Día 343: Apocalipsis 18-20

Lee el libro Apocalipsis 18-20 (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 18-20)

Notas de Estudio

Capítulos 18-19: La caída de la Gran Ramera, “Babilonia”, tiene reacciones del cielo y de la tierra:
– Del cielo hay un poema de consumación: “finalmente ha caído Babilonia, era justo.”
– De la tierra hay un “ay” de parte de los reyes, comerciantes y todos los que de alguna forma se beneficiaban o hacían tratos con ella. Nadie podía creer que la Gran Babilonia había caído.
– En el cielo otra vez: alabanza a causa de la destrucción de la ciudad que provocaba a todos a hacer daño.
Al final de capítulo 19 aparece Jesús, montado en un caballo blanco para finalmente hacer justicia y gobernar a toda la tierra, esto no pasará sin violencia, la bestia y el falso profeta junto a los reyes de toda la tierra hacen guerra contra el Cordero pero Él vence.

Capítulo 20:
 Ok. Entramos a un capítulo que causa mucha disputa teológica dentro de los cristianos. Como no tenemos mucho espacio (nuestro fin es solamente motivar el estudio, así que nos hemos propuesto mantener los comentarios de manera breve), no podemos más que mencionarlo superficialmente. Este capítulo habla de un gobierno de mil años de Cristo en el que resucitan (la “primera resurrección”) aquellos que vivieron en fidelidad a Cristo y habían muerto, reinando junto a Él sobre toda la tierra. Después del cual Satanás, que fue encadenado (todavía no fue arrojado al lago de fuego), es liberado de su prisión y nuevamente convence a un grupo de habitantes de la tierra para hacerle “golpe de estado” a Jesucristo. Al final de los mil años, después de pelear contra Cristo, serán vencidos y finalmente el diablo (la serpiente antigua, Satanás, el Dragón) será arrojado al lago de fuego de donde nunca podrá salir jamás. Luego pasa la “segunda resurrección” (20:13), que es sucedida por el Juicio Final, aquel cuyo nombre no estuvo en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego (“infierno”).Hay tres posiciones sobre el “Milenio” (reinado de Cristo de mil años):

– Amilenealismo: es la posición de que no habrá un reinado literal de Cristo de mil años, sino que representa una época (dice una de las posiciones dentro del amilenealismo) en que el cristianismo será muy influyente.

– Premilenealismo: que es la creencia de que Jesús literalmente vendrá a la tierra (“Segunda Venida”) a reinar por mil años. Los que sostienen esta posición generalmente creen en el “rapto”, que no es la segunda venida sino el arrebatamiento de fieles creyentes antes de la Gran Tribulación para que no pasen por ella, el rapto no es la venida física de Cristo ya que estos serían recibidos en las nubes por El.

– Postmilenealismo: los postmilenealistas creen que la “Segunda Venida de Cristo” será después del milenio al que no consideran un gobierno literal de mil años en que gobernará Cristo sino una época en que la verdad cristiana prosperará sobre otras verdades.

Si quieres saber qué creemos sobre esto en El Círculo, pregúntanos.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

 

Día 342: Apocalipsis 15-17

Lee el libro Apocalipsis 15-17 (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 15-17)

Notas de Estudio

Capítulos 15-16: Aquí inician las últimas calamidades sobre la tierra. El concepto de “La Ira de Dios” es muy difícil de digerir para el hombre moderno (¿postmoderno? ¿transmoderno?) por dos razones, una es “secular” y la otra tiene que ver con la forma en que predicamos el cristianismo, así que podríamos llamarla “religiosa”:

1- El hombre y la mujer modernos se entienden merecedores de cosas aunque no las hayan ganado. La sociedad debe ser justa contigo, aunque no cumplas con tus deberes sociales. Otros deben entenderte, aunque tú no los entiendas. La gente debe admirarte, aunque no haya en ti nada por qué ser admirado. Así que, “la ira de Dios” es un concepto injusto ya que no deberían ser juzgados por “hacer lo que quieren” ya que es “su derecho”. ¿Entienden el punto? ¡Bien! Seguimos.

