Día 253: Daniel 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Daniel (puedes leerlos dando clic aquí: Daniel 1-4).

Notas De Estudio

Introducción: El libro de Daniel es el último de los 5 Profetas Mayores. El personaje principal es el profeta Daniel, seguido de sus más cercanos amigos, Ananías, Misael y Azarías. También resaltan los reyes mencionados en el libro: Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro.
El libro comienza con el sitio de Jerusalén por Babilonia (alrededor del 605 A.C.), y abarca la época conocida como “El Cautiverio” (que terminó como en 562 A.C.), como había sido profetizado por los profetas anteriormente leídos. Básicamente las tramas se centran en una breve introducción histórica (1:1-7), episodios ocurridos entre los protagonistas y los ya mencionados reyes, y visiones de Daniel.
Vale destacar que Daniel (aunque más joven) fue parcialmente contemporáneo con Jeremías y Ezequiel.
Capítulo 1: Se empieza con una breve reseña histórica (1:1-7), que básicamente describe a el contexto de los 4 personajes principales y cómo llegaron a la corte del rey Nabucodonosor. Daniel y sus amigos eran jóvenes de la realeza de Judá con ciertas características (1:3-4). Babilonia usó con ellos una estrategia que usó con otros pueblos conquistados: secuestraba, entrenaba y les trataba de lavar el cerebro (un ejemplo es el cambio de nombres, v.7) a “la crema y nata” de esos pueblos, y los ponía al servicio del imperio. A ese grupo se le trataba con cierta preferencia que a los demás esclavos (1:5), aunque en algunos aspectos chocaba con las leyes judías (1:8).
En los versos 8 en adelante se nos presenta un conflicto, a diferencia de muchos de los “aprendices escogidos”, Daniel, Ananías, Misael y Azarías, decidieron no comer la comida babilónica que estaba en contra de sus enseñanzas, prefiriendo comer sólo legumbres y beber sólo agua (ustedes saben que eso no es fácil!). El Señor los pone en gracia con la autoridad competente para que se les permita, y logran estar en mejor estado que los demás (vv. 14-16).
Pasados los 3 años de entrenamiento fueron evaluados por el rey y pasaron con resultados extraordinarios (vv. 18-21). Qué bueno que la Biblia aclara que ellos no obtuvieron esos logros porque eran los “más verdugos del barrio”, sino que Dios los dotó de habilidades excepcionales (v. 17). Eso no quita el mérito de su esfuerzo; es más bien para que quede bien claro quién es el que nos provee lo necesario para triunfar, y no nos tomemos la honra para nosotros.
Capítulo 2: Nabucodonosor tiene un sueño que lo asusta mucho, y llama a los “sabios de su reino” (incluía magos, brujos, hechiceros y astrólogos), para que lo interpreten (práctica nada rara en la época). Pero se la pone difícil: les “exigió que le dijeran lo que había soñado”, bajo amenaza de muerte! (vv. 2b-6). Sus súbditos no lograron satisfacer su petición así que empezó una persecución para ejecutarlos a todos. Entre los sabios se encontraba Daniel el cual pidió un poco de tiempo al rey para darle la interpretación del sueño. Daniel y sus amigos oraron a Dios quien le dio la revelación esa misma noche (su significado tiene implicaciones de amplio espectro histórico cuya complejidad no abordaremos aquí). El rey quedó tan asombrado con la respuesta que se arrodilló y dijo “tu Dios [el de Daniel] es el más grande de todos los dioses, es el Señor de los reyes, y es quien revela los misterios, porque tú pudiste revelar este secreto” (vv. 46-47). Acto seguido, Nabucodonosor ascendió a Daniel quien hizo que ascendieran a sus tres compañeros.
¿Qué fue lo más importante? Que el nombre del Señor quedara en alto. Eso es lo que debería siempre importarnos!
