Categories
Biblia Completa

Día 11: Génesis 31 – 33

Categories
Mensajes Podcast Serie: Santiago

Santiago: Pobre Rico, Rico Pobre

La Carta de Santiago en la Biblia es una de las más directas, sacando a flote un montón de temas que tocan casi cada área de nuestra vida y de cómo nos relacionamos con otros. No sólo es informativa (a veces frontal) sino que es profundamente práctica. Por eso estaremos estudiándola durante las próximas semanas y viendo con atención cada detalle para aplicarla a nuestras vidas.
PDF
Audio MP3
Fecha: 20 de Septiembre, 2015
Autor: Fausto Liriano
(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link as…”)
[Audio:http://www.elcirculo.com.do/Mensajes/santiago03.mp3]

Categories
Biblia Completa

Día 229: Jeremías 7 – 10

Lee los capítulos del 7 al 10 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremias 7 – 10)

Capítulos 7-10: Entramos a otra sección del libro (caps. 7-10) que corresponden a un sermón dado por Jeremías en el Templo (esta misma sección es narrada de forma más corta en el cap. 26 junto con un juicio que se le hizo a Jeremías por sedición). El mensaje es directo: “Aunque vienen y montan su teatro en el templo ¡no cambian su conducta! Entonces no sirve de nada. ¿Quieren servir a Dios? Practiquen la justicia, sean buenos con el extranjero, no sigan a otros dioses.” (como pueden ver, las cosas no han cambiado mucho en más de 2600 años). La gente confía en el templo pero si su conducta no cambia de nada sirve. El profeta pide que vayan a Silo (donde antiguamente había un santuario a Dios, ese donde sirvió Samuel) y vean que, a pesar de que allí se anunciaba el nombre de Dios.

La profecía afectaba profundamente a Jeremías quien lo expresa así

“¡Ojalá mi cabeza fuera un manantial y mis ojos una fuente de lágrimas, para llorar día y noche por los muertos de mi pueblo!”” (9:1)

Tenemos que tener muy en cuenta que las profecías no son solo sobre el futuro. Toda profecía se basa en el pasado (“Por cuanto el Señor los llamó…”), el presente (“Pero ustedes no han seguido su llamado sino que viven en pecado”), y el futuro (“Serán destruidos por una nación que viene del norte”). Obviamente, si la conducta del pueblo cambiaba entonces las consecuencias futuras de la profecía podían también cambiar para beneficio del pueblo. Jeremías estaba viendo el destino del pueblo y que no iban a arrepentirse. ¡Al contrario! Sus obras eran extremadamente malvadas, habían combinado la adoración a Dios con la adoración a otros dioses e incluso habían puesto un lugar donde sacrificaban sus hijos a los ídolos.

Por eso, al pueblo que se daba pompa por estar circuncidado, Dios le dice:

“Todas las naciones son incircuncisas, pero el pueblo de Israel es incircunciso de corazón.»” 9:26

Lo que nos hace pensar en Pablo en la carta a los Romanos (¡ya veremos! no te desesperes)

10:1-16 es muy parecido al Salmo 115 (puedes leer ambos para compararlos).

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 54: Deuteronomio 7 al 9

Lee los capítulos 7 al 9 del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 7-9)

Notas De Estudio

Capítulo 7: Los capítulos que seguimos leyendo (como los que estamos viendo hoy) parecen ser la continuación de un largo discurso dado por Moisés al pueblo. Se dan dos mandamientos principales, alrededor de los cuales gira esta parte del discurso:
1- Destruir los habitantes originales de Canaán.
2- No adorar sus dioses.
Entre los pueblos se menciona a los Hititas (es muy probable que no sean los mismos Hititas que establecieron su imperio en el centro de Turquía) y los Jebuseos (que eran los habitantes originales de Jerusalén y quienes fueron conquistados finalmente por David), los gergeseos, amorreos, etc. La lista varía dependiendo de los pasajes y en algunas ocasiones se mencionan más pueblos. Lo que si nos daremos cuenta mientras vamos leyendo la Biblia, es que este mandamiento nunca fue cumplido, excepto en algunas áreas de la tierra. Es decir: los israelitas fallaron en destruir por completo a estos pueblos, lo que fue parte de su desgracia a través de los años.
La destrucción de estos pueblos incluye la no adoración de sus dioses, no casarse con sus mujeres (o con sus hombres), y no tomar posesión de cosas valiosas que estén siendo usadas como objetos de culto (por ejemplo, piezas de oro u otros metales preciosos usadas en sus templos o altares). Los israelitas deben entender que nada que tenga una conexión con la adoración a otros dioses debe ser usado o apreciado o guardado por ellos. Esto obviamente requerirá un gran paso de fe, y habrá momentos en que será una piedra de tropiezo para el pueblo. Su fidelidad a Dios será el ingrediente principal para su victoria, y aún cuando la tarea pueda parecer abrumante, Dios estará con ellos: porque ya lo ha estado.
Capítulo 8 y Capítulo 9: Es muy fácil olvidar que las bendiciones han sido dadas por Dios una vez estamos tranquilos y nuestra seguridad parece un evento estable, nosotros somos así como hombres (ver Salmo 130). Así que Dios hace un llamado directo a no olvidar quién ha sido (y quién será) el que otorgó la victoria a Israel. Se les recuerda a Israel su travesía por el desierto, los momentos de hambre (que aquí aparecen como provocados por Dios para probarlos), la ropa y el calzado del pueblo que permaneció milagrosamente intacto, etc. Mientras en el desierto cada provisión del pueblo era dada directamente por Dios (el desierto no produce nada), en la tierra a la que entrarán ellos mismos sembrarán, tendrán viñas, trigo, higueras, miel, y al tener una conexión directa con la producción de su propio alimento pueden enorgullecerse. No hagan eso, les dice el Señor, recuerden que es su Dios y si no obedeces: te sucederá lo mismo que a las naciones que Dios está sacando de la tierra.
El capítulo 9 sigue en el mismo espíritu: te daré la victoria pero ten cuidado. Uno puede llegar a pensar: “¿Ajá? ¿Qué tiene Israel que ahora sacan a esta gente para que ellos entren?” Respuesta: La propia maldad de la gente de la tierra los expulsa (9:5), no es que Israel es especial y los otros no. Hay evidencias en otros pasajes bíblicos de que es posible que Dios le haya dado un chance a algunos de estos pueblos antes de que Israel entrase (ver Génesis 15:16). Para recordarle su maldad Moisés trae a la memoria la ocasión en que bajando del Sinaí (Horeb) los israelitas estaban adorando a un becerro de oro.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™