Día 342: Apocalipsis 15-17

Lee el libro Apocalipsis 15-17 (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 15-17)

Notas de Estudio

Capítulos 15-16: Aquí inician las últimas calamidades sobre la tierra. El concepto de “La Ira de Dios” es muy difícil de digerir para el hombre moderno (¿postmoderno? ¿transmoderno?) por dos razones, una es “secular” y la otra tiene que ver con la forma en que predicamos el cristianismo, así que podríamos llamarla “religiosa”:

1- El hombre y la mujer modernos se entienden merecedores de cosas aunque no las hayan ganado. La sociedad debe ser justa contigo, aunque no cumplas con tus deberes sociales. Otros deben entenderte, aunque tú no los entiendas. La gente debe admirarte, aunque no haya en ti nada por qué ser admirado. Así que, “la ira de Dios” es un concepto injusto ya que no deberían ser juzgados por “hacer lo que quieren” ya que es “su derecho”. ¿Entienden el punto? ¡Bien! Seguimos.

2- Los cristianos siempre han predicado un “Dios de Amor”, al punto de hacer un paralelismo entre el Antiguo y Nuevo Testamento en donde la comparación entre el Dios del Antiguo y el Nuevo te hacen entender como que hay “dos dioses”, siendo el Dios del AT explosivo y lleno de odio e ira, y el del NT lleno de amor y paz. Esto obviamente no es así, Dios siempre ha sido un Dios de amor, lento para la ira y grande en misericordia. Pero también ha advertido que si continuamos en nuestros caminos malignos esto tendrá sus consecuencias. Cuando llegamos a Apocalipsis nos encontramos con Dios derramando su ira (la “consecuencia”) sobre la tierra. Pero hemos visto que, a pesar de que las cosas van empeorando los habitantes de la tierra siguen empecinados en su estilo de vida maligno y egoísta, no hay arrepentimiento ni dolor por lo sucedido.

En medio del derramamiento de la ira del Señor hay dos cantos de alabanzas: uno es de los santos que fueron vestidos de blancos, esos que fueron martirizados por seguir a Cristo y otro del ángel que derrama la tercera copa, el punto central del canto es: DIOS ES JUSTO. ¡Ajá! Ellos cantan porque por fin se hace justicia sobre los malvados, sobre los que persiguieron a la iglesia, sobre los que practicaron el mal sumergiendo a los habitantes de la tierra a opresión. Si somos gente que clama por justicia deberíamos cantar igual.
El hecho de que se repita constantemente en el capítulo 16 que “ni así se arrepintieron”, indica que de alguna forma puso haber misericordia pero los habitantes de la tierra eligieron otro camino. De hecho, se prepararon junto a la bestia para pelear contra Dios. Nos hace recordar el Salmo 2:1-3:
“¿Por qué se sublevan las naciones,
    y en vano conspiran los pueblos?
Los reyes de la tierra se rebelan;
    los gobernantes se confabulan contra el Señor
    y contra su ungido.
 Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas!
    ¡Librémonos de su yugo!»”

Capítulo 17: La mujer que aparece montada sobre la bestia es “La Gran Babilonia”, que a los ojos del mundo está envuelta en riquezas y realeza pero en verdad ella representa todo lo vil e impuro y malvado. La bestia se ha manifestado antes (no estamos claros cuándo) y se manifiesta de nuevo. Las siete cabezas son siete montañas (17:9) esto parece ser una referencia a Roma, que en la antigüedad era conocida como la ciudad de las siete montañas. La identidad de los siete reyes es motivo de disputa, como parece ser Roma (por las siete montañas) algunos lo interpretan como siete emperadores históricos de Roma, pero no hace sentido porque para el tiempo en que Juan escribe Apocalipsis (entre el 90 d.C. al 95 d.C.) ya habían gobernado 10 emperadores (Dominiciano envío a Juan a Patmos), así que otros lo interpretan como la referencia a siete imperios grandes imperios (ejemplo: Egipto, Asiria, Babilonia, Persa, Grecia, Roma y luego un futuro imperio que durará poco y luego un séptimo). De igual manera diferentes personas han interpretado a “La Gran Babilonia” en su época como el Imperio en turno.
La guerra contra el Cordero es la batalla futura que veremos en unos cuantos capítulos.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 265: Miqueas 6-Nahúm 3

Lee el libro Miqueas capitulo 6 hasta Nahúm capitulo 1 al 3 (puedes leerlos dando clic aquí: Miqueas 6-Nahúm 3).

