Pies de Barro: Origami

Hace unas semanas nos dedicamos a explorar las experiencias de Daniel (y en algunos casos: de sus amigos) mientras vivía como cautivo en Babilonia. Pero el libro de Daniel también contiene profecía, aunque una buena parte es narrativa, y por eso se les incluye dentro de los libros proféticos. Muchas de estas profecías son complejas y llenas de imágenes, es por eso que quisimos tratarla en una serie aparte, que inicia hoy y que se llama PIES DE BARRO, ya sabrás por qué.

Audio MP3
PDF

Fecha: 24 de Agosto 2018
Autor: Fausto Liriano

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link)

[Audio:http://elcirculo.com.do/Mensajes/PiesDeBarro04.mp3]

Perfectos Imperfectos del A.T.: Elias

La Biblia tiene la característica particular de que no oculta los errores y las imperfecciones de quienes escribieron o de los que participaron en las historias que nos cuentan los escritores bíblicos. En el Antiguo Testamento esto revela la acción que la maravillosa gracia de Dios, y en esta nueva serie exploramos a algunos de estos personajes de esta parte de la Biblia, y los traemos a la actualidad con el fin de reflejarnos en ellos y escuchar qué Dios nos dice a través de sus vidas.

PDF
Audio MP3

Fecha: 13 Noviembre 2016
Autor: JJ Gómez

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link

[Audio:http://www.elcirculo.com.do/Mensajes/Elias.mp3]

Día 227: Isaías 65 – Jeremías 2

Lee los capítulos 65 y 66 del libro de Isaías y los capítulos 1 y 2 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Isaias 65 – Jeremias 2)

Notas De Estudio

Isaías 65-66: Son los últimos dos capítulos de este libro profético, y en ambos el tema es similar. Ambos capítulos se enfocan en la distinción entre los judíos fieles y los judíos pecadores, acentuando que la salvación será solo para los fieles. Es una tema que se viene cocinando desde el capítulo 57 (ver 57:19-21 y 59:1-21) y que ahora el profeta destaca. La nación incluye a ambos: esos que pacientemente han esperado en el Señor y aquellos que se han dedicado a adorar a otros dioses aparte de Dios. Estos últimos sufrirán las consecuencias, mientras que los justos adorarán a Dios junto a los justos de otras naciones quienes también disfrutarán el privilegio de disfrutar en Sión.

Por alguna razón leer estos pasajes nos hace pensar que Isaías miraba y estaba recibiendo una visión de tiempos actuales, cuando “gente que no es su pueblo” le adora en todas partes del mundo, no solo en Jerusalén.

Introducción a Jeremías: El libro de Jeremías es el segundo libro de los “Profetas Mayores”, Es el libro profético más largo de la Biblia (1364 versos) y es muy diferente al libro de Isaías en el sentido de que no solo incluye oráculos proféticos sino también eventos de la vida de este profeta, que vivió en uno de los tiempos más cruciales y terribles de la historia de los Judíos: la destrucción de Jerusalén y el Templo construido por Salomón, junto a el comienzo del exilio babilónico. Jeremías representa uno de los principales testigos de los últimos años del reino de Judá, y es una voz que denuncia las atrocidades del pueblo y acentúa el inminente exilio y destrucción de la nación.

Jeremías, el autor, era un sacerdote de la ciudad de Anatot, que está ubicada a unos tres kilómetros de Jerusalén (¡sí! todavía está ahí). Por mandamiento del Señor no se casó ni tuvo hijos y su ministerio como profeta inició en el año 626 a.C. y terminó en el 586 d.C. Era contemporáneo con Habacuc y Abdías (ambos profetas menores) y, a pesar de alzar las voz muchas veces, sus profecías de juicio le trajeron numerosos problemas.

Capítulo 1: Es el llamamiento del profeta con una breve descripción de quién era. Aquí podemos notar la diferencia con el llamamiento de Isaías:

1- El de Jeremías está en el primer capitulo mientras que en Isaías se encuentra en el 6.
2- Jeremías pone resistencia: “¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar!” Isaías dice “¡Heme aquí!”

También hay semejanzas:

1- Sus bocas son tocadas (Jeremías por la mano de Dios, Isaías un ángel lo toco en la boca con un carbón encendido, símbolo de limpieza).
2- Ambos son llamados a hablar hasta destruir para entonces: que de la destrucción algo vuelva a nacer.

Las visiones de Jeremías son simbólicas (algo que casi siempre acompaña la comisión de un profeta). En la primera visión (vs. 11-12) ve una rama de almendro. El almendró es una de las primeros árboles en florecer durante la primavera. La combinación de almendro con “estoy alerta”, es un juego de palabras en hebreo (“shaqued” es almendro y “shoqued” es “vigilar, estar alerta”).

