El Pasado No Es Excusa

Cuando tomamos la decisión de seguir a Dios y de organizar nuestras vidas bajo el rango de su voluntad: Paz, gozo, bendiciones, son algunas de las cosas que vemos como evidencia de su mano y su Presencia. Pero, estamos libres de problemas y de momentos difíciles? Si no es así, cómo deberíamos reaccionar cuando, en el momento de mayor fidelidad a Dios, nos vemos enfrentando retos? Hoy vemos la vida de uno de los reyes de Israel y cómo enfrentó su desafío más grande.

PDF
Audio MP3

Fecha: 23 Julio 2017
Autor: Fausto Liriano

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link)

[Audio:http://www.elcirculo.com.do/Mensajes/ElPasadoNoEsExcusa.mp3]

Día 339: Apocalipsis 7-9

Lee el libro Apocalipsis 7-9 (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 7-9)

Notas de Estudio

Capítulo 7: Los 144,000 son introducidos, que es la suma de 12,000 personas de cada una de las 12 tribus de Israel. Cuatro ángeles en los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos (norte, sur, este y oeste), simbolizan el hecho de que la calamidad ha sido puesta en pausa para que los 144,000 sean sellados, son sellados para que el peligro que viene sobre la tierra no caiga sobre ellos. Tomar el número de los 144,000 como literal puede hacernos caer en fallas muy serias (sectas como los Testigos de Jehová iniciaron con el entendimiento de que ellos formarían a los 144,000; algo que tuvieron que replantear cuando el número de miembros en sus filas traspasó ese número), el número es simbólico y son personas de las tribus de Israel, algo que no creemos debe ser tomado de manera simbólica ya que los versos del 9-17 se refieren a otro grupo de personas, una multitud tan grande que no se podía contar y que sí son de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Repito: 144,000 (número simbólico) representa a un grupo de las 12 tribus de Israel que se han mantenido fieles, el otro grupo incontable de personas representa a personas de toda nación y raza, que han escapado de la gran tribulación, o sea: han salido de la tierra antes que toda calamidad pase, como una forma de ser protegidos por parte del Cordero. Esta multitud es introducida en medio de alabanza.

Capítulos 8-9:
 ¡Pero falta el Séptimo Sello! Al ser abierto el séptimo sello se produce silencio, aparentemente los que están en el cielo viendo todo esto saben que representa. Hasta ahora te darás cuenta que el número 7 se repite constantemente en el libro ya que representa perfección: 7 cuernos, 7 Espíritus de Dios, 7 sellos y 7 Ángeles con 7 Trompetas. Las trompetas eran formas de llamar la atención en tiempos antiguos y dependiendo del toque representaban un anuncio, peligro de guerra, la venida de una persona importante. Estos siete ángeles con sus siete trompetas desencadenan una serie de eventos horribles, guerra y destrucción sobre la tierra (si eres de los que usa su imaginación mientras lees las “langostas” más bien pueden ser aviones de guerra). A pesar de toda esta destrucción nadie se arrepintió, la tierra siguió su curso de maldad a pesar de dolor, del hambre, de las guerras. Esto revela el interior, el contenido del corazón humano, su deseo es seguir la maldad a pesar de que esto represente más castigo.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 300:Hechos 21-24

Lee el libro de Hechos capítulos del 21 al 24 (puedes leerlos dando clic aquí: Hechos 21-24).

Notas de Estudio

Capítulos 21: Entre los viajes que Pablo hace en su camino a Jerusalén debemos destacar su reunión con Felipe el Evangelista (uno de los siete diáconos) quien tenía cuatro hijas profetas (los que creen que la orden de Pablo de no permitir que ninguna mujer hable es absoluta y aplicable a toda la iglesia, deben de imaginar a un Pablo escandalizado por el hecho de que estas cuatro mujeres sean “predicadoras”, que era el uso usual del “don de profecía”), y con Ágabo, quien profetizo en Judea que Pablo sería encarcelado y que no debía ir a Jerusalén. A pesar de ser advertido Pablo viaja de todos modos a Jerusalén donde fue apresado.