Notas De Estudio

Miqueas 6-7: A pesar de Dios haber liberado a su pueblo este le ha dado la espalda. La profecía incluye algunas imágenes del pasado para recordar los actos de liberación hechos por Dios. Ningún evento religioso o práctica del Templo podrá borrar la conducta del pueblo (6:6-7), el cambio deberá hacerse en el corazón y la práctica de la justicia (6:8). La injusticia hacia los otros es el principal problema, y la razón por la que serán destruidos.
Miqueas se lamenta por no encontrar justos entre el pueblo. Su lamento puede ser fácilmente replicado por nosotros hoy:
“Ya no hay en este mundo gente buena y que ame a Dios; unos a otros se hacen daño.” (7:2)
El libro concluye con una nota de esperanza, una confirmación de que la relación del Señor con Judá y Jerusalén se mantendrá, de que Israel será restaurado. La destrucción es una limpieza no la eliminación total del pueblo.
Nahúm 1-3: El libro de Nahúm es una pronunciación extendida contra Nínive, la capital del Imperio Asirio. Un mensaje fuerte para los Asirios pero un mensaje de esperanza para los judíos. Después de la profecía de Jonás, los habitantes de Nínive se habían arrepentido, pero los ninivitas del tiempo de Nahúm se habían vuelto orgullosos y arrogantes a causa de su poder. Nahúm es la única persona en todo el Antiguo Testamento, y el escritor no da ninguna referencia sobre el tiempo de su profecía, lo que lo distingue de otros que lo ubican en tiempos de tal o aquel rey. Aún así, los estudiosos afirman que Nahúm profetizo en algún tiempo entre el 663 a.C. (ya que da referencia al saqueo de Tebas, Egipto, que fue en esa fecha) y el 612 a.C. (año de la caída de Asiria).
El tema principal del libro es que el Señor hará pagar a los asirios por cómo han tratado a sus enemigos, como eran conocidos por mandar a sus cautivos en marchas de muerte (2:1) el Señor los dispersará por su crueldad. Como se alegraron en la sangre de sus víctimas y en apilar cuerpo de sus enemigos, el Señor transformará a Nínive en un baño de Sangre.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 260: Joel 1-3

Lee los capítulos del 1 al 3 del libro de Joel (puedes leerlos dando clic aquí: Joel 1-3).

Notas De Estudio

Introducción: Entramos al profeta Joel. Comienza parecido a Oseas, sin mucha información de su vida personal, a excepción del nombre de su padre (Petuel, v. 1), pero a diferencia del profeta anterior, Joel no nos dice explícitamente en qué reinados sirvió (comparen con Oseas 1.1), lo cual hace más difícil ubicarlo en la línea del tiempo. De todas formas, el consenso de los estudiados en la materia ubican que sirvió aproximadamente del 810-750 a. de J.C., antes de la Caída de Jerusalén y el Cautiverio. Joel, al igual que Isaías, Miqueas y otros, vivió y profetizó en Judá (o Reino del Sur). La frase clave y que veremos a través de todo el libro es “el día del Señor”.

Capítulo 1: Joel arranca llamando la atención al pueblo sobre una gran plaga de langostas que habían enfrentado (vv. 1-4). Por la intensidad de los ejemplos y descripciones a lo largo del capítulo (vv. 5-13, 16-20), parece que la plaga había sido desastrosa. En los vv. 13 y 14 pasa de lamento ha llamado; un llamado a sacerdotes, ministros, líderes, y a toda la gente del país, a mostrar y dolor y arrepentimiento, y a clamar a Dios.

En el versículo 15 hay una pausa clave: se anuncia que se acerca “el día del Señor”, frase clave en la predicación de Joel. Pero aquí ese día implica eventos funestos, porque “la destrucción viene de parte del Todopoderoso”. Sí, dice que Dios mismo viene a arremeter contra su propio pueblo.

