Día 342: Apocalipsis 15-17

Lee el libro Apocalipsis 15-17 (puedes leerlos dando clic aquí (Apocalipsis 15-17)

Notas de Estudio

Capítulos 15-16: Aquí inician las últimas calamidades sobre la tierra. El concepto de “La Ira de Dios” es muy difícil de digerir para el hombre moderno (¿postmoderno? ¿transmoderno?) por dos razones, una es “secular” y la otra tiene que ver con la forma en que predicamos el cristianismo, así que podríamos llamarla “religiosa”:

1- El hombre y la mujer modernos se entienden merecedores de cosas aunque no las hayan ganado. La sociedad debe ser justa contigo, aunque no cumplas con tus deberes sociales. Otros deben entenderte, aunque tú no los entiendas. La gente debe admirarte, aunque no haya en ti nada por qué ser admirado. Así que, “la ira de Dios” es un concepto injusto ya que no deberían ser juzgados por “hacer lo que quieren” ya que es “su derecho”. ¿Entienden el punto? ¡Bien! Seguimos.

2- Los cristianos siempre han predicado un “Dios de Amor”, al punto de hacer un paralelismo entre el Antiguo y Nuevo Testamento en donde la comparación entre el Dios del Antiguo y el Nuevo te hacen entender como que hay “dos dioses”, siendo el Dios del AT explosivo y lleno de odio e ira, y el del NT lleno de amor y paz. Esto obviamente no es así, Dios siempre ha sido un Dios de amor, lento para la ira y grande en misericordia. Pero también ha advertido que si continuamos en nuestros caminos malignos esto tendrá sus consecuencias. Cuando llegamos a Apocalipsis nos encontramos con Dios derramando su ira (la “consecuencia”) sobre la tierra. Pero hemos visto que, a pesar de que las cosas van empeorando los habitantes de la tierra siguen empecinados en su estilo de vida maligno y egoísta, no hay arrepentimiento ni dolor por lo sucedido.

En medio del derramamiento de la ira del Señor hay dos cantos de alabanzas: uno es de los santos que fueron vestidos de blancos, esos que fueron martirizados por seguir a Cristo y otro del ángel que derrama la tercera copa, el punto central del canto es: DIOS ES JUSTO. ¡Ajá! Ellos cantan porque por fin se hace justicia sobre los malvados, sobre los que persiguieron a la iglesia, sobre los que practicaron el mal sumergiendo a los habitantes de la tierra a opresión. Si somos gente que clama por justicia deberíamos cantar igual.
El hecho de que se repita constantemente en el capítulo 16 que “ni así se arrepintieron”, indica que de alguna forma puso haber misericordia pero los habitantes de la tierra eligieron otro camino. De hecho, se prepararon junto a la bestia para pelear contra Dios. Nos hace recordar el Salmo 2:1-3:
“¿Por qué se sublevan las naciones,
    y en vano conspiran los pueblos?
Los reyes de la tierra se rebelan;
    los gobernantes se confabulan contra el Señor
    y contra su ungido.
 Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas!
    ¡Librémonos de su yugo!»”

Capítulo 17: La mujer que aparece montada sobre la bestia es “La Gran Babilonia”, que a los ojos del mundo está envuelta en riquezas y realeza pero en verdad ella representa todo lo vil e impuro y malvado. La bestia se ha manifestado antes (no estamos claros cuándo) y se manifiesta de nuevo. Las siete cabezas son siete montañas (17:9) esto parece ser una referencia a Roma, que en la antigüedad era conocida como la ciudad de las siete montañas. La identidad de los siete reyes es motivo de disputa, como parece ser Roma (por las siete montañas) algunos lo interpretan como siete emperadores históricos de Roma, pero no hace sentido porque para el tiempo en que Juan escribe Apocalipsis (entre el 90 d.C. al 95 d.C.) ya habían gobernado 10 emperadores (Dominiciano envío a Juan a Patmos), así que otros lo interpretan como la referencia a siete imperios grandes imperios (ejemplo: Egipto, Asiria, Babilonia, Persa, Grecia, Roma y luego un futuro imperio que durará poco y luego un séptimo). De igual manera diferentes personas han interpretado a “La Gran Babilonia” en su época como el Imperio en turno.
La guerra contra el Cordero es la batalla futura que veremos en unos cuantos capítulos.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 332: 1 Pedro 1-4