2- Los cristianos siempre han predicado un “Dios de Amor”, al punto de hacer un paralelismo entre el Antiguo y Nuevo Testamento en donde la comparación entre el Dios del Antiguo y el Nuevo te hacen entender como que hay “dos dioses”, siendo el Dios del AT explosivo y lleno de odio e ira, y el del NT lleno de amor y paz. Esto obviamente no es así, Dios siempre ha sido un Dios de amor, lento para la ira y grande en misericordia. Pero también ha advertido que si continuamos en nuestros caminos malignos esto tendrá sus consecuencias. Cuando llegamos a Apocalipsis nos encontramos con Dios derramando su ira (la “consecuencia”) sobre la tierra. Pero hemos visto que, a pesar de que las cosas van empeorando los habitantes de la tierra siguen empecinados en su estilo de vida maligno y egoísta, no hay arrepentimiento ni dolor por lo sucedido.

En medio del derramamiento de la ira del Señor hay dos cantos de alabanzas: uno es de los santos que fueron vestidos de blancos, esos que fueron martirizados por seguir a Cristo y otro del ángel que derrama la tercera copa, el punto central del canto es: DIOS ES JUSTO. ¡Ajá! Ellos cantan porque por fin se hace justicia sobre los malvados, sobre los que persiguieron a la iglesia, sobre los que practicaron el mal sumergiendo a los habitantes de la tierra a opresión. Si somos gente que clama por justicia deberíamos cantar igual.
El hecho de que se repita constantemente en el capítulo 16 que “ni así se arrepintieron”, indica que de alguna forma puso haber misericordia pero los habitantes de la tierra eligieron otro camino. De hecho, se prepararon junto a la bestia para pelear contra Dios. Nos hace recordar el Salmo 2:1-3:
“¿Por qué se sublevan las naciones,
    y en vano conspiran los pueblos?
Los reyes de la tierra se rebelan;
    los gobernantes se confabulan contra el Señor
    y contra su ungido.
 Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas!
    ¡Librémonos de su yugo!»”

Capítulo 17: La mujer que aparece montada sobre la bestia es “La Gran Babilonia”, que a los ojos del mundo está envuelta en riquezas y realeza pero en verdad ella representa todo lo vil e impuro y malvado. La bestia se ha manifestado antes (no estamos claros cuándo) y se manifiesta de nuevo. Las siete cabezas son siete montañas (17:9) esto parece ser una referencia a Roma, que en la antigüedad era conocida como la ciudad de las siete montañas. La identidad de los siete reyes es motivo de disputa, como parece ser Roma (por las siete montañas) algunos lo interpretan como siete emperadores históricos de Roma, pero no hace sentido porque para el tiempo en que Juan escribe Apocalipsis (entre el 90 d.C. al 95 d.C.) ya habían gobernado 10 emperadores (Dominiciano envío a Juan a Patmos), así que otros lo interpretan como la referencia a siete imperios grandes imperios (ejemplo: Egipto, Asiria, Babilonia, Persa, Grecia, Roma y luego un futuro imperio que durará poco y luego un séptimo). De igual manera diferentes personas han interpretado a “La Gran Babilonia” en su época como el Imperio en turno.
La guerra contra el Cordero es la batalla futura que veremos en unos cuantos capítulos.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 341: Apocalipsis 12-14

Lee el libro Apocalipsis 12-14  (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 12-14)

Notas de Estudio

Capítulo 12: A partir de este capítulo las imágenes se multiplican, haciendo la lectura de Apocalipsis fascinante o (como en el caso de algunos) temerosa. La gente asume como profético algo que trata sobre el futuro y que debe cumplirse de alguna manera. Pero las profecías son sobre el pasado (por ejemplo: “por cuanto Dios trató con ustedes y prometieron a Dios tal cosa…”), el presente (por ejemplo: “pero ustedes no han sido fieles sino que se han entregado a su pecado”) y el futuro (por ejemplo “esto es lo que sucederá”), e algunos casos (no siendo este el de Apocalipsis) el futuro se ve afectado por la respuesta de la gente a la palabra profética. Un ejemplo de esto es Jonás, que profetiza destrucción contra Nínive a causa de sus pecados e inmoralidad; la respuesta de la gente de Nínive es arrepentimiento y esto causa que el futuro profético anunciado por Jonás sea cambiado: la gente vivirá y la ciudad no será destruida. Juan va al pasado en este capítulo haciendo referencia a dos cosas:
• Génesis 3:15-16 sobre el conflicto entre la mujer y la serpiente (el dragón o “serpiente antigua” como es llamada en otros lados).
• El nacimiento de Cristo y la profecía de su nacimiento virginal (Isaías 7:14)
El dragón persigue a la mujer quien es llevada por Dios al desierto (¿Egipto? Mateo 2:13-19).
La lucha “contra el resto de sus descendientes” es una referencia a la persecución de cristianos después de la muerte, resurrección y ascensión de Cristo.