Capítulo 2: Ahora desde el verso 1 se avisa que “está cerca el día del Señor”. Entre los términos que acompañan esta frase están “alarma”, “grito de guerra”, “oscuridad y penumbras”, y “sombras profundas”. Es obvio que la connotación es negativa, verdad? Del versículo 2b al 11 habla de la plaga de “langostas”. En contraste con el capítulo 1, que se enfoca en las consecuencias de la plaga, se dan más detalles descriptivos del fenómeno en sí. Es duro notar que según el verso 11 el “Señor va a la cabeza de la columna” de la plaga. Sé que a muchos nos enseñaron que “Dios es amor” (y es cierto), pero no menos cierto que también es “fuego consumidor”. Y para ubicarnos mejor analicemos los versículos 12-17, que son un llamado a volverse a Dios (entonces se habían alejado, cierto?), a entregarle el corazón (porque era de otro!), a proclamar un ayuno masivo (sí, el v. 16 dice “ancianos, niños y aun los bebés”), y a orar por perdón (es obvio que estaban en falta). Del 18 al 27 hay promesas de restauración (tanto para el pueblo como para sus tierras, vegetación y animales), que empiezan por un “entonces”. Entonces qué? Que si claman y se arrepienten, como se les propuso en los versos anteriores, “entonces” vendrán su bienestar y prosperidad.

Al final del capítulo (vv. 28-32) terminan con un anuncio grande y peculiar: Dios promete derramar su Espíritu sobre toda la gente (vv. 28-29). Recordemos que en esas épocas el Espíritu Santo venía sobre personas específicas, para momentos y tareas específicas. Cuando se cumpla esta profecía ya no importará si eres profeta o no, jefe o subalterna, muy joven o muy viejo, o si eres hombre o mujer, si clamas al Señor serás salva (v. 32), y además tendrás su Espíritu en ti. Esto se empezó a cumplir en el Día de Pentecostés, en el que el apóstol Pedro citando este mismo pasaje en Hechos 2, lo explica perfectamente.

Capítulo 3: Este capítulo se divide en dos partes. La primera, vv. 1-16, es un anuncio de juicio futuro sobre las naciones enemigas de su pueblo. Es interesante que este juicio ocurra “cuando yo [el Señor] restaure la prosperidad de Judá y de Jerusalén”, suceso viene después de la invasión y destrucción de Jerusalén en 586 a. de J.C. Nada de ello a ocurrido para los días de Joel, pero los judíos reciben una profecía que viajará muy lejos en el tiempo para cumplirse. De manera específica, se mencionan entre las naciones a ser juzgadas a Tiro y Sidón (fenicios), y las ciudades de Filistea (v. 4). También se mencionan algunos de los crímenes cometidos contra el pueblo de Judá, como vender a sus hijos como esclavos, robar utensilios sagrados, entre otros.

Finalizamos el capítulo y también el libro, del verso 17 al 21, con profecías de restauración. El Señor les promete santidad, paz, abundancia de recursos, y muchos habitantes. En cambio, anuncia mal para sus enemigos, de manera específica menciona a Egipto y a Edom, “porque atacaron al pueblo de Judá y mataron a gente inocente”. El último verso promete a Judá, una nación al momento pecadora y sin intimidad con Dios, lo que concretamente necesitaba: “Perdonaré los crímenes de mi pueblo… y yo, el Señor, haré mi hogar en Jerusalén con mi pueblo”. AMÉN! Que así sea!

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 257: Oseas 5-8

Lee los capítulos del 5 al 8 del libro de Oseas (puedes leerlos dando clic aquí: Oseas 5-8).

Notas De Estudio

Capítulo 5: Casi todo el capítulo (14 versos de 15) consta de acusaciones de parte del Señor contra el pecado de su pueblo, y anuncios de juicio y castigo por el mismo. Casi todos los pecados mencionados tienen que ver con la idolatría; nos vamos dando cuenta por qué es el énfasis del libro (ver Introducción, posteo de ayer). Vuelve y se usa mucho la figura de una esposa (Israel) que abandona a su buen esposo (Dios), para ir a prostituirse (adorar a otros dioses). Entre los elementos distintivos de este capítulo están, primero el enfoque de las acusaciones hacia el liderazgo del pueblo (sacerdotes, líderes, miembros de la familia real), a los que el Señor condena por guiar su gente a la idolatría, y por ende a la destrucción. En segundo lugar, Dios acusa tanto a Israel como a Judá, a diferencia de otros capítulos donde se presenta a esta última como inocente (ver vv. 1.7 y 4.15).

El capítulo termina (verso 15) con una esperanza de Dios (sí, así como suena). Él dice que esperará hasta que “reconozcan su culpa y se vuelvan a mí”. El Señor está contando con que al ver sus dificultades, Judá e Israel entrarán en razón, y le “buscarán de todo corazón”.

