de la adoración al emperador Domiciano;
• La referencia al martirio de Pedro (21:19) quien murió en el año 65 d.C.
• no hay referencia a los fariseos, quienes dejaron de ser un grupo religioso judío después del 70 d.C;
• La cristología de Juan es superior a la de los otros evangelios y ya aquí se habla de Jesús como Dios.

Creemos que su audiencia era principalmente el mundo Greco-Romano en Éfeso y sus alrededores (Juan fue pastor en Éfeso), de ahí que explica muchas de las costumbres judías. Y está claro que el fin de este evangelio (más que mostrar los milagros, predicaciones o parábolas de Jesús) es exaltar la persona de Cristo con énfasis en su deidad.

Capítulo 1: Este es el prólogo del libro: no inicia con genealogías o referencias al nacimiento de Jesús sino con un pasaje paralelo al principio de Génesis (puedes comparar para que notes las conexiones), presentándonos a Jesús como la Palabra que se hizo carne (algunas de nuestras versiones usan “Verbo”, una traducción influenciada por las primeras versiones en Latín del Evangelio, pero es “Palabra”), preexistente, y quien culmina el plan de Salvación de Dios. Antes de Jesús este plan incluía la ley dada a través de Moisés, Dios habitando entre su gente en el Tabernáculo y el ministerio de Juan el Bautista. “En el principio la Palabra ya existía… Dios creó todas las cosas por medio de El.” (vs. 1, 3) y en Génesis leemos: “Entonces dijo Dios…” (Génesis 1:3)… Juan nos está diciendo que quien ejecuta la creación es la Palabra (Jesús). “Luz… oscuridad.” (Juan 1:5), sigue prestando temas de Génesis 1. Está claro que lo que Juan quiere probar es que Cristo ha estado con Dios desde el principio.

Los relatos que el apóstol hace de Juan el Bautista son testimonios del mismo profeta a algunos de sus discípulos, el Apóstol Juan era uno de los discípulos de Juan el Bautista y es por esto que da descripciones más íntimas del testimonio que da sobre Jesús.

Capítulo 2: el primer milagro de Jesús (y que solo aparece en este evangelio) es en una boda en Caná de Galilea. Las bodas judías eran eventos comunitarios que en ocasiones duraban algunos días. Es muy probable que María, la madre de Jesús, haya sido muy cercana a la familia en la boda ya que se dio cuenta que ya no había vino mientras que el maestro de ceremonia no tenía idea de que se había acabado (por su afirmación lo sabemos). Aunque este es su primer milagro, es muy probable que María se haya dado cuenta del poder que provenía de Jesús. En ninguna manera, como algunos quieren afirmar, este pasaje revela que María esta elevada a algún tipo de nivel intercesivo entre Jesús y nosotros.

Inmediatamente después vemos que Jesús despeja el templo en Jerusalén, evento que en los otros evangelios colocan al final. Esto tiene que ver con tres razones, solo una de las cuales es cierta:
1- O Juan escribió los eventos durante los últimos meses de Jesús.
2- O el Evangelio no está escrito de manera cronológica.
3- Las pascuas que son mencionadas en Juan (unas tres veces) son diferentes pascuas una por cada año del ministerio de Jesús y la última (siendo una cuarta) que es en la que el muere.
La primera y la tercera son las más probables.

Capítulo 3: Este es uno de los capítulos más famosos de la Biblia, especialmente por el versículo 16, que en la versión más conocida en español dice:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Y la mayor parte del pasaje es el encuentro de Jesús con Nicodemo, quien tiene un interés en Jesús pero por su condición como líder religioso y fariseo (la “denominación” religiosa más rajatabla de los judíos en la época) se acerca a Jesús en la noche. Jesús va a lo profundo con él, hablando de nacer de nuevo, y del Espíritu, y de gente que nace del Espíritu, lo que hace que lo confunda. Aunque para nosotros está claro lo que es nacer del Espíritu y “del agua” (que es una obvia referencia al bautismo en agua y al bautismo del Espíritu Santo), para Nicodemo era materia nueva. Esto de “nuevo nacimiento” ha llegado a ser una terminología importante entre los creyentes.
Esto de que el Hijo del Hombre debe ser levantado (v. 14) es la primera de tres  referencias en este evangelio que Jesús hace a su crucifixión.
Los siguientes versículos (22-36) son una de las referencias más importantes de “sucesión” (aunque no es precisamente lo que está pasando, es más un “paso de bastón”) que se hace en la Biblia. Y consideramos que los líderes cristianos deberían prestarle mucha atención a esto. Mientras los discípulos de Juan el Bautista están preocupados porque Jesús está atrayendo más gente y también estaba bautizando (de hecho “todos van a él en lugar de venir a nosotros.” v. 26), la respuesta de Juan es “El debe tener cada vez más importancia y yo, menos.” (v. 30) ¡Wow! ¡Eso es humildad, entendimiento de los procesos de Dios y de cómo funciona su reino! ¿estaríamos dispuestos a reconocer eso de nosotros con referencia a otras personas? ¿estamos nosotros reconociendo que en los espacios ministeriales en los que nos movemos Jesús necesita tener cada vez más importancia y nosotros… menos? ¡Uff!
Seguimos mañana.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 288: Lucas 21-24

