Día 71: Josué 22 al 24

Lee los capítulos 22 al 24 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 22-24)

Notas De Estudio

Capítulo 22: Los hombres de guerra de las tribus a quienes se les asignó territorio antes de cruzar el Jordán (Rubén, Gad y parte de Manasés) son despedidos a sus territorios porque ya la incursión conjunta de los israelitas contra los cananeos ha terminado. No que no haya gente con quien pelear o tierras que conquistar (como hemos visto) sino que los israelitas están asentados cada uno en su territorio correspondiente. Josué les enfatiza que sean fieles a Dios y a sus mandatos.
Un evento causa tensión en medio de esta paz (“Shalom”) que experimenta la nación (21:43-45): estas mismas tribus construyen un altar al Señor. ¿Cuál es el problema con esto? Como ya hemos visto (ver Día 55 Biblia Completa) para los hebreos el único lugar autorizado para la reunión de adoración corporativa (en comunidad) es el Tabernáculo (subsecuentemente el Templo de Jerusalén). Esta es la razón por la que al día de hoy no existe todo el sistema de sacrificios y rituales que había (aunque esporádicamente) desde tiempos de Moisés hasta el año 70 después de Cristo cuando los romanos destruyeron el templo. La ausencia de Templo es para ellos ausencia del sistema que debe celebrarse en el templo. Así que, todo el construye un altar para hacer sacrificios o crea un sistema de sacrificios y adoración fuera de lo establecido por el Señor está en desobediencia. Ya los israelitas han pasado por el trago amargo de las consecuencias de que alguien desobedezca así que están dispuestos a pelear con sus hermanos.
El evento se aclara con la afirmación de que el lugar no es para hacer sacrificios, es más un monumento para recordar la conexión que tienen como nación dentro de Israel.

Capítulo 23: Como Jacob y Moisés, Josué se dirige a todo el pueblo antes de morir. Sus palabras enfatizan el hecho de que Dios ha estado con ellos y que les ha dado descanso de sus enemigos, cumpliendo todas sus promesas, así que deben ser fieles, ser valientes y no desmayar en su obediencia a Dios. Cuando se refiere a todo Israel es muy probable que haya sido una representación de sus líderes principales, quienes a su vez tendrían que comunicar esto al resto del pueblo. Faltan partes del territorio por conquistar, lo que nos indica que muchas de las naciones o sus remanentes todavía están alrededor, y eso representa un peligro pues Israel siempre ha demostrado una tendencia a alejarse de los caminos de Dios. Es esta la razón del énfasis de Josué en la fidelidad de Dios y en la obediencia del pueblo en agradecimiento a esa fidelidad.

Capítulo 24: Este capítulo representa otra charla de Josué, quizás semanas después de la que vimos en el capítulo anterior y, evidentemente, más cercana a su muerte. Después de detalles históricos llama la atención del pueblo a que sirvan solamente a Dios, eso será lo que los mantendrá firmes y lo que hará que se mantengan en la tierra, tierra que los expulsará (¿vomitará?) si ellos se apartan de Dios. En este capítulo vemos a un Josué más directo y confrontador, dos veces afirma que los de Israel no son capaces de servir a Dios y que deben quitar los ídolos que todavía conservan. Probablemente con dos cosas en mente:
– el canto profético que él y Moisés enseñaron al pueblo de Israel, y que podemos ver al final de Deuteronomio.
– probablemente con información fiel y certera de que había entre el pueblo algunos con inclinaciones a otros dioses.
El pueblo responde con un sí rotundo a Dios, un sí que Josué utiliza como señal de que se han comprometido.
En medio del descanso de la guerra, y de disfrutar del Shalom del Señor se entierran los restos de José que se trajeron de Egipto, Josué y Eleazar también son enterrados. Y aquí inicia una nueva etapa del pueblo de Israel, una muy loca que veremos ahora que entramos a Jueces.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 50: Números 30 al 32

Lee los capítulos 30 al 32 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 30-32), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 30: leyes en cuanto a los votos y su anulación. Las promesas hechas al Señor deben tomarse bastante en serio y deben cumplirse al menos que no haya casos especiales. En la Biblia vemos votos hechos al Señor condicionados o no condicionados, pero en su mayoría conectados con una petición (condicionados): “Si haces esto conmigo, entonces haré…”

Capítulo 31: Los madianitas eran descendientes de Abraham a través de una de sus concubinas llamada Cetura. Siempre actuaron en alianza con los moabitas o los amalequitas o los Ismaelitas con el fin de pelear contra Israel. En este caso los madianitas (bajo consejo de Balán) habían mandado mujeres para seducir a Israel y que estos se apartaran del camino del Señor. Vemos por primera vez el modelo de “Guerra Santa”, donde el sacerdote (en este caso Finés) iba junto al ejercito con los instrumentos sagrados. En otras incursiones vemos como el “Arca del Pacto” se convierte en un elemento sagrado clave para acompañar a Israel en la batalla.
Como el propósito de la guerra es erradicar los elementos impuros de la tierra sean personas o propiedad, los soldados que regresen de la batalla deben purificarse. Algunos críticos sugieren que la mentalidad de “Guerra Santa” fue desarrollada en la mentalidad de la gente antigua pero no bajo las órdenes de Dios, pero debemos tomar en cuenta que era el futuro de la nación elegida de Israel que se encontraba en juego si no se exterminaba los pueblos de la tierra.
Sí, hay preguntas difíciles que surgen de estos pasajes, espero podamos tratarlas.
El resto del capítulo habla de la repartición del botín.

