Día 267: Sofonías 1 – Hageo 1-2

Lee los libros Sofonías capítulo 1 y Hageo capítulos 1-2 (puedes leerlos dando clic aquí: Sofonías 1 – Hageo 1-2).

Notas De Estudio

Sofonías 1-3: El libro de Sofonías fue escrito entre los años 640-612 a.C., y la mayoría de las profecías son en contra de los líderes de Judá en tiempos de Josías, algunas profecías en contra de las naciones que rodeaban a Judá y la caída de Nínive. El libro termina con expresiones de gozo por la restauración del Pueblo. Esto, como ya hemos visto en la tradición profética, nos hace entender que el castigo del pueblo era necesario como parte del proceso de purificación.

El autor es el mismo Sofonías, quien algunos piensan que es de sangre real (la razón es que menciona cuatro generaciones en su genealogía en vez de dos como la mayoría de los profetas). Lo que hace más interesante el libro de este profeta, es que Sofonías denuncia la maldad de los líderes de Judá en tiempos del rey Josías quien, a pesar de que su padre fue un hombre extremadamente malo, hizo lo bueno ante los ojos del Señor (2 Reyes 22:2). ¿Cómo podemos conciliar esto con las denuncias de Sofonías? El profeta debió de estar denunciando estas maldades probablemente antes de que las reformas religiosas y espirituales de Josías se extendieran a todo el Reino o, siguiendo la línea de lo que 2 Reyes nos informa: “Dios siguió enojado contra Judá porque los pecados de Manasés lo habían ofendido mucho. Por eso Dios dijo: «Voy a rechazar a Judá, como lo hice con Israel, y rechazaré a Jerusalén, la ciudad que había elegido, y al templo en el que dije que viviría». (2 Reyes 23:26-27), Sofonías estaba siendo obediente y portavoz de este mensaje.

Hageo 1-2: Hageo profetiza muchos años después que Sofonías, ya en tiempos en que algunos de los exiliados han regresado y el Segundo Templo se está reconstruyendo. Para ser exactos: en el segundo año de Darío (520 a.C.). Sus profecías funcionan como un detonador de esta construcción que había parado por amenazas, ya que denuncia que, mientras los gobernantes viven en lujosas casas (en el inicio del libro se introduce como un mensaje para Zorobabel y Josué, ambos líderes durante el tiempo de la reconstrucción de Jerusalén y la construcción del Segundo Templo).

En el libro no hay nada que nos diga quién lo escribió, pero las profecías son dadas por Hageo, lo que no nos hace dudar que el profeta haya sido el mismo autor.

El libro contiene cuatro profecías que son dadas en orden cronológico, confrontando a la gente de Israel para que cambien su pensamiento y conducta teológica, y motivando a la reconstrucción del templo, como ya hemos dicho.

En la tradición judía Hageo, Zacarías y Malaquías son los últimos profetas, después de ellos la profecía cesa. Para los cristianos, al morir Malaquías hay un silencio profético de unos 400 años hasta que nacen Juan el Bautista y Jesús, reiniciando una segunda fase en profecía.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 72: Jueces 1 al 2

Lee los capítulos 1 al 2 del libro de Jueces (puedes leerlos dando click aquí: Jueces 1-2)

Notas De Estudio

Introduccción Al Libro: Antes de ser gobernado por reyes Israel tenía jueces. Pero estos no eran jueces en el sentido que entendemos hoy, eran caudillos: gente que el llamado de Dios o la situación los llevaba, en la mayoría de los casos, a juntar un grupo de hombres de quienes salía un ejercito y, con lo que tenían, liberaban al pueblo de la opresión de las naciones que todavía quedaban en Canaán. Esa iniciativa junto con la victoria sobre los enemigos de Israel, hacía que se ganasen el respeto del pueblo, y entonces pasaban a ser quienes juzgaban a los israelitas en todo asunto serio. De ahí el nombre del libro. Hay siempre un patrón:
1. Los israelitas hacen lo malo y se apartan de Dios
2. Esto hace que Dios los desproteja y las naciones que quedaban terminaban oprimiéndolos.
3. Un juez era llamado por Dios y liberaba al pueblo.
4. El pueblo servía a Dios hasta que moría el juez.
Algunos jueces eran líderes militares, otros eran profetas, uno fue nazareo (Sansón), mujeres, algunos eran guerreros solitarios, y de otros no se nos dan las características. En la mayoría de los casos son también los jueces los que mantenían al pueblo cerca de Dios. El libro abarca un período que va desde la muerte de Josué hasta el juez anterior a Eli y Samuel, en tiempo serían unos 400 años.
En él vemos a un Israel en caos que solo se acercaba a Dios en tiempos de serios problemas, pero cuando mejoraba se apartaba de El, los capítulos finales nos dan una imagen tan loca de la situación que luego nos sugiere que sin un rey esto nunca encontraría mejoría (17:6; 21:25), pues sin rey cada uno hacía lo que mejor le parecía.
No sabemos quien es su autor aunque mucha gente se inclina a creer que fue Samuel, pero los versos anteriormente mencionados nos indican que es un escrito posterior al profeta.
¿Le damos? ¡Vamos!