Lee el libro de Lucas capítulos del 21 al 24 (puedes leerlos dando clic aquí: Lucas 21-24).

Notas de Estudio

Capítulos 21-24: En estos capítulos, y ya cerrando la carta de Lucas a Teófilo (que nosotros conocemos como ¨”El Evangelio Según San Lucas”), vemos los eventos sucedidos los días antes de la crucifixión de Jesús. Algo que no podemos pasar por alto: El Templo (como centro religioso) era el lugar oficial de adoración de los judíos, donde la Presencia de Dios se manifestaba (¿recuerdas ese pasaje en Ezequiel donde la Presencia de Dios sale del Templo? ¡exacto!), así que atentar contra el Templo significaba casi lo mismo que atentar contra Dios y su Presencia. Jesús desafía el sistema de ventas que había en el Templo y luego les dice a sus discípulos que el majestuoso Templo que los dejó boquiabiertos sería destruido. Eso es crucial y suficiente para molestar a los líderes religiosos que están más interesados en la institución, sus sistema, y la edificación que ampara el sistema, que en el “amor a Dios y amor al prójimo” que para Dios es más importante.

Dijimos que hablaríamos de las diferencias de los relatos de la resurrección aquí, pero dejémoslo para Juan, que es el último evangelio y quien presenta un relato interesante. Si me adelanto en decir que estas diferencias no representan evidencia de la falsedad en la Biblia, ¡al contrario! Pero… luego hablamos de eso.
En Lucas si notamos (y podemos verlo en el relato de los discípulos que van camino a Emaús) que durante los días posteriores a su resurrección Jesús apareció a algunos de los discípulos en una forma de “recoger” los que se estaban esparciendo.  Lucas termina el evangelio justo en el lugar donde debe empezar Hechos.
Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 287: Lucas 17-20

Lee el libro de Lucas capítulos del 17 al 20 (puedes leerlos dando clic aquí: Lucas 17-20).

Notas de Estudio

Capítulo 17: “Siempre habrá tentaciones…”, eso Jesús lo deja claro, pero peor que caer en una tentación es provocar que otro caiga en tentación. En ese sentido debemos pensar el tema de la tentación en dos direcciones:

• cómo no caigo en la tentación (el solo hecho de ser tentado no es pecado, sino caer en la tentación como tal).
• ¿estoy haciendo que otros caigan en tentación?

La cuestión es más profunda de lo que imaginamos.

Luego Jesús se dirige al siempre controversial tema del “perdón”, aunque en el pasaje de Lucas parece condicionado: “si hay arrepentimiento, perdónalo.” En la forma en que lo vemos en este pasaje es que la persona que ha ofendido debe dar un primer paso como condición a ser perdonado, nuestra obligación: perdonarlo, no importa la cantidad de veces.

Volvemos luego a la paradoja del “buen samaritano” de 10 leprosos que son sanados (nueve judíos y un samaritano) solo el samaritano agradece. ¿Será que muchas veces la gente de Dios se siente merecedora del favor de Dios, ya sea un milagro u otra cosa y por eso no agradece?

El tema del Reino de Dios es importante para los creyentes, Jesús nos dice que el reino de Dios “ya está” entre nosotros (v. 21), en ese sentido el cristiano debe entender su papel en el conocimiento y la extensión de este reino. Pero también habla del futuro del Reino de Dios, cuando todas las cosas estén bajo sus pies. ¿Cuándo será esto? Nos toca mantenernos en guardia, estar preparados, y observar las señales de los tiempos.

Capítulos 18-20: De entre las historias que vemos en estos dos capítulos, veamos dos que contrastan a dos personas de mucho dinero:

1- El hombre rico: sabemos que la razón por la que se acercó a Jesús era para que Jesús lo reconociera como bueno y buen cumplidor de la ley. En “retórica rabínica” Jesús le menciona solo los últimos 6 mandamientos del Decálogo (esos que tienen que ver con nuestra relación con el prójimo) e intencionalmente omite los primeros cuatro (esos que tienen que ver con nuestra relación con Dios). En su relación con el prójimo parece que el hombre rico tiene un 10 (yes!) pero su dios es otro: el dinero, y la omisión intencional de Jesús de los mandamientos que tienen que ver con nuestra relación con el Altísimo revela que el Señor conocía eso desde el principio. ¿Qué es nuestro dios? ¿Es Dios nuestro Dios o tenemos otro dios por Dios?