Capítulos 13-14: A la bestia que subió desde el mar se le permitió blasfemar por 3 años y medios (si unimos estos a los 3 años y medio en que los dos testigos testifican da un total de 7 años). Es la bestia quien sigue después de los dos testigos, y todos son engañados por sus palabras blasfémicas. Lo que no ha de extrañarnos: las palabras que provienen de Dios no siempre son del agrado de la gente y muchas veces los hacen molestar a causa de que los confrontan. Las palabras de la bestia seguro son mucho más atractivas para la humanidad, quienes hasta este momento están empecinadas en seguir su propio camino y darle la espalda a Dios. La bestia hace que todos usen una marca (¡sí! aquí hace la aparición “La Marca de la Bestia”), una especie de tatuaje en su frente o mano que permite que los ciudadanos de la tierra hagan sus transacciones sin problema. El número es “666”, siendo 6 un número menos que 7, y siendo 7 el número que indica plenitud y perfección, lo que este número indica es que es la imperfección (6) en su máxima expresión (666). > Mientras en la tierra la gente es marcada con el número de la bestia, el Cordero se encuentra en el Monte de Sión (Jerusalén) rodeado de 144,000 sellados con Su nombre y el nombre del Padre. Un ángel proclamaba el evangelio (las Buenas Noticias) mientras otro anunciaba la caída de Babilonia. Ambos ángeles representan los heraldos que eran enviados cuando a una ciudad se le prometía ser liberada por un rey, gobernador o señor, ese anuncio contenía palabras de sometimiento a este Señor, gozo por la liberación de que el enemigo ha caído (“¡Ha caído Babilonia!”) y un anuncio de castigo a todo aquel que se asoció y permanece asociado (los sellados con el sello de la bestia) con el gobierno opresor. Solo aquellos que tuvieron paciencia (14:12-13) y no asociaron con el gobierno opresor (la bestia) y sufrieron a causa de esto, serán hallados fieles y bienaventurados. La cosecha nos hace pensar en juicio, la sangre llega a una distancia de 300 kilómetros. Es una descripción del juicio terrible de Dios.


Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 268: Zacarías 1-5

Lee el libro de Zacarías capítulos del 1 al 5 (puedes leerlos dando clic aquí: Zacarías 1 – 5).

Notas De Estudio

Introducción al libro: El libro de Zacarías es fechado en el mismo período que Hageo: los primeros años de Darío 1 (que reinó del 522-486 a.C.). El libro de Esdras asocia a Zacarías junto a Hageo con motivadores proféticos de la reconstrucción del Templo (Esdras 5:1), y no nos debe extrañar ya que veremos que Zacarías está lidiando con los mismos asuntos con que Hageo profetiza: la restauración de la comunidad de los Judíos en el Período Persa. El libro también señala la disonancia que hay entre el estatus y poder de la comunidad y el Templo, la disonancia es resuelta de una forma que nos lleva a la esperanza y reafirma las creencias de la comunidad así como su lugar en la economía divina.

Su autor es Zacarías, quien aparentemente era sacerdote (Nehemías 12:16), quien da fecha a dos períodos de su ministerio profético (520 a.C. y 518 a.C.).

¡Leamos!

Capítulo 1: Este capítulo es un mensaje de esperanza para el pueblo obediente, siendo la obediencia la condición para que lo que se espera se cumpla. Las profecías son acompañadas con visiones cuasi-apocalípticas (nos hacen recordar los “Cuatro Jinetes del Apocalipsis” y las visiones con cuernos del mismo libro, aunque no hay conexión alguna). Los jinetes aquí son más “patrulleros” enviados por el Señor para ver si todo estaba en orden. Ambas visiones adelante el retorno de Dios y su Shekinah (gloria) a Jerusalén, de quien Ezequiel había profetizado como Dios había salido de la ciudad y el Templo.

