Día 255: Daniel 9-12

Lee los capítulos del 9 al 12 del libro de Daniel (puedes leerlos dando clic aquí: Daniel 9-12).

Notas De Estudio

Capítulo 9: Daniel está leyendo las profecías de Jeremías acerca de la “desolación” (también llamada cautiverio), y logra interpretar que está supuesta a durar 70 años. Daniel se pone a ayunar y a orar, y desde el verso 4 al 19 se relata la oración. La mayor parte de la oración es confesión, acompañada de súplicas más toques históricos donde se reconoce lo bueno que el Señor había sido por Israel, en contraste con lo ingratos y desobedientes que ellos habían sido. Interesante es ver la apasionada inclusión que el profeta hace de sí mismo en relación al pecado de su pueblo. A pesar de que la mayor parte de los eventos citados tomaron lugar antes de él nacer, Daniel ora como si hubiera sido uno de los protagonistas; no habla de “ellos” sino de “nosotros”.

Del 20 al 27 se cuenta como en medio de su proceso de oración, confesión y súplica, Daniel es visitado por el ángel Gabriel. Éste le explica que ha sido enviado para darle “percepción y entendimiento”, y que pueda entender el significado de la visión” (vv. 22-23). La explicación muestra que la visión tiene al menos 3 elementos que van mucho más allá de los años de cautiverio. Uno de ellos es la reconstrucción de Jerusalén, su futuro sitio y destrucción. Otro, y el más importante, es la llegada del Ungido (el Mesías), así como su muerte. El tercero es el surgimiento de “un gobernante” que haría las paces por “por un período de un conjunto de siete, pero al cumplirse la mitad de ese tiempo” los traicionaría y haría cosas sacrílegas y terribles. Este último coincide con lo anunciado en Apocalipsis acerca de la Bestia o Anticristo.

Capítulo 10: En esta historia ya estamos en la época de Ciro de Persia. Daniel tiene otra visión que por la magnitud de lo que percibió, lo hace entrar en un periodo de abstinencia de ciertos gustos: no perfume, ni vino, ni ropa colorida, así como algunas restricciones alimentarias, por 3 semanas. Luego tuvo una visión, parte de la cual coincide con descripciones de Jesús en Apocalipsis 1. Él relata que hasta le temblaron las piernas y se desmayó, pasado lo cual un ser que parecía un hombre que lo levanta y lo anima, y le explica parte de lo que ha pasado durante esas 3 semanas (un interesante relato de luchas entre ángeles y demonios… full). Después le empiezan a explicar a Daniel con detalle el significado de la visión en el capítulo siguiente.

Capítulo 11: La mayor parte del significado de la visión trata sobre luchas de poder constantes entre un tal “rey del norte” y el “rey del sur”. Estas profecías parecen cumplirse en la época post Alejandro Magno y la división de su imperio, en la que Ptolomeo I que se convirtió en gobernante de Egipto (= “el rey del sur”), y Seleuco I que controlaba Siria (“el rey del norte”), establecieron dinastías que pelearon por siglos. No hay mucho tiempo para comparar detalles pero la magnitud y precisión de los datos de las “profecías versus hechos históricos” son asombrosas.

 

Capítulo 12: En este capítulo las profecías hacen un salto al “fin de los tiempos”. Tan sólo la referencia a que se “levantarán muchos de los que están muertos y enterrados, algunos para vida eterna y otros para vergüenza y deshonra eterna” (v. 2), nos da luz de que es así. Hay también coincidencias con lo que el NT se conoce como “la Gran Tribulación” (ver v. 1), y con la época de “paz y traición” del Anticristo con la frase “un tiempo, tiempos y medio tiempo” (v. 7). Algunos han querido tomar datos de aquí (ver vv. 11 y 12) para tratar de estimar la fecha de la Segunda Venida de Jesucristo. No pierdan su tiempo! Jesús dejó bien claro que nadie podrá saberlo.