Capítulo 3: Aquí está una de mis historias favorita de toda la Biblia! Nabucodonosor (a pesar de lo mostrado por Dios en el capítulo 2) hace una estatua de oro enorme, y manda que la adoren. La orden llega con cierta presión: “¡Cualquiera que se rehúse a obedecer, será arrojado inmediatamente a un horno ardiente!” (v. 6). Sin embargo Sadrac, Mesac y Abed-nego (estos fueron los nombres caldeos que les dieron a Ananías, Misael y Azarías respectivamente; ver 1:7) no se arrodillaron ni adoraron la estatua. Aparecen algunos astrólogos que los delatan con el rey, probablemente por envidia pues recalcan que eran aquellos “a los que usted puso a cargo de la provincia de Babilonia” (v. 12).
Nabuco (de cariño J) se incomoda, los manda a llamar, y (según él) les da “un chance”, dándoles la oportunidad de salvarse si la próxima vez que toque adorar a la estatua lo hacen. La respuesta de ellos es una de las frases (a mi entender) más valientes citadas en la Biblia: “…no necesitamos defendernos delante de usted. 17Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; 18 pero aunque no lo hiciera [UFFF!], deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.” (vv. 16-18).
El rey se quilla tanto que los manda al horno de fuego, calentado 7 veces más de lo usual. Son arrojados y… sucede el milagro! Nabucodonosor ve que dentro del horno no hay tres personas sino 4, sin ningún daño, y dice que “el cuarto hombre se parece a un dios!” (v. 25). Llama a Sadrac, Mesac y Abed-nego y les pide que salgan. Resumiendo: ni ellos ni sus ropas estaban quemados, y ni siquiera olían a humo (vv. 24-27). Y entonces pasaron de perseguidos a ascendidos (v. 30), que debió ser tremendo golpe para los envidiosos. Dios se las luce, verdad?!
Nota curiosa: Este es el único capítulo que no menciona a Daniel.
Capítulo 4: Este capítulo empieza como una cita del propio Nabucodonosor. Es un testimonio relatado como una carta “a la gente de todas las razas, naciones y lenguas del mundo [babilónico]” (v. 1). Él tiene otro sueño que lo asusta muchísimo. Una vez más los sabios del reino no pudieron interpretarlo y le pidió a Beltsasar (nombre caldeo que le dieron a Daniel; ver 1:7), que lo interpretara. Efectivamente, Daniel (con cierto espanto) le responde que el significado del sueño es que vendrá juicio sobre el rey. Por Nabucodonosor estar de arrogante y no reconocer que fue Dios quien le dio el gran reino que dirigía, iba a comportarse y vivir como un animal del campo durante siete años (vv. 22, 24-25). Una revelación muy fuerte, verdad? Daniel fue sabio y le aconsejó que se arrepintiera, es decir que cambiara el rumbo de sus malas acciones (v. 27).
Doce meses después, al parecer olvidando lo que se le avisó, Nabucodonosor se expresó arrogantemente (vv. 29-30), y se cumplió la profecía; se empezó a comportar como un animal (literalmente, comiendo hierba y viviendo a la intemperie; ver vv. 31-33), y obviamente hubo que aislarlo de todo lo que tenía que ver con su reino. Pasado el tiempo anunciado por el Señor, el rey mismo dice “… yo, Nabucodonosor, levanté los ojos al cielo. Recuperé la razón, alabé y adoré al Altísimo y di honra a aquel que vive para siempre…” (v. 34). Entonces, además de alabar a Dios, relata cómo le fue devuelto el reino (v. 36), y termina diciendo “Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, glorifico y doy honra al Rey del cielo. Todos sus actos son justos y verdaderos, y es capaz de humillar al soberbio” (v. 37). ¡Qué lección… para TODOS nosotros!
Otra nota curiosa: Este es la última vez que se menciona a Nabucodonosor de manera activa en este libro. De ahí en adelante sólo lo citan históricamente.
Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 241: Ezequiel 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Ezequiel (puedes leerlos dando clic aquí: Ezequiel 1-4)