Capítulos 2-3: Aunque medir puede significar ver si hay rectitud en la ciudad o nación, aquí tiene una conexión con la gloria de Jerusalén: ¿para que medirla si la ciudad será tan grande y tan rica que sus límites serán extendidos? Un mensaje directo de esperanza para un pueblo que reconstruye una ciudad que lleva 70 años destruida.

En el capítulo tres la profecía está conectada con Josué, líder religioso de quienes habían regresado del exilio. Es también un mensaje de esperanza: a pesar de haber pecado y de ser acusado por el acusador (Satanás, en hebreo “ja-satan” literalmente “el acusador”), Dios lo ha elegido y le ha dado una nueva vestidura. El pueblo (quien es representado por Josué, primer sumo-sacerdote después del exilio) tiene el chance de servir privilegiadamente delante de Dios, si obedece.

Capítulos 4: Con el reto de reconstruir el templo y la ciudad, la gente de Dios se siente pequeña, abrumada, oprimida. La oposición venía de todos lados (Esdras 3 y 4 nos hablan de algunas de esas conspiraciones), pero Zacarías veía las cosas de manera diferente: Dios empoderará a su gente y a su líder Zorobabel para que lleve a cabo la labor. El verso 10 es clave: “No menosprecien estos modestos comienzos, pues el Señor se alegrará cuando vea que el trabajo se inicia…”

Capítulo 5: La quinta visión se enfoca en la Torah (los primeros cinco libros de la Biblia), ahora hay un cambio de enfoque: de animar a la gente a hacer lo que debe hacer a revelar lo que Dios hará. En el Antiguo Testamento el pacto de Dios con Israel es presentado como una relación recíproca: Dios bendice al pueblo que obedece, y eso no es menos cierto para los que han regresado del exilio.

Luego el capítulo continúa midiendo la maldad del pueblo, la mujer dentro de la medida (una olla o recipiente con tapa) representa la maldad (el hecho de que sea femenina es que la palabra en hebreo, como en español, es femenina). Otras dos mujeres aladas se llevan la “maldad del pueblo” lejos, hasta Babilonia. Lo que pudiese representar que si el pueblo sucumbe nuevamente a la idolatría, sería llevado de nuevo en cautiverio.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 266: Habacuc 1-3

Lee el libro Habacuc  capitulo 1 al 3 (puedes leerlos dando clic aquí: Habacuc 1-3).

Notas De Estudio

Capítulos 1-3: El libro de Habacuc es interesante ya que la mayor parte de su estructura (caps. 1-2) es un diálogo del profeta con Dios y el resto (cap. 3) es una oración o salmo. Es bastante interesante también que un libro que contiene en su mayor parte palabras humanas es considerado “profético”. El libro tampoco nos ofrece una fecha aproximada, pero por la conversación y las palabras del profeta es algún tiempo alrededor del 612 a.C. ya que ofrece cierta perspectiva de la aparición de Babilonia como imperio.
El profeta se queja de las injusticias y hace una especie de denuncia a Dios, en vez de hablar con la gente de parte de Dios, Habacuc habla con Dios de parte de la gente. El profeta lucha con como entiende las acciones de Dios en la historia y como incluso usa una nación injusta como injusticia. La respuesta de Dios es “el justo por su fe vivirá.” (2:4)
Habacuc no es mencionada en ninguna otra parte en la Biblia, y como el libro de Job lidia con los problemas de entender los caminos de Dios. Dios (como en el libro de Job) no le ofrece respuestas claras al profeta y cuando Habacuc declara que se regocijará en Dios no importa que (3:17-19) muestra que ha aceptado este mensaje para su vida.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 253: Daniel 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Daniel (puedes leerlos dando clic aquí: Daniel 1-4).