Lee el libro 1 Pedro 1-4 (puedes leerlos dando clic aquí: 1 Pedro 1-4)

Notas de Estudio

Introducción: La carta de Pedro fue escrita entre los años 62-64  desde Roma a un conjunto de Iglesias (ver 1:1) localizadas ahora en el norte de lo que conocemos como Turquía, en un tiempo donde la persecución a los cristianos se había extendido desde Roma a diferentes partes del Imperio, bajo el gobierno del malvado y neurótico emperador Nerón. El hecho de que Pedro hace referencia a “La iglesia de Babilonia” como el lugar desde donde envía saludos (5:13) nos dice que la escribió desde Roma (Babilonia era el nombre que los cristianos usaban para referirse a Roma).
El propósito de la carta es animar a los creyentes que han estado sufriendo y a que permanezcan firmes en medio de la persecución. Les pide no enfocarse solo en lo que pasa en el presente y los privilegios espirituales actuales de ser la iglesia de Cristo sino también en el futuro. Ahora solo somos “extranjeros” en una tierra que no es nuestra.
Capítulos 1-4: Una de las tendencias comunes de muchos cristianos al pasar por momentos difíciles, es a renunciar a su fe o a vivir de manera irresponsable. Aunque los cristianos de la primera iglesia tenían muy claro el mensaje desde Jesucristo a través de los apóstoles y luego de sus  líderes (algunos discípulos del mismo Cristo o de los apóstoles) que el sufrimiento es parte de la vida cristiana, la actitud de algunos podía ser no muy diferente a la que muchas personas toman hoy: es muy difícil hacer sentido al hecho de que somos hijos de Dios, cristianos, fieles a El y tengamos que pasar por momentos tan difíciles. Pedro les anima a que, a pesar de las pruebas y sufrimientos, sigan viviendo en santidad, sigan siendo fieles a Dios. Esto es grande ya que, al menos que vivas en un país donde la iglesia está siendo perseguida en este momento, no creo que lleguemos al sufrimiento que estos hermanos experimentaban. Pero la vida que vivimos ahora es solo un segundo (1:24) en comparación con la vida futura y la esperanza que nos espera.
El efecto del sufrimiento y la persecución disminuye cuando decidimos crecer como creyentes, por esta razón Pedro les recomienda que, a pesar de que (2:1-2) son todavía nuevos como creyentes, busquen la leche espiritual, el alimento que los hará crecer.
Los creyentes no se reunían en Templos, no había lugares consagrados en los que los cristianos se reunían. Las reuniones se hacían en cualquier lugar donde pudiesen hablar de la Palabra tranquilo, animarse como creyentes y tener comunión sin ser descubiertos (recuerden, estaban siendo perseguidos), así que en el cristianismo cada creyente es una “piedra viva” del templo de Dios. Eso hace que seamos más cuidadosos en nuestra manera de vivir. El templo de Dios no es de este mundo, así que estamos de pasada, somos residentes temporales en este planeta.
Luego Pedro aborda cuatro puntos que usualmente son difíciles de abordar en el creyente actual:
1- Respeto a las autoridades: Recordemos que en ese momento los cristianos estaban siendo perseguidos por las mismas autoridades que Pedro les pide que respeten. El creyente actual se pregunta: ¿Bajo que condiciones? ¿Todo el tiempo? ¿Qué tal si el gobernante o las autoridades son corruptas? Pedro dice que el papel del creyente es respetar las leyes y vivir en paz, lo que sugiere que los cristianos no debían ser perseguidos por sublevarse contra el imperio sino que, si eran perseguidos (lo que nos recuerdan las palabras de Jesús) que sea por hacer el bien. Es obvio que hay situaciones en las que las recomendaciones de las autoridades no deben cumplirse (en el caso de los creyentes de esa época estaban en contra de la autoridad al reunirse para adorar a Jesús, ¿respetarían a las autoridades en esas condiciones? Estaban claros que no, pero en todo lo demás debían ser buenos ciudadanos (pagos de impuestos, respeto a las leyes, etc.). Obviamente la discusión de este punto es amplia y diferentes condiciones traen diferentes preguntas.
2- Esclavos: Para este tema ir a: Día 325 (elcirculo.com.do/dia325bibliacompleta/) la explicación de la esclavitud en Filemón.
3- Esposas con maridos no creyentes: sean fieles al Señor para que sus esposos sean ganados.
4- Esposos: honren a sus esposas, algo que usualmente no se trata (casi siempre se aborda a la esposa), pero el esposo debe ser respetuoso y debe tratarla como un regalo delicado que viene de Dios y con quien comparte la vida en Cristo.
En el capítulo 4, el asunto del sufrimiento es tratado con amplitud en este capítulo. ¿Debería sorprendernos que como creyentes se nos persiga o suframos? ¡No! Pero si sufrimos que sea por hacer el bien, en ese caso no debemos bajar la cabeza sino mantenerla en alto.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 325: Epístolas a Tito y Filemón

