Categories
Biblia Completa

Día 253: Daniel 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Daniel (puedes leerlos dando clic aquí: Daniel 1-4).

Notas De Estudio

Introducción: El libro de Daniel es el último de los 5 Profetas Mayores. El personaje principal es el profeta Daniel, seguido de sus más cercanos amigos, Ananías, Misael y Azarías. También resaltan los reyes mencionados en el libro: Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro.
El libro comienza con el sitio de Jerusalén por Babilonia (alrededor del 605 A.C.), y abarca la época conocida como “El Cautiverio” (que terminó como en 562 A.C.), como había sido profetizado por los profetas anteriormente leídos. Básicamente las tramas se centran en una breve introducción histórica (1:1-7), episodios ocurridos entre los protagonistas y los ya mencionados reyes, y visiones de Daniel.
Vale destacar que Daniel (aunque más joven) fue parcialmente contemporáneo con Jeremías y Ezequiel.
Capítulo 1: Se empieza con una breve reseña histórica (1:1-7), que básicamente describe a el contexto de los 4 personajes principales y cómo llegaron a la corte del rey Nabucodonosor. Daniel y sus amigos eran jóvenes de la realeza de Judá con ciertas características (1:3-4). Babilonia usó con ellos una estrategia que usó con otros pueblos conquistados: secuestraba, entrenaba y les trataba de lavar el cerebro (un ejemplo es el cambio de nombres, v.7) a “la crema y nata” de esos pueblos, y los ponía al servicio del imperio. A ese grupo se le trataba con cierta preferencia que a los demás esclavos (1:5), aunque en algunos aspectos chocaba con las leyes judías (1:8).
En los versos 8 en adelante se nos presenta un conflicto, a diferencia de muchos de los “aprendices escogidos”, Daniel, Ananías, Misael y Azarías, decidieron no comer la comida babilónica que estaba en contra de sus enseñanzas, prefiriendo comer sólo legumbres y beber sólo agua (ustedes saben que eso no es fácil!). El Señor los pone en gracia con la autoridad competente para que se les permita, y logran estar en mejor estado que los demás (vv. 14-16).
Pasados los 3 años de entrenamiento fueron evaluados por el rey y pasaron con resultados extraordinarios (vv. 18-21). Qué bueno que la Biblia aclara que ellos no obtuvieron esos logros porque eran los “más verdugos del barrio”, sino que Dios los dotó de habilidades excepcionales (v. 17). Eso no quita el mérito de su esfuerzo; es más bien para que quede bien claro quién es el que nos provee lo necesario para triunfar, y no nos tomemos la honra para nosotros.
Capítulo 2: Nabucodonosor tiene un sueño que lo asusta mucho, y llama a los “sabios de su reino” (incluía magos, brujos, hechiceros y astrólogos), para que lo interpreten (práctica nada rara en la época). Pero se la pone difícil: les “exigió que le dijeran lo que había soñado”, bajo amenaza de muerte! (vv. 2b-6). Sus súbditos no lograron satisfacer su petición así que empezó una persecución para ejecutarlos a todos. Entre los sabios se encontraba Daniel el cual pidió un poco de tiempo al rey para darle la interpretación del sueño. Daniel y sus amigos oraron a Dios quien le dio la revelación esa misma noche (su significado tiene implicaciones de amplio espectro histórico cuya complejidad no abordaremos aquí). El rey quedó tan asombrado con la respuesta que se arrodilló y dijo “tu Dios [el de Daniel] es el más grande de todos los dioses, es el Señor de los reyes, y es quien revela los misterios, porque tú pudiste revelar este secreto” (vv. 46-47). Acto seguido, Nabucodonosor ascendió a Daniel quien hizo que ascendieran a sus tres compañeros.
¿Qué fue lo más importante? Que el nombre del Señor quedara en alto. Eso es lo que debería siempre importarnos!