Notas De Estudio

Introducción: El libro de Daniel es el último de los 5 Profetas Mayores. El personaje principal es el profeta Daniel, seguido de sus más cercanos amigos, Ananías, Misael y Azarías. También resaltan los reyes mencionados en el libro: Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro.
El libro comienza con el sitio de Jerusalén por Babilonia (alrededor del 605 A.C.), y abarca la época conocida como “El Cautiverio” (que terminó como en 562 A.C.), como había sido profetizado por los profetas anteriormente leídos. Básicamente las tramas se centran en una breve introducción histórica (1:1-7), episodios ocurridos entre los protagonistas y los ya mencionados reyes, y visiones de Daniel.
Vale destacar que Daniel (aunque más joven) fue parcialmente contemporáneo con Jeremías y Ezequiel.
Capítulo 1: Se empieza con una breve reseña histórica (1:1-7), que básicamente describe a el contexto de los 4 personajes principales y cómo llegaron a la corte del rey Nabucodonosor. Daniel y sus amigos eran jóvenes de la realeza de Judá con ciertas características (1:3-4). Babilonia usó con ellos una estrategia que usó con otros pueblos conquistados: secuestraba, entrenaba y les trataba de lavar el cerebro (un ejemplo es el cambio de nombres, v.7) a “la crema y nata” de esos pueblos, y los ponía al servicio del imperio. A ese grupo se le trataba con cierta preferencia que a los demás esclavos (1:5), aunque en algunos aspectos chocaba con las leyes judías (1:8).
En los versos 8 en adelante se nos presenta un conflicto, a diferencia de muchos de los “aprendices escogidos”, Daniel, Ananías, Misael y Azarías, decidieron no comer la comida babilónica que estaba en contra de sus enseñanzas, prefiriendo comer sólo legumbres y beber sólo agua (ustedes saben que eso no es fácil!). El Señor los pone en gracia con la autoridad competente para que se les permita, y logran estar en mejor estado que los demás (vv. 14-16).
Pasados los 3 años de entrenamiento fueron evaluados por el rey y pasaron con resultados extraordinarios (vv. 18-21). Qué bueno que la Biblia aclara que ellos no obtuvieron esos logros porque eran los “más verdugos del barrio”, sino que Dios los dotó de habilidades excepcionales (v. 17). Eso no quita el mérito de su esfuerzo; es más bien para que quede bien claro quién es el que nos provee lo necesario para triunfar, y no nos tomemos la honra para nosotros.
Capítulo 2: Nabucodonosor tiene un sueño que lo asusta mucho, y llama a los “sabios de su reino” (incluía magos, brujos, hechiceros y astrólogos), para que lo interpreten (práctica nada rara en la época). Pero se la pone difícil: les “exigió que le dijeran lo que había soñado”, bajo amenaza de muerte! (vv. 2b-6). Sus súbditos no lograron satisfacer su petición así que empezó una persecución para ejecutarlos a todos. Entre los sabios se encontraba Daniel el cual pidió un poco de tiempo al rey para darle la interpretación del sueño. Daniel y sus amigos oraron a Dios quien le dio la revelación esa misma noche (su significado tiene implicaciones de amplio espectro histórico cuya complejidad no abordaremos aquí). El rey quedó tan asombrado con la respuesta que se arrodilló y dijo “tu Dios [el de Daniel] es el más grande de todos los dioses, es el Señor de los reyes, y es quien revela los misterios, porque tú pudiste revelar este secreto” (vv. 46-47). Acto seguido, Nabucodonosor ascendió a Daniel quien hizo que ascendieran a sus tres compañeros.
¿Qué fue lo más importante? Que el nombre del Señor quedara en alto. Eso es lo que debería siempre importarnos!
Capítulo 3: Aquí está una de mis historias favorita de toda la Biblia! Nabucodonosor (a pesar de lo mostrado por Dios en el capítulo 2) hace una estatua de oro enorme, y manda que la adoren. La orden llega con cierta presión: “¡Cualquiera que se rehúse a obedecer, será arrojado inmediatamente a un horno ardiente!” (v. 6). Sin embargo Sadrac, Mesac y Abed-nego (estos fueron los nombres caldeos que les dieron a Ananías, Misael y Azarías respectivamente; ver 1:7) no se arrodillaron ni adoraron la estatua. Aparecen algunos astrólogos que los delatan con el rey, probablemente por envidia pues recalcan que eran aquellos “a los que usted puso a cargo de la provincia de Babilonia” (v. 12).
Nabuco (de cariño J) se incomoda, los manda a llamar, y (según él) les da “un chance”, dándoles la oportunidad de salvarse si la próxima vez que toque adorar a la estatua lo hacen. La respuesta de ellos es una de las frases (a mi entender) más valientes citadas en la Biblia: “…no necesitamos defendernos delante de usted. 17Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; 18 pero aunque no lo hiciera [UFFF!], deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.” (vv. 16-18).
El rey se quilla tanto que los manda al horno de fuego, calentado 7 veces más de lo usual. Son arrojados y… sucede el milagro! Nabucodonosor ve que dentro del horno no hay tres personas sino 4, sin ningún daño, y dice que “el cuarto hombre se parece a un dios!” (v. 25). Llama a Sadrac, Mesac y Abed-nego y les pide que salgan. Resumiendo: ni ellos ni sus ropas estaban quemados, y ni siquiera olían a humo (vv. 24-27). Y entonces pasaron de perseguidos a ascendidos (v. 30), que debió ser tremendo golpe para los envidiosos. Dios se las luce, verdad?!
Nota curiosa: Este es el único capítulo que no menciona a Daniel.
Capítulo 4: Este capítulo empieza como una cita del propio Nabucodonosor. Es un testimonio relatado como una carta “a la gente de todas las razas, naciones y lenguas del mundo [babilónico]” (v. 1). Él tiene otro sueño que lo asusta muchísimo. Una vez más los sabios del reino no pudieron interpretarlo y le pidió a Beltsasar (nombre caldeo que le dieron a Daniel; ver 1:7), que lo interpretara. Efectivamente, Daniel (con cierto espanto) le responde que el significado del sueño es que vendrá juicio sobre el rey. Por Nabucodonosor estar de arrogante y no reconocer que fue Dios quien le dio el gran reino que dirigía, iba a comportarse y vivir como un animal del campo durante siete años (vv. 22, 24-25). Una revelación muy fuerte, verdad? Daniel fue sabio y le aconsejó que se arrepintiera, es decir que cambiara el rumbo de sus malas acciones (v. 27).
Doce meses después, al parecer olvidando lo que se le avisó, Nabucodonosor se expresó arrogantemente (vv. 29-30), y se cumplió la profecía; se empezó a comportar como un animal (literalmente, comiendo hierba y viviendo a la intemperie; ver vv. 31-33), y obviamente hubo que aislarlo de todo lo que tenía que ver con su reino. Pasado el tiempo anunciado por el Señor, el rey mismo dice “… yo, Nabucodonosor, levanté los ojos al cielo. Recuperé la razón, alabé y adoré al Altísimo y di honra a aquel que vive para siempre…” (v. 34). Entonces, además de alabar a Dios, relata cómo le fue devuelto el reino (v. 36), y termina diciendo “Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, glorifico y doy honra al Rey del cielo. Todos sus actos son justos y verdaderos, y es capaz de humillar al soberbio” (v. 37). ¡Qué lección… para TODOS nosotros!
Otra nota curiosa: Este es la última vez que se menciona a Nabucodonosor de manera activa en este libro. De ahí en adelante sólo lo citan históricamente.
Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 248: Ezequiel 29-32