Lee la Epístolas a Tito y Filemón  (puedes leerlos dando clic aquí: Epistolas a Tito y Filemon)

Notas de Estudio

Tito 1-3: Esta carta fue escrita por Pablo desde Nicópolis, una ciudad al oeste de Grecia y la llevaron Zenas y Apolos, quienes pasarían por la isla de Creta en uno de sus viajes. Tito era un gentil cristiano (Gálatas 2:1-3) quien se convirtió al cristianismo a través del ministerio de Pablo. Después de Pablo ser aprisionado en Roma (Hechos 28), él y Tito ministraron brevemente en Creta. Cuando Pablo partió dejó a Tito para que continuara el ministerio, organizara la iglesia y eligiera ancianos para el liderazgo (Tito 1:5).
Como habrás podido notar, esta carta carece del detalle que tienen las que fueron dirigidas a Timoteo, Pablo da casi las mismas instrucciones que en las cartas anteriores pero parece estar escribiendo más rápido. De todas formas podemos apreciar que había cierto patrón en el manejo de Pablo y sus colaboradores en la plantación y mantenimiento de las iglesias.
Sabemos que la vida en la Isla de Creta había caído en un nivel muy bajo de moralidad en tiempos en que el Nuevo Testamento se escribió, a parte de eso los creyentes que había eran inmaduros y necesitaban instrucciones básicas sobre la moralidad y la conducta cristiana. A esto súmale las falsas enseñanzas que se estaban extendiendo por todas las iglesias de la época.
A parte de instrucciones sobre el manejo de la iglesia, Pablo incluye instrucciones personales a Tito (de esas que debemos prestarle mucha atención) entre las que se encuentran: mantener la cordura, no discutir (aparentemente la discusión teológica o inter-religiosa estaba de moda, como lo está hoy en día), hacerse respetar, cuidar su conducta, entre otras.
Filemón: Filemón era un creyente aparentemente rico y la iglesia de Colosas se reunía en su casa. Pablo entonces le escribe concerniente a Onésimo, uno de los esclavos de Filemón que había escapado de su casa en Colosas para llegar a Roma habiendo robado dinero y algunas posesiones de su amo, allí en la gran ciudad es encarcelado. Pablo lo conoce en prisión y cuando Onésimo es liberado lo envía con una carta a Filemón, que es la única carta de carácter personal que conservamos del apóstol. La carta no contiene ninguna instrucción para la iglesia, ni para Filemón como miembro de la misma, sino una petición insistente de que, a pesar de que Onésimo le había faltado, ahora era un creyente y que bajo las instrucciones y recomendación de Pablo debía recibirlo.
Si eres un lector consciente, el hecho de que Onésimo haya sido un esclavo en casa de un creyente, que también funcionaba como lugar de reunión para la iglesia probablemente te hará cuestionar un poco o alarmarte. Cuando pensamos en esclavitud inmediatamente nos remontamos a la trata de esclavos africanos durante la época colonial, pero en el Imperio Romano las prácticas de esclavitud (sin ánimos de apoyarlas, damos gracias a Dios) eran muy diferentes y generalmente los esclavos eran personas que bajo un salario mínimo estaban obligados a servir en una casa o en la propiedad de algún señor a causa de una deuda que habían contraído y que les era imposible pagar. En este caso los esclavos tenían cierta libertad: salían a la calle, compraban cosas, manejaban cierta cantidad de dinero. Llamémosle “siervos obligatorios” para que puedas entenderlo mejor. Onésimo era uno de estos, y Pablo lo reenvía para que termine su paga a Filemón, retribuyéndole el mismo Pablo el dinero que el esclavo había robado.
Fue escrita alrededor del año 61 d.C. y junto con Colosenses, Efesios y Filipenses forma parte de las cartas de la prisión. Esta carta ha sido una inspiración para la liberación de los esclavos, y ha sido dejada en el canón bíblico (a pesar de su carácter personal) porque ilustra como se rompían las barreras culturales entre cristianos.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————  
El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 302: Romanos 1-4