Capítulo 3: Aquí está una de mis historias favorita de toda la Biblia! Nabucodonosor (a pesar de lo mostrado por Dios en el capítulo 2) hace una estatua de oro enorme, y manda que la adoren. La orden llega con cierta presión: “¡Cualquiera que se rehúse a obedecer, será arrojado inmediatamente a un horno ardiente!” (v. 6). Sin embargo Sadrac, Mesac y Abed-nego (estos fueron los nombres caldeos que les dieron a Ananías, Misael y Azarías respectivamente; ver 1:7) no se arrodillaron ni adoraron la estatua. Aparecen algunos astrólogos que los delatan con el rey, probablemente por envidia pues recalcan que eran aquellos “a los que usted puso a cargo de la provincia de Babilonia” (v. 12).
Nabuco (de cariño J) se incomoda, los manda a llamar, y (según él) les da “un chance”, dándoles la oportunidad de salvarse si la próxima vez que toque adorar a la estatua lo hacen. La respuesta de ellos es una de las frases (a mi entender) más valientes citadas en la Biblia: “…no necesitamos defendernos delante de usted. 17Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; 18 pero aunque no lo hiciera [UFFF!], deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.” (vv. 16-18).
El rey se quilla tanto que los manda al horno de fuego, calentado 7 veces más de lo usual. Son arrojados y… sucede el milagro! Nabucodonosor ve que dentro del horno no hay tres personas sino 4, sin ningún daño, y dice que “el cuarto hombre se parece a un dios!” (v. 25). Llama a Sadrac, Mesac y Abed-nego y les pide que salgan. Resumiendo: ni ellos ni sus ropas estaban quemados, y ni siquiera olían a humo (vv. 24-27). Y entonces pasaron de perseguidos a ascendidos (v. 30), que debió ser tremendo golpe para los envidiosos. Dios se las luce, verdad?!
Nota curiosa: Este es el único capítulo que no menciona a Daniel.
Capítulo 4: Este capítulo empieza como una cita del propio Nabucodonosor. Es un testimonio relatado como una carta “a la gente de todas las razas, naciones y lenguas del mundo [babilónico]” (v. 1). Él tiene otro sueño que lo asusta muchísimo. Una vez más los sabios del reino no pudieron interpretarlo y le pidió a Beltsasar (nombre caldeo que le dieron a Daniel; ver 1:7), que lo interpretara. Efectivamente, Daniel (con cierto espanto) le responde que el significado del sueño es que vendrá juicio sobre el rey. Por Nabucodonosor estar de arrogante y no reconocer que fue Dios quien le dio el gran reino que dirigía, iba a comportarse y vivir como un animal del campo durante siete años (vv. 22, 24-25). Una revelación muy fuerte, verdad? Daniel fue sabio y le aconsejó que se arrepintiera, es decir que cambiara el rumbo de sus malas acciones (v. 27).
Doce meses después, al parecer olvidando lo que se le avisó, Nabucodonosor se expresó arrogantemente (vv. 29-30), y se cumplió la profecía; se empezó a comportar como un animal (literalmente, comiendo hierba y viviendo a la intemperie; ver vv. 31-33), y obviamente hubo que aislarlo de todo lo que tenía que ver con su reino. Pasado el tiempo anunciado por el Señor, el rey mismo dice “… yo, Nabucodonosor, levanté los ojos al cielo. Recuperé la razón, alabé y adoré al Altísimo y di honra a aquel que vive para siempre…” (v. 34). Entonces, además de alabar a Dios, relata cómo le fue devuelto el reino (v. 36), y termina diciendo “Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, glorifico y doy honra al Rey del cielo. Todos sus actos son justos y verdaderos, y es capaz de humillar al soberbio” (v. 37). ¡Qué lección… para TODOS nosotros!
Otra nota curiosa: Este es la última vez que se menciona a Nabucodonosor de manera activa en este libro. De ahí en adelante sólo lo citan históricamente.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™
Categories
Biblia Completa

