Día 50: Números 30 al 32

Lee los capítulos 30 al 32 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 30-32), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 30: leyes en cuanto a los votos y su anulación. Las promesas hechas al Señor deben tomarse bastante en serio y deben cumplirse al menos que no haya casos especiales. En la Biblia vemos votos hechos al Señor condicionados o no condicionados, pero en su mayoría conectados con una petición (condicionados): “Si haces esto conmigo, entonces haré…”

Capítulo 31: Los madianitas eran descendientes de Abraham a través de una de sus concubinas llamada Cetura. Siempre actuaron en alianza con los moabitas o los amalequitas o los Ismaelitas con el fin de pelear contra Israel. En este caso los madianitas (bajo consejo de Balán) habían mandado mujeres para seducir a Israel y que estos se apartaran del camino del Señor. Vemos por primera vez el modelo de “Guerra Santa”, donde el sacerdote (en este caso Finés) iba junto al ejercito con los instrumentos sagrados. En otras incursiones vemos como el “Arca del Pacto” se convierte en un elemento sagrado clave para acompañar a Israel en la batalla.
Como el propósito de la guerra es erradicar los elementos impuros de la tierra sean personas o propiedad, los soldados que regresen de la batalla deben purificarse. Algunos críticos sugieren que la mentalidad de “Guerra Santa” fue desarrollada en la mentalidad de la gente antigua pero no bajo las órdenes de Dios, pero debemos tomar en cuenta que era el futuro de la nación elegida de Israel que se encontraba en juego si no se exterminaba los pueblos de la tierra.
Sí, hay preguntas difíciles que surgen de estos pasajes, espero podamos tratarlas.
El resto del capítulo habla de la repartición del botín.

Capítulo 32: los de la tribu de Rubén y de Gad piden tomar la tierra ya conquistada para sus ganados y posesiones. Tomando en cuenta que todavía el pueblo no ha entrado a la tierra prometida (están en los alrededores, no han cruzado el río Jordán), Moisés toma su petición bastante mal: “¿Les parece justo que sus hermanos vayan al combate mientras ustedes se quedan aquí sentados? »¡Y ahora ustedes, caterva de pecadores, vienen en lugar de sus padres para aumentar la ira del Señor contra Israel!” (vs. 6 y 14). Lo toma como una excusa para no ayudar a sus hermanos a conquistar la tierra. Ellos en cambio prometen que seguirán en guerra: construirán ciudades para sus familias y sus ganados, luego de hacerlo se unirán a los israelitas en la incursión ¡en la línea frontal de combate! y solo regresarán cuando se termine de conquistar la tierra.
Aparentemente hacen esto bajo voto (que ya vimos que deben ser cumplidos) y Moisés toma a Eleazar (sacerdote) y a Josué (su sucesor) como testigos. A pesar de que las familias rubenitas y gaditas estarían en ciudades fortificadas, es natural que un pequeño grupo de hombres se quede con ellos para defender las ciudades.
Moisés accede al formato de la petición, y entrega también parte de la tierra a Manasés.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 48: Números 24 al 26

Lee los capítulos 24 al 26 del libro de Números (puedes leerlos dando click aquí: Números 24-26), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 24: Vemos en la insistencia de Balán el deseo de que la voluntad de Dios no pase. Intenta constantemente porque quiere que de su boca salga maldición contra Israel, sin embargo de ella no sale nada más que bendición porque así lo ha querido el Señor.
Dos de las profecías de Balaam pueden ser identificadas en pasajes posteriores: el verso 7 se refiere a la victoria de Saúl sobre Agag rey de Amaleq (1 Samuel 15:8) y los versos 17-18 se refieren a David quien conquisto tanto a Moab como a Edom (2 Samuel 8:1-12), aún así muchos eruditos piensan que es más una profecía mesiánica (sobre Jesús) que sobre el hijo de Isaí: David.

