labibliacompleta3

Día 278: Mateo 25-28

Lee el libro de Mateo capítulos del 25 al 28 (puedes leerlos dando clic aquí: Mateo 25-28).

Notas de Estudio

Capítulo 25: Las 3 enseñanzas del capítulo son sobre la “Venida del Hijo del Hombre”, es decir de Jesús. Las dos primeras son a través de la parábola de “las diez damas de honor”, y la de “los tres siervos”. La tercera es una enseñanza directa acerca del Juicio Final. Todas tienen elementos comunes o que se conectan. Uno es que hay que estar listos pues no se sabe cuándo el Señor vendrá; muy resaltado en la primera parábola, la de “las diez damas de honor” con el aceite. Número dos, enseñan que debemos ser fieles, bien plasmado en la parábola de “los tres siervos” con la administración financiera. Por último, Cristo deja claro que los que serán recompensados en su venida serán los que vivieron los valores del Reino que él enseñó, notable en su enseñanza sobre el juicio final.

Capítulo 26: Estamos llegando al clímax de este libro. Faltando 2 días para la Pascua, Jesús vuelve y anuncia que lo entregarán para ser crucificado. Por otro lado, el sumo sacerdote (Caifás), junto a los principales sacerdotes y ancianos (líderes religiosos) planeaban cómo atrapar y matarlo (vv. 3-5). Entonces se apareció Judas Iscariote (¡uno de los 12 discípulos cercanos de Jesús!), ofreciendo traicionar al Maestro a cambio de dinero. Llega la cena de la Pascua y de ella Mateo resalta dos cosas: que Cristo denuncia que lo van a traicionar para apresarlo, y la institución y explicación de la “Cena del Señor”, o “Santa Cena” como solemos llamarla. Ya aquí hemos entrado a lo que tradicionalmente se conoce como “La Pasión”, período comprendido entre la “Última Cena” de Jesús, hasta su crucifixión y muerte. Muchos también incluyen dentro de “La Pasión”, su sepultura y resurrección.

Luego el escritor resume relatos clave de las horas posteriores a la cena. El anuncio de la negación de Pedro, un tiempo de intensa oración en el huerto de Getsemaní, seguido por el arresto de Jesús encabezado por Judas. Después relata la primera “sesión” de enjuiciamiento en contra del Señor, delante del Concilio Supremo de líderes religiosos (o Sanedrín), y sus primeros sufrimientos físicos. Y por último, se cuenta la ya predicha negación de Pedro. ¡Atención! van dos discípulos que lo traicionan fuertemente.

Capítulo 27: El capítulo cuenta eventos que van desde el suicidio de Judas, pasando por el juicio de Cristo ante Pilato y lo relatos de las torturas, hasta llegar a la crucifixión, muerte y entierro del Mesías. ¿Por qué llevarlo ante el gobernador romano? Bueno, como no pudieron matar en secreto a Jesús (ver 26:4), los líderes religiosos lo llevaron ante Pilato, porque sólo las romanas estaban autorizadas por el Imperio para dar pena de muerte; no tuvieron de otra que tratar por esa vía. Pudimos ver en el pasaje que el gobernador se dio cuenta de que el Señor no era ningún criminal, sino que había otros motivos (v. 18) e intentó liberarlo (vv. 15-17). Para entender mejor el fallido intento de Pilato, observemos cual era la otra opción: Barrabás, un criminal famoso. Pero como sabemos, la influencia de los del Concilio Supremo se impuso. El posterior era lo que debía ocurrir.

En el pasaje de su crucifixión y muerte podemos, como es de esperarse, observar y aprender muchas cosas importantes. Vamos hoy a concentrarnos en dos. Una es que Mateo cuenta que durante esas horas los “principales sacerdotes, los maestros de la ley religiosa y los ancianos” por un lado (v. 41), los “revolucionarios que estaban crucificados con Jesús” por otro (v. 44), y la “gente que pasaba por allí” (v. 39), tenían algo en común: “se burlaban de Jesús”. Entonces, como han recalcado muchos, ¿dónde estaban toda la gente que lo recibió como un rey? (21:8-11) ¿Y todas las personas sanadas, restauradas y ayudadas? Mejor aún es pensar en cuánto hemos nosotros mismos traicionado y defraudado al Señor… ¡una y otra vez! Pero sean ellos, seamos nosotros, lo bueno es que el Mesías vino a rescatar a los pecadores, es decir TODOS. La segunda es el contraste. Como ya se había mencionado, este evangelio tiene como principal público a judíos. Y en la cima de la historia, Mateo resalta que los soldados romanos que estaban ahí (¡sí, esos que venían de una tradición pagana y politeísta!),  dijeron “¡Este hombre era verdaderamente el Hijo de Dios!”. ¡ELLOS!

El capítulo termina con la astuta idea de los religiosos judíos de que Pilato mandara a vigilar con guardias romanos la tumba de Cristo. Así evitar que sus discípulos robaran su cuerpo, para luego decir “a todo el mundo que él resucitó de los muertos” (v. 64). ¡Jajajá! Como veremos, les salió al revés.

Capítulo 28: Capítulo final. En él se encuentran básicamente tres relatos: primero el de la resurrección de Jesús. Después el informe de los guardias que vigilaban la tumba, que sin querer ahora se convierten en inevitables testigos de la resurrección (¡Jajaja! ¡Que cool!), dándoles a los líderes judíos un gran callejón sin salida. Y por último está la famosa “Gran Omisión”… perdón, digo, la “Gran Comisión”; ahí Jesús les “pasa la antorcha” de las Buenas Noticias del Reino a sus discípulos. El punto de la broma anterior es muy serio: si no estamos tratando de hacer discípulos (que es un mandato del Señor), estamos de hecho, pecando por Omisión.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>