Hasta el final del libro de Hechos Pablo sigue encarcelado, aunque sabemos que unos años después fue libertado y apresado alrededor del año 64-66 d.C. para luego ser decapitado por orden de Nerón.

Capítulos 22-24: Pablo, predicando a la gran multitud a quienes les sorprende que les hable en Arameo. El arameo era la lengua de los judíos en la época, el hebreo había quedado en desuso y solo se usaba como “lengua ritual” para cuestiones religiosas, algo así como el latín, el hebreo vuelve a nacer como idioma finales del siglo XIX por influencia de Eliezer Ben Yehuda quien lo propone como la lengua nacional del futuro Estado de Israel. La sorpresa de la gente obedece al hecho de que, a falta de todos los medios de noticias y comunicación que tenemos hoy, debía de haber mucho mito alrededor de la figura de Pablo (como la pregunta que le hace el comandante en 22:38 “¿No eres tú el egipcio que encabezó una rebelión hace un tiempo y llevó al desierto a cuatro mil miembros del grupo llamado “Los Asesinos”?”). Pablo da su testimonio que molesta en gran manera a la gente cuando se hable de que sería enviado a los “gentiles” (recuerden: la idea de un judío uniéndose a no-judíos no es kosher). Es golpeado pero asusta al comandante el hecho de que es ciudadano romano (ser ciudadano romano costaba mucho dinero, ya que te daba privilegios especiales, y Pablo lo tenía de nacimiento).

De ahí Pablo se defiende ante el Sanedrín (o “Concilio Supremo”) que estaba formado por Saduceos y Fariseos, Pablo aprovecha la ocasión para revelar su antiguo estatus fariseo y divide la sala (leer 23-24), y luego de un complot para terminar con su vida se presenta ante Félix, gobernador romano para los judíos. En Félix vemos la actitud común de todo político: amor al dinero y hacer lo que sea para ganar la simpatía de la gente. Ambas cosas desfavorecen a Pablo.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 267: Sofonías 1 – Hageo 1-2

Lee los libros Sofonías capítulo 1 y Hageo capítulos 1-2 (puedes leerlos dando clic aquí: Sofonías 1 – Hageo 1-2).

Notas De Estudio

Sofonías 1-3: El libro de Sofonías fue escrito entre los años 640-612 a.C., y la mayoría de las profecías son en contra de los líderes de Judá en tiempos de Josías, algunas profecías en contra de las naciones que rodeaban a Judá y la caída de Nínive. El libro termina con expresiones de gozo por la restauración del Pueblo. Esto, como ya hemos visto en la tradición profética, nos hace entender que el castigo del pueblo era necesario como parte del proceso de purificación.

El autor es el mismo Sofonías, quien algunos piensan que es de sangre real (la razón es que menciona cuatro generaciones en su genealogía en vez de dos como la mayoría de los profetas). Lo que hace más interesante el libro de este profeta, es que Sofonías denuncia la maldad de los líderes de Judá en tiempos del rey Josías quien, a pesar de que su padre fue un hombre extremadamente malo, hizo lo bueno ante los ojos del Señor (2 Reyes 22:2). ¿Cómo podemos conciliar esto con las denuncias de Sofonías? El profeta debió de estar denunciando estas maldades probablemente antes de que las reformas religiosas y espirituales de Josías se extendieran a todo el Reino o, siguiendo la línea de lo que 2 Reyes nos informa: “Dios siguió enojado contra Judá porque los pecados de Manasés lo habían ofendido mucho. Por eso Dios dijo: «Voy a rechazar a Judá, como lo hice con Israel, y rechazaré a Jerusalén, la ciudad que había elegido, y al templo en el que dije que viviría». (2 Reyes 23:26-27), Sofonías estaba siendo obediente y portavoz de este mensaje.

