labibliacompleta8

Día 228: Jeremías 3 – 6

Lee los capítulos del 3 al 6 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 3 – 6)

Notas De Estudio

Capítulo 3: Los primeros versos (hasta el 5) son una continuación del capítulo anterior, en donde Dios le da “carta de divorcio” a Israel. Y, aunque parece terminar el tema se retoma nuevamente en los versos siguientes pero ahora dirigiéndose hacia la hermana: Judá quien, viendo que Dios le dio carta de divorcio a Israel, persistió en pecar. A pesar de que el lenguaje es fuerte la intención es que ambos vuelvan a Dios. Los últimos versos (22-25) son la respuesta de los infieles quienes muestran arrepentimiento.

La reunificación de Israel y Judá era parte de las metas que Josías tenía en su programa de reforma religiosa y restauración nacional.

Capítulo 4: El grito de arrepentimiento de la gente es respondido con la seguridad de lo que pasará en el futuro si de verdad vuelven al Señor. Pero hasta ahora (hasta el día de hoy, de hecho) todavía no se han arrepentido. Cuando Judá e Israel se arrepientan auténticamente, entonces las naciones serán bendecidas por el Señor. Las promesas a Israel nunca tuvieron la intención de bendecirlos solo a ellos sino a través de ellos a todas las naciones (Gen. 12:3; 18:18: 26:4; 28:14). A partir del verso 5 vuelven los augurios de destrucción, lo que nos lleva al verso 10, que es uno de los más controversiales en Jeremías:

“Yo dije: «¡Ah, Señor mi Dios, cómo has engañado a este pueblo y a Jerusalén!

Dijiste: “Tendrán paz”, pero tienen la espada en el cuello.»”

¡El mismo profeta se queja delante de Dios por la profecía!

Y es algo que veremos frecuentemente en Jeremías: luchando con su condición de profeta, con las palabras que son puestas en su boca, con el fuego de Dios quemándolo por decir algo que es tan fuerte que el profeta no quiere transmitirlo.

A pesar de eso: la profecía del peligro del norte sigue en pie, y como ya sabemos: se cumplió.

Capítulo 5-6: Ambos capítulos continúan con las profecías contra Jerusalén y Judá. La forma en que el capítulo 5 inicia nos hace recordar la conversación de Dios con Abraham, cuando el Señor le anunció la inminente destrucción de Sodoma y Gomorra:

“Abraham volvió a decir:

– No se enoje mi Señor, pero permítame hablar una vez más. Tal vez se encuentren sólo diez…

– Aun por esos diez no la destruiré —respondió el Señor por última vez.” (Génesis 18:32)

La frase es, de todas formas, una exageración: Jeremías y su escriba (Baruc) se podían contar como dos justos. De todas formas: nos hablan de la terrible condición en que se encontraba el pueblo de Dios.

El profeta sigue mostrando su frustración al no encontrar a nadie justo entre el pueblo sino violencia y destrucción: “¿A quién hablaré? Tienen tapados los oídos y no pueden comprender. La Palabra del Señor los ofende; detestan escucharla.” (6:10)

El mensaje es acentuado:

“Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino y no se aparten de él.” (6:16)

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>