labibliacompleta4

Día 293: Juan 16-19

Lee el libro de Juan capítulos del 16 al 19 (puedes leerlos dando clic aquí: Juan 16-19).

Capítulo 16: “Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” (v. 33) Es un versículo que muchos cristianos pasamos por alto. Jesús no nos promete flores y una vida sin entaponamientos y sin compañeros malvados, es claro desde el principio, y es lo que hace en este capítulo. Las aflicciones del mundo son enfrentadas con esperanza: “Jesús ha vencido al mundo”. Eso significa dos cosas:
1- Todo el sistema del mundo caerá en el futuro, todas las cosas serán dadas al Hijo al final de los tiempos y su Reino no tendrá fin (Isaías 9:7).
2- Pero no tenemos que esperar hasta el fin: Jesús demostró con su estilo de vida que es posible vencer al mundo y vivir contracorriente, y que esa vida es más satisfactoria que la vida en el sentido del mundo.
Si tomamos en consideración esas cosas, las “pruebas y tristezas” serán temporales, en lo que nos desconectamos del mundo, una vez desconectados del mundo entonces habremos vencido así como Cristo venció. El Espíritu nos ayuda en esa tarea (vs. 5-15), debe ser la tarea de todo creyente orar por el Espíritu Santo sobre su vida.
Capítulo 17-19: El capítulo 17 contiene una impresionante oración de Jesús por sus discípulos, los que estuvieron con El, pero también por nosotros los que en ese momento seríamos los futuros discípulos (v. 20). Constantemente menciona en la oración que no somos de este mundo, y debemos tomar en consideración esto para preguntarnos: ¿cómo y de qué formas estoy atado al mundo? ¿cómo puedo deshacerme de esas ataduras? ¡Jesús ora para que no seamos influenciados por el mundo! Hay un poder que se pone en acción cuando se ora, y Jesús hace eso por nosotros. Ya tienes la oración, ahora: acciona.
Los capítulos 18-19 nos llevan al arresto, juicio y muerte de Jesús. Juan enfoca una cantidad importante de versículos a la conversación de Pilato con Jesús, es como si él hubiese estado en el pretorio (la residencia del gobernador). Es cómico porque Pilato entendía que Jesús estaba en sus manos, mientras que Jesús (atado, semi-desnudo, golpeado) que parece estar en una posición de desventaja le dice: “No tendrías ningún poder sobre mí si no te lo hubieran dado desde lo alto.” (19:11) Aunque Pilato trató de ponerlo en libertad no pudo: el mismo poder que se le dio para juzgarlo no se le dio para dejarlo en libertad, era necesario que estas cosas pasaran. “El discípulo amado” (19:26) es el mismo Juan. Había una forma antigua de insertar al autor en libros como este, Marcos lo hace y Juan También. Él se llama a sí mismo “el discípulo al que Jesús amaba” o “el discípulo amado” dándonos una pista de quién podría ser.
Los aspectos íntimos de la descripción de Juan de estas últimas horas de Jesús son importante para completar los hechos que habíamos ya visto en los otros evangelios. “Completar” es una palabra importante, ya que creemos que eso es precisamente Juan quería hacer: escribir lo que no se había escrito y que ya llevaba algunos años leyéndose en muchas de las locaciones de la primera iglesia.

 Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa, Portada and tagged , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>