Día 222: Isaías 45- 48

Lee los capítulos 45 al 48 del libro de Isaías (puedes leerlos dando clic aquí: Isaías 45 – 48)

Notas De Estudio

Capítulo 45: Arrancamos en los v. 1-13 como continuando lo dicho en el 44.28. Dios eventualmente hará que el rey Ciro triunfe sobre sus enemigos (entre ellos Babilonia quien tomaría cautivos a parte de los judíos), y lo mandará a reconstruir Jerusalén y su templo. El Señor explica la razón de darle tanto poder a este rey gentil en el v.4: “¿Por qué te he llamado [Ciro] para esta tarea? … por amor a mi siervo Jacob, Israel, mi escogido”.
Luego del 14 al 25 se anuncian bienestar para Israel, y que iba a llegar a someter a sus naciones enemigas como “los egipcios, a los etíopes y a los sabeos”. Este triunfo no iba a ser únicamente sobre las naciones en sí, sino también sobre sus ídolos, evidenciándose que sólo el Señor es Dios. Para que “¡todo el mundo me busque para la salvación! Porque yo soy Dios; no hay otro” (v. 22).
Capítulo 46: Aquí continuamos con más “ataques” de Dios contra los ídolos y los verdaderos culpables: quienes los hacen y adoran. Se mencionan dos deidades babilónicas, Bel y Nebo, y se pone en evidencia la insensatez de hacer un objeto para luego adorarlo, objeto que ellos mismos lo “llevan sobre los hombros y cuando lo bajan, allí se queda” (v. 7). El Señor reclama que sólo Él es Dios, que lo ha demostrado en el pasado y lo va a seguir demostrando haciendo que su palabra se cumpla, cosa que obviamente no pueden hacer los dioses falsos.
Capítulo 47: El capítulo predice la caída de Babilonia, imperio que llegó a ser grandioso en poder y lujos, pero también en crueldad y maldad. El Señor le dice le permitió tener tanto poder para a través de ella castigar a su pueblo por su pecado pero que había abusado (v. 6). Dios le dice que sus supuestos sabiduría y conocimiento la habían descarriado (v.10). Se había vuelto arrogante y confiada en que sería el imperio más poderoso del planeta por siempre. Pero Dios le anuncia que sus supuestas fortalezas, aquello que ella piensa que la mantendrá a salvo (sus encantos mágicos, sus riquezas y su preparación), no le servirá de nada.
Capítulo 48: Aquí el Señor le echa otro boche a Jacob (o sea Israel). Esta vez se enfoca en el hecho de que Dios les había predicho lo que iba a suceder en muchas ocasiones y lo había cumplido, Israel se había convertido en “obstinada” y “traidora”. Muchos en Judá pretendían que esas profecías no las había dicho el Señor, o que eran cosas ya sabidas (en esta época hubiéramos “era lógico”), y hasta decían que ya las habían oído de otros dioses. Aquí se cumple el viejo adagio, “no hay mayor ciego que el que no quiere ver”.
El capítulo culmina con recalcando que Dios hará que Ciro venza y desplace a Babilonia, y así su pueblo será libre “de Babilonia y de los babilonios” (v. 20). El Señor los va a liberar, pero en este pasaje deja en claro (ver versos 18 y 19) que si Israel le hubiera hecho caso, su destino habría sido totalmente diferente. Y nosotros, ¿le hemos hecho caso a Dios? ¿Estamos actuando como Israel?

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-
 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 221: Isaías 41- 44

Lee los capítulos 41 al 44 del libro de Isaías (puedes leerlos dando clic aquí: Isaías 41 – 44)

Notas De Estudio

Capítulo 41: La temática en este pasaje se puede dividir en dos. La primera, muestra la grandeza de Dios y de sus obras (las que ha hecho y las que hará por Israel), que claramente muestran que no hay nadie como Él. El v. 20 muestra la razón por la que el Señor hace todos esos portentos: “Lo hago para que todos los que vean este milagro comprendan lo que significa: que el Señor es quien lo ha hecho, el Santo de Israel lo ha creado.” Del v. 21 en adelante el Señor entra en una especie de retórica con los ídolos, los supuestos otros dioses. Literalmente se burla de los que los hacen (ver vv. 6-7) y de los ídolos mismos, retándolos a demostrar si es que son verdaderos. Me gusta mucho el v. 23 cuando Dios les dice “¡Por lo menos hagan algo, bueno o malo! Hagan algo que nos asombre…”. El resultado es obvio.
Capítulo 42: Los versos 1-9 contienen otra de las tantas profecías sobre el Mesías, el Ungido prometido, que cumplirá plenamente la voluntad del Señor, y traerá justicia, restauración y conocimiento de la gloria de Él, no sólo a Israel sino a todos. Como dice el v. 6, “Y serás una luz para guiar a las naciones”.
Los versículos 10-17 son a la vez un cántico de alabanza a Dios como también un conjunto de promesas de milagros a favor del pueblo suyo.
La última parte es un boche del Señor a Israel porque “ven y reconocen lo que es correcto, pero se niegan a hacerlo” (v. 20). Explica que quien ha permitido los siniestros y derrotas de su pueblo es Él, por la desobediencia de ellos. Lo peor del caso es que Dios dice que “aun así se negaron a entender. El fuego los consumió, pero no aprendieron su lección”. Ojalá no se tenga que decir lo mismo de nosotros.
Capítulos 43-44: Estos capítulos llevan una secuencia interesante. Del 43.1 al 44.5 se muestran profecías de rescate, protección, liberación y perdón para Israel. Aunque Dios deja bien claro que busca perdonarlos por amor a sí mismo (v. 25), pues ellos y sus ancestros lo que han hecho es seguir pecando (v. 26-28). Luego pasa a un intermedio con un tema idéntico al de la segunda mitad del capítulo 41: lo tonto que es hacer uno mismo un ídolo, para luego rendirle culto y decirle “rescátame”, “¡tú eres mi dios!”, como Dios les reclama en el v. 17. Los últimos versos (21-28) contienen profecías sobre la reconstrucción y restauración de Jerusalén. Es interesante que el Señor anuncie que un tal Ciro (un rey que aún no entraba en escena en la historia) iba a mandar a reconstruirla. Y así eventualmente pasó (Nehemías  1) Wow, qué cool!
 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-
 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 135: Esdras 4-6