Capítulo 6: Aquí encontramos una serie de exhortaciones al arrepentimiento, alternadas con señalamientos al pecado. En los versos 1-3 el profeta habla en primera persona, diciéndoles que se vuelvan al Señor. Luego, del 4 en adelante Dios pasa a hablar en primera persona a su pueblo, pidiéndoles lo mismo. Al igual que en el capítulo anterior, Judá también es acusado junto con Israel por infiel (vv. 4 y 11). A diferencia de la mayor parte del libro, en este pasaje no hace tanto énfasis en el pecado de la idolatría, pero sí en la violencia (asesinatos y asaltos, vv. 8-9).

Interesante es notar que, en consonancia con el mensaje de Jesús (quien cita a Oseas 2 veces, en Mt. 9.13 y 12.7), y del resto de la Biblia, en el verso 6 Dios les resume lo que anhela de ellos cuando dice:

”Quiero que demuestren amor, no que ofrezcan sacrificios. Más que ofrendas quemadas, quiero que me conozcan”.

Capítulo 7: Otra vez el Señor arremete contra el Reino del Norte (Israel). En esta acusación se muestra una lista más amplia de pecados: mentira, robo, bandidaje, idolatría (que nunca se queda en Oseas), borrachera, asesinato, aliarse con paganos, arrogancia, y perversidades sexuales. Para esta última, el Señor compara su desorden sexual con un horno muy caliente y fuera de control. Como si fuera poco, cuando estaban cosechando las funestas consecuencias de sus acciones, clamaban a los ídolos o pedían ayuda a naciones paganas como Egipto y Asiria (vv. 9-11), en vez clamar al Dios verdadero.

¡Cuánto pecado! Pero sobre todo, ¡cuánta terquedad! Y me pregunto, ¿será necesario que lleguen a mi vida toda clase de calamidades y que agote todos mis recursos, PARA ENTONCES CLAMAR Y BUSCAR A DIOS?! Dios es tan diferente de nosotros que aunque así fuera, si clamamos de corazón, Él nos recibe. Amén!

Capítulo 8: Ahora vemos a Dios anunciando las consecuencias que vendrán contra Israel, combinando los juicios con las razones de los mismos (sus múltiples pecados, sobre todo la idolatría). Aunque en los vv. 2-3, mencionan que Israel clama “¡Ayúdanos, porque tú eres nuestro Dios!”, el Señor les dice que “es demasiado tarde”. Dios es perdonador pero a veces es necesario que nos castigue fuertemente para de verdad aprender. ¿O no?

También debemos pensar (aunque el texto no lo dice), que Dios conoce el corazón de todos. Tal vez clamaron a Dios porque tenían “el agua al cuello”, y todo lo demás (ídolos, otras naciones, etc.) había fallado. Puede ser que tan sólo querían “salvarse el pellejo”, pero sin verdadero arrepentimiento. Son especulaciones en este caso, pero perfectamente posibles. Pero no vallamos lejos, ¿y nosotros? ¿Clamamos a Dios con genuina intención de cambiar o tan sólo queremos “salir del lío”? Piénsalo.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 255: Daniel 9-12

Lee los capítulos del 9 al 12 del libro de Daniel (puedes leerlos dando clic aquí: Daniel 9-12).

Notas De Estudio

Capítulo 9: Daniel está leyendo las profecías de Jeremías acerca de la “desolación” (también llamada cautiverio), y logra interpretar que está supuesta a durar 70 años. Daniel se pone a ayunar y a orar, y desde el verso 4 al 19 se relata la oración. La mayor parte de la oración es confesión, acompañada de súplicas más toques históricos donde se reconoce lo bueno que el Señor había sido por Israel, en contraste con lo ingratos y desobedientes que ellos habían sido. Interesante es ver la apasionada inclusión que el profeta hace de sí mismo en relación al pecado de su pueblo. A pesar de que la mayor parte de los eventos citados tomaron lugar antes de él nacer, Daniel ora como si hubiera sido uno de los protagonistas; no habla de “ellos” sino de “nosotros”.

