Día 119: 1 Crónicas 20 al 23

Lee los capítulos 20 al 23 del libro de 1 Crónicas (puedes leerlos dando click aquí: 1 Crónicas 20-23)

Notas De Estudio

Capítulo 20: algunas victorias de David.

Capítulo 21: La misma historia que ya hemos leído en 2 Samuel 24 pero con más detalles. Puedes leer algunos comentarios de esta historia: Día 97 Biblia Completa. Mientras que en Samuel luce más como un apéndice sin conexión con los hechos que seguirán en 1 Reyes, 1 Crónicas coloca el suceso del censo dentro de la narrativa de la preparación de construcción del Templo, ya que el lugar elegido para hacer el altar que detendrá la plaga es el mismo lugar que será usado para la construcción del templo. En el texto de Crónicas David es incitado por Satanás en vez de su propio orgullo.
2 Samuel tampoco menciona la exclusión de las tribus de Leví y Benjamín del censo. Josefo, el historiador judío del primer siglo, afirma que estas tribus no fueron incluidas porque David se arrepintió antes de que empezaran a contarlas. La plaga se detiene cuando David se humilla, de hecho su posición es de sumisión al reconocer su castigo. El verso 13 es clave: “—¡Estoy entre la espada y la pared! —respondió David—. Pero es mejor que yo caiga en las manos del Señor, porque su amor es muy grande, y no que caiga en las manos de los *hombres.” Ya que revela el profundo conocimiento que David tenía de Dios y su misericordia.

Capítulo 22: A pesar de que David no será quien construirá el templo, se nos da el detalle de que trabajó en los preparativos antes de encargarle a su hijo que lo hiciera El texto nos dice la razón por la que empieza a buscar material: David considera a su heredero un inexperto (v. 5). Las razones por las que David no puede construir el templo es que ha “derramado mucha sangre” (v. 8), lo que lo descalifica como el cabecilla de la obra, mientras que su hijo de carácter más pacífico y en cuyo reinado las guerras serán nulas o muy pocas, será el que lo haga.

Capítulo 23: 1 Crónicas descarta los conflictos entre los cuales Salomón se hizo rey, así como descartó algunos de los conflictos entre los que David llegó a ser rey de todo el territorio de Israel. Como estaban en proceso de preparación para la construcción del templo se hace un censo de los levitas. Este censo no trae muerte porque el móvil no es el orgullo sino que es un móvil práctico: contar quienes estarán al servicio de la obra del Señor en el templo. Una vez hecho el censo y, dado que el templo empezaba a transicionar de un modelo portátil conocido como “Tabernáculo” a un templo de piedra que se construiría en Jerusalén, David modificó muchas de las funciones que los levitas tenían, ya que no se dedicarían a mover los utensilios del templo.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 97: 2 Samuel 23 y 24

Lee los capítulos 23 al 24 del libro de 2 Samuel (puedes leerlos dando click aquí: 2 Samuel 23-24)

Notas De Estudio

Capítulo 23: empieza por las últimas palabras del rey David (básicamente gratitud por la bondad de Dios al escogerlo para reinar), aunque no es lo último que se relata sobre él en este libro. El resto y mayor parte del pasaje describe al grupo llamado “Los 30 Valientes de David”, que junto a otros héroes mencionados sumaban 37. Este era una especie de comando élite de su ejército, además de ser parte de su escolta más íntima. Digno es notar que el último de la lista es Urías el hitita… sí, el esposo de Betsabé  que él mismo había mandado a matar. Eso nos da mejor perspectiva sobre la atrocidad del pecado de este rey contra uno de sus soldados más cercanos.

Capítulo 24: este capítulo, el último del libro, nos cuenta sobre otro pecado de David: hacer un censo. ¿Qué tendría de malo un censo? Por lo visto en el verso 9, era para saber con cuántos soldados disponían para el combate. El punto, orgullo y autosuficiencia en vez de humildad y dependencia de Dios. David se arrepiente de lo que hizo, y a través del profeta Gad lo nunca visto… Dios lo pone a elegir a él el castigo! Sólo una persona cercana al corazón del Señor escogería como lo hizo David: ser castigado a mano de Dios directamente. ¿Por qué? En el verso 14 comenta, “Mejor que caigamos nosotros en las manos del Señor, porque su misericordia es grande, y que no caiga yo en manos humanas”.  ¡Sabia elección!

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 48: Números 24 al 26

Lee los capítulos 24 al 26 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 24-26), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 24: Vemos en la insistencia de Balán el deseo de que la voluntad de Dios no pase. Intenta constantemente porque quiere que de su boca salga maldición contra Israel, sin embargo de ella no sale nada más que bendición porque así lo ha querido el Señor.
Dos de las profecías de Balaam pueden ser identificadas en pasajes posteriores: el verso 7 se refiere a la victoria de Saúl sobre Agag rey de Amaleq (1 Samuel 15:8) y los versos 17-18 se refieren a David quien conquisto tanto a Moab como a Edom (2 Samuel 8:1-12), aún así muchos eruditos piensan que es más una profecía mesiánica (sobre Jesús) que sobre el hijo de Isaí: David.

