labibliacompleta3

Día 43: Números 10 al 12

Lee los capítulos 10 al 12  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 10-12), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 10: En tiempos donde no existía la gran variedad de medios electrónicos de comunicación como los tenemos hoy en día, el pueblo necesita una forma de avisarse en caso de que tengan que levantar el campamento, reuniones especiales, guerra, etc. Así que Dios ordena la elaboración de dos trompetas de plata que serán tocadas de diferentes maneras e intensidad dando significado a sus avisos. Estas eran diferentes al “shofar”, un cuerno de carnero que se tocaba el Día de la Expiación (Levítico 25:9)
No nos debe sorprender que, tras el aviso de la elaboración de la trompeta, sucede la primera ocasión en que deben ser usadas: el pueblo debe salir de Sinaí (ha pasado ya un año desde que se asentaron en el lugar) e iniciarán su camino hacia la tierra prometida. Lo hacen de la forma y en el orden que el Señor lo había ordenado.
Saldrán de Sinaí hacia Parán. En su ruta acamparon en Tabera (11:3), Kibrot-hataava (11:34-35) y Hazaroth (12:16). El desierto de Paran se encontraba al este de Egipto (obviamente está ahí pero con otro nombre) y se extendía al norte o noreste del Monte Sinaí. Fue en ese desierto donde se estableció Agar con Ismael (Génesis 21:21).
Cada vez que la nube se levantaba Moisés gritaba: “¡Levántate, oh Señor y que se dispersen tus enemigos! ¡Qué huyan ante ti!” y al parar entonces decía: “«¡Vuelve, oh Señor, a los incontables millares de Israel!»”
Moisés trata de convencer a su cuñado que permanezca con ellos como guía para el viaje en el desierto, lo hace mencionando dos veces las bendiciones de Dios sobre Israel, bendiciones que el compartiría.

Capítulo 11: Una vez inicia el viaje en el desierto: ¡también inician las quejas! Se quejó el pueblo provocando la muerte de algunos de ellos. Las quejas no eran ligeras porque literalmente estaban “quejándose en proporciones malignas” delante de Dios. A pesar de que las primeras quejas traen castigo se quejaron los extranjeros que salieron con ellos y provocaron a los israelitas a quejarse, luego se queja Moisés ante Dios porque el pueblo se queja. No es difícil entender a Moisés: 600,000 personas quejándose contigo ¡no es fácil!
No debemos confundir este pasaje con el de Éxodo 16 donde las quejas parecen ser las mismas. En el pasaje de Éxodo, la gente se quejaba de la falta de alimento, en este la gente se queja directamente de la provisión de Dios.
El Señor responde pidiéndole a Moisés que elija a setenta hombres que ayuden a Moisés a llevar la carga de todo el pueblo, y ordena al pueblo a prepararse para comer carne, esta vez le saldrán hasta por las narices (v. 20)
Los hombres reciben el Espíritu de Dios y es tan poderoso el asunto que dos que no pudieron estar en la reunión y se encontraban en el campamento reciben el Espíritu justo donde estaban.
El pueblo recibe las codornices y las seca, una manera de conservarla mientras viajan por el desierto. El pecado de la queja en el pueblo vuelve a traer muerte al campamento lo que lleva a nombrar a ese lugar “Tumbas de Glotonería” (Kibrot-hataava”). La plaga probablemente haya sido intoxicación alimenticia provocada por codornices no procesadas de la forma correcta. Aunque podemos buscar causas naturales para nuestro sentido racional de las cosas, la causa verdadera y principal es la ira del Señor.

Capítulo 12: Las quejas no han terminado, ahora son los hermanos de Moisés (María o Miriam y Aarón) quienes se dedican al chisme, esta vez por la esposa de Moisés por ser cusita (era de raza negra, los descendientes actuales de los cusitas incluyen a los etíopes y a los somalíes). La identidad cusita de la mujer de Moisés nos lleva a preguntarnos ¿qué pasó con Séfora la madianita? Esto tiene tres explicaciones:
1- Esta era la segunda esposa de Moisés, con quien se casó mientras Séfora visitaba su padre Jetro.
2- O, quizás Séfora murió y Moisés se volvió a casar.
3- O, Séfora y la cusita son la misma mujer.

Aunque la queja parece ser por cuestiones étnicas (la raza de la mujer de Moisés), eso parece ser una excusa para la verdadera crítica: estaban celosos de la posición de Moisés. El Señor mismo les responde a Miriam y Aarón, diciéndoles algo que pudiésemos parafrasear como: “profeta es cualquiera, yo hablo con Moisés directamente, no con visiones sino cara a cara.”
Miriam termina leprosa después de la conversación con Dios y debe cumplir su proceso de purificación. ¿Por qué Aarón no se enferma o padece de algo a consecuencia de su pecado? Es muy probable que Miriam haya sido la que inició el chisme, y Aarón debe mantenerse puro por sus funciones como sumo sacerdote.
Tanto Moisés como Aarón expresan su preocupación por su hermana, aún así ella debe purificarse antes de reencontrarse con el pueblo en el campamento.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , , .

4 Comments

  1. 1) Entiendo los roles de: Israel, Dios y Moisés. Israel es como un niño cómodo, con mucha inercia, mucha resistencia al cambio. Ya hasta estaban olvidando lo mal que la pasaban en Egipto. Dios, es el padre enojado que ya ha sido bueno y se desconcierta con hijos tan desagradecidos. Por eso tenía la actitud, dominicanamente hablando: “AJA?! utede querían, eh? aguanten mambo ahora!” (11:23)

    Cuántas veces nos quejamos sin razón? Cuántas veces no agradecemos? Cuántas veces creemos merecerlo todo? Cuántas veces ya lo tenemos todo y queremos más? Cuántas veces tantas cosas? y … ahora (en estos tiempos) Dios no desata su ira y nos quema vivos, o nos mata de cualquier forma creativa que se le ocurra cada vez que hacemos algo parecido una y otra vez todos los días. Es tanto que ahora (en estos tiempos) nos quejamos de que Dios no está.

    2) Moisés, lo comprendo tanto.. 11: 11-15. Sus preguntas: Por qué me tratas a mí, tu servidor, con tanta dureza? Ten misericordia de mí! Qué hice para merecer la carga de todo este pueblo? […] La carga es demasiado pesada! Si esta es la manera de que piensas tratarme, sería mejor que me mataras. Hazme ese favor y ahórrame esta miseria!.(Mientras otros se quejan por cosas banales y Dios de alguna forma los aniquila, Moisés ruega que lo aniquile y no lo hace)

    Ufff!… por un chin pareciera que rogaba yo.. “Por qué? por qué? por qué? por qué? Ten misericordia de mí, yo sólo no puedo.. si es así. Sería mejor que acabaras conmigo ya”. Pero Dios nos escucha a pesar de lo que hayamos hecho, o por lo que nos estemos quejando. “Ustedes gemían y el Señor oyó sus quejidos”.

    3) Miriam, yo agregaría a tu análisis del mensaje de Dios a Miriam : “profeta es cualquiera, yo hablo con Moisés directamente, no con visiones sino cara a cara.” agregaría: “las cosas se dicen cara a cara, no se anda especulando y hablando a espaldas de los demás”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>