Contra Todo Pronóstico

Fe es un ingrediente esencial para tener una relación con Dios, aún así (y en base a un grupo importante de descripciones de “fe” que no nos ayudan para nada) muchos cristianos tienen la fe como algo tan abstracto que aveces parece imposible, no lo que provoca la fe sino la fe en si misma. Hoy veremos qué pasa cuando, contra todo pronóstico, alguien decide tener fe y se aferra a ella de manera tal que persevera hasta ver los resultados.

Audio MP3

Fecha: 11 de Enero, 2015
Autor: José Mendez y Fausto Liriano

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link as…”)

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Día 54: Deuteronomio 7 al 9

Lee los capítulos 7 al 9 del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 7-9)

Notas De Estudio

Capítulo 7: Los capítulos que seguimos leyendo (como los que estamos viendo hoy) parecen ser la continuación de un largo discurso dado por Moisés al pueblo. Se dan dos mandamientos principales, alrededor de los cuales gira esta parte del discurso:
1- Destruir los habitantes originales de Canaán.
2- No adorar sus dioses.
Entre los pueblos se menciona a los Hititas (es muy probable que no sean los mismos Hititas que establecieron su imperio en el centro de Turquía) y los Jebuseos (que eran los habitantes originales de Jerusalén y quienes fueron conquistados finalmente por David), los gergeseos, amorreos, etc. La lista varía dependiendo de los pasajes y en algunas ocasiones se mencionan más pueblos. Lo que si nos daremos cuenta mientras vamos leyendo la Biblia, es que este mandamiento nunca fue cumplido, excepto en algunas áreas de la tierra. Es decir: los israelitas fallaron en destruir por completo a estos pueblos, lo que fue parte de su desgracia a través de los años.
La destrucción de estos pueblos incluye la no adoración de sus dioses, no casarse con sus mujeres (o con sus hombres), y no tomar posesión de cosas valiosas que estén siendo usadas como objetos de culto (por ejemplo, piezas de oro u otros metales preciosos usadas en sus templos o altares). Los israelitas deben entender que nada que tenga una conexión con la adoración a otros dioses debe ser usado o apreciado o guardado por ellos. Esto obviamente requerirá un gran paso de fe, y habrá momentos en que será una piedra de tropiezo para el pueblo. Su fidelidad a Dios será el ingrediente principal para su victoria, y aún cuando la tarea pueda parecer abrumante, Dios estará con ellos: porque ya lo ha estado.

Capítulo 8 y Capítulo 9: Es muy fácil olvidar que las bendiciones han sido dadas por Dios una vez estamos tranquilos y nuestra seguridad parece un evento estable, nosotros somos así como hombres (ver Salmo 130). Así que Dios hace un llamado directo a no olvidar quién ha sido (y quién será) el que otorgó la victoria a Israel. Se les recuerda a Israel su travesía por el desierto, los momentos de hambre (que aquí aparecen como provocados por Dios para probarlos), la ropa y el calzado del pueblo que permaneció milagrosamente intacto, etc. Mientras en el desierto cada provisión del pueblo era dada directamente por Dios (el desierto no produce nada), en la tierra a la que entrarán ellos mismos sembrarán, tendrán viñas, trigo, higueras, miel, y al tener una conexión directa con la producción de su propio alimento pueden enorgullecerse. No hagan eso, les dice el Señor, recuerden que es su Dios y si no obedeces: te sucederá lo mismo que a las naciones que Dios está sacando de la tierra.
El capítulo 9 sigue en el mismo espíritu: te daré la victoria pero ten cuidado. Uno puede llegar a pensar: “¿Ajá? ¿Qué tiene Israel que ahora sacan a esta gente para que ellos entren?” Respuesta: La propia maldad de la gente de la tierra los expulsa (9:5), no es que Israel es especial y los otros no. Hay evidencias en otros pasajes bíblicos de que es posible que Dios le haya dado un chance a algunos de estos pueblos antes de que Israel entrase (ver Génesis 15:16). Para recordarle su maldad Moisés trae a la memoria la ocasión en que bajando del Sinaí (Horeb) los israelitas estaban adorando a un becerro de oro.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™