Día 239: Jeremías 47-52

Lee los capítulos del 47 al 52 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremías 47-52)

Notas De Estudio

Capítulos 47-49 : Continúan los oráculos proféticos en contra de las naciones que iniciaron el capítulo 51. Si ya leíste Isaías (en caso de que estés haciendo este programa en orden) te darás cuenta que son prácticamente las mismas naciones a las que este otro profeta había mencionado en su libro. Básicamente son gente que contribuyeron con el deterioro moral de Israel, o le hicieron guerra continua hasta debilitarlos.

Los primeros en ser abordados son los Filisteos, descendientes de los llamados “Gente del Mar” quienes avanzaron por tierra y agua desde las Islas Griegas a través de Asia Menor o el mar Mediterráneo y se asentaron en las costas de Canaán uniéndose con poblaciones locales y formando los Filisteos (la palabra “Palestinos” se deriva de “Filisteos”), coalicionados en cinco ciudades Askelón, Gaza, Asdod, Ecrón y Gad. El faraón Neco los invadió según reporta Herodoto y luego Nabucodonosor los invadió en 604 a.C. deportando a la mayoría de su población y trayendo a un fin a los Filisteos como coalición y como etnia.

La siguiente es Moab, que estaba situada al este del Mar Muerto. La relación de Israel con Moab siempre fue tensa, empezando por la travesía de Israel por el desierto donde Moab no dejo pasarlos. Eran aliados de los Asirios, y luego fueron destruidos por los Babilonios a mediados de siglo 6. El capítulo 48 (donde habla de los Moabitas) es muy parecido a Isaías 15-16.

Luego Amón: los amonitas fueron siempre cercanos a los Moabitas, pero a diferencias de esto en algunas ocasiones eran aliados de los israelitas y en otras enemigos. La invasión de Nabucodonosor puso fin a el antiguo estado amonita.

Edom (descendientes de Esaú, hermano de Jacob, ambos hijos de Isaac el hijo de Abraham) estaban localizados al sureste del Mar Muerto. Eran aliados a los Babilonios y contribuyeron a el asalto contra Jerusalén (ver Salmo 137, Lamentaciones 4:21-22; Abdías 10-16). Eran conocidos en tiempos de los romanos como los Edumeos.

Damasco era la antigua capital de Aram (lo que ahora es Siria, de la que Damasco sigue siendo capital de Siria donde es conocida como ash-Sham). Fue destruida por los Asirios en el año 733 a.C. y luego fue usada como centro administrativo.

Cedar se refiere a la coalición de las tribus Árabes (descendientes de Ismael, ver Génesis 25:13), y Jazor es un lugar desconocido en la actualidad también asociado con los Árabes. Los habitantes de estas ciudades eran conocidos por sus destrezas con el arco y flecha, y eran pastores de ovejas. Aunque las tribus Árabes sirvieron con frecuencia a Babilonia, hay records antiguos babilonios que indican que Nabucodonosor realizó campañas contra las tribus árabes. Elam era la capital de Susa, país que los asirios saquearon en el 646 a.C.

Capítulos 50-52: representan la profecía más larga en contra de Babilonia. A pesar de que Jeremías mantenía consistentemente que Judá debía someterse a Babilonia eso no significa que él simpatizaba con ellos. El imperio de Babilonia inició con el padre de Nabucodonosor: Nabopolasar, quien aprovechó la muerte del rey Asirio Assurbanipal para debilitar el imperio y tomar el trono de Babilonia. Esta profecía es reservada para el final como el clima de la colección de profecías contras las naciones. Jeremías comparte el punto de vista de Isaías quien señaló a los Asirios como “instrumento de Dios” pero luego los condenó por pasarse de la raya con su crueldad en los asaltos y guerras contra Israel y en su blasfemia contra Dios.

Ciro de Persia (ahora Irán) terminó cruelmente con el Imperio Babilónico en el 539 a.C., cuando los poderosos sacerdotes de Marduc lo prefirieron a él antes que a Nabu-naid de Babilonia.