De todas formas el mensajero concluyendo le dice a Daniel: “Vete ya, Daniel, porque lo que he dicho se mantendrá en secreto y sellado hasta el tiempo del fin”. Como quien dice, “esto es para muy lejos mi hijo”. Con este capítulo concluye el libro de Daniel.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

 

 

Día 245: Ezequiel 17-20

Lee los capítulos del 17 al 20 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  17-20)

Notas De Estudio

Capítulo 17: La alegoría de esta profecía se refiere a el exilio de Joaquín a Babilonia, la instalación de Sedequías su tío, por parte de Nabucodonosor, y la traición de Sedequías al aliarse con los Egipcios. La alegoría tiene tres actos:

1- Versos 3-4: Se describe un águila que es luego identificada con Nabucodonosor. La conexión con el Líbano es que había una parte del palacio de Jerusalén conocida como “La Casa del Bosque de Líbano”, lo que da una conexión con la instalación.

2- Versos 5-6: Describe la plantación de una semilla que se transforma en viña, la que es identificada con Sedequías.

3- Versos 7-8: describe la segunda gran águila, el Faraón Egipcio, a quien Sedequías había buscado por ayuda para hacer una revuelta contra Nabucodonosor. Lo que hace que la primera águila (Nabucodonosor) destruya la viña (Sedequías).

Vemos una importante conexión entre las profecías de Ezequías y las de Jeremías en este sentido.

Capítulo 18: Al igual que en Jeremías 31, Ezequías recibe palabra de Dios con respecto al destino de los hijos de padres pecadores, pero esta vez de forma muy descriptiva. Si evaluamos bien la razón por la que esta profecía es dada, tanto a Jeremías como a Ezequiel, es muy probable que algunos hijos de los exiliados habrían estado pensando que su destino estaba marcado: sus padres habían pecado y eso tenía consecuencias hasta la cuarta generación, ¡no había escapatoria! Pero, si los hijos no pagan por el pecado de sus padres, entonces la generación que se levante contra el pecado ¡sobrevivirá! Hay otra razón: la gente no asumía su culpa, y le echaba la culpa de lo que ahora les pasaba a el pecado de sus padres. Las palabras de Jeremías sirven para que se den cuenta que si han sido castigado es porque pecaron, ellos, no sus padres, y tuvieron también oportunidad para el arrepentimiento.

El capítulo pasa a comparar las cualidades del justo con el defecto de los pecadores, proponiendo las consecuencias de vivir de una u otra manera.

No solo los hijos no pagarán por el pecado de los padres: si el que peca (el malvado) se arrepiente: recibirá perdón, y si el justo se desvía: castigo.

Capítulo 19: Ezequiel pasa en este capítulo a ilustrar el principio de la responsabilidad individual con dos alegorías concernientes a la desaparición de la monarquía Davídica.

En la primera (vs. 2-9), el león simboliza a la tribu de Judá, la leona se refiere a Judá o a todo Israel, los cachorros: Joacaz y Joaquín, ambos llevados en cautiverio por su arrogancia.

La segunda (vs. 10-14) vuelve a la imagen de la viña para hablar de la caída de Judá y su monarquía.

Capítulo 20: Aquí inicia una serie de profecías concernientes al castigo de Israel y que termina en el capítulo 23. Es la tercera sección de este libro profético.