Del 20 al 27 se cuenta como en medio de su proceso de oración, confesión y súplica, Daniel es visitado por el ángel Gabriel. Éste le explica que ha sido enviado para darle “percepción y entendimiento”, y que pueda entender el significado de la visión” (vv. 22-23). La explicación muestra que la visión tiene al menos 3 elementos que van mucho más allá de los años de cautiverio. Uno de ellos es la reconstrucción de Jerusalén, su futuro sitio y destrucción. Otro, y el más importante, es la llegada del Ungido (el Mesías), así como su muerte. El tercero es el surgimiento de “un gobernante” que haría las paces por “por un período de un conjunto de siete, pero al cumplirse la mitad de ese tiempo” los traicionaría y haría cosas sacrílegas y terribles. Este último coincide con lo anunciado en Apocalipsis acerca de la Bestia o Anticristo.

Capítulo 10: En esta historia ya estamos en la época de Ciro de Persia. Daniel tiene otra visión que por la magnitud de lo que percibió, lo hace entrar en un periodo de abstinencia de ciertos gustos: no perfume, ni vino, ni ropa colorida, así como algunas restricciones alimentarias, por 3 semanas. Luego tuvo una visión, parte de la cual coincide con descripciones de Jesús en Apocalipsis 1. Él relata que hasta le temblaron las piernas y se desmayó, pasado lo cual un ser que parecía un hombre que lo levanta y lo anima, y le explica parte de lo que ha pasado durante esas 3 semanas (un interesante relato de luchas entre ángeles y demonios… full). Después le empiezan a explicar a Daniel con detalle el significado de la visión en el capítulo siguiente.

Capítulo 11: La mayor parte del significado de la visión trata sobre luchas de poder constantes entre un tal “rey del norte” y el “rey del sur”. Estas profecías parecen cumplirse en la época post Alejandro Magno y la división de su imperio, en la que Ptolomeo I que se convirtió en gobernante de Egipto (= “el rey del sur”), y Seleuco I que controlaba Siria (“el rey del norte”), establecieron dinastías que pelearon por siglos. No hay mucho tiempo para comparar detalles pero la magnitud y precisión de los datos de las “profecías versus hechos históricos” son asombrosas.

 

Capítulo 12: En este capítulo las profecías hacen un salto al “fin de los tiempos”. Tan sólo la referencia a que se “levantarán muchos de los que están muertos y enterrados, algunos para vida eterna y otros para vergüenza y deshonra eterna” (v. 2), nos da luz de que es así. Hay también coincidencias con lo que el NT se conoce como “la Gran Tribulación” (ver v. 1), y con la época de “paz y traición” del Anticristo con la frase “un tiempo, tiempos y medio tiempo” (v. 7). Algunos han querido tomar datos de aquí (ver vv. 11 y 12) para tratar de estimar la fecha de la Segunda Venida de Jesucristo. No pierdan su tiempo! Jesús dejó bien claro que nadie podrá saberlo.

De todas formas el mensajero concluyendo le dice a Daniel: “Vete ya, Daniel, porque lo que he dicho se mantendrá en secreto y sellado hasta el tiempo del fin”. Como quien dice, “esto es para muy lejos mi hijo”. Con este capítulo concluye el libro de Daniel.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

 

 

Día 248: Ezequiel 29-32

Lee los capítulos del 29 al 32 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  29-32)

Notas De Estudio

Capítulos 29-32: Estos cuatro capítulos comprenden profecías y lamentos (que también funcionan como palabras proféticas) contra Egipto. Después de mantener esclavo a los israelitas por unos 400 años, Egipto se mantuvo como un constante enemigo. Este oráculo profético es único en el sentido que Dios promete restaurar la nación pagana después de 40 años. Si Egipto cayó ante Babilonia en el 568 a.C., como dicen las crónicas de los reyes babilonios, entonces unos 40 años de cautividad habrían terminado bajo el Imperio Persa quienes, como política de su gobierno, animaron a los exiliados a volver a sus tierras (2 Crónicas 36:22-23). A pesar de haber sido restaurado, Egipto nunca volvió a una posición de preeminencia. De hecho, su “restauración” quizás fue un acto de gracia divina por el pecado de Israel en el desierto durante 40 años.