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Ezequiel es el tercero de los llamados “Profetas Mayores”. El libro presenta las palabras de Ezequiel hijo de Buzi, profeta y sacerdote (como Jeremías) y uno de los exiliados a Babilonia con el rey Joaquín (primer exilio) en el año 597 a.C. El libro está escrito en primera persona lo que nos da un acceso a las memorias privadas del profeta, y fue escrito primariamente a los exiliados de Babilonia. Sus profecías hacen un balance entre juicio por los pecados y promesas de esperanza. Este libro es uno de los que presenta los mayores retos teológicos dentro del material profético bíblico y mucho de su material es en prosa narrativa, a diferencia de Isaías y Jeremías. Al ser profeta y sacerdote, entenderemos mejor sus escritos cuando combinamos ambos aspectos de su vida, ya que como sacerdote siempre habla en aspectos de pureza e impureza aludiendo al texto de Levítico, y el libro termina con una descripción detallada del nuevo Templo en la futura restauración de Israel.
Capítulo 1-3: El río Quebar de Babilonia era un lugar donde los exiliados judíos se asentaron, ahí recibió Ezequiel su primera visión. Si el exilio fue en el 597 a.C. su visión fue en el 593-592 a.C. Su visión tiene mucha similaridad con la que Isaías recibe (Isaías 6), pero es mucho más gráfica, de hecho ¡impresionantemente gráfica!, al punto que apela a la imaginación. Esta visión ha sido muchas veces interpretada por los fanáticos de los Ovnis como la prueba bíblica de que existen los extraterrestres (por las ruedas, las cúpulas de cristal, etc.) pero lo que Ezequiel está viendo en gigante y con detalles vívidos está basado en el Lugar Santísimo donde desde el Arca del Pacto, que tenía en su tapa dos querubines que tocaban sus alas, se mostraba la Presencia de Dios. Los querubines son ángeles que combinan en sus apariciones partes de animales con partes humanas. Literalmente significa: “Leones Alados”.
Ezequiel siente que está frente a Dios, lo que lo llena de temor. Como en todos los llamados proféticos que hemos visto hasta ahora está la advertencia: “Es muy probable que no te hagan caso, pero ¡habla!”
“Comer el libro” significaba llenarse del mensaje. Juan en Apocalipsis también recibe un libro, pero es amargo en su boca y dulce en su estómago a diferencia de Ezequiel. Tel-Abib, que es donde Ezequiel es llevado, no es la misma ciudad que la Tel-Aviv actual, a la que se le dio ese nombre en 1909 para simbolizar el re-nacimiento de la tierra de Israel. Como resultado de esta experiencia, Ezequiel queda en shock por siete días antes de iniciar a hablar. Sus siete días de silencio tienen también una conexión con las prácticas de luto (ver Job 2:13) o los siete días de incubación durante la ceremonia de ordenación sacerdotal (Levítico 8:33-35). No está lejos de la realidad ya que Ezequiel mantiene sus prácticas sacerdotales a través de todo el libro.
Ahora adquiere una responsabilidad profunda que va con las palabras que le son dadas: “Si advierte al pueblo de su pecado y estos no hacen caso: ese es el problema de la gente. Pero si no le advierte y la gente muere por no ser reprendido en sus caminos: entonces es problema y culpa de Ezequiel.”
Capítulo 4: Recuerda que Ezequiel sale en el primer exilio, Jerusalén todavía no ha sido destruida y tiene a Jeremías hablando con sus habitantes. A Ezequiel le toca la tarea de profetizar a los que están en el exilio sobre lo que le pasará a Israel. Quizás guardaban la esperanza de que volverían y pronto, pero la profecía dice que no es así.
Con base la tradición profética, Ezequiel dramatiza su profecía por orden de Dios y el mismo se convierte en el ejemplo de lo que pasará con el pueblo por su pecado.
¡Duro ser profeta! ¿No?