El capítulo 52 de Jeremías es en gran parte un duplicado de 2 Reyes 24:18-25:30 aunque con algunas diferencias y ampliado.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

 

Día 72: Jueces 1 al 2

Lee los capítulos 1 al 2 del libro de Jueces (puedes leerlos dando click aquí: Jueces 1-2)

Notas De Estudio

Introduccción Al Libro: Antes de ser gobernado por reyes Israel tenía jueces. Pero estos no eran jueces en el sentido que entendemos hoy, eran caudillos: gente que el llamado de Dios o la situación los llevaba, en la mayoría de los casos, a juntar un grupo de hombres de quienes salía un ejercito y, con lo que tenían, liberaban al pueblo de la opresión de las naciones que todavía quedaban en Canaán. Esa iniciativa junto con la victoria sobre los enemigos de Israel, hacía que se ganasen el respeto del pueblo, y entonces pasaban a ser quienes juzgaban a los israelitas en todo asunto serio. De ahí el nombre del libro. Hay siempre un patrón:
1. Los israelitas hacen lo malo y se apartan de Dios
2. Esto hace que Dios los desproteja y las naciones que quedaban terminaban oprimiéndolos.
3. Un juez era llamado por Dios y liberaba al pueblo.
4. El pueblo servía a Dios hasta que moría el juez.
Algunos jueces eran líderes militares, otros eran profetas, uno fue nazareo (Sansón), mujeres, algunos eran guerreros solitarios, y de otros no se nos dan las características. En la mayoría de los casos son también los jueces los que mantenían al pueblo cerca de Dios. El libro abarca un período que va desde la muerte de Josué hasta el juez anterior a Eli y Samuel, en tiempo serían unos 400 años.
En él vemos a un Israel en caos que solo se acercaba a Dios en tiempos de serios problemas, pero cuando mejoraba se apartaba de El, los capítulos finales nos dan una imagen tan loca de la situación que luego nos sugiere que sin un rey esto nunca encontraría mejoría (17:6; 21:25), pues sin rey cada uno hacía lo que mejor le parecía.
No sabemos quien es su autor aunque mucha gente se inclina a creer que fue Samuel, pero los versos anteriormente mencionados nos indican que es un escrito posterior al profeta.
¿Le damos? ¡Vamos!

Capítulo 1: el período descrito desde este capítulo hasta los primeros diez versículos del capítulo 2 se conoce como el “Período de los Ancianos”. Este capítulo nos da las bases para lo que veremos luego, ya que nos revela que ninguna de las tribus fue capaz de conquistar a todos los cananeos que los rodeaban.

Capítulo 2: La ciudad de Boquín es la misma Betel, en ella un ángel (que pudo también haber sido un profeta) reprendió al pueblo de parte de Dios. Mientras los ancianos y Josué vivieron, la gente sirvió al Señor pero después surgió una generación que “no conocía al Señor ni sabía lo que El había hecho por Israel.” Es decir: los padres fallaron en enseñar la ley a sus hijos. El resto del capítulo nos revela que esta es la razón por la que, por más que los israelitas peleaban, no podían ganarle a sus enemigos, y por eso el Señor levanta jueces (que llama “caudillos”): eran levantados por el Señor. En el capítulo también hacen su aparición Baal y Asera, las principales deidades cananeas y a quienes los israelitas constantemente adoraron cada vez que se apartaban de Dios. En el texto hebreo ambas deidades aparecen en plural (baales y aseras) lo que nos hace pensar que había diferentes ramas del culto a estos dioses.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 70: Josué 19 al 21

Lee los capítulos 19 al 21 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 19-21)

Notas De Estudio

Capítulo 19:  Esta es una lectura que no parece importante, pero mucho de lo que leeremos después depende de la lucha del pueblo de Israel por mantener este territorio, conquistar o reconquistar la tierra que le fue dada por Dios. De lo descrito en el capítulo debemos señalar que: Parte del territorio de Zabulón fue dado años después por Salomón al rey de Tiro en pago por su asistencia en la construcción del Templo (1 Reyes 9:11-13). Neftalí recibió la porción más grande entre las tribus restantes, pero su área era la que menos tenía potencial agrícola. Dan estaba justo en la frontera con los Filisteos, lo que los ponía en constante peligro. De hecho, años después perdieron casi todo su territorio y tuvieron que conquistar el territorio de Lais (Jueces 18), ciudad que renombraron “Dan”. En ambos textos (Josué y Jueces) se nos describe a los danitas como conquistadores, es muy probable que su posición en esos territorios haya sido por esta característica.
Al igual que a Caleb, Josué es honrado con la tierra que le pertenecía como herencia. Se le da al final, lo que nos indica su humildad y responsabilidad como líder. Aunque, a diferencia de Caleb que tiene que pelear por la porción territorial que se le asignó, Josué elige una ciudad en ruinas que el mismo reconstruye, es muy probable que sea porque ya estaba cansado de la lucha El capítulo termina indicándonos que estos territorios fueron repartidos bajo la Presencia de Dios.