El flujo de estos capítulos es el siguiente:

Profecía Contra Egipto
Lamento
Profecía Contra Egipto
Lamento

La intención de la profecía no es solamente advertir a Egipto sino también a las naciones que se unirían a ellos (incluyendo los judíos), para que no confíen en este “bastón hueco” como lo llama otro profeta. De hecho, el lamento final se hace también por las naciones que de alguna u otra forma tenían intención de unirse a Egipto contra Babilonia.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 238: Jeremías 43-46

Lee los capítulos del 43 al 46 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremías 43-46)

Notas De Estudio

Capítulos 43-46: Las palabras de Jeremías sobre Egipto son rechazadas y es llevado junto con el grupo de judíos que quedaba en la tierra hacia Egipto. Excavaciones que se han hecho en el alto Egipto han demostrado la existencia de asentamientos judíos en el área desde la época del Imperio Babilónico. Las comunidades que habitaban en Egipto habían sencretizado las prácticas religiosas judías junto a la de otras religiones, no habían abandonado el estilo de vida que llevaban en la tierra de la que fueron desterrados (ese de idolatría, prácticas abominables de acuerdo a las costumbres de las naciones que los rodeaban), así que Jeremías se encuentra proclamando las mismas palabras de denuncia solo que esta vez en otro territorio. Pero aquí la actitud es ya un tanto diferente de la encontrada en Israel: los judíos “salen del closet” y dicen: “Esto es lo que queremos adorar.” Una especie de crisis ha pasado en la vida de esta gente: “¿Por qué Dios permitió esto?” La respuesta a esa pregunta creo que la encontramos en Proverbios: “La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el Señor.” (Proverbios 19:3)

Egipto se convierte entonces en el lugar en que los judíos quieren quedarse conectados, es precisamente el lugar del que serán arraigados, de hecho: el faraón sentirá la mano de poder de Nabucodonosor.

El capítulo 46 inicia un grupo de profecías dirigidas a las naciones que terminan en el capítulo 51.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

 

Día 218: Isaías 29-32

Lee los capítulos 29 al 32 del libro de Isaías (puedes leerlos dando clic aquí: Isaías 29 – 32)

Notas De Estudio

Capítulo 29: Este capítulo contiene profecías de “tonalidad alterna” relacionados con Jerusalén, variando de anuncios negativos a positivos, luego negativos otra vez, para concluir con promesas positivas (restauración). Empieza comparando la ciudad con la época en que el rey David la tomó, cuando aún vivían sus habitantes originales (los jebuseos, ver 2 Sa. 5:1-10); él la sitió y conquistó, y e hizo de ella su hogar. Dios les dice a los habitantes actuales de Jerusalén que va a ser sitiada y atacada.

Luego, del verso 5 al 8 hace un cambio súbito y anuncia mal para los atacantes de Jerusalén (“Pero de pronto, tus despiadados enemigos serán aplastados…”). Acto seguido, Dios acusa a su pueblo por incredulidad, hipocresía y otras maldades (por ejemplo en el famoso verso 13: “Este pueblo dice que me pertenece; me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí”).

Por último, del 17 al 24, el profeta da promesas de restauración de parte de Dios para su gente. En medio de todas estas variaciones recordemos que el Señor se mantiene coherente: Él enjuicia el pecado, pide el arrepentimiento de su pueblo procurando su restauración. Esa restauración se hace eficaz y duradera si el arrepentimiento es genuino, viéndose en conducta el cambio de corazón.

Capítulos 30-31: Estos capítulos son “mellizos”, pues sus profecías tienen los mismos temas centrales. En 30.1-7 y 31.1-3, Dios empieza quejándose contra su pueblo, porque en vez de consultar y confiar en Él para la protección política y militar de su país, le mandaron dinero y tesoros a Egipto para que los ayudara a protegerse de sus enemigos. El Señor se burla de ellos y declara que Egipto no logrará nada, y lo compara con un “dragón inofensivo” (v. 7) o “sin dientes” como dice la paráfrasis ‘The Message’. En su paralelo, el 31.3, Dios dice que los “egipcios son simples seres humanos, no son Dios!”

Luego, en el 30.8-17 hay señalamientos de las actitudes malvadas de Judá, catalogándolo entre otras cosas como pueblo “rebelde y terco” (v. 9), y en el 31.6 le llama  “rebelde y perverso”. Entonces el “Santo de Israel” (creo que en el 30.15 Dios se autodenomina así para contrastar con la falta de santidad de su pueblo), les avisa algunas de las tragedias que les ocurrirán si no se arrepienten. Por último, como es común en la mayoría de estas profecías, en 30.18-33 y 31.6b-9, el Señor les anuncia restauración, ya que Él “…esperará a que ustedes acudan a él para mostrarles su amor y su compasión. Pues el Señor es un Dios fiel…” (30.18).