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 215: Isaías 17-20

Lee los capítulos 17 al 2o del libro de Isaías (puedes leerlos dando click aquí: Isaías 17-20)

Notas De Estudio

Capítulo 17: Damasco ha sido por siglos la capital de Aram (lo que también se conoce como Siria), y en muchas ocasiones representó un enemigo poderoso contra Israel. El capítulo describe la crisis Siro-Efraimita que tuvo lugar en el 735 a.C. que se describe en los capítulos 7-8. Este capítulo no solo concierne a la ciudad de Damasco sino también a sus aliados: el Reino del Norte (o Israel) y el Imperio Asirio contra quien los Arameos (o Sirios) y los de Efraín se sublevaron.

Capítulo 18-20: Oráculo contra los etíopes y los egipcios. “Cus”, como se conoce a Nubia en hebreo (a veces también llamada Etiopía), es el área al sur de Egipto, conocidas por sus múltiples insectos (de ahí la referencia al sonido de langostas). En los años 700s-600s a.C. Egipto era controlado por faraones etíopes. Este capítulo puede referirse a movimientos diplomáticos y militares en los que estos faraones etíopes juegan un rol central. Embajadores etíopes han sido enviados a Judá con el fin de que se unan a una revuelta contra Asiria, Isaías anima a los judíos a negarse a participar en esta ya que ellos están seguros: Dios es su protección. Judá no necesita aliarse a otras naciones por su seguridad. Isaías entonces narra la caída de Etiopia y Egipto, Judá será más poderoso que ellos, los Egipcios y los Etíopes vendrán a servir al Señor.
La Ciudad del Sol (19:18) fue Heliópolis, y que haya adoración a Dios en ese lugar es un signo de profunda transformación. En años posteriores asentamientos judíos y sus sinagogas eran comunes en el Egipto helenista.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 214: Isaías 13-16

Lee los capítulos 13 al 16 del libro de Isaías (puedes leerlos dando click aquí: Isaías 13-16)

Notas De Estudio

Capítulo 13-14: Desde el capítulo 13 hasta el 23 hay oráculos o profecías de juicio contra diferentes naciones.
El capítulo 13 y parte del 14 comprenden una profecía contra Babilonia. Para que tengamos una idea del poder de estas palabras: al momento de Isaías decirlas Babilonia no era todavía un imperio. Una nación fuerte sí, pero no el histórico Imperio Babilónico que conocemos. Imagínense la impresión en los que la escucharon o leyeron en primera instancia, ¡imagínense la impresión en quienes empezaron a ver muchos años después que Babilonia se levantaba como Imperio! ¿tendría razón Isaías? ¿aullarán en sus fortalezas las hienas y en sus lujosos palacios los chacales?
Pregunta: ¿de qué nos sirve a nosotros leer una profecía sobre una nación que ya no… existe? Nos hace saber del poder y omnisciencia de Dios.
El resto del capítulo 14 son profecías contra Asiria y Filistea, naciones de las que ya no quedan rastro.

Capítulos 15-16: Moab era una nación vecina al Reino de Judá (desde donde profetiza Isaías), quedaba justo al lado al este. Eran descendientes de Moab quien fue fruto de la relación incestuosa de Lot con una de sus hijas (Génesis 19), y siempre representó una amenaza para Israel. La predicción de Isaías es expresada como un lamento, el autor “hace luto” sobre lo que le ha ocurrido, mientras va mencionando algunas de las ciudades de Moab, de forma que nos hace entender que los moabitas van descendiendo hasta refugiarse en Edom (que quedaba justo al sur de Moab).

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 213: Isaías 9-12

Lee los capítulos 9 al 12 del libro de Isaías (puedes leerlos dando click aquí: Isaías 9-12)

Notas De Estudio

Capítulo 9: Se describe la liberación de la adversidad. Casi todos los verbos son en pasado y eso parece no deja claro si el niño ya ha nacido y es uno de los reyes bajo los cuales profetizo Isaías o es alguien que va a nacer. Las referencias apuntan a que estos versos se refieren a Jesús el Mesías (“el futuro honrará a Galilea…” v. 1)
La última parte de este capítulo (desde el 9:7 hasta 10:4) son profecías sobre la destrucción del Reino del Norte: Israel. Por su maldad Dios traerá desastre sobre ellos, y a pesar que la arrogancia de muchos les hace decir que si viene desastre se sobrepondrán: el desastre vendrá y no se sobrepondrán.

Capítulo 10: Los Asirios, utilizados como “instrumento de Dios” para cumplir sus propósitos, se han creído la gran cosa, han incluso blasfemado contra ese mismo Dios (algunos pasajes en 2 Reyes y 2 Crónicas sugieren que el rey Asirio sabía que Dios lo había puesto como instrumento para cumplir sus propósitos, aún así blasfema contra Dios y lo compara con el Dios Asirio). Por eso: será usado pero será destruido pues “¿Puede gloriarse el hacha más que el que la maneja?” (v. 15)
El castigo hará que Israel vuelva su corazón a Dios.