Capítulo 20 y 21: Una vez asignado el territorio a cada tribu se pasa a asignar las ciudades de refugio y las ciudades para los levitas dentro de cada tribu.
En cuanto a las ciudades de refugio: a diferencia de lo que ya hemos leído, en este texto se incluye un procedimiento de entrada a la ciudad. Cuando alguien haya matado a otra persona accidentalmente huirá a la ciudad de refugio pero, antes de entrar, los ancianos de la ciudad deberán escuchar su caso y evaluar si fue realmente un accidente. Estas ciudades tenían puertas y usualmente había una plaza cerca de la puerta donde los ancianos se sentaban para tratar los casos del pueblo. Si resulta ser verdad que se trata de un accidente entonces podrá entrar en la ciudad y estar seguro hasta ser juzgado por la Asamblea (esto puede referirse a la reunión de los líderes de todo Israel) o hasta la muerte del Sumo Sacerdote. Los pueblos designados como ciudades de refugio son también ciudades levitas, lo que nos da a entender que este capítulo es un prefacio del siguiente (21).
En el capítulo 21 se nos da a entender que los levitas tuvieron que reclamar su tierra, es como: “¿Se olvidaron de nosotros? Recuerden lo que Dios ordenó a Moisés.” Con la entrega de las ciudades que pertenecían a los levitas entonces terminó la repartición y la tierra tuvo paz. Esto con la ayuda de Dios.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 69: Josué 16 al 18

Lee los capítulos 16 al 18 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 16-18)

Notas De Estudio

Capítulo 16 y 17: narra la distribución de las tierras entre las tribus descendientes de José (la mitad que faltaba de Manasés y los de Efraín). Estas tribus habitaban el norte de la tierra.
Solo dos incidentes caben destacar en la lectura que hemos hecho de estos capítulos: las hijas de Zelofehad (versos 3 y 4) reclaman su parte en la distribución de los territorios. Si recordamos lecturas anteriores sabemos que en una nación de influencia patriarcal, el hombre es quien hereda así que estas mujeres estaban fuera de toda posibilidad de seguir el patrimonio de su padre. Moisés les permitió recibir heredad (Números 27) siempre y cuando se casasen con personas de su propia tribu.
Lo otro que podemos destacar es la queja de los hijos de José, los detalles ya los leímos pero nos ofrece mucha luz en cuanto a la condición de la tierra en este tiempo en que ya se dividían los territorios: todavía gran parte de Canaán estaba ocupado, así que junto con la distribución de la tierra también estaba la responsabilidad de sacar y eliminar los habitantes que todavía se encontraban en el área.

Capítulo 18: Esta es la primera vez que se menciona el Tabernáculo (la tienda que servía como Templo) en el libro de Josué, se establece en Silo (a unos 16 km. al norte de Betel, actualmente se llama “Khirbet Seilun”). Ese lugar sirvió como ciudad sagrada hasta los tiempos de Samuel. El hecho de que sea el sitio del Tabernáculo pero también desde donde se enviaba personas para mapear la tierra que sería distribuida nos da a indicar que estas decisiones se tomaban en cercano acuerdo con Dios (v. 10)

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 67: Josué 10 al 12

Lee los capítulos 10 al 12 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 10-12)

Notas De Estudio

Capítulo 10: a pesar de que había temor en la tierra, no todos los gobernantes responden con inercia: los reyes amorreos deciden atacar. Esta es la primera vez que el nombre “Jerusalén” aparece en la Biblia. En el pasaje también nos damos cuenta que Guilgal (“El Círculo” ¡jejejeje!) era el centro de comando de Josué. Una y otra vez se repite que volvieron allí después de algunas de las batallas.
El pasaje narra no solo la victoria de Josué sobre los cinco reyes amorreos sino también la victoria sobre gran parte de los pueblos de la tierra. El libro de Jaser, que se menciona en dos de los versos de este capítulo y también en 2 Samuel 1:18 era probablemente una colección de historia de las guerras de Israel. No ha sobrevivido, hasta donde conocemos, una copia del libro y lo único que conocemos es por estas referencias. Algo que llama sumamente la atención de este pasaje son los versos 12-14:
“Ese día en que el Señor entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo:
«Sol, detente en Gabaón,
luna, párate sobre Ayalón.»
El sol se detuvo
y la luna se paró,
hasta que Israel
se vengó de sus adversarios.
Esto está escrito en el libro de Jaser. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. Nunca antes ni después ha habido un día como aquél; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un *ser humano.”

