Día 48: Números 24 al 26

Lee los capítulos 24 al 26 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 24-26), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 24: Vemos en la insistencia de Balán el deseo de que la voluntad de Dios no pase. Intenta constantemente porque quiere que de su boca salga maldición contra Israel, sin embargo de ella no sale nada más que bendición porque así lo ha querido el Señor.
Dos de las profecías de Balaam pueden ser identificadas en pasajes posteriores: el verso 7 se refiere a la victoria de Saúl sobre Agag rey de Amaleq (1 Samuel 15:8) y los versos 17-18 se refieren a David quien conquisto tanto a Moab como a Edom (2 Samuel 8:1-12), aún así muchos eruditos piensan que es más una profecía mesiánica (sobre Jesús) que sobre el hijo de Isaí: David.

Capítulo 25 y Capítulo 26: se continúa la historia que había sido dejada a un lado para insertar las maldiciones atrofiadas de Balán. Aún así, este pasaje es más una continuación de la historia de Balán y su intento de maldecir a Israel por dinero (sí… sí… no está implícito en el pasaje, lo que vemos es que el hombre bendice y que su intención es servirle a Dios, pero su constante intención de hacerlo nos dice explícitamente qué había en su corazón). Según Números 31:16, la idea de que las mujeres moabitas sedujesen a los israelitas fue de Balán, lo que nos revela que, más que un profeta de Dios (cosa de la que se gloría en el inicio de sus últimos oráculos) es un asalariado, un mercenario que por dinero hace lo que se le requiere: incitó al pueblo a la desobediencia y también a la idolatría.
Aparentemente eran líderes quienes habían contribuido al pecado, ya que quienes deben morir por el hecho son ellos (v. 4). Y bueno: siempre hay alguien que “desentona”: uno de los líderes del pueblo, en medio del lloro del pueblo (no está claro en el verso si el pueblo llora por los líderes muertos o por la furia del Señor contra ellos o por la plaga que se había desatado entre ellos a consecuencia de esto causando la muerte de miles, probablemente sean todas las anteriores), aparece con una madianita para presentarla a su familia, ¿ustedes entienden? Su actitud no es solo falta de sentido común sino: desafiante. Desafiante al propósito de Dios, desafiante a los estatutos del Señor (lo hizo frente a la Tienda de Reunión). Fines, nieto de Aarón, toma carta en el asunto. Su fidelidad es premiada con sacerdocio perpetuo.
A causa de la mortandad en el pueblo un nuevo censo debe ser hecho tanto entre las tribus a quienes se les repartirá tierra como entre los levitas. Este censo se hace 38 años después que el primer censo que vimos a principio de Números. En 38 años las tribus de Simeón declinó por 37,100 hombres y Neftalí por 8,000. Estas tribus redujeron sus números en 38 años en vez de aumentarlo, probablemente por perdidas de guerra o porque tuvieron la mayor cantidad de muertos en las plagas por las desobediencias. Las tribus de Manasés, Aser e Isacar han aumentado.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 47: Números 21 al 23

Lee los capítulos 21 al 23  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 21-23), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 21: Este capítulo narra eventos de las primeras incursiones de Israel en las cercanías de la tierra prometida, desde Cades Barnea hasta Moab, antes del cruce del río Jordán. Según Deuteronomio 2:13-15, este período duró unos 38 años. En las primeras ocasiones en que Israel había encontrado ejércitos había desistido de la idea de atacarlos, para el tiempo en que son desafiados por Arad ya están preparados para la guerra.
En este capítulo también se narra la última vez en que los israelitas murmuran contra Moisés y Dios, provocando un ataque de serpientes venenosas. Al pueblo mostrar “arrepentimiento” el Señor le ordena a Moisés hacer una serpiente de bronce (el juego de palabras en hebreo es interesante “nehash nehoshet”), el que mirara la serpiente cuando fuese mordido sería sanado. La serpiente fue destruida cientos de años después por el rey Ezequías ya que se había hecho un culto idolátrico alrededor de su imagen (2 Reyes 18:4).
Dos poemas antiguos se mencionan en esta sección, incluyendo uno del libro de “Las Guerras del Señor”, una colección antigua de textos ya extintos que narraba las guerras ganadas por los israelitas con la ayuda de Dios (ver Josué 10:13; 2 Samuel 1:18).
“Estás destruido pueblo de Quemós”, se refiere al dios de los moabitas llamado “Quemós”.

Capítulo 22 y 23: estos capítulos dan inicio y parte de desarrollo de la historia de Balán (o Balaam), un profeta de Dios que habitaba en los alrededores de Moab. Algunos preguntarán “¿¡De Dios!?”, pero no debe sorprendernos porque hasta ahora hemos visto gente desconectada de Abraham y su descendencia (el pueblo de Israel) y quienes eran adoradores del Dios viviente, entre ellos Melquisedec y también Jetro, suegro de Moisés. Esto nos indica de que, a pesar de que los israelitas son el pueblo de Dios, la revelación de Dios no es exclusiva a su elección, y había otras personas que profesaban culto a Dios quienes no tenían conexión con ellos. Como hemos leído en el pasaje, Balán no tenía idea de esta gente más que la información que Balac le había dado.
Aparentemente Balán es muy prominente como profeta en la tierra y, ante el temor que ya han causado las victorias de los hebreos, Balac, uno de los reyes moabitas, busca sus servicios. En la primera ocasión en que es solicitado Dios le impide ir con los hombres, pero la segunda vez Dios le dice que vaya, sabiendo que solo dirá lo que Dios ponga en su boca. El incidente en el camino nos hace preguntarnos: “si es Dios que quiere que Balán vaya, ¿por qué el ángel de Dios le impide el paso?” El verso 22:22 nos da la clave, Dios le dice “… He visto que tus caminos son malos…”. La suma ofrecida era cuantiosa y el anfitrión prominente, es muy probable que de camino el corazón del profeta se corrompió pensando en la recompensa y el incidente hace que se arrepienta de su decisión.
Balán se prepara para dar su palabra sobre Israel, a pesar de que la intención por la que se le ha traído es maldecir en cada ocasión vista hasta ahora lo único que puede hacer el profeta, que ha dicho que solo dirá lo que le diga el Señor, bendice a Israel y los reconoce como gente que Dios ha apartado para si.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™