labibliacompleta5

Día 236: Jeremías 35-38

Lee los capítulos del 35 al 38 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremías 35-38)

Notas De Estudio

Capítulo 35: Los recabitas eran un grupo religioso antiguo fundado por Jonadab hijo de Recab (de ahí el nombre de recabitas), quien ayudó a Jehú en su revuelta contra el rey Omri (2 Reyes 10:15-28). Jonadab ayudó con las reformas religiosas que radicalmente implantó Jehú que incluían la demolición del culto a Baal y otros elementos que se habían insertado de la cultura cananea. La tradición bíblica los identifica como ceneos (1 Crónicas 2:55) que a su vez eran descendientes de Jetro, suegro de Moisés. Eran devotos del Señor en extremo (se habían comprometido a vivir de forma asceta y a no consumir nada fermentado) y lo prueba su resistencia a la “tentación” que Jeremías le impuso. El Señor los usa como ejemplo contrastándolo con la desobediencia constante del resto del pueblo.
Capítulo 36: Jeremías, quien estaba preso dicta sus profecías a Baruc, una evidencia importante de la escritura profética antigua. El hecho de que Jeremías usara un escriba para que escribiese el libro sugiere que el profeta era iletrado, y por lo tanto sin la capacidad de escribir un libro. Muchos interpretes mantienen que Baruc es el compilador final del libro de Jeremías y autor de las narrativas de la vida del profeta que se incluye en el mismo. A Baruc se le atribuye la escritura del libro apócrifo con el mismo nombre que se encuentra en la Septuaginta (la versión griega de la Biblia Hebrea o Antiguo Testamento) y en los Deuterocanónicos de la Biblia Católica. Su nombre aparece en un pedazo de arcilla encontrado en las excavaciones hechas en la casa de los escribas en Jerusalén.
Es probable que el rollo contenía los caps. 1-25 del libro con algunas excepciones (recuerden que el libro no está escrito de forma cronológica). La segunda versión (y lo afirma el mismo capítulo) era mucho más amplia. La respuesta del rey ante lo que escuchaba del rollo era arrogancia: todo el rollo fue quemado y ninguno mostró arrepentimiento. El fin del pueblo parecía inminente.
Capítulo 37-38: Tal como Jeremías profetizo ningún descendiente de Joacim subió al trono, sino su tío Sedequías. Quien tampoco hizo caso a las palabras proféticas de Jeremías. Recordemos que estas palabras proféticas no representaban un futuro inminente sino lo que sucedería si el pueblo seguía en sus malos caminos y no mostrase arrepentimiento. Estos dos capítulos nos hablan del aprisionamiento de Jeremías durante el asedio de la ciudad por parte de los babilonios.
La forma de Jeremías profetizar podía ubicarlo en la imaginación del pueblo como aliado de Babilonia: sus palabras eran “ríndanse a los babilonios para que vivan.” No nos debe extrañar lo poco popular que era.
Vemos dentro del capítulo que parte del rechazo de Sedequías para seguir la palabra del Señor dada a través del profeta era miedo. El profeta estuvo encarcelado hasta el día en que la ciudad fue conquistada y destruida por los babilonios.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>