Entonces. vamos por parte:
1- El sol y la luna se paran: este pasaje es usado una y otra vez como prueba de la “ignorancia de la Biblia”, es también controversial porque una de las razones por las que la iglesia condenó a Galileo a reclusión hasta su muerte, fue que él proponía que la tierra era la que se movía y no necesariamente el sol y la luna (como sabemos en el día de hoy). Y sí, la iglesia tenía miedo de que este nuevo descubrimiento hiciese que las personas dudaran de la autoridad de la Biblia ya que esta dice que “el sol se detuvo y la luna se paró”. Pero, no debemos tener miedo, los escritores bíblicos e inspirados tenían un conocimiento limitado de las cosas y del universo que lo rodeaba, y a Dios (mientras los inspiraba) no le interesaba sobrepasar ese conocimiento revelándoles secretos y misterios, sino que Dios deja que la raza humana vaya descubriendo las cosas de forma paulatina (como sigue pasando hasta el día de hoy). En ninguna manera este pasaje amenaza el hecho de que la Biblia es inspirada si tomamos esto en cuenta y tomamos la Biblia como la historia de redención de Dios, y no como un compendio de información del universo y las cosas, como algunos alegan que debe tomarse.
2- “… fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano.”: sí, es lo que literalmente dice, pero sabemos que Dios no obedece a ningún ser humano, la mejor traducción sería: “nunca antes Dios había respondido una oración semejante.”

Capítulo 11 y 12: otros reyes siguen entonces el patrón de los amorreos: ¿por qué estar parados si podemos atacar? En sintonía con lo mismo del capítulo anterior Dios le dice a Josué que no tenga miedo pues El sigue peleando por Israel. El resto del pasaje narra la conquista sobre gran parte del territorio y da detalles en como Josué cumplió al pie de la letra la forma en que Dios había ordenado que se tratasen a estas ciudades y sus habitantes.
Los anaquitas del verso 21 era una raza de gigantes, según el verso Josué los exterminó excepto en tres de las ciudades. Goliat, el gigante que derrotó David, era precisamente de una de estas ciudades (1 Samuel 17:4).
El capítulo 12 hace un “rewind” y vemos qué reyes fueron derrotados por Moisés para luego hacer un fast-forward en lo que parece ser una comparación entre las dotes militares de Josué frente a las del líder que sacó a Israel de Egipto. Los reyes derrotados aparecen en el listado desde el verso 9 de este capítulo.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 52: Deuteronomio 1 al 3

Lee los capítulos 1 al 3  del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 1-3)

Notas De Estudio

Introducción: Conocido en Hebreo como “Devarim” (“Palabras”), por las primeras palabras de su primer verso, el nombre que usamos en español viene del griego y significa “Segunda Ley”, implicando que el libro es una confirmación de las leyes ya dadas en Éxodo 19-23. Según la “Biblia de Estudio Judía”:
“Deuteronomio puede ser el primer libro que saca a flote el problema de la modernidad. Su autor lucha con asuntos que han sido vistos como problemas del hombre moderno, como la distancia histórica entre el pasado y el presente, la tensión entre tradición y las necesidades de la generación contemporánea, y la distinción entre revelación divina e interpretación humana. Visto desde esta perspectiva, es un texto impresionantemente contemporáneo, uno que reta a sus lectores a repensar sus asumidos sobre el tiempo, sobre las Escrituras, y sobre la religión.”
No solo eso, sino que Deuteronomio es un libro profundamente tradicional, más que otro libro de la Biblia provee las bases del judaísmo. Tiene tres movimientos en los que Moisés:
a. hace una revisión de la historia de la nación de Israel
b. expande sus leyes
c. y los instruye sobre la importancia de ser leales a Dios

El libro comienza antes de pasar al río Jordán (lo que se conoce como Transjordan), al pueblo le ha tomado llegar ahí treinta y ocho años, ocho meses y veinte días. Toda la generación anterior murió, esos que salieron de Egipto, menos Moisés, Josué, y Caleb, de esos tres (como veremos al final del libro… sorry spoiler!) Moisés no podrá entrar.
Con esta lectura de Deuteronomio cerramos el Pentateuco y nos adentramos en otra clase de libros. ¿Le damos? ¡Leña!