Capítulo 32: Este capítulo completo es una promesa de que bajo el mando del “rey justo” como lo llama el profeta, triunfará la justicia y será oprimida la maldad. La mayoría de los versos contrasta entre la situación actual (llena de corrupción) y la futura en que la “justicia gobernará” (v. 16). Se resalta que muchos “canallas” y “necios” del reinado presente son considerados “respetados” y hasta “héroes” (v. 5), pero que pronto ya no será así.

Dos cosas me llaman la atención fuertemente. Una, Isaías predice lo mal que estarán las cosas hasta “que al fin se derrame el Espíritu sobre nosotros desde el cielo.” (v. 15). Entonces, dice vendrán el bien y la verdadera prosperidad. Lo segundo es que se dedica el 30% del capítulo (vv. 9 al 14) a advertirles a las “mujeres de la buena vida” a que cambien de actitud y se arrepientan. Lo que más duro me da es la frase del v.11, “abandonen su autosuficiencia”.

Si hay algo constante en estos 4 capítulos, y que hemos visto a través de Isaías y de la Biblia hasta ahora, es el inmenso deseo de Dios de que su gente se aparte del pecado y se vuelva a Él para perdonarlos y restaurarlos. A muchos hoy el Señor nos dice las mismas palabras del verso 31.6b, “…ven y regresa al Señor.”


Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 112: 2 Reyes 22 al 24

Lee los capítulos 22 al 24 del libro de 2 Reyes (puedes leerlos dando click aquí: 2 Reyes 22-24)

Notas De Estudio

Josías, quien empezó a reinar muy pequeño, condujo a Judá a un avivamiento enfocado en la restauración del culto a Dios. Una pregunta que puede surgir es ¿cómo puede gobernar alguien tan joven? Si bien el rey tenía la última palabra, mientras mas joven era aumentaban la cantidad de consejeros y su madre estaba cerca. Había también decisiones mas serias que tenían que ver con veredictos legales en juicios civiles, que se delegaban a los jueces y ancianos hasta que el rey alcanzare un poco mas de edad. Es obvio que esto se daba en el mejor de los casos, había pequeños reyes arrogantes y ellos tomaban el mando de todo no importando a qué rumbo sus decisiones condujeran al pueblo.
El libro de la ley o libro del pacto encontrado, se refiere a Deuteronomio, y la parte que impresiona al rey es la que contiene las maldiciones por la desobediencia.
Huldá, la profetiza que consultan con respecto a las palabras del libro, es una de cuatro mujeres que tienen un papel profético en el AT: Miriam (Éxodo 15:20) la hermana de Moisés, Débora (Jueces 4:4) y Noadías (Nehemías 6:14).
La campaña de purificación iniciada por Josías nos hace destacar que la adoración a Dios había sido mezclada con elementos de otras religiones y eso no parecía molestarle a nadie. La presencia del rey en Betel también nos indica que había extendido su territorio a partes del antiguo reino del norte.
La pascua se celebraba pero no al pie de la letra como lo indicaba el libro de la ley, Josías es el primero en hacerlo enfatizando su deseo de seguir en obediencia los mandatos de Dios.
Los hijos de Josías hicieron lo que ofende al Señor y ambos, Joacaz y Joacim, vivieron entre el látigo de los Egipcios y los Babilonios. Babilonia, con Nabucodonosor al mando, empezaba a convertirse en el segundo gran imperio. Joacim fue sucedido por su hijo Joaquín. Fue en su reinado que Nabucodonosor, rey de Babilonia, invadió a Jerusalén, destruyó todos los utensilios del templo y se llevó todo lo valioso. También llevó cautivo a toda la gente de la nobleza e importante de Israel y dejó al mando al rey títere Sedequías.
Sedequías se rebeló provocando la segunda campaña de los babilonios contra los judíos en la que todo fue destruido y llevada cautiva el resto de la gente.
A diferencia de los Asirios, los babilonios no practicaban el cautiverio como una forma de castigo sino como una forma de desmilitalizar la nación invadida. Y, mientras los asirios dispersaban y mezclaban las poblaciones, los babilonios los permitían vivir en pequeñas comunas de exiliados donde mantenían parte o toda su cultura, obviamente bajo su control.
Los judíos durarían 70 años en cautiverio (uno por cada año que no se dejó descansar la tierra como mandaba el Señor), y regresaron bajo el gobierno del tercer gran Imperio: los Medos y los Persas.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™