Otra vez el profeta recibe la visita de los líderes de Israel en el exilio, aparentemente esto era un detonante para que el profeta recibiese palabra de Dios. Ezequiel repasa la historia de Israel en el desierto y llama a un nuevo Éxodo en el que Israel volverá del desierto y será restaurado en su tierra. La estructura es: rebelión de Israel, Castigo de Dios y compasión divina.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 244: Ezequiel 13-16

Lee los capítulos del 13 al 16 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel  13-16)

Notas De Estudio

Capítulo 13-14: Al igual que Jeremías, Ezequiel se enfrentaba cara cara a los falsos profetas. Era un asunto complicado: Ezequiel predica destrucción, exilio, hambre, dolor; los falsos profetas: bienestar, restauración, prosperidad (¿se les parece a algo?); es obvio que representaban una oposición al verdadero mensaje de Dios pero más que nada distracción en los oyentes. ¡La gente necesitaba escuchar lo profetizado! Era un aviso para que sus vidas enderezaran. La prueba de que un profeta era verdadero estaba en el cumplimiento de sus palabras, sus palabras los aplastarían, y su pecado consistía en dejar que el pueblo siguiera caminando en maldad.
María (Éxodo 15:20-21), Débora (Jueces 4-5), la esposa de Isaías (Isaías 8:1-4), Hulda (2 Reyes 22) y otras demuestran que había profetizas tanto en Israel como Judá.  En el caso de las de este capítulo son falsas profetizas (en este pasaje llamadas “hechiceras”) quienes también reciben su parte por profetizar mentiras y engañar a la gente. Es muy probable que se les haya llamado hechiceras en este pasaje porque acompañaban sus profecías con actos de brujería y magia.
En el capítulo 14 Ezequiel profetiza de parte de Dios en contra de la doble moral de los israelitas y sus líderes: adoraban ídolos y al mismo tiempo aparecían en la casa del profeta a ver qué Dios podría tener para ellos. Son directamente confrontados. Ezequiel recibe palabras sobre los profetas falsos: serán castigados y eliminados, ellos junto a los ídolos son la causa de que la gente se desvíe.
La maldad era tal que aún si “Noé, Daniel y Job” (vs. 14-16) viviesen ahí ni así se salvarían. Daniel fue exiliado en el 605 a.C., así que es muy probable que ya haya tenido una buena reputación para el tiempo en que Ezequiel hace esta profecía.
Capítulo 15-16: Ambos capítulos son profecías contra Jerusalén. En el primero se le compara a una vid que no da fruto: ¿para que sirve? Su madera no es provechosa así que: ¡al fuego! En el segundo se vuelve a la imagen de una esposa infiel, pero es un relato más largo que los anteriores y altamente ofensivo, en la historia de la interpretación rabínica muchos maestros judíos han prohibido que sea leída en algunas sinagogas por la forma en que se refiere a Jerusalén. De todas formas: el capítulo termina con promesa de reconciliación y redención (16:60-63)

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 243: Ezequiel 9-12

Lee los capítulos del 9 al 12 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel 9-12)

Notas De Estudio

Capítulo 9-11: Continua la sección que inicia en el capítulo 8. El peligro sobre Jerusalén viene desde el norte. No es coincidencia que el ídolo que Ezequiel ve en el templo esté también ubicado en la parte norte del recinto. Pero: hay gente justa en Jerusalén, que se duele por la horrible situación de la ciudad, ¿qué pasará con ellos? Un sello es colocado sobre sus frentes (algo que nos hace recordar la marca en la puerta de los hebreos en Egipto el día del Éxodo), todo el que no tenga el sello morirá. No puedo imaginarme lo terrible de estas visiones para Ezequiel, ¡una pesadilla! Pero es parte del oficio profético. Pero eso no lo detiene de preguntarle a Dios: “¡Ay, Dios nuestro! ¿Tan enojado estás contra Jerusalén, que vas a acabar con los israelitas que aún quedan vivos?” (9:8)
Lo siguiente es que el Templo es abandonado, ¡la Presencia de Dios sale del lugar construido para su adoración! Como sacerdote esto representaba una profunda tristeza para Ezequiel. Mientras Jeremías se encontraba en Jerusalén denunciando lo que veía, Dios mostraba a Ezequiel lo que pasaba por dentro.
La razón de la visión a Ezequiel es revelada:
“Los que aún viven en Jerusalén piensan que los israelitas que fueron llevados prisioneros a Babilonia son los que se apartaron de mí. Ellos creen que ahora el país les pertenece sólo a ellos. Pero tú diles a los israelitas en Babilonia que, aunque es verdad que yo los expulsé de esta tierra y los dispersé por todas las naciones, no será por mucho tiempo. Además, también allí pueden adorarme.
»Yo les prometo que los haré volver de las naciones por donde los dispersé. Y cuando ya los haya reunido, les devolveré la tierra de Israel.” (11:15-17)
Muy similar a lo hablado a Jeremías
Dios no solo abandona el Templo, sino que abandona la ciudad. Una vez Dios abandona Jerusalén, el lugar está abierto para la invasión y la destrucción extranjera.
Capítulo 12: Lo que Dios le pide dramatizar a Ezequiel es profundamente peligroso: “finge que te llevan cautivo y haz un hueco en la muralla”. El profeta es parte de los exiliados y este tipo de acción podría ser considerada como desafío a las autoridades babilonias. Sin embargo: el profeta obedece. Es una advertencia contra ellos, que incluso dudan de las palabras del profeta (vs. 22-27), los que están en el exilio, una forma de decirles: háganme caso, lo que pasará nos hará pensar.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 241: Ezequiel 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel 1-4)