Capítulo 1: el período descrito desde este capítulo hasta los primeros diez versículos del capítulo 2 se conoce como el “Período de los Ancianos”. Este capítulo nos da las bases para lo que veremos luego, ya que nos revela que ninguna de las tribus fue capaz de conquistar a todos los cananeos que los rodeaban.

Capítulo 2: La ciudad de Boquín es la misma Betel, en ella un ángel (que pudo también haber sido un profeta) reprendió al pueblo de parte de Dios. Mientras los ancianos y Josué vivieron, la gente sirvió al Señor pero después surgió una generación que “no conocía al Señor ni sabía lo que El había hecho por Israel.” Es decir: los padres fallaron en enseñar la ley a sus hijos. El resto del capítulo nos revela que esta es la razón por la que, por más que los israelitas peleaban, no podían ganarle a sus enemigos, y por eso el Señor levanta jueces (que llama “caudillos”): eran levantados por el Señor. En el capítulo también hacen su aparición Baal y Asera, las principales deidades cananeas y a quienes los israelitas constantemente adoraron cada vez que se apartaban de Dios. En el texto hebreo ambas deidades aparecen en plural (baales y aseras) lo que nos hace pensar que había diferentes ramas del culto a estos dioses.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 71: Josué 22 al 24

Lee los capítulos 22 al 24 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 22-24)

Notas De Estudio

Capítulo 22: Los hombres de guerra de las tribus a quienes se les asignó territorio antes de cruzar el Jordán (Rubén, Gad y parte de Manasés) son despedidos a sus territorios porque ya la incursión conjunta de los israelitas contra los cananeos ha terminado. No que no haya gente con quien pelear o tierras que conquistar (como hemos visto) sino que los israelitas están asentados cada uno en su territorio correspondiente. Josué les enfatiza que sean fieles a Dios y a sus mandatos.
Un evento causa tensión en medio de esta paz (“Shalom”) que experimenta la nación (21:43-45): estas mismas tribus construyen un altar al Señor. ¿Cuál es el problema con esto? Como ya hemos visto (ver Día 55 Biblia Completa) para los hebreos el único lugar autorizado para la reunión de adoración corporativa (en comunidad) es el Tabernáculo (subsecuentemente el Templo de Jerusalén). Esta es la razón por la que al día de hoy no existe todo el sistema de sacrificios y rituales que había (aunque esporádicamente) desde tiempos de Moisés hasta el año 70 después de Cristo cuando los romanos destruyeron el templo. La ausencia de Templo es para ellos ausencia del sistema que debe celebrarse en el templo. Así que, todo el construye un altar para hacer sacrificios o crea un sistema de sacrificios y adoración fuera de lo establecido por el Señor está en desobediencia. Ya los israelitas han pasado por el trago amargo de las consecuencias de que alguien desobedezca así que están dispuestos a pelear con sus hermanos.
El evento se aclara con la afirmación de que el lugar no es para hacer sacrificios, es más un monumento para recordar la conexión que tienen como nación dentro de Israel.

Capítulo 23: Como Jacob y Moisés, Josué se dirige a todo el pueblo antes de morir. Sus palabras enfatizan el hecho de que Dios ha estado con ellos y que les ha dado descanso de sus enemigos, cumpliendo todas sus promesas, así que deben ser fieles, ser valientes y no desmayar en su obediencia a Dios. Cuando se refiere a todo Israel es muy probable que haya sido una representación de sus líderes principales, quienes a su vez tendrían que comunicar esto al resto del pueblo. Faltan partes del territorio por conquistar, lo que nos indica que muchas de las naciones o sus remanentes todavía están alrededor, y eso representa un peligro pues Israel siempre ha demostrado una tendencia a alejarse de los caminos de Dios. Es esta la razón del énfasis de Josué en la fidelidad de Dios y en la obediencia del pueblo en agradecimiento a esa fidelidad.

