labibliacompleta7

Día 277: Mateo 21-24

Lee el libro de Mateo capítulos del 21 al 24 (puedes leerlos dando clic aquí: Mateo 21-24).

Notas De Estudio

Capítulos 21-22: Primero llegamos a uno de los momentos más famosos del ministerio de Cristo, la entrada triunfal a Jerusalén. Jesús entra a la ciudad donde él ya ha anunciado que lo arrestarán, torturarán, darán muerte, pero resucitará. Pero su llegada pareciera indicar lo opuesto; la mayoría de los presentes lo recibe como un rey… ¡pues lo es!

Poco después de su gran entrada Jesús va al templo, donde encuentra algo así como un mercado negro con los animales que se usaban para el sacrificio, y mesas de cambio de dinero; nada de esto debió ocurrir allí adentro. Se supone que las personas debían llevar sus animales y ofrendas según sus posibilidades, y el personal del templo se encargaba de examinarlos y ejecutar los rituales de lugar. Pero esa gente tenía un negociazo alrededor de algo que debía significar adoración, devoción (no critiquemos duro, que eso pasa hoy día). El Señor hace lo inesperado: “Volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas. Les dijo: «Las Escrituras declaran: “Mi templo será llamado casa de oración”, ¡pero ustedes lo han convertido en una cueva de ladrones!»” (vv. 12-13). Recordemos que ese era su templo, su casa; tenía todo el derecho de defenderla.

Cristo siguió haciendo milagros, dando parábolas y enseñanzas, respondiendo preguntas ganchosas de sus oponentes, etc., como era lo usual. En estos capítulos el escritor de este evangelio resalta algo que se va notando más y más en las historias: los líderes religiosos judíos de entonces, se ven más y más molestos con él (21:14, 23), captaron que algunas parábolas (que por un tiempo no entendieron) acusaban su conducta (21:45), y empezaron a hacer trampas para buscar una excusa para arrestarlo (22:15, 23 y 34). ¡Ningún intento tuvo éxito!

Capítulo 23: En este capítulo el Señor está dedicado casi exclusivamente a criticar abiertamente las malas conductas de los maestros de la ley judía y los fariseos, explicando los por qué de sus acusaciones. Les llama, entre otras cosas, “hipócritas”, “guías ciegos”, “serpientes”. Sin embargo, al principio de su exposición, Jesús dice claramente que “Por lo tanto, practiquen y obedezcan todo lo que les digan, pero no sigan su ejemplo. Pues ellos no hacen lo que enseñan.” (v. 3). Su problema principal no estaba en la teoría, ni Cristo tilda a sus enseñanzas de heréticas; su perdición radicaba en que vivían lo opuesto, y por tanto de espaldas al corazón de la voluntad de Dios. ¿Acaso somos así a veces?

El capítulo termina con el lamento de Jesús acerca de Jerusalén… la ciudad donde gente que lo odia lo va a calumniar, maltratar y hacer matar. Pero vemos en él un corazón de alguien que, a diferencia de sus adversarios religiosos, sí vivió lo que predicaba: “amen a sus enemigos”.

Capítulo 24: Aquí Jesús da varias profecías acerca del futuro. Algunas de cumplimiento cercano como las destrucciones de Jerusalén y del templo (vv. 1-2), que se cumplieron en ese mismo siglo. Otras, como las citadas en los vv. 21-22 y 26-31, creemos que se cumplirán al final de los tiempos, poco antes y al momento de la Segunda Venida del Mesías. Y algunas se han ido cumpliendo y repitiendo a través de diferentes épocas, como en los vv. 9-12. Lo más importante no es el cómo ni el cuándo, sino que pongamos en práctica lo que el Maestro ya nos ha advertido cuando dijo “No dejen que nadie los engañe” [énfasis nuestro]. Ahí está la clave.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>