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Ezequiel es el tercero de los llamados “Profetas Mayores”. El libro presenta las palabras de Ezequiel hijo de Buzi, profeta y sacerdote (como Jeremías) y uno de los exiliados a Babilonia con el rey Joaquín (primer exilio) en el año 597 a.C. El libro está escrito en primera persona lo que nos da un acceso a las memorias privadas del profeta, y fue escrito primariamente a los exiliados de Babilonia. Sus profecías hacen un balance entre juicio por los pecados y promesas de esperanza. Este libro es uno de los que presenta los mayores retos teológicos dentro del material profético bíblico y mucho de su material es en prosa narrativa, a diferencia de Isaías y Jeremías. Al ser profeta y sacerdote, entenderemos mejor sus escritos cuando combinamos ambos aspectos de su vida, ya que como sacerdote siempre habla en aspectos de pureza e impureza aludiendo al texto de Levítico, y el libro termina con una descripción detallada del nuevo Templo en la futura restauración de Israel.
Capítulo 1-3: El río Quebar de Babilonia era un lugar donde los exiliados judíos se asentaron, ahí recibió Ezequiel su primera visión. Si el exilio fue en el 597 a.C. su visión fue en el 593-592 a.C. Su visión tiene mucha similaridad con la que Isaías recibe (Isaías 6), pero es mucho más gráfica, de hecho ¡impresionantemente gráfica!, al punto que apela a la imaginación. Esta visión ha sido muchas veces interpretada por los fanáticos de los Ovnis como la prueba bíblica de que existen los extraterrestres (por las ruedas, las cúpulas de cristal, etc.) pero lo que Ezequiel está viendo en gigante y con detalles vívidos está basado en el Lugar Santísimo donde desde el Arca del Pacto, que tenía en su tapa dos querubines que tocaban sus alas, se mostraba la Presencia de Dios. Los querubines son ángeles que combinan en sus apariciones partes de animales con partes humanas. Literalmente significa: “Leones Alados”.
Ezequiel siente que está frente a Dios, lo que lo llena de temor. Como en todos los llamados proféticos que hemos visto hasta ahora está la advertencia: “Es muy probable que no te hagan caso, pero ¡habla!”
“Comer el libro” significaba llenarse del mensaje. Juan en Apocalipsis también recibe un libro, pero es amargo en su boca y dulce en su estómago a diferencia de Ezequiel. Tel-Abib, que es donde Ezequiel es llevado, no es la misma ciudad que la Tel-Aviv actual, a la que se le dio ese nombre en 1909 para simbolizar el re-nacimiento de la tierra de Israel. Como resultado de esta experiencia, Ezequiel queda en shock por siete días antes de iniciar a hablar. Sus siete días de silencio tienen también una conexión con las prácticas de luto (ver Job 2:13) o los siete días de incubación durante la ceremonia de ordenación sacerdotal (Levítico 8:33-35). No está lejos de la realidad ya que Ezequiel mantiene sus prácticas sacerdotales a través de todo el libro.
Ahora adquiere una responsabilidad profunda que va con las palabras que le son dadas: “Si advierte al pueblo de su pecado y estos no hacen caso: ese es el problema de la gente. Pero si no le advierte y la gente muere por no ser reprendido en sus caminos: entonces es problema y culpa de Ezequiel.”
Capítulo 4: Recuerda que Ezequiel sale en el primer exilio, Jerusalén todavía no ha sido destruida y tiene a Jeremías hablando con sus habitantes. A Ezequiel le toca la tarea de profetizar a los que están en el exilio sobre lo que le pasará a Israel. Quizás guardaban la esperanza de que volverían y pronto, pero la profecía dice que no es así.
Con base la tradición profética, Ezequiel dramatiza su profecía por orden de Dios y el mismo se convierte en el ejemplo de lo que pasará con el pueblo por su pecado.
¡Duro ser profeta! ¿No?