Hageo 1-2: Hageo profetiza muchos años después que Sofonías, ya en tiempos en que algunos de los exiliados han regresado y el Segundo Templo se está reconstruyendo. Para ser exactos: en el segundo año de Darío (520 a.C.). Sus profecías funcionan como un detonador de esta construcción que había parado por amenazas, ya que denuncia que, mientras los gobernantes viven en lujosas casas (en el inicio del libro se introduce como un mensaje para Zorobabel y Josué, ambos líderes durante el tiempo de la reconstrucción de Jerusalén y la construcción del Segundo Templo).

En el libro no hay nada que nos diga quién lo escribió, pero las profecías son dadas por Hageo, lo que no nos hace dudar que el profeta haya sido el mismo autor.

El libro contiene cuatro profecías que son dadas en orden cronológico, confrontando a la gente de Israel para que cambien su pensamiento y conducta teológica, y motivando a la reconstrucción del templo, como ya hemos dicho.

En la tradición judía Hageo, Zacarías y Malaquías son los últimos profetas, después de ellos la profecía cesa. Para los cristianos, al morir Malaquías hay un silencio profético de unos 400 años hasta que nacen Juan el Bautista y Jesús, reiniciando una segunda fase en profecía.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 265: Miqueas 6-Nahúm 3

Lee el libro Miqueas capitulo 6 hasta Nahúm capitulo 1 al 3 (puedes leerlos dando clic aquí: Miqueas 6-Nahúm 3).

Notas De Estudio

Miqueas 6-7: A pesar de Dios haber liberado a su pueblo este le ha dado la espalda. La profecía incluye algunas imágenes del pasado para recordar los actos de liberación hechos por Dios. Ningún evento religioso o práctica del Templo podrá borrar la conducta del pueblo (6:6-7), el cambio deberá hacerse en el corazón y la práctica de la justicia (6:8). La injusticia hacia los otros es el principal problema, y la razón por la que serán destruidos.
Miqueas se lamenta por no encontrar justos entre el pueblo. Su lamento puede ser fácilmente replicado por nosotros hoy:
“Ya no hay en este mundo gente buena y que ame a Dios; unos a otros se hacen daño.” (7:2)
El libro concluye con una nota de esperanza, una confirmación de que la relación del Señor con Judá y Jerusalén se mantendrá, de que Israel será restaurado. La destrucción es una limpieza no la eliminación total del pueblo.
Nahúm 1-3: El libro de Nahúm es una pronunciación extendida contra Nínive, la capital del Imperio Asirio. Un mensaje fuerte para los Asirios pero un mensaje de esperanza para los judíos. Después de la profecía de Jonás, los habitantes de Nínive se habían arrepentido, pero los ninivitas del tiempo de Nahúm se habían vuelto orgullosos y arrogantes a causa de su poder. Nahúm es la única persona en todo el Antiguo Testamento, y el escritor no da ninguna referencia sobre el tiempo de su profecía, lo que lo distingue de otros que lo ubican en tiempos de tal o aquel rey. Aún así, los estudiosos afirman que Nahúm profetizo en algún tiempo entre el 663 a.C. (ya que da referencia al saqueo de Tebas, Egipto, que fue en esa fecha) y el 612 a.C. (año de la caída de Asiria).
El tema principal del libro es que el Señor hará pagar a los asirios por cómo han tratado a sus enemigos, como eran conocidos por mandar a sus cautivos en marchas de muerte (2:1) el Señor los dispersará por su crueldad. Como se alegraron en la sangre de sus víctimas y en apilar cuerpo de sus enemigos, el Señor transformará a Nínive en un baño de Sangre.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 264: Miqueas 1-5

Lee el libro Miqueas capitulos del 1 al 5 (puedes leerlos dando clic aquí: Miqueas 1-5).