2- Zaqueo: a diferencia del hombre rico este pequeño cobrador de impuesto (en cuyo oficio muchos, incluyéndolo a él, abusaban del pueblo) decide arrepentirse y dar prácticamente todo su dinero con el fin de restituir la falta.

Otra vez: los no-religiosos parecen acercarse más al reino de Dios. Aquí nos damos cuenta que Lucas está siendo intencional en señalárnoslo. Ojalá abramos los ojos y examinemos constantemente nuestro corazón.

Ya hemos mencionado que Lucas nos pone a Jesús en dirección hacia Jerusalén. al final del capítulo 19 Jesús entra a Jerusalén, se celebra su entrada (puedes ver los comentarios sobre esta “Entrada Triunfal” en las notas que hicimos de Marcos y Mateo), llora por Jerusalén y llora por el hecho de lo que sucederá sobre ella (prefirieron confiar en la “Pax Romana” en vez de buscar el “Shalom del Mesías”, finalmente la ciudad fue destruida por los romanos en el año 70 d.C.), y hace una limpieza del templo. La limpieza del templo nos hace reflexionar:

Si Jesús entrase a nuestros templos hoy, ¿se alegraría o se enojaría?

Think about it!

En Jerusalén, el centro religioso de Israel, Jesús se verá constantemente atacado por los “teóricos de la religión” (¡sí! hace tiempo que existen) y sus hechos molestarán a muchos. Los principales partidos religiosos eran los “saduceos” (quienes no creían en la resurrección ni en ángeles ni en demonios) y los “fariseos” (más rígidos y estrictos en sus posiciones y quienes si creían en la resurrección, en ángeles y en demonios). A pesar de sus diferencias se unirían por una misma causa: atacar a Jesús, buscar sus credenciales y, si estas resultasen falsas: asegurarse de que sea callado o ejecutado.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 286: Lucas 13-16

Lee el libro de Lucas capítulos del 13 al 16 (puedes leerlos dando clic aquí: Lucas 13-16).

Notas de Estudio

Capítulo 13-16: Existía la creencia (como todavía dicen por ahí hoy en día) que el nivel de sufrimiento o problema de una persona era directamente proporcional a su pecado y maldad. Jesús usa un evento reciente para señalar que quien no se arrepiente (cambia su modo de pensar y decide vivir de otra manera): morirá. No tiene que ver con lo que le pasa a una persona, muchas veces las cosas no son lo que parecen ser.
De aquí en adelante muchas de las enseñanzas de Jesús que Lucas selecciona para poner en su Evangelio son parábolas. Aunque, hasta donde conocemos, ninguno de los apóstoles enseñó con parábolas, era una forma de enseñanza básica evidente en la Biblia desde tiempos antiguos. Algunas de las parábolas conocidas en el Antiguo Testamento:
• la fábula de Jotán ( Jueces 9:7-15),
• la oveja del pobre ( 2 Samuel 12:1-4),
• el cardo y el cedro ( 2 Reyes 14:9),
• el canto de la viña ( Isaías 5:1-6),
• el labrador ( Isaías 28:23-29),
• la vid inútil ( Ezequiel 15:1-8),
• el águila y el cedro ( Ezequiel 17:1-10),
• la leona y la vid ( Ezequiel 19:2-14),
• la olla corrompida ( Ezequiel 24:3-14).
• entre otras…
Sabemos también que era la forma usual en que los rabinos enseñaban un punto, y era la forma preferida de Jesús dejar una enseñanza. Lo interesante de las parábolas es que necesitan ser “decodificadas” a pesar de que son historias sencillas, y dejan a uno en la posición de “Sea usted el jurado…” Durante mucho tiempo las parábolas de Jesús eran interpretadas analógicamente (siempre un personaje representando a uno de los mártires o padres de la iglesia primitiva, otro a Dios o Jesús, y otro algún agente malvado… se sorprenderían de la creatividad que se usaba para la interpretación de las parábolas), pero desde principio del Siglo XX se pudo reconocer que, aunque estas interpretaciones alegóricas tenían cierto valor en cuanto a enseñanza, las parábolas eran menos complicadas de lo parecía, y se empezaron a interpretar usando como punto de partida la realidad de la gente y el tiempo en el que Jesús predicaba.
Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™