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 240: Lamentaciones 1-5

Lee los capítulos del 1 al 5 del libro de Lamentaciones (puedes leerlos dando clic aquí: Lamentaciones 1-5)

Notas De Estudio

Sobre El Libro y Caps. 1-5: Llamado en hebreo “ekkah” (“¡Ay De Mi!”) aunque los rabinos lo llaman por su contenido: “Quinot” o “Lamentaciones”, que es como nosotros lo  llamamos en Español. Es un libro sobre dolor pero con esperanza en Dios, y es una fuente bíblica importante ya que expresa las fuertes preguntas que uno se hace durante tiempos de dolor. El sufrimiento que el autor discute y describe es el provocado por la caída de Jerusalén en el 586 d.C., uno de los tiempos más oscuros de la historia judía.
Creemos que el autor es Jeremías. De hecho la versión griega del Antiguo Testamento (la Septuaginta) introduce el libro así: “Y luego de esto, después que Israel había sido llevado cautivo, y Jerusalén desolada, que Jeremías se sentó a llorar, y lamentó con sus lamentaciones sobre Jerusalén.” El Talmud (otro escrito religioso de los judíos) observa que “Jeremías escribió su propio libro y el libro de Reyes y de Lamentaciones.”
Lamentaciones nos enseña que la historia es necesaria: cuando la tristeza y el dolor se les desconecta de la historia, el sufrimiento pierde perspectiva tentando a la persona que sufre a perder sentido de la realidad. En este caso (la caída de Jerusalén) hay una razón histórica de por qué esto sucede. Los cinco capítulos son cinco poemas separados, cada uno con un tono distintivo y su propio tema, y todos aceptando el hecho de que el desastre es el castigo de Dios por el pecado de Israel. De hecho: nunca se menciona a los Babilonios, es Dios el responsable. Pero:
“El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.” (3:20)
El libro está escrito en Acróstico, en los capítulos 1, 2 y 4, si leemos verticalmente la primera letra de las veintidós estrofas que componen cada capítulo, formamos la frase «Pobrecita de ti, Jerusalén». En el capítulo 3 si tomamos la primera letra de cada estrofa, hallamos la frase «Yo soy el Siervo sufriente».
Los capítulos 1 y 5 son un resumen del desastre, el 2 y el 4 son descripciones más detalladas de lo que paso, y el capítulo 3 ocupa la posición central. El capítulo 5 es el único que no es un acróstico alfabético.
Los judíos leen este libro en la conmemoración de la destrucción del Primer Templo (586 a.C.) y Segundo Templo (70 d.C.), también la conmemoración de fechas de catástrofes importantes. Como parte del ritual los lectores y la congregación se sientan en el piso mientras Lamentaciones es leído.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™