labibliacompleta4

Día 312: 2 Corintios 8-10

Lee el libro de 2 Corintios capítulos del 8 al 10 (puedes leerlos dando clic aquí: 2 Corintios 8-10)

Notas de Estudio

Capítulos 8-9: Se acostumbraba en las iglesias de aquella época cubrir la necesidad de los hermanos que estuviesen pasando por momento difíciles. Una vez le tocó ayudar a Jerusalén (1 Corintios 16) y esta vez le toca la ayuda a la iglesia en Macedonia, que era la región donde estaban las ciudades de Filipo, Tesalónica y Berea (Hechos 16-17). A pesar de que estas iglesias iniciaron en tiempos difíciles de esta región, eso no los había detenido para ayudar y ofrendar a otras congregaciones en el mundo antiguo, así que: ahora era su turno. Cuando los creyentes han entregado su vida al Señor pueden ofrendar con alegría y con generosidad sin pensar en lo que pierden si dan el dinero u otro recurso como ofrenda para ayudar a otros. Lo hermoso de todo esto es ver que había un sistema mediante el cual las iglesias se cuidaban unas a otras, lo que empezó en Hechos y lo que leemos en Hechos 2, seguía siendo una realidad de las iglesias en todo el mundo unas décadas después. La forma de ofrendar es con alegría, de acuerdo a lo que uno sienta en el corazón y no negociando con el Señor, porque si tenemos es porque YA EL NOS DIO. Muchas personas usan estos pasajes para distorsionar el tema de las ofrendas, ya que las ofrendas que piden es para ellos mismos y sus vidas exageradas. Debemos tener muy en cuenta que este pasaje trata de ofrendas para ayudar a los necesitados no para enriquecer a los maestros malvados que se hacen llamar “cristianos” pero no lo son.

El hermano del que se habla aquí es muy probable que sea Apolo, quien era famoso en la iglesia de corinto, y era parte de la comisión de los recolectores ofrendas que Pablo había enviado junto a Tito.

Capítulo 10: Una vez cerrado el tema de las ofrendas, Pablo ahora se enfoca en la minoría de Corinto que todavía estaba en rebeldía. Estos lo habían criticado de diferentes maneras:

1- Que es fuerte en sus cartas pero en persona es poca cosa y tímido.

2- Que solo hace lo que hace por interés.

3- Que no era buen orador y sus prédicas no impresionaban a nadie.

Así que Pablo (iniciando en este capítulo) procede a enfrentarlos poniéndolos en su lugar y dándoles la forma correcta en la que los líderes cristianos deben manejarse, no confiando en su persona ni sus capacidades sino en el poder de Dios.

Hay que ser honestos y admitir que esto es una tarea difícil: todo el que se ve expuesto al contacto y liderazgo con cierto grupo de gente puede caer en la trampa de que los sumos se le suban a la cabeza y volverse orgulloso. Por eso el líder cristiano debe ser vigilante de estos asuntos y ponerle cuidado a lo que piensa de sí mismo. Después de todo no son nuestras capacidades sino que son las capacidades de Dios puestas en nosotros.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa, Portada and tagged , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>