labibliacompleta5

Día 275: Mateo 13-16

Lee el libro de Mateo capítulos del 13 al 16 (puedes leerlos dando clic aquí: Mateo 13-16).

Notas De Estudio

Capítulo 13: Este capítulo está full de parábolas. Hay 8 en total, de las cuales Jesús explica 2, y sólo a sus discípulos. Él mismo explica por qué habla en parábolas y la razón de explicarlas a sus aprendices en los vv. 10-16. La más famosa de todas es la primera, la “parábola del sembrador”. Cuenta como un sembrador esparce semillas (el mensaje de Dios) que caen en 4 terrenos diferentes, que representan 4 tipos distintos de personas o corazones. Cada terreno obtuvo diferentes resultados y el Señor explica por qué.

El capítulo termina con un breve pero profundo relato sin parábolas. Jesús predica en la sinagoga de su propio pueblo, Nazaret. A pesar de lo impactante de su mensaje y la fama de sus milagros, lo despreciaron y “se negaron a creer en él” (v. 57). ¿Por qué? Cristo lo responde en el v. 57. Pero lo que hallo más duro es que según el v. 58 “hizo solamente unos pocos milagros allí debido a la incredulidad de ellos”. Un momento; Jesús el Mesías, Dios en forma de hombre, quien hizo todo tipo de milagros en otras partes, estaba ahí. Sin embargo su desempeño parece verse limitado por la falta de fe de ellos. ¿Y a nosotros? Sabemos que Dios es real y poderoso, pero ¿se ve su manifestación limitada por nuestra falta de fe? Pensemos.

Capítulo 14: En este capítulo tenemos varias historias de las cuales la primera es trágica: ejecutan a Juan el Bautista por ser fiel a su labor profética (vv. 3-5). Las demás historias son una secuencia relacionada con milagros. En la primera historia Jesús, con tan solo 5 panes y 2 pescados, alimenta (calculamos) al menos 10,000 personas, pues la Palabra dice en el v. 21 “cinco mil hombres se alimentaron, además de las mujeres y los niños”. Acto seguido el Señor manda a sus discípulos a cruzar el Mar de Galilea primero mientras el despide la gente. De madrugada la barca de ellos es azotada por una tormenta, y Cristo llega a ellos caminando no sólo sobre el agua (que aunque milagroso por alguna razón le quita un poco de efecto), ¡es sobre la tormenta! Pedro pide ir a Jesús (¡qué arretao ese Pedro!) y camina sobre el agua también, aunque después… ustedes saben lo que pasó. Entran en la barca y el viento (la tormenta) se detuvo. Todos estos milagros asombrosos (yo conté 4, ¿y ustedes?), ocurrieron en menos de 24 horas, enseñanzas incluidas.

Capítulo 15: Aquí tenemos una enseñanza conflictiva, seguida de 3 relatos de milagros. Primero, los fariseos confrontan a Jesús por un ritual que sus discípulos no hicieron antes de comer. Jesús les devuelve duro con frases que demostraban que dizque por cumplir la ley, ellos hacían cosas que en realidad deshonran a Dios. Como era usual los fariseos salieron ofendidos, y aparte de la multitud el Señor les explica a sus discípulos una de las enigmáticas frases dichas en público.

Las historias de milagros, de atrás para adelante son: la multiplicación de “Siete panes y unos pocos pescaditos” (vv. 32-39) para alimentar 4,000 hombres (más las mujeres y niños, estimamos que fueron más de 8,000). El relato anterior es un resumen de una serie de milagros diversos (“personas cojas, ciegas, lisiadas, mudas y a muchas más”). Y el primer milagro aquí mostrado es hacia una mujer gentil, es decir “no judía”. Recordemos que el judío tradicionalmente veía al menos al no judío pues ellos eran “el pueblo de Dios”. Como hemos dicho anteriormente esa era una muy mala interpretación y aplicación de las Escrituras, pero así era. A pesar de conocer sus desventajas (mujer en esa época y gentil) la mujer le suplica a Jesús que libere a su hija de un demonio que la atormentaba. El Señor al principio la ignora, actuando como lo harían la mayoría de los otros rabinos judíos, pero la historia se desenlaza no sólo con el milagro a favor de ella, sino que Jesús también le dice “Apreciada mujer… tu fe es grande”. ¡Qué curioso! En su pueblo natal no creen, mientras que una extranjera tiene mucha fe.

Capítulo 16: Los fariseos y saduceos otra vez (ver capítulo 12) le piden a Jesús una “señal milagrosa del cielo para demostrar su autoridad”. Él les responde de forma muy sabia (y contundente), y los deja. Luego de más enseñanzas, Jesús como que hace un alto y les hace a sus discípulos las preguntas “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?”, y la más importante, “ustedes, ¿quién dicen que soy?”. Simón Pedro responde con la famosa frase “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente”, haciendo explícito (sin parábolas ni alegorías) que él era el Mesías esperado. Cristo aclara que esa información le fue revelada a Pedro por el Padre celestial, y de ahí en adelante el Señor empezó a decirles abiertamente lo que le sucedería pronto: que iba a sufrir, morir y resucitar al tercer día. Sorprendente para muchos, el mismo Pedro que dijo que él era el Mesías, trató de convencerlo de que no debería ser así; inclusive “lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo por decir semejantes cosas”. Sé que muchos quisiéramos decir: “Aló, Pedro, él es el Mesías, él sabe lo que está haciendo”. Pero no nos pasa a veces que pensamos, planificamos, y hasta oramos como diciéndole al Señor “mira Dios, esto es lo que de verdad conviene”. ¡Aló, ‘Pedros’ y ‘Pedras’, él es el Mesías, él SÍ sabe lo que está haciendo!

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>