Lee los capítulos del 29 al 32 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  29-32)

Notas De Estudio

Capítulos 29-32: Estos cuatro capítulos comprenden profecías y lamentos (que también funcionan como palabras proféticas) contra Egipto. Después de mantener esclavo a los israelitas por unos 400 años, Egipto se mantuvo como un constante enemigo. Este oráculo profético es único en el sentido que Dios promete restaurar la nación pagana después de 40 años. Si Egipto cayó ante Babilonia en el 568 a.C., como dicen las crónicas de los reyes babilonios, entonces unos 40 años de cautividad habrían terminado bajo el Imperio Persa quienes, como política de su gobierno, animaron a los exiliados a volver a sus tierras (2 Crónicas 36:22-23). A pesar de haber sido restaurado, Egipto nunca volvió a una posición de preeminencia. De hecho, su “restauración” quizás fue un acto de gracia divina por el pecado de Israel en el desierto durante 40 años.

El flujo de estos capítulos es el siguiente:

Profecía Contra Egipto
Lamento
Profecía Contra Egipto
Lamento

La intención de la profecía no es solamente advertir a Egipto sino también a las naciones que se unirían a ellos (incluyendo los judíos), para que no confíen en este “bastón hueco” como lo llama otro profeta. De hecho, el lamento final se hace también por las naciones que de alguna u otra forma tenían intención de unirse a Egipto contra Babilonia.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 247: Ezequiel 25-28

Lee los capítulos del 25 al 28 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  25-28)

Notas De Estudio

Capítulos 25-26: Estos capítulos (como ya habrás leído) comprenden mensajes contra diferentes naciones todas vecinas a Israel: Amón, Moab, Edom, Filistea, Tiro. Todas tienen una historia de guerras y enemistad con Israel, y las profecías tienen conexión con eso. El capítulo 25 inicia una sección que llega hasta el capítulo 32, todo con profecías en contra de las naciones, lo que demuestra que Dios no es solo un “Dios nacional”. En aquella época se pensaba que los dioses actuaban solo dentro de ciertos territorios, el hecho de que la profecía fuese más allá del “territorio” de este Dios significa que este Dios es el Dios de todo territorio.

