labibliacompleta4

Día 46: Números 18 al 20

Lee los capítulos 18 al 20  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 18-20), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 18: el Señor confirma el sacerdocio de Aarón y su descendencia. Dios habla directamente con Aarón en vez de hacerlo a través de Moisés (eso solo se registra en dos ocasiones incluyendo está y en Números 10:8). Los sacerdotes son responsables de cuidar que otros sacerdotes que se encuentran en estado de impureza se acerquen al santuario. El resto del capítulo repite cosas que ya hemos visto en Éxodo y Levítico, pero contiene algunas regulaciones concernientes a las porciones asignadas a sacerdotes y levitas para la subsistencia de ellos y de sus familias. Las porciones sacerdotales se dividen en dos: muy sagrada (9-10) y sagrada (11-18), y deben ser comidas por hombres puros en el área del Tabernáculo y por las mujeres de las familias de los sacerdotes en función, en sus casas. Los sacerdotes se mantienen de las ofrendas del Tabernáculos, pero los levitas reciben el diezmo.
La sal (v. 9) siendo un preservador de los alimentos, es un símbolo de permanencia cuando se hacen pactos. Basado en este pacto, hasta el día de hoy en algunos grupos judíos los sacerdotes (de apellido Cohen, que significa “sacerdote”, ¡Sí! seguro conoces a alguien con este apellido: descendiente de Aarón), tienen privilegios como bendecir la congregación o ser llamado primero a leer la Torá.

Capítulo 19: El sacrificio de la vaca roja (debía ser totalmente roja, sin manchas ni ningún moteado), aparentemente se hacía cada semana para mantener sus cenizas para los ritos de purificación que se hacían junto a rosear agua sagrada. Cuando una persona quedaba impura por razones que se especifican en otros textos que ya hemos visto, y aquí entre los versos 11-18, deberá rosearse con una mezcla de agua de purificación y cenizas los días tercero y séptimo de los siete que estará impuro.
Estos ritos, aunque complicados, mantenían la idea de santificación en el pueblo de Israel al mismo tiempo (aunque no era su propósito en sí) servían para proteger a la comunidad y al individuo que vivía en la comunidad lejos de fuentes de enfermedades o de contaminación física.

Capítulo 20: Los israelitas se quejan nuevamente, esta vez con signos de arrogancia: “¿No somos acaso la asamblea del Señor?” (v.4) Como diciendo: “Somos especiales, somos elegidos, ¿para que nos trajiste aquí?” Como de costumbre tanto Moisés como Aarón consultan juntos al Señor quien les da instrucciones para darle agua al pueblo de Israel. La orden era hablar sobre la roca para ordenarle que de ella saliera agua, sin embargo Moisés la golpeó y dos veces. Su desobediencia consiste en no obedecer al mandato del Señor (hablar sobre la roca) tuvo su raíz (según las palabras de Dios para ellos, v.12). en su falta de confianza a que solo la palabra haría que la roca brotase agua pero también en atribuirse ser suplidores de esa agua (v. 10). A causa de esto ni Aarón ni Moisés entrarán a la tierra prometida.
Los edomitas (descendientes de Esaú hermano de Jacob padre de los Israelitas) impiden el paso a Israel a pesar de que Moisés hace una petición pacifica donde los llama “hermanos”. Este solo evento causará disputas constantes en el futuro entre Edom y el pueblo de Israel.
Aarón muere habiendo transferido su ropa de sumo sacerdote a su hijo Eleazar y es llorado por la comunidad de Israel por 30 días. El hecho de que lo hayan hecho por todo un mes, en vez del luto acostumbrado de 7 días, nos dice lo apreciado que era entre la comunidad de los israelitas.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

One Comment

  1. 1) (Tal vez este comentario lo debí haber hecho antes) Si bien sabemos que Dios ha querido enmendar los errores que hemos venido cometiendo desde la mordida del fruto prohibido y desde entonces ha tratado de guiarnos hacia una vida lo más parecida a la que se suponía que viviéramos en el Edén; no me había fijado que con tantas normas y procedimientos (algo incómodas de leer) estaba describiendo al Edén mismo. Gran parte de los “NO” (las prohibiciones) era porque en el Edén no habían ni existían esas cosas, por ejemplo las enfermedades; y gran parte de los “Si” era porque sí las había, se podían hacer, le agradaban a Dios.

    Por eso, el “reseteo” de la humanidad = “borrón y cuenta nueva” para empezar desde cero una y otra vez e intentarlo. A pesar de que los métodos (hasta ahora) hayan sido de destierro, o exterminio de casi toda la humanidad, si vemos a los humanos como un sujeto (como su creación), Dios ha venido perdonando al ser humano siempre, en cada uno de sus intentos. Y uno de sus intentos es cuando Dios le promete a Israel una descendencia y tierra abundantes (un Edén); a él, que no era perfecto, que era falible, pero que confió en El. A él que no era igual a su padre (Isaac), el cual tampoco era perfecto, y que también confiaba en Dios; y así mismo, a su vez, el padre de Isaac (Abraham). Como de igual forma, yo no soy igual al mío ni debo cometer los mismos errores que los de él. Lo mismo con Caín y Abel y sus padres, Adán y Eva; y Adán y Eva con Dios.

    = Dios seguirá perdonándonos siempre. Y siempre que, confiados en El, estemos dispuestos a “un borrón y cuenta nueva” en nuestras vidas, un exterminio radical no de nosotros esta vez, si no de nuestros pecados.

    2) Yo creo que simplemente Moisés y Aarón expresaron su fastidio en ese momento. “Escuchen, ustedes rebeldes! Acaso debemos sacarles agua de esta roca?”. Fue su manera de resaltarles y de que se percataran a la pregunta: “de verdad ustedes creen que se lo merecen?!.ustedes! malagradecidos!.” Y con esa actitud de reprimenda, “hablarle a la roca” no encajaba, a golpes sí. También: sí, hay gran parte de “atribuirse de ser suplidores de esa agua” en sus palabras, pero más o menos era de esperarse después de pasar tanto tiempo haciendo milagros, enviando plagas, liberando un pueblo, guiando un pueblo, CONVENCIENDO a Dios, diciéndole cómo proceder… psaaa! Que salga agua de una piedra? B*tch! Please.. eso lo hago YO! . Algo así debían sentirse Moisés y Aarón, lo único que lamento es que su castigo haya sido justo no poder completar la misión por la que han hecho tanto, llevar a Israel a la tierra prometida. Para mí no poder concluir algo es frustrante. Y peor aún, se los anunciaron… espero no leer que Moisés sea el rebelde después de eso, como tal empleado que le anuncian su último día de trabajo un mes antes.

    3) Qué irónico! Que Esaú haya recibido bien a su hermano, Jacob, cuando se encontraron en el desierto (sabiendo que Esaú tenía razones como para no perdonar a Jacob) y que los descendientes (que no les compete los pecados de sus antepasados, más si ya se habían perdonados entre sí) de Esaú no le permitieran el paso a los de Israel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>