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Miqueas profetizó en los últimos años del Siglo VIII a.C. y los primeros años del siglo VII a.C., que es el tiempo aproximado en que Isaías profetizó lo que se encuentra en su libro de los caps. 1-39. El nombre Miqueas significa “¿Quién Es Como Dios?” que es la pregunta que Miqueas hace casi al final del libro “¿Quién es como tú, Dios?” (7:18). Era oriundo de Moréset, un pueblo a unos 40 kms al sur de Jerusalén y, como no se da ninguna genealogía o referencia genealógica, asumimos que no era de una familia prominente. Miqueas era un habilidoso orador, maestro de las metáforas y un genio creador de imágenes narrativas vívidas. Muy pocos profetas vieron el futuro tan claro como él. Incluso los ancianos de tiempo de Jeremías recordaron la profecía de Miqueas sobre las reformas religiosas de Ezequías (Jeremías 26:17-19).
Su principal enfoque profético es Jerusalén ya que Judá ha reemplazado el pacto con Dios por la cultura de las naciones que los rodeaban, y los ricos y políticos se habían enriquecido por la explotación al pobre e injusticias. Así que proclama los juicios de Dios llamando a su gente al arrepentimiento.
Capítulo 1-3: Las primeras profecías son en contra de Samaria (es decir: Reino del Norte) y era un tiempo clave ya que Asiria estaba iniciando su fuerza como Imperio. Miqueas llora tanto por Israel (norte) como por Judá (sur). No debemos olvidar que el profeta es una persona, es parte del pueblo, no es un robot que solo recibe palabra y se alegra de lo que ve por su superioridad espiritual que “lo salvara o lo pone en posición de conveniencia sobre los demás”. El profeta anuncia el mensaje porque le duele lo que pasa en el pueblo y quiere verlo transformado, arrepentido. Al ser parte del pueblo: llora, se lamenta, por las cosas que ve.
Las profecías continúan en contra de los ricos injustos quienes han destruido a Israel con su avaricia, por cuanto planean maldad para oprimir el Señor traerá un mal sobre ellos. Luego se enfoca en los gobernantes malvados, los profetas mentirosos (de quienes hemos leído en casi todos los libros proféticos) y la derrota de Jerusalén. En todos estos augurios proféticos la injusticia social y religiosa es clave para el juicio contra la tierra.
Capítulos 4-5: Estos capítulos comprenden profecías mesiánicas (sobre el Mesías), algunas de las cuales se han cumplido (5:2 “Pero tu Belén Efrata… eres un pequeño pueblo, pero llegarás a ser muy importante…”) y otras futuras (casi todo el capítulo 4). Y, aunque su enfoque es la paz que vendrá por el reinado de Dios, esta paz no vendrá sin una destrucción previa. Por eso el profeta constantemente dice “los que quedemos con vida…”, como diciendo: “los que seamos encontrados fieles.”

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 262: Amós 5-9

Lee los capítulos del 5 al 9 del libro de Amós (puedes leerlos dando clic aquí: Amós 5-9).

Notas De Estudio

Capítulos 5-6: Estos dos capítulos representan la parte central de la acusación contra Israel. Empezando con un lamento por la caída de Israel y terminado con un enemigo mortal que Dios ha levantado contra Israel. La idea de la lamentación domina el pasaje, y Amós utiliza el “Quinah Funerario” usado por los israelitas para lamentar por ellos mismos. En la primera parte, vemos como Dios es adorado como el Señor de los Cielos (5:8-9), mientras que Israel adora a las estrellas (5:25-27). Los dos pasajes son resumidos en un proverbio (6:12), una acusación (6:13) y un juicio (6:14)

 El gran pecado de Israel, del que debe arrepentirse, es su injusticia: humillan al pobre, le quitan los panes, cobran altos impuestos e intereses, los funcionarios son sobornados, entonces: Dios no habita entre ellos. ¿Quieren que Dios este entre ellos? Deben de dejar de hacer lo malo y empezar a hacer lo bueno. Pero al mismo tiempo que el profeta anuncia la necesidad de arrepentimiento habla de un juicio inevitable: Israel llorará. Incluso su culto a Dios es abominable:

“»¡Yo aborrezco sus fiestas religiosas!