Capítulo 25 y Capítulo 26: se continúa la historia que había sido dejada a un lado para insertar las maldiciones atrofiadas de Balán. Aún así, este pasaje es más una continuación de la historia de Balán y su intento de maldecir a Israel por dinero (sí… sí… no está implícito en el pasaje, lo que vemos es que el hombre bendice y que su intención es servirle a Dios, pero su constante intención de hacerlo nos dice explícitamente qué había en su corazón). Según Números 31:16, la idea de que las mujeres moabitas sedujesen a los israelitas fue de Balán, lo que nos revela que, más que un profeta de Dios (cosa de la que se gloría en el inicio de sus últimos oráculos) es un asalariado, un mercenario que por dinero hace lo que se le requiere: incitó al pueblo a la desobediencia y también a la idolatría.
Aparentemente eran líderes quienes habían contribuido al pecado, ya que quienes deben morir por el hecho son ellos (v. 4). Y bueno: siempre hay alguien que “desentona”: uno de los líderes del pueblo, en medio del lloro del pueblo (no está claro en el verso si el pueblo llora por los líderes muertos o por la furia del Señor contra ellos o por la plaga que se había desatado entre ellos a consecuencia de esto causando la muerte de miles, probablemente sean todas las anteriores), aparece con una madianita para presentarla a su familia, ¿ustedes entienden? Su actitud no es solo falta de sentido común sino: desafiante. Desafiante al propósito de Dios, desafiante a los estatutos del Señor (lo hizo frente a la Tienda de Reunión). Fines, nieto de Aarón, toma carta en el asunto. Su fidelidad es premiada con sacerdocio perpetuo.
A causa de la mortandad en el pueblo un nuevo censo debe ser hecho tanto entre las tribus a quienes se les repartirá tierra como entre los levitas. Este censo se hace 38 años después que el primer censo que vimos a principio de Números. En 38 años las tribus de Simeón declinó por 37,100 hombres y Neftalí por 8,000. Estas tribus redujeron sus números en 38 años en vez de aumentarlo, probablemente por perdidas de guerra o porque tuvieron la mayor cantidad de muertos en las plagas por las desobediencias. Las tribus de Manasés, Aser e Isacar han aumentado.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 40: Números 1 al 3

Lee los capítulos 1 al 3  del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 1-3), luego:

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Llamado en hebreo “Bemidbar” (“en el desierto”) y en griego “Arithmoi” (de donde sacamos “Números”), este libro es la continuación de la historia que comenzó en Éxodo con la salida del pueblo de Israel de Egipto. Se llama Números porque sus primeros cuatro capítulos registra el censo hecho en el campamento de Israel. Contiene narrativa histórica, reglas rituales, poesía y textos legales, y puede ser dividido en tres unidades principales:
1- Preparación para iniciar el recorrido por el desierto (1:1 al 10:10)
2- El viaje que dura toda una generación desde Sinaí hasta Moab (10:11 al 22:1)
3- El campamento en las llanuras de Moab y la preparación para entrar a Canaán (22:2 al 36:13)
Los temas principales van desde la Soberanía de Dios, pureza y santidad de Dios, revelación de Dios hasta promesas de Dios y su cumplimiento. Nos muestra también cuál es la respuesta de Dios a la incredulidad de los Israelitas.

Capítulo 1: se registran los hombres actos para la guerra en todo Israel, ya que se preparan para incursionar en una tierra que es suya, Dios se la ha prometido a Abraham y a sus descendientes: pero está ocupada. Es una invasión, se hará con la ayuda de Dios y es el mismo Dios que pide que se inicie este censo, y debe llevarse a cabo por líderes elegidos en cada tribu.
La lista inicia con Rubén, el hijo mayor de Jacob, aunque en el resto del libro Judá será quien aparecerá como la tribu prominente y encabezando casi cada lista. De todos los hombres de más de veinte años contados (603,550, consistente con Éxodo 12:37), los Levitas no debían ser incluidos ya que el culto y la adoración a Dios, de lo que ellos estaban a cargo, debía seguir. De acuerdo a un segundo censo que veremos en el capítulo 26, ese número descendió solo 1,820 personas, bastante bien para un período de 40 años.

Capítulo 2: Desde ya las tribus deben organizarse por sus familias dentro del campamento y alrededor del Tabernáculo, cada uno con sus insignias o banderas de colores que representaban a sus tribus. Muy cool si te imaginas todos los campamentos alrededor de la Tienda de Reunión. Los levitas servían como guardias para que nadie traspasase los límites y se mantuvieran a cierta distancia del Tabernáculo.
Las tribus descendientes de Lea son ubicadas al este y al sur; Gad, hijo de Zilpa la sierva de Lea, reemplaza a Leví. Los hijos de Benjamín y los hijos de José (Efraín y Manasés), las tribus descendientes de Raquel, son puestos al Oeste del Tabernáculo. Las tribus restantes, descendientes de las concubinas, son puestas al norte. Judá, Isacar y Zabulón, obtienen una posición privilegiada justo frente a las puertas del Tabernáculo, también irán al frente de todas las tribus.

Capítulo 3: Este es el primero de tres censos que se realizan a la tribu de Leví (Capítulo 4 y 26:57-62). Esta tribu está dividido en clanes de los que los descendientes de Aarón serían los únicos en desempeñar funciones sacerdotales, los demás cumplirían las funciones básicas del Tabernáculo (limpieza, armar, desarmar, vigilancia, música, etc.) y luego en el Templo, su segunda función es sustituir los varones primogénitos ofrecidos al Señor (más adelante ampliamos al respecto). Aunque se nombran los clanes de Aarón y Moisés (y es sumamente raro que el nombre de Aarón aparezca primero), los hijos de Moisés no son mencionados.
Moisés, Aarón y sus hijos, tenían designada el área que quedaba frente a la puerta principal del Tabernáculo.
Ya que el Señor había ordenado que se apartasen para El todos los primeros varones de los israelitas y de sus animales (Éxodo 13), ahora los levitas servirían como sustitutos de esta consagración. Providencialmente el número total de varones levitas sobre un mes llega a 22,000 solo 273 personas por debajo del número total de los primogénitos varones de un mes o más en Israel, para completar este número se hace una ofrenda por cabeza. Prácticamente todos los varones levitas son contados (sobre un mes) a diferencia de los demás varones de Israel que son contados solo los que tienen veinte años o más.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon