labibliacompleta4

Día 38: Levítico 22 al 24

Lee los capítulos 22 al 24  del libro de Levítico (puedes leerlos dando click aquí: Levítico 22-24), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 22: Ser sacerdote no será un oficio fácil: los estándares de santidad deben de reflejarse en sus acciones y posturas externas. Las rigurosas reglas de santidad nos dan a entender que debían ser puros ceremonialmente, pero también un ejemplo de santidad al pueblo.
Podía existir la tentación de dar los animales que no servían para otra cosa (comer o trabajar) como ofrenda al Señor, u ofrendar como sacrificio cualquier animal que no pudiese ser vendido por su defecto físico (tuerto, cojo, con sarna, etc.), así que se promulgan leyes en contra de esta práctica: al Señor debe dársele lo mejor, su santo nombre no debe ser deshonrado y, si recibimos provisión de El, lo que ofrecemos de lo provee debe ser lo mejor.
Hoy en día quizás no ofrecemos animales, pero ofrendamos nuestro tiempo, nuestro talento, nuestro dinero y, lamentablemente, casi siempre damos lo que nos sobra de estas cosas (el tiempo que nos sobra, el dinero que nos sobra, etc.). De esta práctica en Levítico deberíamos aprender a confiar en Dios y dar lo mejor y no lo que nos sobra de todo lo que tenemos.

Capítulo 23: Se repiten los diferentes festivales que los israelitas deben celebrar durante el año, esta vez agrupados de acuerdo al orden que cada uno tiene en el año. Algunos de estos festivales no serían celebrados inmediatamente sino a su entrada en la tierra (como el Festival de la Cosecha, que obviamente no podía ser celebrado en el desierto por el carácter nómada de la travesía y la infertilidad del terreno).
A parte de los festivales que ya hemos visto en nuestra lectura y que no necesitamos volver a explicar, se agregan el Festival de las Trompetas (que marca el inicio del año agrícola y es un festival de celebración en anticipación a la bendición de Dios sobre la tierra, luego se transformaría en el año nuevo judío o Rosh Hashana, que significa algo así como “el principio o la cabeza del año) y el Festival de los Tabernáculos (“enramadas” o “sukkot” en hebreo, donde el pueblo recordaba, después de entrar a la tierra prometida, que vivieron en tiendas durante todo el tiempo que anduvieron en el desierto). Muchos de estos festivales se hacían en peregrinajes a Jerusalén  (véanse los salmos de los peregrinos: Salmos 120-134, que se cantaban mientras la gente caminaba a Jerusalén a celebrar algunas de estas fiestas).

Capítulo 24: Este capítulo inicia con dos leyes: se repite Éxodo 27:20-21 donde se les ordena al pueblo a traer aceite para la iluminación del Tabernáculo y a Aarón y su descendencia a mantener el candelabro encendido toda la noche de forma perpetua, y sobre los panes de la preposición que deben ser cambiados cada día de reposo, y los que han sido reemplazados deben ser comidos por los sacerdotes.
La lista de leyes es suspendida por un evento desafortunado: alguien en el campamento blasfema (maldice) el nombre de Dios, se debe esperar que Dios de instrucciones sobre su suerte, que será ejemplo a los israelitas de lo que pasaría con alguien que blasfeme o use el nombre de Dios en vano.
El capítulo termina con la mención de algunas leyes que hemos visto antes (ver aquí).

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

2 Comments

  1. 1) Si existen 1000 y una forma de morir (como el programa aquel de tv) , “a golpes” -de lo que sea- es una de las peores… “a pedradas”, imaginarmelo duele … :(

  2. Interesante como Dios le repite una y otra vez que no levanten lo que cae al suelo de las cosechas, que dejen eso a los pobres y a los extranjeros que pasan por allí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>