Capítulo 32: los de la tribu de Rubén y de Gad piden tomar la tierra ya conquistada para sus ganados y posesiones. Tomando en cuenta que todavía el pueblo no ha entrado a la tierra prometida (están en los alrededores, no han cruzado el río Jordán), Moisés toma su petición bastante mal: “¿Les parece justo que sus hermanos vayan al combate mientras ustedes se quedan aquí sentados? »¡Y ahora ustedes, caterva de pecadores, vienen en lugar de sus padres para aumentar la ira del Señor contra Israel!” (vs. 6 y 14). Lo toma como una excusa para no ayudar a sus hermanos a conquistar la tierra. Ellos en cambio prometen que seguirán en guerra: construirán ciudades para sus familias y sus ganados, luego de hacerlo se unirán a los israelitas en la incursión ¡en la línea frontal de combate! y solo regresarán cuando se termine de conquistar la tierra.
Aparentemente hacen esto bajo voto (que ya vimos que deben ser cumplidos) y Moisés toma a Eleazar (sacerdote) y a Josué (su sucesor) como testigos. A pesar de que las familias rubenitas y gaditas estarían en ciudades fortificadas, es natural que un pequeño grupo de hombres se quede con ellos para defender las ciudades.
Moisés accede al formato de la petición, y entrega también parte de la tierra a Manasés.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 48: Números 24 al 26

Lee los capítulos 24 al 26 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 24-26), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 24: Vemos en la insistencia de Balán el deseo de que la voluntad de Dios no pase. Intenta constantemente porque quiere que de su boca salga maldición contra Israel, sin embargo de ella no sale nada más que bendición porque así lo ha querido el Señor.
Dos de las profecías de Balaam pueden ser identificadas en pasajes posteriores: el verso 7 se refiere a la victoria de Saúl sobre Agag rey de Amaleq (1 Samuel 15:8) y los versos 17-18 se refieren a David quien conquisto tanto a Moab como a Edom (2 Samuel 8:1-12), aún así muchos eruditos piensan que es más una profecía mesiánica (sobre Jesús) que sobre el hijo de Isaí: David.

Capítulo 25 y Capítulo 26: se continúa la historia que había sido dejada a un lado para insertar las maldiciones atrofiadas de Balán. Aún así, este pasaje es más una continuación de la historia de Balán y su intento de maldecir a Israel por dinero (sí… sí… no está implícito en el pasaje, lo que vemos es que el hombre bendice y que su intención es servirle a Dios, pero su constante intención de hacerlo nos dice explícitamente qué había en su corazón). Según Números 31:16, la idea de que las mujeres moabitas sedujesen a los israelitas fue de Balán, lo que nos revela que, más que un profeta de Dios (cosa de la que se gloría en el inicio de sus últimos oráculos) es un asalariado, un mercenario que por dinero hace lo que se le requiere: incitó al pueblo a la desobediencia y también a la idolatría.
Aparentemente eran líderes quienes habían contribuido al pecado, ya que quienes deben morir por el hecho son ellos (v. 4). Y bueno: siempre hay alguien que “desentona”: uno de los líderes del pueblo, en medio del lloro del pueblo (no está claro en el verso si el pueblo llora por los líderes muertos o por la furia del Señor contra ellos o por la plaga que se había desatado entre ellos a consecuencia de esto causando la muerte de miles, probablemente sean todas las anteriores), aparece con una madianita para presentarla a su familia, ¿ustedes entienden? Su actitud no es solo falta de sentido común sino: desafiante. Desafiante al propósito de Dios, desafiante a los estatutos del Señor (lo hizo frente a la Tienda de Reunión). Fines, nieto de Aarón, toma carta en el asunto. Su fidelidad es premiada con sacerdocio perpetuo.
A causa de la mortandad en el pueblo un nuevo censo debe ser hecho tanto entre las tribus a quienes se les repartirá tierra como entre los levitas. Este censo se hace 38 años después que el primer censo que vimos a principio de Números. En 38 años las tribus de Simeón declinó por 37,100 hombres y Neftalí por 8,000. Estas tribus redujeron sus números en 38 años en vez de aumentarlo, probablemente por perdidas de guerra o porque tuvieron la mayor cantidad de muertos en las plagas por las desobediencias. Las tribus de Manasés, Aser e Isacar han aumentado.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™