Los amonitas fueron usados por Babilonia contra Judá, luego Judá y Amón se aliaron contra Babilonia (Jer. 27:3) en una coalición que nunca tuvo éxito. Los moabitas también asistieron a Babilonia y luego (como Amón) se unieron con Judá en una coalición contra Babilonia (que nunca tuvo éxito). Moab y Amón son descendientes de Lot, nacieron de las relaciones incestuosas de este con sus hijas.

Edom, que tiene la relación más cercana con Israel (son descendientes de Esaú) es incluido en la profecía por su participación en la destrucción de Jerusalén. El territorio Filisteo fue ocupado por Asiria en los siglos 8 y 7 A.C. y se transformó en un centro industrial para la producción de aceite de oliva. No está claro cuál es la conexión de los filisteos con la destrucción de Judá, pero son incluidos quizás por su constante lucha con los israelitas.

Capítulo 27-28: El año de estas profecías es el mismo en que Jerusalén cayó (586 a.C.). Tiro era preeminente por su poder marítimo. Nabucodonosor estuvo sitiando esta ciudad por 12 años, aunque no pudo conquistarla ellos finalmente se rindieron. La ciudad fenicia de Tiro era una Isla hasta que en el año 332 a.C. Alejandro el Grande construyó un corredor de tierra para asaltar la ciudad de forma terrestre. La cantidad de profecías en contra de Tiro revelan su poder económico.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 246: Ezequiel 21-24

Lee los capítulos del 21 al 24 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  21-24)

Notas De Estudio

Capítulo 21-22: Las profecías en contra de Jerusalén esta vez en un lenguaje más “agresivo”. En el capítulo se incluye la alegoría de los dos caminos: uno que va a Jerusalén y otro que va a Amón, se elige la dirección a Jerusalén. Los amonitas podrían estar felices con la profecía: “se han salvado” y el destino de destrucción es para Jerusalén. Los Babilonios también: Dios los está “usando”. Sin embargo: tanto Amón como Babilonia recibirán su castigo. Estos tres actos

El capítulo 22 sigue con las denuncias contra Jerusalén: sus mayores delitos son las injusticias. Algo que debe dejarnos un mensaje: ¿cómo tratamos al pobre? ¿ayudamos al que no puede defenderse? ¿practicamos la bondad? ¿cobramos intereses? No es solo la idolatría lo que molesta a Dios sino el maltrato al prójimo. El Señor ha buscado al menos alguien que ore por Israel (¿recuerdan Abraham intercediendo por Sodoma en Génesis 18?), ¡pero ni eso aparece!

Capítulo 23: Las dos prostitutas de este capítulo representan a Israel (el Reino del Norte) a través de su capital Samaria, y a Judá (el Reino del Sur) a través de su capital Jerusalén. Aquí como en casi todo el Antiguo Testamento el adulterio es comparado con un acto de idolatría. Los nombres son simbólicos, y nos hacen recordar el tiempo en que Israel vivía en tiendas en el desierto o el tiempo en que el centro de adoración era el Tabernáculo (que era un templo movible donde el Lugar Santo y Santísimo se encontraban en la tienda del recinto). Ahola significa “su tienda” y Aholiba “mi tienda está en ella”. La última tiene una conexión el templo que se encontraba en Jerusalén. Ambas se han  prostituido: han hecho alianza con otros países y se han ido tras sus dioses. Ahola ya ha sufrido las consecuencias (para el tiempo en que Ezequiel profetiza Israel ya ha estado esparcido por años y sus raíces replantadas en otros lugares), Aholiba (Judá) sufrirá las mismas consecuencias.

El lenguaje sexual en el texto es… fuerte, y su conclusión también: como prostitutas han sido tan usadas que ya ni para eso sirven.