Capítulo 25 y Capítulo 26: se continúa la historia que había sido dejada a un lado para insertar las maldiciones atrofiadas de Balán. Aún así, este pasaje es más una continuación de la historia de Balán y su intento de maldecir a Israel por dinero (sí… sí… no está implícito en el pasaje, lo que vemos es que el hombre bendice y que su intención es servirle a Dios, pero su constante intención de hacerlo nos dice explícitamente qué había en su corazón). Según Números 31:16, la idea de que las mujeres moabitas sedujesen a los israelitas fue de Balán, lo que nos revela que, más que un profeta de Dios (cosa de la que se gloría en el inicio de sus últimos oráculos) es un asalariado, un mercenario que por dinero hace lo que se le requiere: incitó al pueblo a la desobediencia y también a la idolatría.
Aparentemente eran líderes quienes habían contribuido al pecado, ya que quienes deben morir por el hecho son ellos (v. 4). Y bueno: siempre hay alguien que “desentona”: uno de los líderes del pueblo, en medio del lloro del pueblo (no está claro en el verso si el pueblo llora por los líderes muertos o por la furia del Señor contra ellos o por la plaga que se había desatado entre ellos a consecuencia de esto causando la muerte de miles, probablemente sean todas las anteriores), aparece con una madianita para presentarla a su familia, ¿ustedes entienden? Su actitud no es solo falta de sentido común sino: desafiante. Desafiante al propósito de Dios, desafiante a los estatutos del Señor (lo hizo frente a la Tienda de Reunión). Fines, nieto de Aarón, toma carta en el asunto. Su fidelidad es premiada con sacerdocio perpetuo.
A causa de la mortandad en el pueblo un nuevo censo debe ser hecho tanto entre las tribus a quienes se les repartirá tierra como entre los levitas. Este censo se hace 38 años después que el primer censo que vimos a principio de Números. En 38 años las tribus de Simeón declinó por 37,100 hombres y Neftalí por 8,000. Estas tribus redujeron sus números en 38 años en vez de aumentarlo, probablemente por perdidas de guerra o porque tuvieron la mayor cantidad de muertos en las plagas por las desobediencias. Las tribus de Manasés, Aser e Isacar han aumentado.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 18: Éxodo 2 al 4

Lee los capítulos 5 al 7  del libro de Génesis (puedes leerlos dando click aquí: Exodo 2-4)

Notas De Estudio

Capítulo 2: este capítulo inicia con el nacimiento de Moisés bajo las condiciones  que había en Egipto. Los nombres de sus padres no son dados hasta el capítulo 6: Amram, su padre, que se casó con su tía, cuyo nombre era Jocabed. Moisés no era el primer hijo: ya vivía su hermana Miriam (o María) y su hermano Aarón (que también era mayor).
“Su madre vio que el niño tan era hermoso.” (2) ¿Qué madre no piensa que su hijo es hermoso? Aún así, es la perfecta excusa para mantenerlo. Cuando ya no pudo sostener el ocultar al niño, preparó un plan para arrojar al niño al agua (como la orden de Faraón) pero conservar su vida. Aunque la Biblia no dice nada al respecto, no me cabe duda que todo era parte de un plan:
– La hija de Faraón en el río.
– La hermana vigilando la canasta.
– Luego María (la hermana) ofreciendo una niñera que resultaba ser la madre.
Es muy probable que Moisés haya estado con su madre hebrea hasta los 4 o 5 años, que era la edad en que muchos niños dejaban de amamantar. Al tomarlo la hija de Faraón es que lo llama “Moisés” (un nombre egipcio), no sabemos cómo lo llamaba su madre hebrea, tampoco debe preocuparnos pues ese será su nombre de aquí en adelante.
Moisés crece conociendo las costumbres hebreas pero también con los privilegios de un egipcio, lo que le permite moverse con facilidad entre las dos naciones, algo que es totalmente parte del plan divino para su papel en el futuro de la historia de Israel y del mundo.
Al matar Moisés a otro egipcio muestra su preferencia por el pueblo hebreo, es obvio que en una época donde cualquier sospecha de traición era resuelta con la pena de muerte, Faraón quisiera matarlo.