Capítulos 11-12: La imagen es de cuando un árbol es cortado y en medio del gran tronco surge una ramita, eso es un retoño. El árbol (el linaje de David, que ha sido cortado porque los descendientes de David no hicieron lo que agrada a Dios sino todo lo contrario) volverá a crecer en la persona del Mesías, quien traerá paz para todo el mundo, no sólo para Israel. “… rebosará la tierra del conocimiento del Señor
como rebosa el mar con las aguas.” (11:9) es de las imágenes proféticas más conocidas de Isaías. ¿Imaginas ese tiempo? ¿Un tiempo en el que todos correrán a Dios?
Solo de pensarlo nos llenamos de alabanza (cap. 12).

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 212: Isaías 5-8

Lee los capítulos 5 al 8 del libro de Isaías (puedes leerlos dando click aquí: Isaías 5-8)

Notas De Estudio

Capítulo 5: “La Parábola de la Viña” (1-7): Israel es la viña del Señor, sembrada para dar buenas uvas pero terminó teniendo malos frutos. El propietario (Dios) destruirá (los castigará) la viña (Israel) para poder recuperar la tierra. En los versículos 8-24 hay una serie de maldiciones inicialmente para los explotadores que oprimen a la gente pero que luego pasa a maldiciones para pecados del pueblo. En hebreo cada una es introducida por un “¡Ay!” o “¡Hey!”, que es como un llamado de atención con respecto a un pronto castigo.

Capítulo 6: El llamado a Isaías. Este pasaje es interpretado de dos maneras:
1- Como la iniciación de Isaías al oficio profético, ya que contiene similitudes con otros llamados (Éxodo 3-5; Jeremías 1; Ezequiel 1-3).
2- Como un llamado a una nueva etapa en la carrera profética de Isaías. Los que lo interpretan de esta manera lo hacen así porque no les hace sentido que el llamado aparezca capítulos después de haber empezado el libro.
La número uno es la más probable, ya que la estructura de Isaías no nos señala a un libro que ha sido ordenado cronológicamente.
“En el año en que murió el rey Uzías” (v. 1): anteriormente se marcaban las fechas en relación a quién reinaba u otro evento importante.
La visión es impresionante y lo primero que causa en Isaías es la impresión de que morirá. Pero Dios limpia sus labios. Este llamado tiene dos diferencias con las otras iniciaciones proféticas:
1- Dios no hace el llamado directamente a Isaías (“¿Quién irá por nosotros?”)
2- Isaías no titubea ni pone excusas, solo dice “Heme aquí, yo voy.”
¡Qué podamos estar dispuestos como Isaías cuando escuchemos el llamado de Dios!
Isaías entonces es comisionado a predicar las Palabras que Dios les ponga, la gente no le hará caso, el exilio es inevitable pero debe hacerlo.

Capítulo 7: Como habíamos dicho en la introducción, gran parte de Isaías es dedicada a profecías sobre el Mesías, esta es una. El contexto en que la profecía es dada es extraño ya que al profeta se le ha pedido una señal de que Dios liberará a Israel en ese momento, la señal que se le da es de “Emanuel” (Dios con nosotros).
Según lo que leemos en 2 Reyes, Acaz no le creyó a Dios y, a pesar de que vencieron y vieron como Siria y Efraín fueron vencidos, terminaron siendo dependientes de Asiria.

Capítulo 8: Toda la vida del profeta es una profecía. Es invitado por Dios a vivir de una manera que lo que haga es parte de la palabra que impartirá delante de Dios. por eso vemos que el hijo de Isaías se llama Maher Salal Jasbaz (“Ya viene la destrucción, ya están aquí los ladrones”). En este caso la señal es para Isaías en primera instancia y será en el futuro para los que la lean. La profecía es contra el Reino del Norte (y Siria), quienes serán llevados cautivaos por Asiria a quien Dios llama “su instrumento”.
El capítulo termina con un llamado a ser fiel a Dios.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 211: Isaías 1-4

Lee los capítulos 1 al 4 del libro de Isaías (puedes leerlos dando click aquí: Isaías 1-4)