Capítulo 24: Este capítulo representa otra charla de Josué, quizás semanas después de la que vimos en el capítulo anterior y, evidentemente, más cercana a su muerte. Después de detalles históricos llama la atención del pueblo a que sirvan solamente a Dios, eso será lo que los mantendrá firmes y lo que hará que se mantengan en la tierra, tierra que los expulsará (¿vomitará?) si ellos se apartan de Dios. En este capítulo vemos a un Josué más directo y confrontador, dos veces afirma que los de Israel no son capaces de servir a Dios y que deben quitar los ídolos que todavía conservan. Probablemente con dos cosas en mente:
– el canto profético que él y Moisés enseñaron al pueblo de Israel, y que podemos ver al final de Deuteronomio.
– probablemente con información fiel y certera de que había entre el pueblo algunos con inclinaciones a otros dioses.
El pueblo responde con un sí rotundo a Dios, un sí que Josué utiliza como señal de que se han comprometido.
En medio del descanso de la guerra, y de disfrutar del Shalom del Señor se entierran los restos de José que se trajeron de Egipto, Josué y Eleazar también son enterrados. Y aquí inicia una nueva etapa del pueblo de Israel, una muy loca que veremos ahora que entramos a Jueces.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 70: Josué 19 al 21

Lee los capítulos 19 al 21 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 19-21)

Notas De Estudio

Capítulo 19:  Esta es una lectura que no parece importante, pero mucho de lo que leeremos después depende de la lucha del pueblo de Israel por mantener este territorio, conquistar o reconquistar la tierra que le fue dada por Dios. De lo descrito en el capítulo debemos señalar que: Parte del territorio de Zabulón fue dado años después por Salomón al rey de Tiro en pago por su asistencia en la construcción del Templo (1 Reyes 9:11-13). Neftalí recibió la porción más grande entre las tribus restantes, pero su área era la que menos tenía potencial agrícola. Dan estaba justo en la frontera con los Filisteos, lo que los ponía en constante peligro. De hecho, años después perdieron casi todo su territorio y tuvieron que conquistar el territorio de Lais (Jueces 18), ciudad que renombraron “Dan”. En ambos textos (Josué y Jueces) se nos describe a los danitas como conquistadores, es muy probable que su posición en esos territorios haya sido por esta característica.
Al igual que a Caleb, Josué es honrado con la tierra que le pertenecía como herencia. Se le da al final, lo que nos indica su humildad y responsabilidad como líder. Aunque, a diferencia de Caleb que tiene que pelear por la porción territorial que se le asignó, Josué elige una ciudad en ruinas que el mismo reconstruye, es muy probable que sea porque ya estaba cansado de la lucha El capítulo termina indicándonos que estos territorios fueron repartidos bajo la Presencia de Dios.

Capítulo 20 y 21: Una vez asignado el territorio a cada tribu se pasa a asignar las ciudades de refugio y las ciudades para los levitas dentro de cada tribu.
En cuanto a las ciudades de refugio: a diferencia de lo que ya hemos leído, en este texto se incluye un procedimiento de entrada a la ciudad. Cuando alguien haya matado a otra persona accidentalmente huirá a la ciudad de refugio pero, antes de entrar, los ancianos de la ciudad deberán escuchar su caso y evaluar si fue realmente un accidente. Estas ciudades tenían puertas y usualmente había una plaza cerca de la puerta donde los ancianos se sentaban para tratar los casos del pueblo. Si resulta ser verdad que se trata de un accidente entonces podrá entrar en la ciudad y estar seguro hasta ser juzgado por la Asamblea (esto puede referirse a la reunión de los líderes de todo Israel) o hasta la muerte del Sumo Sacerdote. Los pueblos designados como ciudades de refugio son también ciudades levitas, lo que nos da a entender que este capítulo es un prefacio del siguiente (21).
En el capítulo 21 se nos da a entender que los levitas tuvieron que reclamar su tierra, es como: “¿Se olvidaron de nosotros? Recuerden lo que Dios ordenó a Moisés.” Con la entrega de las ciudades que pertenecían a los levitas entonces terminó la repartición y la tierra tuvo paz. Esto con la ayuda de Dios.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 69: Josué 16 al 18

