labibliacompleta4

Día 290: Juan 4-7

Lee el libro de Juan capítulos del 4 al 7 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 4-7).

Juan 4: La mujer samaritana representa una historia opuesta a la de Nicodemo:

• Contrario a Nicodemo: no sabemos el nombre de la Samaritana.
• La reputación de Nicodemo como líder religiosos era seguramente excepcional, la reputación de la samaritana era dudosa.
• Nicodemo ve a Jesús de noche, pero el encuentro de ella con Jesús (aunque fortuito) es durante el día.
• No sabemos en qué paró la conversación de Jesús con Nicodemo, sabemos que la conversación de Jesús con la Samaritana terminó con muchos samaritanos creyendo que Jesús era el Mesías.
Es importante señalar que la conversación de Jesús con la samaritana ronda alrededor de cuál es el lugar dónde se debe adorar. Los samaritanos (que eran/son israelitas ligados con otras razas desde tiempos del cautiverio Asirio) tenían una especie de judaísmo sincretizado con otras religiones y su centro de adoración era el monte Gerizim. Los judíos entienden que el centro de adoración es en Jerusalén. Jesús le aclara diciendo que, aunque los judíos tienen la razón en cuestiones religiosas, ya la hora llegó en que ni aquí ni allá, ni en un lugar ni en otro, sino “en espíritu y verdad”, el lugar es en la vida de adoradores sinceros que lo hagan con “todo el corazón, todo el alma y toda las fuerzas.”
Esta es de las pocas ocasiones en que Jesús se revela a sí mismo como el Mesías (v. 26) y no manda a que callen el asunto.

Capítulo 5:
 En este capítulo inicia “el ciclo de festivales” (caps. 5-10) donde vemos a Jesús interactuando en diferentes fiestas judías al mismo tiempo que estas interacciones ocasionan conflicto entre El y las autoridades religiosas. El ciclo comienza con Jesús sanando un hombre en durante uno de los festivales de Jerusalén, y el conflicto inicia con el hecho de que Jesús sana a este hombre durante un día de reposo y le ordena a que cargue su cama (8-10), cuando estaba estrictamente prohibido hacer cualquier tipo de esfuerzo durante ese día. Esta controversia llega al punto en el que líderes judíos acusan a Jesús por blasfemia por decir que continúa la obra de Dios (v. 18) cuando en Génesis 2 se dice expresamente que “el séptimo día, Dios ya había terminado su obra de creación, y descansó de toda su labor.” (Génesis 2:2 NTV) Esto provee una oportunidad de que Jesús defienda su ministerio y enumere las evidencias de su identidad.

Capítulo 6: 
El milagro de la multiplicación de los panes pone a Jesús en conflicto con un grupo de personas que tenían como intención seguirle. Conociendo sus corazones Jesús pone las cosas en claro: “… ustedes quieren estar conmigo porque les di de comer, no porque hayan entendido las señales milagrosas. No se preocupen tanto por las cosas que se echan a perder, tal como la comida. Pongan su energía en buscar la vida eterna que puede darles el Hijo del Hombre.” (vs. 26-27)
Esto nos debe hacer reflexionar:
¿Por qué seguimos a Jesús? ¿Lo buscamos por quien es y por las cosas eternas o como un benefactor de las cosas materiales del presente? ¿Queremos algo de El o lo queremos A EL?
A pesar de que afirmaron que querían seguirle y conocer “esa obra”, son escandalizados cuando Jesús se ofrece como ese pan (literalmente les dice que deben comer su carne), y lo acusan de ponerse por encima de Abraham y de Moisés. Esto, junto a alguna de sus afirmaciones escandalizó a algunos de sus discípulos (como nos hubiese escandalizado a nosotros si hubiésemos escuchado esas afirmaciones sin cierto marco conceptual que tenemos del cristianismo) y algunos dejaron de seguirle.

Capítulo 7:
 Galilea era un lugar más seguro para Jesús que Judea, infestada de líderes religiosos que tramaban su muerte. Los hermanos de Jesús (sí, Jesús tenía hermanos: Judas y Santiago, los que escribieron las cartas que veremos más adelante y que forman parte del NT era dos de ellos) lo motivaban a que se diera a conocer, pero era que no creían en él. Era el Festival de las Enramadas (o Festival de los Tabernáculos) donde la gente vivía en casas de campaña hechas de ramas o piel u otro material, recordando que sus antepasados vivieron en el desierto y que Dios los sostuvo en ese tiempo, pero también orando por agua. Es en ese tiempo de oración por agua para tener buena cosecha que Jesús ofrece “agua viva”. Sus afirmaciones causan división entre la gente.
No podemos pasar por alto que en Juan vemos a un Jesús más personal, y vemos muchas de sus emociones de maneras más evidente que en los otros evangelios.


Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa, Portada and tagged , , , , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>