labibliacompleta5

Día 32: Levítico 4 al 5

Lee los capítulos 4 al 6  del libro de Levítico (puedes leerlos dando click aquí: Levítico 4-6), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 4: el capítulo está dividido en dos secciones:
– La primera trata de sacrificio por el pecado comunitario: dividida a su vez en dos sub-secciones, una con instrucciones en caso de que el sacerdote ungido (sumo sacerdote, sacerdote principal) haya pecado, lo que hará culpable al pueblo. Es el representante de Dios delante del pueblo, así que si se conduce en pecado mientras también hace los sacrificios, tendrá un impacto en la pureza de la gente. La parte dos, con instrucciones sobre un pecado que haya sido hecho por toda la nación.
– La segunda trata de sacrificios por el pecado individual: dividida también en dos sub-secciones, la primera con instrucciones en caso que un gobernante peque y la segunda con instrucciones en caso de que cualquier persona del pueblo caiga en pecado.
En cuanto al sacrificio comunitario (que incluye el sumo sacerdote) debe ser un novillo (toro joven), que es el animal sacrificial más grande. En este caso: ese debe ser el animal sacrificado (veremos que hay opciones dependiendo de tu situación económica), ya que el pecado afecta a toda una nación.
En el sacrificio que corresponde al pecado sacerdotal: no todo el animal se consume en el Tabernáculo, sino que una parte es sacada del campamento y quemada en un lugar de limpieza ritual.

Capítulo 5: Inicia dándonos detalles sobre pecados específicos que requieren el sacrificio expiatorio (vs. 1-5). Esto no es un listado de  “los únicos pecados que incluyen sacrificio expiatorio”, sino de cosas que pueden pasarse por alto: como pisar excremento, ¡aunque solo si te das cuenta! (v. 3), no cumplir con lo que juraste hacer (v. 4), entre otras. En este caso es más un sacrificio por la purificación ya que estas cosas te hacen ritualmente impuro, y el animal debe ser una hembra del rebaño: oveja o cabra.
¿Pero que pasa si no tengo dinero para comprar una oveja o cabra de la mejor calidad?
¡Dios es justo! En ese caso tienes dos opciones:
– Una ofrenda de aves. Debían ser dos, ya que el sacrificio comprende
dos partes: rociar la sangre y quemar toda la grasa y órganos internos del animal.
– Si eras demasiado pobre para comprar aves, entonces ofrecías una ofrenda de grano. A diferencia de la que ya vimos (cap. 2), esta no requiere rociado de incienso y aceite, no es una ofrenda para adoración o agradecimiento, sino por el pecado de alguien.
La última parte del capítulo habla de sacrificio por la culpa o sacrificio de restitución (se llama así también porque la persona no solo hace un sacrificio sino que trae una ofrenda para reparar el daño hecho), pero el caso específico aquí son faltas cometidas contra las cosas consagradas al Señor o violación a mandamientos específicos dados por Dios.

Capítulo 6: los primeros versículos son una continuación de los últimos del anterior (5:14-19). En este caso son sacrificios de culpa (o de restitución) contra la propiedad de alguien ya sea por descuido o por la intención de hacer daño. La persona no solo hace un sacrificio sino que restituye lo que haya robado, dañado o perdido pero con intereses (v. 5), el mismo día en que haga el sacrificio.
Versículos 8 al 13 añade instrucciones para el holocausto (otro nombre para las ofrendas quemadas). Lo que más llama la atención es que el fuego en el altar del holocausto nunca debe ser apagado, ni siquiera mientras el pueblo de Israel se mueve en el desierto: siempre debe estar prendido, y el sacerdote debe ocuparse de eso. Esto indica que la presencia de Dios está siempre sobre el altar. De la misma forma el fuego de Dios nunca debe apagarse en nuestros corazones. Quizás debamos añadir leña cada mañana como los sacerdotes debían hacer al altar.
Como las cenizas del sacrificio vienen de ofrendas sagradas entonces deben tirarse en un lugar puro pero en las afueras del campamento, el sacerdote debe cambiar su ropa para hacer esto ya que deja el lugar sagrado y las ropas sagradas no deben contaminarse.
Cuando piensas en todo el detalle te das cuenta que el trabajo sacerdotal era inmenso: matar un animal, cortarlo, sacar la grasa, la parte interna del animal, quemar una parte, sacar otra , etc.… No era un trabajo fácil lo que estas personas tenían sobre sus hombros.
La ofrenda de cereal (o de grano) de la que aquí se habla, debía ser ofrecida por el sumo sacerdote dos veces al día.
Los últimos versos (24-30) dan instrucciones adicionales sobre la ofrenda por el pecado. Nótese que las instrucciones incluyen destrucción de objetos que se usaron en el sacrificio, lavado de ropa que fue salpicada con sangre dentro del lugar sagrado, etc. La razón por la cual existen estas leyes es para que las personas no terminen adorando o venerando los objetos porque tocaron alguna cosa sagrada o tienen sangre del sacrificio. Era importante que lo sagrado se mantuviese en el lugar sagrado, esto ayudaba al pueblo a entender el concepto de santidad.

Anímate a comentar o preguntar.

Posted in Biblia Completa.

One Comment

  1. 1) En estos tiempos, si se oye de alguien que degolle un animal esparza su sangre y haga todo eso con las visceras, es SATANICO! ironico, no?

    2) Sonara irrelevante pero, diantre! con tanto esfuerzo que fue elaborar esas cortinas y con los materiales que se hicieron… rociar sangre en direccion a ellas?… la sangre no sale facil… sooowwy.. es que si la direccion es lo importante, yo buscara algo con que cubrir las cortinas y no se ensucien. 😛

    3) Al principio supongo que fueron muchos los sacrificios hasta que mas o menos fueron acostumbrandose a vivir como el pueblo de Dios. (espero que no haya sido al reves).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>