Lee los capítulos 16 al 18 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 16-18)

Notas De Estudio

Capítulo 16 y 17: narra la distribución de las tierras entre las tribus descendientes de José (la mitad que faltaba de Manasés y los de Efraín). Estas tribus habitaban el norte de la tierra.
Solo dos incidentes caben destacar en la lectura que hemos hecho de estos capítulos: las hijas de Zelofehad (versos 3 y 4) reclaman su parte en la distribución de los territorios. Si recordamos lecturas anteriores sabemos que en una nación de influencia patriarcal, el hombre es quien hereda así que estas mujeres estaban fuera de toda posibilidad de seguir el patrimonio de su padre. Moisés les permitió recibir heredad (Números 27) siempre y cuando se casasen con personas de su propia tribu.
Lo otro que podemos destacar es la queja de los hijos de José, los detalles ya los leímos pero nos ofrece mucha luz en cuanto a la condición de la tierra en este tiempo en que ya se dividían los territorios: todavía gran parte de Canaán estaba ocupado, así que junto con la distribución de la tierra también estaba la responsabilidad de sacar y eliminar los habitantes que todavía se encontraban en el área.

Capítulo 18: Esta es la primera vez que se menciona el Tabernáculo (la tienda que servía como Templo) en el libro de Josué, se establece en Silo (a unos 16 km. al norte de Betel, actualmente se llama “Khirbet Seilun”). Ese lugar sirvió como ciudad sagrada hasta los tiempos de Samuel. El hecho de que sea el sitio del Tabernáculo pero también desde donde se enviaba personas para mapear la tierra que sería distribuida nos da a indicar que estas decisiones se tomaban en cercano acuerdo con Dios (v. 10)

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 68: Josué 13 al 15

Lee los capítulos 13 al 15 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 13-15)

Notas De Estudio

Capítulo 13: La primera parte del capítulo es dedicada a una conversación de Dios con Josué con respecto a las tierras no conquistadas. Cuando leo el texto me parece que quizás había cierta ansiedad en Josué por considerar su edad frente a la abrumante cantidad de tierra no conquistada, si fuese Josué me sintiese como si todavía no hubiera completado lo que me pidió Dios. Así que Dios le dice (parafraseo): “Falta mucha tierra, ya estás viejo, pero tranquilo: yo mismo expulsaré a estos pueblos del paso de los israelitas.”
Los Filisteos y los de Gesur ocupaban la costa suroeste y la tierra al este del mar de Galilea respectivamente. No fueron conquistados sino hasta el tiempo del Rey David (2 Samuel 8:1-2).
El resto del capítulo describe la entrega del territorio a las tribus de Ruben, Gad y la media tribu de Manasés en el area transjordánica (antes de cruzar el Jordán), con una leve mención al hecho que la tribu de Levi no recibiría porción específica de tierra y estarían dispersos entre todas las tribus. Esta entrega fue realizada por Moisés.

Capítulos 14 y 15: Las demás tierras fueron repartidas por Josué, Eleazar y los jefes de las tribus. Nueve tribus y media, haciendo referencia a que quedaba la mitad de la tribu de Manasés por recibir tierra. A pesar de que todo el territorio no ha sido conquistado la tierra se reparte incluyendo los territorios donde todavía hay ocupación cananea, los israelitas con la ayuda de Dios irán expulsando esa gente.
Caleb, ahora de 85 años pero con todas sus fuerzas, reclama de Josué la tierra que el Señor le prometió cuando hacía 45 años y recién salidos de Egipto, habían explorado la tierra y un grupo de los espías asustó al pueblo de Israel con noticias de que sería imposible conquistar a los gigantes y buen preparados hombres que la habitaban. Este pasaje nos da una línea de tiempo de lo que hasta ahora hemos leído: si Caleb tenía cuarenta años cuando fue enviado como espía y justo en ese momento al pueblo de Israel se le condena a divagar por cuarenta años en el desierto, al tiempo de Israel terminar su errante caminata desértica Caleb tiene 80 años, lo que nos deja dicho que o leído en estos 14 capítulos del libro de Josué es un resumen de cinco años de batallas y guerra con las naciones que hasta ahora han conquistado.  Caleb confía en la fidelidad de Dios para conquistar la tierra que se le ha prometido.
El capítulo termina con la siguiente afirmación: “Y la tierra descansó de la guerra.” Lo cual es también una señal de la obediencia de Josué a Dios, quien (como vimos en el capítulo 13) le pide que ya deje de luchar, ya que Dios mismo despejará lo que falta.
El capítulo 15 nos narra la asignación de tierras a Judá, es la más larga y detallada que veremos en este libro. Los Jebuseos quienes erán los habitantes de Jerusalén, no fueron conquistados hasta el tiempo del Rey David.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 67: Josué 10 al 12

