Día 332: 1 Pedro 1-4

Lee el libro 1 Pedro 1-4 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Pedro 1-4)

Notas de Estudio

Introducción: La carta de Pedro fue escrita entre los años 62-64  desde Roma a un conjunto de Iglesias (ver 1:1) localizadas ahora en el norte de lo que conocemos como Turquía, en un tiempo donde la persecución a los cristianos se había extendido desde Roma a diferentes partes del Imperio, bajo el gobierno del malvado y neurótico emperador Nerón. El hecho de que Pedro hace referencia a “La iglesia de Babilonia” como el lugar desde donde envía saludos (5:13) nos dice que la escribió desde Roma (Babilonia era el nombre que los cristianos usaban para referirse a Roma).
El propósito de la carta es animar a los creyentes que han estado sufriendo y a que permanezcan firmes en medio de la persecución. Les pide no enfocarse solo en lo que pasa en el presente y los privilegios espirituales actuales de ser la iglesia de Cristo sino también en el futuro. Ahora solo somos “extranjeros” en una tierra que no es nuestra.
Capítulos 1-4: Una de las tendencias comunes de muchos cristianos al pasar por momentos difíciles, es a renunciar a su fe o a vivir de manera irresponsable. Aunque los cristianos de la primera iglesia tenían muy claro el mensaje desde Jesucristo a través de los apóstoles y luego de sus  líderes (algunos discípulos del mismo Cristo o de los apóstoles) que el sufrimiento es parte de la vida cristiana, la actitud de algunos podía ser no muy diferente a la que muchas personas toman hoy: es muy difícil hacer sentido al hecho de que somos hijos de Dios, cristianos, fieles a El y tengamos que pasar por momentos tan difíciles. Pedro les anima a que, a pesar de las pruebas y sufrimientos, sigan viviendo en santidad, sigan siendo fieles a Dios. Esto es grande ya que, al menos que vivas en un país donde la iglesia está siendo perseguida en este momento, no creo que lleguemos al sufrimiento que estos hermanos experimentaban. Pero la vida que vivimos ahora es solo un segundo (1:24) en comparación con la vida futura y la esperanza que nos espera.
El efecto del sufrimiento y la persecución disminuye cuando decidimos crecer como creyentes, por esta razón Pedro les recomienda que, a pesar de que (2:1-2) son todavía nuevos como creyentes, busquen la leche espiritual, el alimento que los hará crecer.
Los creyentes no se reunían en Templos, no había lugares consagrados en los que los cristianos se reunían. Las reuniones se hacían en cualquier lugar donde pudiesen hablar de la Palabra tranquilo, animarse como creyentes y tener comunión sin ser descubiertos (recuerden, estaban siendo perseguidos), así que en el cristianismo cada creyente es una “piedra viva” del templo de Dios. Eso hace que seamos más cuidadosos en nuestra manera de vivir. El templo de Dios no es de este mundo, así que estamos de pasada, somos residentes temporales en este planeta.
Luego Pedro aborda cuatro puntos que usualmente son difíciles de abordar en el creyente actual:
1- Respeto a las autoridades: Recordemos que en ese momento los cristianos estaban siendo perseguidos por las mismas autoridades que Pedro les pide que respeten. El creyente actual se pregunta: ¿Bajo que condiciones? ¿Todo el tiempo? ¿Qué tal si el gobernante o las autoridades son corruptas? Pedro dice que el papel del creyente es respetar las leyes y vivir en paz, lo que sugiere que los cristianos no debían ser perseguidos por sublevarse contra el imperio sino que, si eran perseguidos (lo que nos recuerdan las palabras de Jesús) que sea por hacer el bien. Es obvio que hay situaciones en las que las recomendaciones de las autoridades no deben cumplirse (en el caso de los creyentes de esa época estaban en contra de la autoridad al reunirse para adorar a Jesús, ¿respetarían a las autoridades en esas condiciones? Estaban claros que no, pero en todo lo demás debían ser buenos ciudadanos (pagos de impuestos, respeto a las leyes, etc.). Obviamente la discusión de este punto es amplia y diferentes condiciones traen diferentes preguntas.
2- Esclavos: Para este tema ir a: Día 325 (elcirculo.com.do/dia325bibliacompleta/) la explicación de la esclavitud en Filemón.
3- Esposas con maridos no creyentes: sean fieles al Señor para que sus esposos sean ganados.
4- Esposos: honren a sus esposas, algo que usualmente no se trata (casi siempre se aborda a la esposa), pero el esposo debe ser respetuoso y debe tratarla como un regalo delicado que viene de Dios y con quien comparte la vida en Cristo.
En el capítulo 4, el asunto del sufrimiento es tratado con amplitud en este capítulo. ¿Debería sorprendernos que como creyentes se nos persiga o suframos? ¡No! Pero si sufrimos que sea por hacer el bien, en ese caso no debemos bajar la cabeza sino mantenerla en alto.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 56: Deuteronomio 13 al 15