Lee los capítulos 4 al 6 del libro de Esdras (puedes leerlos dando click aquí: Esdras 4-6)

Notas De Estudio

Aquí vemos el inicio de la disputa constante entre samaritanos y judíos. El hecho de que el autor los señale como enemigos desde el principio, a pesar de que vemos que ellos ofrecen su ayuda, es porque sabía que no era más que una estrategia para paralizar los trabajos en el templo. Aparte de eso, no se permite la participación de adoradores de ídolos en la construcción del santuario y, si hay algo que quieren hacer los judíos que han retornado a la tierra, es trabajar todo este proceso de forma que agrade a Dios. Es también de esperarse la oposición, porque el retorno a la tierra de sus antiguos habitantes presupone que estos empezarán a desalojar algunos de los que ahora las ocupan. Los opositores son proactivos y mandan cartas a Artarjerjes, parándose la construcción del templo por una buena cantidad de años. Estudiosos afirman que la parte que hizo que Artarjerjes parase la construcción tenía que ver con la obstrucción de contribuciones, que pararían si una revuelta se organizaba, y ya tanto Jerjes como Artarjerjes habían sufrido una baja financiera en sus reinados por las batallas contra los Griegos y los Egipcios.
Tras años sin construir, los líderes deciden seguir con la construcción después de las palabras de Zacarías y Hageo (los mismo profetas cuyos libros están en la Biblia). Los opositores no se hacen esperar, aparte de todo era su obligación hacer que los decretos de los reyes se cumpliesen. El termino “Dios del cielo y de la tierra” (con el que Zorobabel y los judíos responden cuando se les pregunta por qué siguen la construcción del templo) se usa cuando se presenta a Dios a no-judíos.  Darío gobernó el Imperio Persa desde el año 522-486 a.C., y es conocido por extender las políticas de generosidad de Ciro hacia los no-persas que habitaban en el imperio, él revisa los decretos antiguos mientras está en la provincia de Ecbatana, que era un lugar de veraneo de los reyes persas, y encuentra el de Ciro que ordena la construcción del templo, y ordena que se le den recursos para la construcción y que quien se oponga  a ella sea ejecutado. El templo es finalmente
Algo interesante sobre este pasaje es que es de las únicas tres secciones escritas en arameo en el Antiguo Testamento (4:8 – 6:18).
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 134: Esdras 1-3

Lee los capítulos 1 al 3 del libro de Esdras (puedes leerlos dando click aquí: Esdras 1-3)