Lee los capítulos 10 al 12 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 10-12)

Notas De Estudio

Capítulo 10: a pesar de que había temor en la tierra, no todos los gobernantes responden con inercia: los reyes amorreos deciden atacar. Esta es la primera vez que el nombre “Jerusalén” aparece en la Biblia. En el pasaje también nos damos cuenta que Guilgal (“El Círculo” ¡jejejeje!) era el centro de comando de Josué. Una y otra vez se repite que volvieron allí después de algunas de las batallas.
El pasaje narra no solo la victoria de Josué sobre los cinco reyes amorreos sino también la victoria sobre gran parte de los pueblos de la tierra. El libro de Jaser, que se menciona en dos de los versos de este capítulo y también en 2 Samuel 1:18 era probablemente una colección de historia de las guerras de Israel. No ha sobrevivido, hasta donde conocemos, una copia del libro y lo único que conocemos es por estas referencias. Algo que llama sumamente la atención de este pasaje son los versos 12-14:
“Ese día en que el Señor entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo:
«Sol, detente en Gabaón,
luna, párate sobre Ayalón.»
El sol se detuvo
y la luna se paró,
hasta que Israel
se vengó de sus adversarios.
Esto está escrito en el libro de Jaser. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. Nunca antes ni después ha habido un día como aquél; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un *ser humano.”

Entonces. vamos por parte:
1- El sol y la luna se paran: este pasaje es usado una y otra vez como prueba de la “ignorancia de la Biblia”, es también controversial porque una de las razones por las que la iglesia condenó a Galileo a reclusión hasta su muerte, fue que él proponía que la tierra era la que se movía y no necesariamente el sol y la luna (como sabemos en el día de hoy). Y sí, la iglesia tenía miedo de que este nuevo descubrimiento hiciese que las personas dudaran de la autoridad de la Biblia ya que esta dice que “el sol se detuvo y la luna se paró”. Pero, no debemos tener miedo, los escritores bíblicos e inspirados tenían un conocimiento limitado de las cosas y del universo que lo rodeaba, y a Dios (mientras los inspiraba) no le interesaba sobrepasar ese conocimiento revelándoles secretos y misterios, sino que Dios deja que la raza humana vaya descubriendo las cosas de forma paulatina (como sigue pasando hasta el día de hoy). En ninguna manera este pasaje amenaza el hecho de que la Biblia es inspirada si tomamos esto en cuenta y tomamos la Biblia como la historia de redención de Dios, y no como un compendio de información del universo y las cosas, como algunos alegan que debe tomarse.
2- “… fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano.”: sí, es lo que literalmente dice, pero sabemos que Dios no obedece a ningún ser humano, la mejor traducción sería: “nunca antes Dios había respondido una oración semejante.”

Capítulo 11 y 12: otros reyes siguen entonces el patrón de los amorreos: ¿por qué estar parados si podemos atacar? En sintonía con lo mismo del capítulo anterior Dios le dice a Josué que no tenga miedo pues El sigue peleando por Israel. El resto del pasaje narra la conquista sobre gran parte del territorio y da detalles en como Josué cumplió al pie de la letra la forma en que Dios había ordenado que se tratasen a estas ciudades y sus habitantes.
Los anaquitas del verso 21 era una raza de gigantes, según el verso Josué los exterminó excepto en tres de las ciudades. Goliat, el gigante que derrotó David, era precisamente de una de estas ciudades (1 Samuel 17:4).
El capítulo 12 hace un “rewind” y vemos qué reyes fueron derrotados por Moisés para luego hacer un fast-forward en lo que parece ser una comparación entre las dotes militares de Josué frente a las del líder que sacó a Israel de Egipto. Los reyes derrotados aparecen en el listado desde el verso 9 de este capítulo.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 66: Josué 7 al 9