Capítulo 24: En el año en que Nabucodonosor empieza el sitio contra Jerusalén (589-588 a.C.) Ezequiel recibe la profecía de su inminente destrucción y exilio de los judíos (que sucedería dos años después). Las responsabilidades de Ezequiel en el templo incluían el uso de ollas para cocinar la carne sacrificada, y es lo que usa para dar esta profecía. La sangre en el fondo de la olla significa la corrupción de la gente, una olla de sacrificio que no puede ser limpiada debe ser tirada porque la suciedad es impureza. Es definitivo: Jerusalén ha sido desechada como instrumento de adoración y sacrificio a Dios por su corrupción.

La siguiente parte es fuerte (¿que no lo ha sido?): los profetas eran personas que no solo daban palabras de lo que iba a suceder sino que junto con su oficio toda su vida se transformaba en ejemplo y acto de sus profecías. La esposa de Ezequiel moriría y él no debía llorarla, como señal de cómo la gente debía comportarse ante la inminente caída de Jerusalén.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 245: Ezequiel 17-20

Lee los capítulos del 17 al 20 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  17-20)

Notas De Estudio

Capítulo 17: La alegoría de esta profecía se refiere a el exilio de Joaquín a Babilonia, la instalación de Sedequías su tío, por parte de Nabucodonosor, y la traición de Sedequías al aliarse con los Egipcios. La alegoría tiene tres actos:

1- Versos 3-4: Se describe un águila que es luego identificada con Nabucodonosor. La conexión con el Líbano es que había una parte del palacio de Jerusalén conocida como “La Casa del Bosque de Líbano”, lo que da una conexión con la instalación.

2- Versos 5-6: Describe la plantación de una semilla que se transforma en viña, la que es identificada con Sedequías.

3- Versos 7-8: describe la segunda gran águila, el Faraón Egipcio, a quien Sedequías había buscado por ayuda para hacer una revuelta contra Nabucodonosor. Lo que hace que la primera águila (Nabucodonosor) destruya la viña (Sedequías).

Vemos una importante conexión entre las profecías de Ezequías y las de Jeremías en este sentido.

Capítulo 18: Al igual que en Jeremías 31, Ezequías recibe palabra de Dios con respecto al destino de los hijos de padres pecadores, pero esta vez de forma muy descriptiva. Si evaluamos bien la razón por la que esta profecía es dada, tanto a Jeremías como a Ezequiel, es muy probable que algunos hijos de los exiliados habrían estado pensando que su destino estaba marcado: sus padres habían pecado y eso tenía consecuencias hasta la cuarta generación, ¡no había escapatoria! Pero, si los hijos no pagan por el pecado de sus padres, entonces la generación que se levante contra el pecado ¡sobrevivirá! Hay otra razón: la gente no asumía su culpa, y le echaba la culpa de lo que ahora les pasaba a el pecado de sus padres. Las palabras de Jeremías sirven para que se den cuenta que si han sido castigado es porque pecaron, ellos, no sus padres, y tuvieron también oportunidad para el arrepentimiento.

El capítulo pasa a comparar las cualidades del justo con el defecto de los pecadores, proponiendo las consecuencias de vivir de una u otra manera.

No solo los hijos no pagarán por el pecado de los padres: si el que peca (el malvado) se arrepiente: recibirá perdón, y si el justo se desvía: castigo.

Capítulo 19: Ezequiel pasa en este capítulo a ilustrar el principio de la responsabilidad individual con dos alegorías concernientes a la desaparición de la monarquía Davídica.

En la primera (vs. 2-9), el león simboliza a la tribu de Judá, la leona se refiere a Judá o a todo Israel, los cachorros: Joacaz y Joaquín, ambos llevados en cautiverio por su arrogancia.

La segunda (vs. 10-14) vuelve a la imagen de la viña para hablar de la caída de Judá y su monarquía.

Capítulo 20: Aquí inicia una serie de profecías concernientes al castigo de Israel y que termina en el capítulo 23. Es la tercera sección de este libro profético.

Otra vez el profeta recibe la visita de los líderes de Israel en el exilio, aparentemente esto era un detonante para que el profeta recibiese palabra de Dios. Ezequiel repasa la historia de Israel en el desierto y llama a un nuevo Éxodo en el que Israel volverá del desierto y será restaurado en su tierra. La estructura es: rebelión de Israel, Castigo de Dios y compasión divina.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™