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: El libro de Esdras (junto con el de Nehemías, con quien forma un solo libro en la Biblia Hebrea) inicia como continuación a 1 y 2 Crónicas, de ahí su posición en el Antiguo Testamento Cristiano. Debes de saber que el Antiguo Testamento hebreo, que se conoce como “Biblia Hebrea” tiene un orden diferente al AT como lo conocemos. En el hebreo 1 y 2 de Crónicas son los últimos libros, en el nuestro los libros de Crónicas son colocados antes de Esdras y Nehemías para dar cierta continuidad a la historia del cautiverio. Tanto Nehemías como Esdras se complementan y contienen material similar. La separación de ambos libros en la tradición cristiana fue hecha por Jerónimo mientras preparaba la traducción al Latín de la Biblia (llamada “Vulgata”).
Los libros de Esdras y Nehemías fueron escritos alrededor del año 400 a.C. y, aunque contienen el nombre de sus principales personajes, el autor (o los autores son) es anónimo(s). Se sabe que Esdras llegó a Jerusalén antes que Nehemías y que Nehemías llegó unos 13 años después que él.
El libro narra el retorno de los exiliados con la restauración y reforma espiritual de los judíos que vuelven desde Babilonia, junto con los conflictos alrededor del regreso a casa. El tema central es “santidad”, las tribus restantes (que desde ese momento en la historia serían conocidas como “los Judíos”) son el pueblo de Dios y deben vivir como tal. Si el pecado fue lo que provocó que fuésemos arrancados de nuestra tierra, entonces la santidad es lo que nos hará permanecer en la tierra.
Capítulos 1 y 2: “En el primer año de Ciro, rey de Persia…” (v. 1), este es el primer año de Ciro como rey del Imperio Persa con cede en Babilonia (538 a.C.) no como rey de Persia (559 a.C.). Ciro, mediante lo que el afirma es una orden de Dios, ordena por decreto el retorno de los judíos a Jerusalén con la orden específica de reconstruir el templo. El primer regreso de los exiliados tiene mucho parecido a la salida de Egipto donde los vecinos les dieron oro, plata y utensilios de valor. Solo que esta vez lo hacen por orden del mismo rey.
Los artículos devueltos, esos que pertenecían al templo, no solo tenían un altísimo valor sino que también eran de muchísima importancia para las prácticas espirituales dentro del templo.
El capítulo dos nos da un listado de los primeros israelitas que regresaron, quienes de inmediato se dispusieron a reconstruir el templo. Este listado refleja varias olas de judíos que regresaron en los años durante los cuales se construyen el templo y la muralla. Parte de los nombres son persas (Bigvay) y otros babilonios (Zorobabel), reflejando la asimilación de algunos aspectos culturales de esas naciones durante el exilio. El Nehemías que se menciona en el verso 2 no es el Nehemías del libro (que narra lo que ocurre 80 años después).
Capítulo 3: Una vez establecidos y mucho antes de que se iniciara la construcción del templo, la adoración empieza con un altar improvisado construido en el lugar donde una vez estuvo el majestuoso santuario construido por Salomón. El séptimo mes sería nuestro Septiembre-Octubre (lo que ahora se ha transformado en el primer mes). Una vez se inicia la construcción del templo ¡la alabanza no se hace esperar! No solo se le pone mano a la obra sino que también se ora y se alaba a Dios quien “… es bueno; su gran amor… perdura para siempre.” (v. 11), transformándose en un momento emotivo.
Todo ese momento nos hace pensar en el Salmo 126:
“Cuando el Señor hizo volver a *Sión a los cautivos, nos parecía estar soñando.
Nuestra boca se llenó de risas; nuestra lengua, de canciones jubilosas. Hasta los otros pueblos decían: «El Señor ha hecho grandes cosas por ellos.»”
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 133: 2 Crónicas 34-36

Lee los capítulos 34 al 36 del libro de 2 Crónicas (puedes leerlos dando click aquí: 2 Crónicas 34-36)

Notas De Estudio

Capítulo 34 y 35: Josías, nieto de Ezequías, empieza a gobernar muy joven y el libro nos dice que a los 16 años tuvo una “experiencia de conversión”, volviendo su corazón a Dios y tomando medidas serias para que el pueblo tornara su corazón a Dios. Para más detalles sobre Josías puedes repasar lo que vimos el Día 111 Biblia Completa. Un detalle importante que no vimos en 2 Reyes es lo de la inclusión de los cantos de lamentos por la muerte de Josías en el libro de Lamentaciones escrito por Jeremías (v. 25).
Capítulo 36: Los demás reyes reinan en medio de la tensión entre Egipcios (quienes eran aliados de los Asirios) y Babilonios (de la que históricamente sabemos que los Babilonios salieron triunfantes), siendo manipulados e influenciados por uno o por otro. Finalmente los babilonios destruyen Jerusalén, a consecuencia del gran pecado de los judíos y de que no escucharon las voces de los profetas quienes hablaron de parte de Dios para que volvieran sus corazones a El.
Setenta años después regresaron, por edicto de Ciro, rey de Persa.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™