Lee los capítulos 7 al 9 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 7-9)

Notas De Estudio

Capítulo 7: Tras la victoria ante Jericó, Josué envía espías a Hai y sugieren que la cantidad de hombres que ataquen sea menor. Probablemente inflados o emocionados al ver que pudieron tomar tan grande ciudad. “Hai” significa “La Ruina” y aparece unas 27 veces en los capítulos 7 y 8. El ataque a la ciudad no menciona la Presencia de Dios y esto ya nos dice mucho de lo que estará ocurriendo. Israel pierde pues han desobedecido. Notamos que la desobediencia de una sola persona hace a todo el pueblo culpable, y las cosas permanecerán así hasta que se solucione la situación. Josué rompe sus ropas, una señal antigua de duelo, pero la respuesta que Dios le da es para que de alguna forma se de cuenta que, si El le prometió victoria continua si era fiel y, él ha sido fiel pero no hubo victoria: algo debe estar pasando. El “¡Levántate!” del verso 10 es un “ponte en marcha y enfrenta la situación.” Alguien ha robado cosas que pertenecían al Señor, el pasaje dice que estas cosas debían ser destruidas  (v.11), aparentemente esta “consagración” incluía la destrucción de todo objeto que había sido apartadas para otros dioses.
El proceso para encontrar a la persona culpable es traumático y envuelve a todo Israel: todo el pueblo, luego la tribu, luego el clan, luego la familia. Y el culpable muere junto con toda su gente.

Capítulo 8: A diferencia del capítulo anterior donde Josué decide en base al informe de los espías, es el Señor quien ordena el ataque a Hai. Usando una brillante estrategia militar conquistan la ciudad. Josué sostiene su jabalina (una especie de lanza) hasta que la batalla acaba, lo que nos hace recordar la batalla en que Moisés debía mantener sus manos levantadas dando ánimo a los que peleaban por Israel (Éxodo 17:8-13).
Después de la derrota de Hai, Josué junto a Israel siguen las instrucciones dadas por Dios para la lectura de las maldiciones desde el Monte Ebal (Deuteronomio 27).

Capítulo 9: Los israelitas ahora son engañados por la astuta estrategia de los gabaonitas, quienes en el futuro se transformaron en una clase particular de siervos del Templo. La ciudad de Gabaón se encuentra actualmente a 9 kms. al norte de Jerusalén, su nombre moderno es el-Jib, y se sabe que era una ciudad importante durante las monarquías de Israel. Al afirmar que eran de un país distante les daba la posibilidad a los israelitas a hacer algún trato con ellos, ya que sus instrucciones de “Guerra Santa” (sí, dos palabras fuertes) eran con las naciones que vivían en la tierra prometida. De alguna forma de había regado la voz no solo de las victorias de Israel sino del pacto del Señor con ellos. ¿Cómo? Alguien había escuchado, quizás había espías de otras naciones… no sabemos, pero si podemos afirmar que las naciones tenían información certera de las condiciones de la ocupación de Israel.
“La mentira tiene patas cortas” dicen por ahí, y la treta astuta de los gabaonitas fue descubierta. A pesar de eso, un pacto en nombre del Señor es un pacto y no se viola, la salida que se buscó era que los gabaonitas serían siervos de Israel de por vida, específicamente aguateros o buscadores de agua y leñadores de las actividades del Templo donde se reunía toda la asamblea de Israel.
El rey Saúl intento exterminarlos muchos años después lo que provocó unos tres años de hambre (ver 2 Samuel 21:1-6) por violar el pacto hecho con ellos delante de Dios. David hizo arreglos con ellos para hacerles justicia.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 65: Josué 4 al 6

Lee los capítulos 4 al 6 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 4-6)

