Día 158: Job 41-42

Lee los capítulos 41 al 42 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 41-42)

Notas De Estudio

Capítulo 41: resulta ser la continuación del discurso de Dios y es dedicado solamente a una descripción impresionante del leviatán. A través de los siglos el leviatán ha sido interpretado como una ballena, un tiburón, dinosaurio, algún otro monstruo marino o un cocodrilo. Algunos se inclinan por la posición de que era una especie de cocodrilo gigante, pero en el antiguo Egipto los cocodrilos simbolizaban poder real, entonces eran cazados. Según el 41:6 leviatán no puede ser capturado ni vendido, así que hablamos de un animal más grande.
El punto: si Job no puede ni siquiera pensar en la idea de cazar a leviatán, ¿qué hace discutiendo con Dios?

Capítulo 42: Job responde, tan impresionado por la presencia y la sabiduría de Dios que ni se atreve a darle continuidad a su petición de tener una discusión con Dios de la que, según él, sería reconocido (Job) como justo. Tampoco pide respuestas a ninguna de las preguntas que hizo, Dios tampoco le dedica tiempo a ninguna de ellas. Lo único que dice es: “De oídas había oído hablar de ti, pero ahora te veo con mis propios ojos.” La respuesta de Job es: humillación.
Ese es el punto importante del libro. Contrario a lo que podríamos pensar: los amigos son reprendidos por Dios (¡ellos pensaban que hablaban de parte de El!) y Job debe orar por ellos. Eliú no es mencionado en estos últimos versos.
La prosperidad de Job fue restaurada. No debemos pensar en estos últimos versos como: “Job recibió una recompensa”, sino como “Al terminar su prueba, la integridad y prosperidad de Job fue restaurada.”

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 153: Job 25-28

Lee los capítulos 25 al 28 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 25-28)

Notas De Estudio

Mientras va pasando el tiempo y Job ve que la conversación con sus amigos sigue en la misma dirección, la discusión se vuelve más acalorada. Un ejemplo de esto es las interrupciones que vemos entre los capítulos 24-26.
Sus amigos no dan el brazo a torcer e insisten en la maldad de Job, mientras que el insiste en su inocencia. El “problema del dolor” (que podemos simplificar como “Si Dios es bueno porque sufren los inocentes”) es más antiguo de lo que creemos, y Job es la prueba de esto. Lamentablemente las respuestas a este tipo de preguntas (que no son fáciles de responder por todo lo que desconocemos) son simplificadas y nunca satisfacen a aquellos que las hacen. Tal es el caso de Job, quien debe discutir con amigos cuya convención es muy cerrada: “Eres bendecido porque eres fiel a Dios. Eres pobre, estás enfermo, has perdido todo, es porque estás en pecado.”
Cuando Job pregunta “¿a qué viene tanta palabrería?” (27:12), Zofar no tarda en responderle: “A que esta es la herencia de los malvados”.
Era muy común que en la literatura antigua se hablase de la sabiduría como un ente personal y viviente. Proverbios está lleno de esas metáforas, Eclesiastés contiene una que otra referencia. Zofar (cap. 28) elogia la sabiduría diciéndonos que es tan valiosa que a pesar de que el hombre hace cosas extremas con el fin de buscar piedras preciosas, ni todos los objetos preciosos del mundo podrían comprarla.
El capítulo 28 termina con un verso muy similar a Proverbios 1:7.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 150: Job 16-18

Lee los capítulos 16 al 18 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 16-18)

Notas De Estudio

Capítulo 16 y 17: Job se sigue quejando de la actitud de sus amigos, y sarcásticamente dice: “No los culpo: ¡yo hubiese hecho lo mismo de estar en su posición!” Pero callarse no lo aliviará, seguirá hablando, porque estar en silencio lo mata… Todos los han ignorado: “Los justos ven esto, y se quedan asombrados; los inocentes se indignan contra el impío, la gente recta se aferra a su camino y los de manos limpias aumentan su fuerza.” (16:8-9)
“¡Sigan arremetiendo contra mi!” esa es su posición, “total, ya me queda poco tiempo…”
A pesar de que se queja constantemente de su condición y del silencio de Dios, Job eleva su voz a Dios (17:3) como su única esperanza.
Solo una pregunta: ¿hasta ahora te parece que Job no ha blasfemado contra Dios o… sí?

Capítulo 18: Este es el segundo discurso de Bildad, quien cree que la actitud de Job de no escuchar a sus amigos es semejante a la de un animal impensante. ¡Gracias Dios por los amigos! ¡Jajajajaja! Para Bildad, Dios no está obligado a mover la tierra o los eventos del universo con el fin de satisfacer las necesidades de Dios. Y sigue con su misma posición: el destino del impío (¿Job para él?) es la destrucción y la perdida de todos sus bienes.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 147: Job 7-9

Lee los capítulos 7 al 9 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 7-9)

Notas De Estudio

Capítulo 7: Este capítulo termina el segundo discurso de Job, donde él aprovecha y nos habla de su angustia y luego pide a Dios que acabe con él, que termine ya su vida.
“¿Soy acaso el mar…?” (v. 12): en el pensamiento antiguo de Canaán el mar y el monstruo marino eran fuerzas contrarias que debían ser derrotadas por Dios. El mar (que usualmente parecía incontrolable por sus gigantes olas y sus tormentas) se “rebelaba” constantemente contra Dios, de ahí la alusión de Job.
“¿Qué es el hombre…? (v. 17) Job hace la misma pregunta que se hace el salmista (Salmo 8:3-8). Pero, mientras que en los Salmos se hace de forma positiva, Job la hace de forma negativa, como diciendo: “¿qué es el hombre (qué importancia tiene) que no lo dejas tranquilo?”

Capítulo 8: Le toca a Bildad, otro de los amigos de Job. Es importante notar la conexión que tiene la forma de pensar de esta gente con cómo pensamos hoy en día. En gran parte de su argumento tienen razón: “si tú vuelves  la mirada a Dios… él saldrá a tu defensa…” (vs. 5-6). Pero su punto es que Job ha pecado, sus hijos han pecado, Job no se sembró en el terreno adecuado (conectando con las alusiones de los vs. 12-15) y de ahí su infortunio. Los amigos de Job tienen un punto: “Quien peca no le puede pasar otra cosa que en algún momento ser arrancado…” Pero pasan por alto que probablemente el pecado no es la razón por la que todo esto está pasando.
El error de ellos es la falta de compasión hacia Job.

Capítulo 9: Job reconoce que Bildad tiene un buen punto, y si así fuese con él: no tendría razón de presentarse delante de Dios en busca de justicia. Dios es demasiado grande, poderoso y sabio para ser cuestionado por simples seres creados.
Pero sostiene su inocencia (vs. 14-15, 21)
“Rahab y sus secuaces…” (v. 13): un monstruo marino de la mitología cananea.
Job afirma que no luchará con Dios, el que lucha con El no gana pues hace cosas que escapan de nuestra capacidad para razonarlas, no hay un juez entre nosotros. Pero aún así Job parece decirnos: “No voy a callar, quiero hablar. No quiero una defensa, quiero desahogarme, quiero que sepan que esto no viene porque he pecado.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™