Notas De Estudio

Introducción Al Libro: Con Isaías entramos a los “Libros Proféticos”, que son los escritos de los profetas. Estos se dividen en “Profetas Mayores” (Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel) y “Profetas Menores” (Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías). Lo de “mayores y menores” no tiene nada que ver con niveles de importancia o rango. Llamamos “mayores” a los profetas que fueron más prolíficos escribiendo y “menores” a los que escribieron menos. Los profetas no eran personajes populares, en la mayoría de los casos (por no decir “en la totalidad de los casos”) el pueblo y los lideres religiosos los odiaban porque sus palabras no eran fáciles de digerir.  A causa de que el corazón del pueblo pasaba más tiempo lejos de Dios que cerca de El, las profecías eran en muchas ocasiones de juicio, pero siempre acompañadas del ingrediente misericordia. Por esta razón muchos fueron asesinados, y no fue hasta después del exilio cuando sus escritos empezaron a hacer sentido en la mente del pueblo de Israel.
Isaías es quizás el más famoso de los profetas, ya que muchas de sus profecías encajan con el Mesías y con el establecimiento del Reino de Dios. Es un poeta y sus profecías emergen de entre hermosas palabras que se entretejen para expresar lo que Dios ha dicho. De familia real, y pudiendo ejercer influencia desde la política, la experiencia de una visión de Dios a la edad de 18 años lo llevó por el camino profético. Las profecías del libro fueron dadas entre el 742 a.C. – 686 a.C., entre los reinados de Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías. Aparte de estos datos se conoce poco de su vida. Veamos que nos tiene que decir el profeta Isaías.

Capítulo 1: Isaías profetiza exponiendo el pecado del pueblo, pecado que se oculta detrás de las apariencias religiosas. Por eso el profeta no solo profetiza contra la maldad de los judíos sino que profetiza contra sus prácticas religiosas, Dios habla de forma muy fuerte a través de Isaías: “¡Ya estoy harto de esas ofrendas…!” (v. 11) “Ustedes oran mucho… pero yo no los veo ni los escucho.” (v. 15) A pesar de esto, Dios ofrece una salida, si hay arrepentimiento El perdonará, restaurará y limpiará (v. 18).
Como Israel, acostumbramos a desconectar nuestra “vida espiritual” de todo lo demás, dividimos en compartimientos nuestras vidas de modo que una cosa no tenga que ver con las otras y terminamos ocultando nuestros errores detrás de congregarnos, ir a eventos cristianos y realizar sacrificios ocasionales. Pero lo “espiritual” debe estar conectado con todo lo demás, de modo que lo permee, y nuestra vida de oración, de congregación y de trabajo para Dios debe venir de una vida integra y en santidad. Las Palabras de Isaías para los judíos de esa época bien pueden conectarse con la vida que llevamos hoy.

Capítulo 2: Aunque algunos capítulos se conectan unos con otros, en la literatura profética de Isaías encontraremos profecías sobre diversas cosas y a veces sin orden cronológico. Lo pueden notar al pasar del capítulo 1 al 2. El capítulo 2 está dividido en dos partes:
Primera Parte (1-5): Restauración y Gloria Futura de Sión (Jerusalén), a donde vendrán de todas partes a aprender del Señor y a adorarle. La característica de este tiempo será la paz, la gente abandonará sus armas y las transformará en instrumentos de trabajo.
Segunda Parte (6-22): El Día del Señor, donde no solo habrá juicio contra los malvados (aquí su mayor pecado es ser orgulloso y arrogante, lo que los ha llevado al punto donde no necesitan a Dios sino que su confianza está en sí mismo y en sus ídolos), sino que los que queden reconocerán que Dios es el único Dios.

Capítulo 3-4: Isaías profetiza la destrucción de Jerusalén, acompañada de la confusión de sus habitantes y de falta de liderazgo, no habrá nadie que la gobierne ni quiera gobernarla. Pero el flujo de los capítulos es raro. No se si te llamó la atención que el cuatro pasa de la escritura de juicio a narrar un tiempo hermoso donde los sobrevivientes servirán a Dios y el Señor los acompañará como lo hizo en el desierto (2-6). Esto es característico de la escritura de Isaías.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™