¡No soporto sus cultos de adoración!

Ustedes se acercan a mí

trayendo toda clase de ofrendas,

pero yo no quiero ni mirarlas.

¡Vayan a cantar a otra parte!

¡No quiero oír esa música de arpa!

Mejor traten con justicia a los demás

y sean justos como yo lo soy.

¡Que abunden sus buenas acciones

como abundan las aguas

de un río caudaloso!”

(5:21-24)

Dios prefiere actos de justicia que una vida religiosa aplicada con rigidez.

Capítulo 7: Amós recibe visiones de futuras desgracias sobre Israel (fuego y saltamontes) y participa como intercesor del pueblo ante Dios, teniendo éxito en lograr que al pueblo se le permita escapar de esas calamidades. La última visión del capítulo es de una plomada (que es una pesa usualmente de plomo, usada por los albañiles para marcar una línea recta y vertical, garantizando que sus paredes eran rectas a medida que la edificación iba subiendo), esta plomada serviría para medir la rectitud de Israel.

Amós encuentra oposición con Amasías, el sacerdote de Betel, quien lo envía de vuelta a Judá. Las palabras contra Amasías son… bastante fuertes.

 Capítulos 8-9: Es definitivo: Israel sufrirá a causa de su pecado, que Amós enfoca mayormente (como hemos visto hasta ahora) en sus actos injustos contra los más débiles y desvalidos de la sociedad. A pesar de eso: el fin de todo es restauración. Israel será restaurado y nunca más volverá a ser arrancado.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 261: Amós 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Amós (puedes leerlos dando clic aquí: Amós 1-4).

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Amós era pastor de una villa llamada Tecoa que se encontraba a unos 15 kms. al sur de Jerusalén. A pesar de que era de Judá fue enviado a profetizar a Israel (el Reino del Norte), convirtiéndose así en el primero de los profetas del Siglo 8 a.C., lista que incluye a Isaías, Oseas y Miqueas. Fechado alrededor del 760 a.C., en un mundo donde el Santuario de Betel servía como lugar cúltico e idolátrico central del Reino del Norte. Mientras condena Israel al mismo tiempo señala las enfermedades políticas y sociales del pueblo, en contraste con Oseas quien se enfoca en las enfermedades religiosas. Así que, no es de sorprendernos que muchos de los lectores de este libro en nuestro tiempo lo ven como una fuente inspiradora para la renovación de las estructuras sociales.

El tiempo en que Amós profetizó fue bastante corto y aparentemente escribió sus profecías al volver a Judá.

Capítulo 1-2: El libro es único en el sentido que abre el libro con una declaración temática:

“«Cuando Dios se enoja

y habla desde Jerusalén,

se marchitan los pastos;

¡se reseca el monte Carmelo!»”

(Amós 1:2)

Y estos capítulos comprenden profecías contra las naciones que rodean a Israel. Si has venido leyendo la Biblia Completa con este programa son las mismas naciones a las que apuntan los otros profetas: Siria (Damasco), Filistea (Gaza), Tiro, Edom, Amón, Moab, finalizando con Judá e Israel. Nos puede parecer natural que un profeta hable en contra de cualquier nación, pero estas naciones no servían a Dios, ¡al contrario! Entonces, ¿cómo y quién le da la autoridad a este profeta para profetizar contra ellas? El Dios del cielo y de la tierra, ¡claro! Lo que nos afirma la superioridad de Dios sobre todo. Ese es el mensaje implícito que hay bajo estas profecías. Las profecías contra estas ciudades se basan en maldades específicas y en ciertos casos en eventos contemporáneos o no muy lejanos a la época de Amós. La maldad de Judá es su rebelión contra Dios, la de Israel las injusticias sociales y el liberalismo.