Capítulo 1-3: ya que estos capítulos son un resumen de un recorrido que hemos visto podemos tratarlo juntos. En el primer capítulo aparece como sugerencia del pueblo la expedición de la tierra antes de ocuparla (algo que no habíamos visto antes), parece que la duda de ellos inició un poquito antes y pagó caro con el discurso de desánimo de 10 de los exploradores, lo que provocó que el pueblo murmurara contra Dios y sus líderes. Por el pecado de los israelitas, Dios los condenó a vagar por el desierto hasta que murieran todos los que salieron de Egipto.
En el capítulo 2 vemos como Dios impide que se ataque a ningún pueblo que fuese descendiente o  relacionado a la descendencia de Abraham: como los moabitas y los amonitas que eran descendientes de Lot por la relación incestuosa con sus hijos, y como los edomitas que eran descendientes de Esaú. Se menciona constantemente a los anaquitas (hijos de Anac) y otros gigantes legendarios. De hecho, Og rey de Basán fue el último de estos gigantes y su cama (o más bien su sarcófago o lugar de descanso después de ser muerto en la guerra) se conservaba como pieza de museo en Rabá, media cuatro metros, lo que nos da una referencia sobre su tamaño. Sería una pieza arqueológica importante, si se encuentra.
Después de Moisés animar a Josué, pide al Señor que lo deje ver la tierra recibiendo su negativa. En versos anteriores, lo que antes se presentaba como un impedimento a causa de su propio pecado, Moisés (quien está como narrador del libro) lo atribuye al pecado del pueblo.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 47: Números 21 al 23

Lee los capítulos 21 al 23  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 21-23), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 21: Este capítulo narra eventos de las primeras incursiones de Israel en las cercanías de la tierra prometida, desde Cades Barnea hasta Moab, antes del cruce del río Jordán. Según Deuteronomio 2:13-15, este período duró unos 38 años. En las primeras ocasiones en que Israel había encontrado ejércitos había desistido de la idea de atacarlos, para el tiempo en que son desafiados por Arad ya están preparados para la guerra.
En este capítulo también se narra la última vez en que los israelitas murmuran contra Moisés y Dios, provocando un ataque de serpientes venenosas. Al pueblo mostrar “arrepentimiento” el Señor le ordena a Moisés hacer una serpiente de bronce (el juego de palabras en hebreo es interesante “nehash nehoshet”), el que mirara la serpiente cuando fuese mordido sería sanado. La serpiente fue destruida cientos de años después por el rey Ezequías ya que se había hecho un culto idolátrico alrededor de su imagen (2 Reyes 18:4).
Dos poemas antiguos se mencionan en esta sección, incluyendo uno del libro de “Las Guerras del Señor”, una colección antigua de textos ya extintos que narraba las guerras ganadas por los israelitas con la ayuda de Dios (ver Josué 10:13; 2 Samuel 1:18).
“Estás destruido pueblo de Quemós”, se refiere al dios de los moabitas llamado “Quemós”.