Notas De Estudio

Capítulo 4: a falta de imágenes o estatuas (prohibidas para los Israelitas por ley) los montículos de piedra representaban personas o eventos que debían ser recordados. En el caso de este capítulo una persona de cada tribu sacará una piedra del río (que ahora está en seco) para entonces hacer un monumento conmemorativo que sirva como recuerdo pero también de punto de referencia para iniciar conversaciones en torno a la conquista de Israel, que inició aquí al cruzar el río. El nombre del lugar donde se erigieron las piedras (“Guilgal”) significa “rueda” o “círculo”, es muy probable que ese nombre tenga conexión con la forma en que se erigió el monumento.
El evento (el cruce del Jordán en seco) hace que Josué sea respetado por el pueblo y así continúo hasta el final de su vida. Tiene mucho parecido con el éxodo de Egipto, ya que la fecha que nos dan es el día 10 del primer mes, el mes en que se celebra la pascua, y ahora el pueblo se prepara para celebrarla. Al salir de Egipto el pueblo celebró la pascua y luego cruzó el Mar Rojo, al entrar a la tierra prometida el pueblo primero cruza el Jordán en seco y luego se prepara para celebrarla.

Capítulo 5: Confirmando la información que Rajab dio a los espías: la fama de los israelitas estaba por todo el lugar y el pánico cubría a los reyes y habitantes de la tierra. Algo que llama mucho la atención es el hecho que los israelitas no habían cumplido el rito de circuncisión con sus hijos durante todo el tiempo que anduvieron en el desierto, ¿será que decidieron no hacerlo en rebeldía, ya que de ninguna forma entrarían a la tierra prometida? En un acto de fe, Josué circuncida a todos los varones mostrando fidelidad al pacto hecho con Dios antes de hacer guerra con las naciones cananeas. Es un acto de fe porque a la persona circuncidada le toma unos catorce días recuperarse (recordemos el evento de Génesis 34 donde dos de los hijos de Jacob engañaron a los hombres de Siquén), los hombres en recuperación era el punto de mayor vulnerabilidad para el pueblo y el mejor momento para que las tribus vecinas puedan atacarlos. Sin embargo, ahí frente a Jericó, Josué es fiel a Dios creyendo que su victoria depende no de la fuerza de los hombres sino de la fuerza y la protección de Dios.
Lo que me hace pensar: ¿le creemos a Dios a pesar de que nos encontremos en situaciones vulnerables? ¿seríamos fieles antes de dar cualquier paso aún cuando ser fiel signifique ponernos “en peligro”? Josué nos da una tremenda lección: fieles a Dios primero.
La circuncisión era también un prerrequisito para que pudiesen participar de la Pascua (no circuncisión, no Pascua). En el día en que se celebró la primera Pascua en la tierra prometida (aunque todavía no conquistada) el maná dejó de caer, y ellos empezaron a aprovechar de los beneficios de la tierra. La desaparición del maná marca el inició de una vida menos nómada y más sedentaria, con enfoque en la agricultura y en la producción de su propio alimento.

Capítulo 6: La toma de Jericó es una de las historias más famosas de la Biblia por la forma en que se hizo, combinando ritual (dar vueltas con el arca alrededor de la muralla y en silencio) y acción militar. “Siete” es el número perfecto, un número con mucho significado en el lenguaje bíblico, el séptimo día (el día en que dieron 7 vueltas alrededor de las murallas) es también el último día de la “Fiesta De Los Panes Sin Levaduras”. La ciudad debe ser totalmente destruida y nada de lo que es de valor en la ciudad debe ser tomado sino que debe ser consagrado al Señor.
Me imagino el pavor que invadió a los habitantes de Jericó durante los siete días: miles de personas, marchando alrededor, en silencio mientras trompetas eran tocadas sin parar por los levitas. Al séptimo día las murallas cayeron. Cuando uno llega a historias como estas siempre trata de buscar explicaciones racionales y físicas: “es probable que el suelo se haya debilitado durante los días en que se marchaba alrededor de ella (imagínate, solo los hombres de guerra superaban los 600,000) y con los gritos el último día se provocó la caída inminente del muro…” o cosas así. La verdad es que: la confianza de Israel en el Señor les dio la victoria.
Por alguna razón Josué, al final del capítulo maldice a Jericó con estas palabras:
«¡Maldito sea en la presencia del Señor
el que se atreva a reconstruir esta ciudad!
Que eche los cimientos
a costa de la vida de su hijo mayor.
Que ponga las puertas
a costa de la vida de su hijo menor.» (v.26)

En 1 Reyes 16:34 nos dice como esta profecía se cumplió:
“En tiempos de Acab, Jiel de Betel reconstruyó Jericó. Echó los cimientos al precio de la vida de Abirán, su hijo mayor, y puso las puertas al precio de la vida de Segub, su hijo menor, según la palabra que el Señor había dado a conocer por medio de Josué hijo de Nun.”