Capítulo 3: En este capítulo Amós responde a esos que pudiesen clamar que él no tiene autoridad para profetizar contra Israel porque son los “elegidos de Dios”. Contra estos cargos Amós profetiza que:

(1) su elección garantiza que ellos serán juzgados ¡es la razón por la que se les juzga! (1-3)

(2) Dios ha hablado, por tanto: el profeta debe hablar (4-8)

(3) Israel es tan malvado que aún las naciones que los rodean (¡y que son perversas!) podían sentarse como jueces en contra de ellos (9-11).

Capítulo 4: Este capítulo comprende dos unidades, cada una es una acusación que es seguida por planteamientos religiosos usados de manera irónica. La primera parte es contra las mujeres ricas de Samaria (las llama “vacas gordas de Basán”) y la segunda acusa a Israel de no ponerle atención a todas las palabras de juicio que escucharon antes. Al final Amós da una doxología que parece una amenaza más que palabras de ánimo, describiendo el poder de Dios.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 259: Oseas 13-14

Lee los capítulos del 13 al 14 del libro de Oseas (puedes leerlos dando clic aquí: Oseas 13-14).

Notas De Estudio

Capítulo 13: Aquí leemos que el Señor ya está MUY QUILLA’O. Parece que llegó a la cúspide de su ira con Efraín (nombre de una gran tribu del Reino del Norte – Israel -, usado muchas veces para referirse a esa nación completa). Empieza el capítulo relatando lo grande y próspera que era Efraín, pero que al volverse idólatra se buscó la desgracia (vv. 1-2). Luego Dios comenta cómo Él mismo los cuidó en el desierto, y que luego de estar “satisfecho” (haber recibido lo que sea que necesitaran en ese momento), se volvieron orgullosos y se olvidaron del Señor (v.6). ¿No nos ha pasado? Clamamos y suplicamos a Dios por algo, y poco después de tenerlo… Dios a dónde!

Durante el capítulo completo se intercalan figuras duras, muy duras de cómo el Señor castigará a Israel; Él se compara con distintos animales feroces que atacarán a Efraín como a una presa. Pero también se anuncian algunos castigos que se cumplieron literalmente, como siniestros naturales e invasiones de enemigos. Estamos terminando el libro y como que la cosa se ha puesto más agria. Hay un verso fuerte que me llama mucho la atención (y espero que a ustedes también), y es el 9, que dice: “Estás a punto de ser destruido, oh Israel; sí, por mí, el único que te ayuda” [palabras subrayadas por un servidor]. ¿Y no es así? Cuando ofendemos a Dios, estamos maltratando al único (sí, de verdad al único) que ha estado, está y estará “siempre ahí” para nosotros. Ojalá y eso lo recordemos siempre que se acerque la tentación.

Capítulo 14: En este breve capítulo (y final del libro), el profeta empieza exhortando a sus compatriotas a volverse a Dios, confesar su pecado y a pedir perdón (vv. 1-3). Del verso 4 al 8, el Señor habla en primera persona y promete sanidad, florecimiento, vida. Él dice que “los sanaré de su falta de fe” (v. 4). Parémonos ahí! Hemos visto los pecados de Israel citados en este libro: idolatría -la principal-, orgullo, engaño, homicidio… pero Dios lo resume como “falta de fe”; esa es la esencia de su problema. Si tuvieran genuina fe en el Dios verdadero (cómo es, cuánto nos ama, qué quiere), al menos intentaran vivir para Él y serle fieles, porque es lo mejor que les puede pasar. Como dice el Señor en el verso 8: “¡Oh Israel… Yo soy el que contesta tus oraciones y te cuida… todo tu fruto proviene de mí”.

Bueno, hasta aquí nuestro estudio de hoy. Mañana le damos al libro completo del profeta Joel.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 258: Oseas 9-12

Lee los capítulos del 9 al 12 del libro de Oseas (puedes leerlos dando clic aquí: Oseas 9-12).