Al huir Moisés llega a una familia de Madián donde su futuro suegro resultaba ser sacerdote de Dios: también algo importante para lo que pasará mientras cruza con los israelitas por el desierto. Ellos ven a Moisés como egipcio, probablemente por la forma en que se encontraba vestido. Tanto en la historia del asesinato del egipcio como en la defensa de las hijas de Reuel, vemos en Moisés un hombre con el deseo de que haya justicia.
La muerte de Faraón aclara el camino para que vuelva a Egipto. Otra vez el “Dios se acordó…” que indica misericordia y anticipa liberación o resolución del asunto.

Capítulo 3: El suegro de Moisés aparece en los libros del Pentateuco con dos nombres: Reuel y Jetro. El encuentro con Dios de Moisés inicia precisamente en Horeb (Sinaí), el monte donde Israel recibirá la ley y la guianza de Dios en un tiempo. El hecho de que ya ahí era llamado “Monte de Dios” indica que se consideraba un lugar sagrado incluso antes de que los israelitas recibieran palabra de Dios frente a él. Para muchos rabinos judíos la zarza ardiente representa que Moisés entra al tiempo de Dios, en otras palabras: el  tiempo se frisó. Esto llama la atención de Moisés, las zarzas como casi toda planta del desierto pueden desaparecer en segundos después de ser tocadas con el fuego.
“Moisés, Moisés” (v. 4): la repetición de un nombre dos veces en la Biblia siempre anticipará una revelación de Dios. El Señor le pide que quite las sandalias, pero Moisés se cubre el rostro (aunque Dios no se lo pidió, pero existía la creencia de que ver a Dios terminaba en la muerte). El Señor muestra su carácter compasivo hacia los Israelitas.
La discusión de Moisés con Dios no significa necesariamente que él se sentía inadecuado, es muy posible que sea parte de una demostración de modestia antes de aceptar la tarea. Casi todos los profetas en la Biblia ofrecen una negativa a la propuesta de Dios como su respuesta primaria.
La pregunta “¿cuál es el nombre de ese Dios?” resulta ser bastante importante. Moisés no creció entre los israelitas así que ignora cuál es el verdadero nombre de este Dios. Abraham, Isaac, Jacob lo conocían como El-Shaddai, para Agar era El-Elyon, ahora se le revela a Moisés con su verdadero nombre:
1- “YO SOY EL QUE SOY” (o “Yo Seré Quien Seré”; otra traducción podría ser “Mi Naturaleza se dará a conocer a través de mis Acciones”): Dios trasciende el tiempo, las edades, el espacio, es el único ser auto-sostenible, que no depende de nada solo de sí mismo.
2- YHWH (que traducimos como El Señor, Yahweh, o se combina con Adonai, que también significa Señor, y da como resultado “Jehová”): es el nombre impronunciable de Dios, los Israelitas tienen prohibido mencionarlo, cuando leen sobre esas letras dicen “Hashem” o “Adonai”. No sabemos exactamente como se pronuncia, pues los hebreos solo tienen consonantes, no usan vocales en sus escritos. Es literalmente, la revelación de un nombre que terminó siendo desconocido por falta de pronunciación, representando lo sagrado y santo de Dios.
Dios revela su plan a Moisés y lo anima a que vaya con confianza.

Capítulo 4: Ante la duda de Moisés de su propia credibilidad, Dios le da tres señales sobrenaturales:
la vara convertida en serpiente, luego vuelve a ser vara;
lepra en sus manos y luego sanidad de esta lepra;
sangre en el Nilo.
Moisés entonces presenta otra excusa: “¡Yo no se hablar bien!”, algo que muchos eruditos interpretan como un defecto fisiológico del habla: tartamudez u otro impedimento. Dios le ofrece a Moisés a su propio hermano Aarón, que sí habla bien para esta tarea.
La historia que se cuenta en los versos 24-26 nos llama la atención porque no estamos seguros cuál es la razón por la que Dios ataca, aunque por la acción de Séfora parece apuntar al hecho de que el hijo de Moisés no había sido circuncidado.
Moisés y Aarón se reúnen con la gente, quienes se convencen, aunque nunca pregunta: “¿Cómo se llama ese Dios?”

Anímate a comentar o preguntar.