Lee los capítulos 13 al 15 del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 13-15)

Notas De Estudio

Capítulo 13: Este capítulo presenta tres situaciones hipotéticas en las que otras personas o grupo de personas incitan al pueblo o alguien del pueblo a apartarse de Dios. En el primer caso sería un profeta, a pesar de que su “profecía” venga con señales y milagros si es contrario a lo ordenado por el Señor o si incita a la idolatría: no se le debe creer. ¿Qué pasa con sus milagros o señales? El capítulo nos da a entender que son permitidos para probar la fidelidad del pueblo (v. 3). Aunque no somos el pueblo de Israel, en nuestros tiempos vemos gente que parece venir de parte de Dios por las cosas que hace pero al mismo tiempo apartan nuestra vista de Dios, es confuso porque lo que hacen (“señales de poder”) o sus profecías parecen certeras, pero nuestra confusión es erradicada cuando comparamos lo que dicen o sus frutos con la Palabra, la Palabra siempre tiene autoridad sobre la voz del profeta: siempre. El segundo caso que se nos presenta viene de un familiar o un amigo cercano, y el tercer caso sería de una ciudad completa. Los tres casos requieren ejecución, y en el caso de la ciudad debe ser destruida, su gente exterminada, nada de lo que esté en la ciudad aunque sea de valor debe ser usado, y la ciudad no debe ser reconstruida (veremos como se ordena a cumplirse esta ley sobre Jericó). En esos tiempos la ejecución de alguien no leal o que provocase la traición a la persona a quien se le debía lealtad era la regla común, a Israel se le pide ejecutar a esos que incitan a ser no-leales a Dios. Esta ejecución debía ser instantánea, al momento en que a esa persona se le encontrara cometiendo la falta. Por exageraciones en su cumplimiento leyes rabínicas posteriores aconsejaban que estas personas fuesen llevadas a juicio (como el “juicio” a Jesús). Deuteronomio es el único libro en el Pentateuco que regula en cierta forma la profecía.

Capítulo 14: Raparse la cabeza o tatuarse el cuerpo de forma ritual era bastante común en esos tiempos (es todavía común en algunas tribus de África y Asia, también de Suramérica), a Israel se les prohíbe por su asociación con las religiones de los pueblos que la practicaran (noten el contexto de lo que estamos leyendo, es básicamente leyes de pureza y contra la idolatría). Aparte de eso, muchos de estos rituales estaban conectados con la adoración de los ancestros o con el culto a los muertos. Así como los sacerdotes deben distinguirse del pueblo por su pureza corporal, Israel debe distinguirse de otros pueblos. Como gente santa, Dios pide a Israel obligaciones de carácter especial, parte de estas obligaciones se enfocan en sus regímenes dietéticos. La lista de alimentos que deben o no deben ser comidos amplían la que ya vimos en Levítico 11 (para comentarios más amplios al respecto ir a Día 34).
El diezmo se instituye como el sistema de sostenimiento de los levitas, quienes no tienen heredad específica en la tierra sino que reciben sus posesiones de sus hermanos. Al ser una sociedad que vive del ganado y los productos de la tierra es obvio que el enfoque del diezmo sean estos. Aún así, podría ser vendido y la suma de su venta ser llevado para los levitas y su mantenimiento. Los diezmos de cada tres años no solo son para los levitas sino también para los extranjeros, huérfanos y viudas que viven entre ellos.

Capítulo 15: En el antiguo cercano oriente se acostumbraba que al momento de subir un monarca se “reseteaban” las deudas, lo podemos ver en el “duraru” de los acadios. Los hebreos tienen este año de jubileo cada 7 años, en el año del Rey, su Rey: Dios; un tiempo de reposo anual que se establecía como tiempo de perdón de deudas y de descanso de la tierra. Hasta donde sabemos, los judíos nunca aplicaron esta ley, y para los tiempos de Jesús donde la renovación religiosa había llevado a la gente a prácticas bastante exageradas para cumplir sus ritos y leyes, había interpretaciones religiosas de rabinos que permitían que una persona saltase sus deudas en el año de remisión o jubileo (John Yoder hace una exposición magistral del jubileo en tiempos de Jesús en su libro “Las Políticas de Jesús”). El verso que dice “Gente pobre… siempre la habrá…” (11) nos hace recordar la frase de Jesús que ahora suena como una referencia a ese verso: “A los pobres siempre lo tendrán con ustedes.” (Mateo 26:11) A pesar de esta declaración el ideal es que, si estas leyes se cumplen, no existirán pobres en Israel (recuerden: un modelo para las naciones). De la misma manera todo esclavo hebreo debe ser liberado el séptimo año, al menos que por voluntad propia dese quedarse (vs. 12-18)

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™