Muy duro…

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 64: Josué 1 al 3

Lee los capítulos 1 al 3 del libro de Josué (puedes leerlos dando click aquí: Josué 1-3)

Notas De Estudio

Introducción al libro: narra las incursiones del pueblo de Israel en la tierra prometida desde la muerte de Moisés hasta la muerte de Josué, quien le da el nombre al libro. El autor no es identificado en la Biblia, pero probablemente fue alguien muy cercano a Josué o una recopilación de escritos del mismo Josué y de personas que lo sobrevivieron. La estructura del libro es más o menos así: (1) Preparación para entrar a la tierra (2) Guerra Santa, Victorias y Asentamientos (3) Adoración a Dios (4) Despedida de Josué.
A pesar de que el libro nos da la sensación de que Israel conquistó a todas las naciones que habitaban en la tierra, veremos que esto no fue necesariamente así, y muchas de las naciones que finalmente no eliminaron sirvieron de tropiezo del mismo pueblo en el futuro.

Capítulo 1 y 2: la muerte de Moisés es el evento que marca el permiso de entrada de Israel a la tierra prometida. Dios promete al pueblo una extensión de tierra que abarca gran parte de lo que nosotros conocemos hoy como Medio Oriente, pero que Israel solo pudo conquistar en períodos muy breves de su historia. Dios estará con Josué pero el debe ser valiente y al mismo tiempo esforzado, y su mente, corazón y acciones deben seguir constantemente el libro de la ley, en el que meditará de día y de noche: esa será la fuente de su prosperidad y éxito.
Siguiendo la misma estrategia de Moisés al enviar espías Josué manda a dos de sus hombre para explorar la tierra. Solo dos en vez de doce, quizás conectado al hecho de que él mismo y Caleb de entre todos los espías fueron los únicos capaces de reconocer que la tierra podía ser conquistada. Salen desde Sitín, el lugar donde los israelitas cayeron sexualmente con un grupo de mujeres moabitas y paran precisamente en casa de una prostituta en Jericó. Jericó es una de las primeras ciudades que conquistan, y se narra más adelante como un bastión importante con una impresionante muralla. Ella los oculta, y les hace prometer que, así como les salvó la vida, ellos deben prometer que cuando el Señor les entregue Jericó tanto ella como su familia serán rescatados para unirse al pueblo de Israel. ¡Es una creyente de que Dios ya les ha dado la tierra! Sus palabras también animan a los espías ya que ella confirma que un gran temor se ha apoderado de los habitantes de la tierra. Se nos da el nombre de la prostituta aunque no el nombre de los espías. “Rajab” (o Rahab) era su nombre, la tradición judía la tiene como una conversa a los estatutos de Israel y madre de varios profetas, por Mateo sabemos que formó parte de la genealogía de Jesús (Mateo 1:5). A pesar de que mintió para salvar la vida de los espías (y su propia vida) tanto Hebreos como Santiago admiran su fe. La cuerda roja que quedó colgada en la ventana de Rajab nos recuerda la primera pascua en que sangre debía ser rociada alrededor de la puerta para que el Ángel no hiriese los primogénitos de Israel.

Capítulo 3: el movimiento del Arca del Pacto (que contenía las tablas de la ley, la vara de Aarón, un tazón con maná, y el rollo de lo que conocemos como Deuteronomio) era la señal de que el pueblo iba a ponerse en marcha para finalmente cruzar el Jordán. El pueblo era ya numeroso pero la posición estratégica en que se ubicaba cada tribu en el campamento (todos alrededor del Tabernáculo, donde también se guardaba el arca) les permitía ver cuando el Tabernáculo empezaba a ser desarmado y preparado para transporte, junto al movimiento de los levitas del Arca que debía ir delante.
Deberán purificarse de la misma forma en que se purificaron en preparación para recibir la ley. Dios le confirma otra vez a Josué que estará con él para que el pueblo lo respete como a Moisés, la forma en que cruzan el Jordán nos confirma a nosotros que así será: las aguas se abren para que el pueblo cruce.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™