labibliacompleta5

Día 303: Romanos 5-8

Lee el libro de Romanos capítulos del 5 al 8 (puedes leerlos dando clic aquí: Romanos 5-8).

Notas de Estudio

Capítulo 5: “Tenemos paz con Dios” (5:1), es una de las declaraciones más impresionantes del capítulo 5. Antes éramos de esos que se habían rebelado y no teníamos ninguna conexión con Dios pero Jesús nos da acceso a esa conexión, de modo que ya no vivamos bajo una nube negra que nos hace sentir que estamos alejados de Dios. Luego pasa a una comparación entre Jesús y Adán:
Adán trajo el pecado al mundo, ¡Jesús trajo una nueva vida en la que ya no tenemos que vivir bajo la dirección del pecado. Sin darnos cuenta, el pecado dirigía nuestras vidas, pero ahora a través de Cristo Jesús podemos ser liberados.
Esto nos aleja de la idea de que “Dios nos ha abandonado”, ¡al contrario! Ha caminado entre nosotros y nos da la capacidad de reconciliarnos con El, no por nada que hayamos hecho (esto es un tema continuo en Romanos) sino mediante la sacrificio, muerte y resurrección de Cristo.
 
Capítulo 6: Si ahora hay gracia a través de Jesucristo, ¿deberíamos seguir pecando? ¡No! ¿Y por qué? El punto es que se nos ha dado una nueva vida, ¿por qué volver atrás? Preguntarías: “Pero, seguimos pecando, ¿cómo así que el pecado no controla nuestra vida?” Significa que antes no teníamos otra opción: nacimos en un mundo en rebelión contra Dios y aprendimos a rebelarnos, cuando intentábamos cumplir la ley y hacer obras como un fin para alcanzar a Dios, nos dábamos cuenta que no funcionaba y que solo había una opción: el pecado.
¡Ya no es así! Al estar conectados con Cristo tenemos LA OPCION: vivimos en paz con Dios, continuar reconciliados con El. El pecado no es el único plato en el menú, y después de un tiempo termina siendo un plato no deseado: vivir para Dios se convierte en el único plato del menú, la única opción que tenemos, lo ÚNICO QUE QUEREMOS.
Capítulos 7-8: Como vimos en el AT, las comparaciones de Dios como el novio-esposo y de la iglesia y su pueblo como la novia-esposa, son comunes. Pablo usa la misma metáfora para hablarnos de la ley. Cristo murió, haciendo morir el viejo hombre en nosotros y resucitó, haciendo vivir el viejo hombre en nosotros. La ley fue necesaria en un tiempo, pero demostró su inutilidad porque en vez de alejarnos del pecado, nos enseñaba lo que era prohibido, y el pecado que habitaba en nosotros nos provocaba a hacer lo contrario a la ley. Entonces: resulta que la ley no es el problema sino nosotros en nuestro pecado que nos lleva continuamente a hacer lo malo. Mientras la ley nos señala lo que es bueno (“no robarás”) queremos hacerlo como “buenos cumplidores de la ley”, pero algo en nosotros nos lleva a no hacerlo y terminamos haciendo lo que no queremos hacer. Muchas personas encuentran en este pasaje un tremendo alivio porque “esa es la forma en que constantemente me siento”, pero: el pasaje no queda ahí. Antes solo había opción entre la ley y no cumplir la ley influenciados por el pecado, ¿cómo podremos escapar de eso? La cosa no queda ahí, ahora la situación es diferente:
“¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor.” (7:24) y “… ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús; y porque ustedes pertenecen a él, el poder del Espíritu que da vida los ha libertado del poder del pecado, que lleva a la muerte.” (8:1-2)
Ya no tenemos que vivir en miedo, ni siquiera el miedo de que algo nos aparte de Dios, porque nada puede hacerlo.
Ante la condición negativa del hombre y la humanidad, acercarnos a Jesús nos lleva a una nueva esperanza.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa, Portada and tagged , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>