En la segunda visión (vs. 13-16) se ve una olla hirviente que se derrama desde el norte, representando juicio que viene en esa dirección sobre Israel.

Capítulo 2: Israel abandona a Dios, y el capítulo es escrito en el formato en que un esposo escribiría una carta de divorcio a su esposa (los primeros versos son la clave, 2-3), y de aquí hasta el capítulo 6 son profecías en contra de Jerusalén y Judá para que se arrepientan. Las acusaciones de Dios contra Israel incluyen cargos políticos y religiosos que para ellos estaban conectados.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 57: Deuteronomio 16 al 18

Lee los capítulos 16 al 18 del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 16-18)

Notas De Estudio

Capítulo 16: Se repite el mandato de la celebración de la pascua, agregándole la clausula de que solo debe ser celebrada en la ciudad donde el Señor decida que el Tabernáculo (luego el Templo) esté. Antes de este mandato en Deuteronomio, era una fiesta celebrada dentro del contexto familiar, con el padre como el “sacerdote”, quien hacía el sacrificio y ponía la sangre alrededor del marco de la puerta, al ser una de las peregrinaciones anuales (como veremos más adelante) ya no se menciona el mandato de poner sangre alrededor de las puertas. La Fiesta de las Semanas (o “Pentecostés”) y la fiesta de las enramadas también son mencionadas. Estas tres fiestas se convertirán en las peregrinaciones obligatorias que todo hombre debe hacer cada año. Los Salmos de Ascenso (Salmo 120-134) eran las canciones que los peregrinos cantaban mientras se dirigían a Jerusalén, lugar donde estuvo el Templo desde tiempos de Salomón.
Al final del capítulo se establece una organización judicial: jueces y funcionarios serán la norma. Los jueces sirvieron como caudillos y gobernantes de Israel hasta que ellos pidieron un rey. El último de los jueces fue el profeta Samuel.
La diosa “Asera” era, junto a Baal, de las principales deidades de Canaán, su culto se centraba alrededor de practicas sexuales y sus sacerdotisas eran prostitutas “sagradas” (en el caso de los rituales hechos en templos erigidos en su nombre), Lo que aquí se menciona son las imágenes que la representaban.

Capítulo 17: este capítulo continúa retomando los mandatos de orden judicial que iniciamos en el anterior. En la ausencia de todo el sistema forense que hoy tenemos y que es usado en investigaciones criminales, el testigo en un caso es determinante para poder resolverlo. Pero la opinión de un testigo no es suficiente, dos o tres testigos es la norma. Al principio los tribunales eran los lugares sagrados, por esa razón el sacerdote se encontraban como co-participantes junto al juez en función (quien también era gobernante).
A pesar de que la orden es que ellos serían gobernados por jueces, en algún punto Israel querría un rey. En ese caso, los poderes del rey son restringidos de modo que no pueda sentirse la gran cosa. Mientras que en otros lugares el rey y su palabra era la ley, el rey en Israel deberá someterse bajo la “Torá”, deberá tenerla delante de él, memorizarla y vivir de acuerdo a esos preceptos, Dios es quien tiene la última palabra
Tanto Saúl como Salomón (primer y tercer rey respectivamente) violaron la mayoría de los preceptos aquí mencionados.

Capítulo 18: Se enfatiza por repetición los derechos sacerdotales y levíticos: estos serán sostenidos por el pueblo. El pasaje incluso habla de partes específicas de los animales sacrificados. Anticipando que al entrar a la tierra habrá un solo lugar de adoración a Dios donde los levitas de la tribu en que se encuentre el santuario quizás se cierren y no reciban alguno de sus hermanos que viene de tierras pertenecientes a otras tribus, en ese caso se les permite a los levitas que vivan en otras ciudades moverse a la ciudad del santuario, y participar de los derechos que allí gozan los que están en actividad del templo.
Muchas de las prácticas de la tierra de Canaán son prohibidas para los israelitas: pasar a sus hijos por el fuego (muchos de estos sacrificios se hacían a un dios llamado Moloc, qué solo el nombre da película de terror, la adivinación, los médiums o conjuros, hechicería, etc. Pero se ofrece una alternativa: el Señor levantará profetas en medio de ellos para que los guíe y sirva como vocero del Señor. Lo que el profeta proclame no vendrá de otros dioses (algo que se le tiene prohibido hacer), ni de hechicería o adivinación o necromancia (consultar a los muertos) sino de Dios.
¿Cómo sabemos si es o no de Dios?:
“Si lo que el profeta proclame en nombre del Señor no se cumple ni se realiza, será señal de que su mensaje no proviene del Señor. Ese profeta habrá hablado con presunción. No le temas.” (v. 22)

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™