labibliacompleta4

Día 75: Jueces 9 al 11

Lee los capítulos 9 al 11 del libro de Jueces (puedes leerlos dando click aquí: Jueces 9-11)

Notas De Estudio

Capítulo 9: Era común que cuando algunos caudillos morían se levantara una pugna entre los hijos. Abimelec (su nombre significa “padre del rey”), anticipa cualquier situación entre hermanos y, convenciendo a los hombres de su pueblo, los elimina a todos. De hecho, se transforma en el primer rey nombrado en Israel aunque solo por tres años y probablemente no de preeminencia nacional sino solo sobre algunos territorios.
Joctán (su nombre significa “Dios actúa con integridad”), su hermano menor, escapa y denuncia a través de una parábola, que actos tan violentos como esos acarrearán consecuencias sobre los que han participado o permitido que pasen.
La parábola del hijo menor de Gedeón resulta una profecía: Abimelec es afectado por un espíritu maligno, tipo lo mismo que le sucedía al rey Saúl (1 Samuel 16:14), tiene encuentros con traidores, destruye su propia ciudad poniendo sal sobre ella en señal de que es maldita y nadie debe reconstruirla, y muere mientras trata de detener una de las tantas pequeñas rebeliones contra él que habían surgido.

Capítulos 10 y 11: Después de Abimelec aparecen dos jueces consecutivos (Tola y Yair) entre los que no se repite el patrón de pecado del pueblo sino que se mantienen siguiendo a Dios, esto gracias a la cercanía de un juez y otro, no hay espacio entre ellos que permita que los israelitas se aparten tras las naciones y sus costumbres. Son llamados los “jueces consecutivos”.
Después de Yair no aparece otro juez sino que hay un período en que el pueblo está “de su cuenta”, lo que da espacio a que se aparten de Dios y se inclinen al pecado. Esta vez la opresión parece ser bien severa, con los Filisteos de un lado y los amonitas de otro. Claman a Dios pero este rechaza el clamor, insisten pero esta vez su oración va acompañada por actos de arrepentimiento en donde se deshacen de los dioses que tenían, y de esta forma Dios mira con favor de nuevo al pueblo.
Es en este ínterin que aparece Jefté, hijo de Galaad con una prostituta y por ende rechazado por sus hermanos. En un momento de desesperación los hombres de Galaad buscan a Jefté, que se ha unido a un grupo de mercenarios y salteadores.
El punto crítico lo vemos en el capítulo 11: Jefté pide a Dios la victoria y le promete que sacrificará en holocausto (sacrificio quemado) a la primera persona que salga a su encuentro si el Señor permite que ganen. Ganan y la primera persona que sale es su hija. Tristemente Jefté decide seguir con su promesa bajo la aceptación de su hija.
Un montón de preguntas surgen:
¿Sacrificios humanos? ¿cómo así? ¿Dios no los prohíbe? ¿La sacrifico realmente?
Una interpretación idealista suele decir que realmente la hija no fue sacrificada sino que fue consagrada al Señor y por ende nunca pudo casarse. La verdad es que sí fue sacrificada. De que Dios allá aceptado el sacrificio como agradable ya eso es otra cosa. Según la misma ley los sacrificios no podían ser hechos en cualquier lugar, solo en el altar de bronce y en el lugar que se asigne como morada al holocausto, y estaba en prohibición los sacrificios humanos. Es una de esas veces en que nos damos cuenta que la locura y el desconocimiento de la Ley de Dios que tenían los hijos de Israel los había llevado a confundir a Dios dentro de los patrones macabros de los dioses de la zona a los que constantemente se habían inclinado.

 

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Posted in Biblia Completa and tagged , , , , , , , , , , , , , , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>