Notas De Estudio

Capítulo 9: Aquí el profeta augura mucho mal contra Israel, prediciendo varias de las calamidades que les iban a acontecer. En esta parte, los anuncios de desastres futuros hacen énfasis en eventos lejanos como cautiverios y las desolaciones (vv. 3-4, 6). Dios les manda muchas figuras fuertes (ej., v. 16) sobre les acontecerá por desobedientes. Es notorio que Oseas parece hacer una alusión sin nombre a posibles persecuciones que él mismo, y probablemente también otros, estaban enfrentando a manos de sus compatriotas por hablar palabras duras de parte del Señor (vv. 7b-8).

Capítulo 10: En este capítulo empieza describiendo la contradictoria relación entre la prosperidad económica del Reino del Norte y su idolatría. Por lo leído, al momento de escribirse este pasaje la nación experimentaba cierta abundancia. Pero en vez de ser agradecidos y fieles al Señor, invertían más y más en los altares y ritos paganos (vv. 1-2, 5). Dios vuelve y les anuncia que serán deportados a Asiria, y con ellos al menos uno de sus ídolos (vv. 5-6), como quien se burla queriendo decir que hasta a sus supuestos dioses son llevados cautivos por simples mortales (porque NO son dioses).

A pesar de los nobles consejos que Dios les dio (v. 12), ellos decidieron hacer todo lo contrario (v. 13). Por ello les depara, como consecuencia, juicio y una serie de tragedias. Se les dice algunos de los eventos por venir se comparan con hechos históricos trágicos conocidos por ellos; que caerían “tal como Salmán destruyó a Bet-arbel” (v. 14), y como cuando “los hombres perversos de Guibeá fueran atacados” (v. 9). Lección para nosotros: cojamos cabeza… ¡AHORA!

Capítulo 11: Miramos en este capítulo una serie de metáforas, que si es cierto se oyen más tiernas, no por ello son menos intensas. Mi “traducción” a un contexto más cercano es que Dios se compara con un hombre que recoge a un niño (Israel), de la explotación infantil (esclavitud en Egipto) que viene sufriendo desde antes del muchacho caminar (¡Ojo!). Este hombre lo liberta, alimenta, cuida, le enseña a caminar, etc. Sin embargo, mientras más el Señor lo llamaba, más Israel se alejaba y más idólatra se volvía. Entonces del verso 5 al 7, y al igual que en otros capítulos, se les presagia juicio, castigo, dolor.

Entonces del verso 8 al 11 ocurre un cambio. El Señor expresa que por su inmenso amor hacia Israel, Él no los va a abandonar. Que aunque los destruya, no será por completo. Y termina el pasaje con Dios diciendo: “algún día la gente me seguirá… y los traeré de regreso a casa”.

Capítulo 12: Ahora una vez más vemos que “el Señor presenta cargos contra Judá…” y está “a punto de castigar a Jacob [Israel]” (v. 2). Los acusa de mentirosos, engañadores y violentos. Del v. 3 al 5 se da una breve reseña de partes clave del pasado del patriarca Jacob, y en el v. 6 exhorta a Israel que se vuelva a su Dios. Un servidor interpreta que el Señor quiere que su pueblo tenga un encuentro con Él y cambie de dirección, así como su fundador Jacob lo hizo anteriormente. El resultado es opuesto, y la nación se caracteriza por fraudulenta, estafadora, arrogante, tramposa e idólatra (vv. 7-8, 11). Dios vuelve y en los vv. 12-13 les recuerda cómo Él bendijo y prosperó a sus ancestros; menciona a Jacob, sus descendientes y a “un profeta” (refiriéndose a Moisés). Una vez más y como conclusión del capítulo, se ve la actitud del pueblo: “Pero el pueblo de Israel amargamente ha provocado al Señor, ahora el Señor los sentenciará a muerte en pago por sus pecados” (v. 14). ¡Qué lástima! Que no nos pase así.

 

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™