labibliacompleta4

Día 65: Josué 4 al 6

Lee los capítulos 4 al 6 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 4-6)

Notas De Estudio

Capítulo 4: a falta de imágenes o estatuas (prohibidas para los Israelitas por ley) los montículos de piedra representaban personas o eventos que debían ser recordados. En el caso de este capítulo una persona de cada tribu sacará una piedra del río (que ahora está en seco) para entonces hacer un monumento conmemorativo que sirva como recuerdo pero también de punto de referencia para iniciar conversaciones en torno a la conquista de Israel, que inició aquí al cruzar el río. El nombre del lugar donde se erigieron las piedras (“Guilgal”) significa “rueda” o “círculo”, es muy probable que ese nombre tenga conexión con la forma en que se erigió el monumento.
El evento (el cruce del Jordán en seco) hace que Josué sea respetado por el pueblo y así continúo hasta el final de su vida. Tiene mucho parecido con el éxodo de Egipto, ya que la fecha que nos dan es el día 10 del primer mes, el mes en que se celebra la pascua, y ahora el pueblo se prepara para celebrarla. Al salir de Egipto el pueblo celebró la pascua y luego cruzó el Mar Rojo, al entrar a la tierra prometida el pueblo primero cruza el Jordán en seco y luego se prepara para celebrarla.

Capítulo 5: Confirmando la información que Rajab dio a los espías: la fama de los israelitas estaba por todo el lugar y el pánico cubría a los reyes y habitantes de la tierra. Algo que llama mucho la atención es el hecho que los israelitas no habían cumplido el rito de circuncisión con sus hijos durante todo el tiempo que anduvieron en el desierto, ¿será que decidieron no hacerlo en rebeldía, ya que de ninguna forma entrarían a la tierra prometida? En un acto de fe, Josué circuncida a todos los varones mostrando fidelidad al pacto hecho con Dios antes de hacer guerra con las naciones cananeas. Es un acto de fe porque a la persona circuncidada le toma unos catorce días recuperarse (recordemos el evento de Génesis 34 donde dos de los hijos de Jacob engañaron a los hombres de Siquén), los hombres en recuperación era el punto de mayor vulnerabilidad para el pueblo y el mejor momento para que las tribus vecinas puedan atacarlos. Sin embargo, ahí frente a Jericó, Josué es fiel a Dios creyendo que su victoria depende no de la fuerza de los hombres sino de la fuerza y la protección de Dios.
Lo que me hace pensar: ¿le creemos a Dios a pesar de que nos encontremos en situaciones vulnerables? ¿seríamos fieles antes de dar cualquier paso aún cuando ser fiel signifique ponernos “en peligro”? Josué nos da una tremenda lección: fieles a Dios primero.
La circuncisión era también un prerrequisito para que pudiesen participar de la Pascua (no circuncisión, no Pascua). En el día en que se celebró la primera Pascua en la tierra prometida (aunque todavía no conquistada) el maná dejó de caer, y ellos empezaron a aprovechar de los beneficios de la tierra. La desaparición del maná marca el inició de una vida menos nómada y más sedentaria, con enfoque en la agricultura y en la producción de su propio alimento.

Capítulo 6: La toma de Jericó es una de las historias más famosas de la Biblia por la forma en que se hizo, combinando ritual (dar vueltas con el arca alrededor de la muralla y en silencio) y acción militar. “Siete” es el número perfecto, un número con mucho significado en el lenguaje bíblico, el séptimo día (el día en que dieron 7 vueltas alrededor de las murallas) es también el último día de la “Fiesta De Los Panes Sin Levaduras”. La ciudad debe ser totalmente destruida y nada de lo que es de valor en la ciudad debe ser tomado sino que debe ser consagrado al Señor.
Me imagino el pavor que invadió a los habitantes de Jericó durante los siete días: miles de personas, marchando alrededor, en silencio mientras trompetas eran tocadas sin parar por los levitas. Al séptimo día las murallas cayeron. Cuando uno llega a historias como estas siempre trata de buscar explicaciones racionales y físicas: “es probable que el suelo se haya debilitado durante los días en que se marchaba alrededor de ella (imagínate, solo los hombres de guerra superaban los 600,000) y con los gritos el último día se provocó la caída inminente del muro…” o cosas así. La verdad es que: la confianza de Israel en el Señor les dio la victoria.
Por alguna razón Josué, al final del capítulo maldice a Jericó con estas palabras:
«¡Maldito sea en la presencia del Señor
el que se atreva a reconstruir esta ciudad!
Que eche los cimientos
a costa de la vida de su hijo mayor.
Que ponga las puertas
a costa de la vida de su hijo menor.» (v.26)

En 1 Reyes 16:34 nos dice como esta profecía se cumplió:
“En tiempos de Acab, Jiel de Betel reconstruyó Jericó. Echó los cimientos al precio de la vida de Abirán, su hijo mayor, y puso las puertas al precio de la vida de Segub, su hijo menor, según la palabra que el Señor había dado a conocer por medio de Josué hijo de Nun.”

Muy duro…

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , , , .

One Comment

  1. Ese acto de circuncidar a TODOS los varones estando a las puertas del enemigo como quien dice, me dio una gran lección. Definitivamente ganamos más creyéndole a Dios “con todo” que tratando de controlarlo todo con nuestra capacidad, conexiones y recursos. Deberíamos ser más como Josué… y se puede!!!
    Bendiciones,
    PVH

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>