Capítulo 22 y 23: estos capítulos dan inicio y parte de desarrollo de la historia de Balán (o Balaam), un profeta de Dios que habitaba en los alrededores de Moab. Algunos preguntarán “¿¡De Dios!?”, pero no debe sorprendernos porque hasta ahora hemos visto gente desconectada de Abraham y su descendencia (el pueblo de Israel) y quienes eran adoradores del Dios viviente, entre ellos Melquisedec y también Jetro, suegro de Moisés. Esto nos indica de que, a pesar de que los israelitas son el pueblo de Dios, la revelación de Dios no es exclusiva a su elección, y había otras personas que profesaban culto a Dios quienes no tenían conexión con ellos. Como hemos leído en el pasaje, Balán no tenía idea de esta gente más que la información que Balac le había dado.
Aparentemente Balán es muy prominente como profeta en la tierra y, ante el temor que ya han causado las victorias de los hebreos, Balac, uno de los reyes moabitas, busca sus servicios. En la primera ocasión en que es solicitado Dios le impide ir con los hombres, pero la segunda vez Dios le dice que vaya, sabiendo que solo dirá lo que Dios ponga en su boca. El incidente en el camino nos hace preguntarnos: “si es Dios que quiere que Balán vaya, ¿por qué el ángel de Dios le impide el paso?” El verso 22:22 nos da la clave, Dios le dice “… He visto que tus caminos son malos…”. La suma ofrecida era cuantiosa y el anfitrión prominente, es muy probable que de camino el corazón del profeta se corrompió pensando en la recompensa y el incidente hace que se arrepienta de su decisión.
Balán se prepara para dar su palabra sobre Israel, a pesar de que la intención por la que se le ha traído es maldecir en cada ocasión vista hasta ahora lo único que puede hacer el profeta, que ha dicho que solo dirá lo que le diga el Señor, bendice a Israel y los reconoce como gente que Dios ha apartado para si.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 44: Números 13 al 15

Lee los capítulos 13 al 15  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 13-15), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 13 y 14: estos capítulos narran la exploración de la tierra y la reacción del pueblo, junto a la respuesta de Dios. Se eligen 12 hombres quienes son líderes en sus respectivas tribus. Como el listado es diferente a los líderes que se eligieron para conducir el censo, asumimos que es un grupo más joven y que se han escogido para la ocasión, que requerirá cierta destreza física. Entre ellos se encuentra Josué, el ayudante de Moisés. Explorarán la tierra, sus frutos, si es verdad que es tan fértil y obviamente (ya que los israelitas no están tan organizados para la guerra como esta gente) las fortalezas y debilidades de las ciudades de la región. Como hay que dar prueba de la fertilidad de la tierra, es muy probable que el recorrido haya sido en Agosto, que es el tiempo de la cosecha en el área. Harán un recorrido de 644 kilómetros que, basados en el promedio que una persona puede caminar en un día (20-25 kilómetros), da los 40 días que tardaron en recorrerlos.
Al regresar su descripción de la tierra empieza con lo positivo: “es un país sobreabundante, una tierra donde fluyen la leche y la miel. Aquí está la clase de frutos que allí se producen.” (v. 27) pero inmediatamente se torna a lo negativo: son gente poderosa, gigantes y fuertes y sus ciudades enormes. Aunque Caleb trata de animar al pueblo a conquistar la tierra, obviamente confiando en el Señor, los otros diez desaniman al pueblo.
Es muy probable que el reporte hablado haya sido más exagerado que el escrito porque la gente empezó a llorar de desánimo y a protestar durante el día y toda la noche, obviamente con pensamientos nostálgicos sobre Egipto. Josué y Caleb tratan de volver a animar pero sin mucho éxito. Esto enfurece a Dios que decide primero destruir el pueblo, pero con la intercesión de Moisés su decisión se torna a que solo entrarán a Israel los más jóvenes (menores de 20 años) junto a Josué y Caleb, los demás morirán en el desierto, vagarán por él durante 40 años porque dudaron del Señor. Si los cuarenta años son calculados desde ese momento, el tiempo total de los israelitas en el desierto fue de 41 años y 9 meses aproximadamente.
Uno suele juzgar la terquedad del pueblo de Israel, sus dudas de Dios a pesar de las maravillas que vieron, pero la verdad es que no somos muy diferentes: dudamos de Dios y somos tercos a pesar de que hemos recibido gracia y lo vemos obrando en nuestras vidas una y otra vez.

Capítulo 15: Inicia dando instrucciones sobre los requerimientos de los sacrificios al entrar a la tierra prometida. Dos cosas al respecto:
1- Implica que, aunque no todos entrarán, no será así con sus hijos: ellos heredarán la tierra que el Señor les prometió cuando salieron de Egipto.
2- El sacrificio tiene una conexión con la recién sucedida rebelión, y servirá para restaurar la relación de Dios con el pueblo que entrará a la tierra.
La práctica mencionada al final del capítulo sobre el uso de flecos en los bordes de la ropa, es observada hasta el día de hoy por los judíos ortodoxos quienes lo usan en una vestimenta especial debajo de sus ropas llamada “talit”.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™