Lee el libro de Romanos capítulos del 1 al 4 (puedes leerlos dando clic aquí: Romanos 1-4).

Notas de Estudio

Introducción: La Epístola de Pablo a los Romanos resulta ser uno de los libros bíblicos con mayor carga teológica. Se enfoca en la doctrina de la salvación, incluyendo sus implicaciones prácticas para todos los creyentes quienes la han recibido por gracia (como regalo) a través de Jesucristo. Sabemos que Pablo escribió esta carta cuando estaba en Corinto y camino a Jerusalén en los primeros meses del año 57 d.C. (Hechos 20:3; Romanos 15:25-29). Mientras que las otras cartas de Pablo fueron dirigidas a Iglesias que él había plantado ese no es el caso de “Romanos”. Pablo no había estado en Roma en ninguno de sus viajes misioneros, así que escribe a iglesias que no ha fundado pero jugaban un papel importante por estar justo en el centro del Imperio, y de la que sabemos congregaba a algunas personalidades importantes con conexión con el César. No sabemos quién fundó estas iglesias.
El propósito de la carta es fortalecer a los creyentes romanos, y el contenido nos revela que en la iglesia había tensiones entre creyentes de diferentes posiciones, judíos y no-judíos. La contribución de la carta a la predicación del Evangelio es invaluable, por su aporte a lo que conocemos como “doctrina de la gracia”.
Capítulo 1: Desde Romanos hasta el final del NT estaremos leyendo Cartas enviadas a iglesias específicas sobre problemáticas específicas que esas iglesias enfrentaban. Es obvio que, aunque eran problemáticas específicas a iglesias específicas en momentos específicos de la historia, muchas de estas cosas se aplican a nosotros y es la razón por la que se encuentran en la Biblia.
Después de presentarse, saludar a los hermanos de Roma y expresar su deseo de verlos, Pablo se enfoca en la necesidad de llevar el Evangelio (“Buena Noticia”) sin ninguna vergüenza, lo que es un preámbulo a lo que sigue por el resto de la carta.
El capítulo 1 tiene información importante para la pregunta: “¿Qué pasa con los que nunca han leído la Biblia o nacieron antes de que se pudiese predicar el evangelio?” Esta es la respuesta de Pablo:
“… desde la creación del mundo, todos han visto los cielos y la tierra. Por medio de todo lo que Dios hizo, ellos pueden ver a simple vista las cualidades invisibles de Dios: su poder eterno y su naturaleza divina. Así que no tienen ninguna excusa para no conocer a Dios.
Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias.” (vs. 19-21)
¿Por qué el mundo es un lugar tan oscuro?
“Entonces Dios los abandonó para que hicieran todas las cosas vergonzosas que deseaban en su corazón. Como resultado, usaron sus cuerpos para hacerse cosas viles y degradantes entre sí.” (v. 24)
El hombre ha decidido darle la espalda a Dios, Dios ha abandonado al hombre a sus deseos, es el resultado de lo que vivimos hasta el día de hoy. A pesar de esto, no son preguntas tan fáciles de responder y Pablo nos lleva solo al inicio de una larga discusión al respecto. La naturaleza ha sido puesta como evidencia de la existencia de Dios pero el hombre ha decidido adorar a la naturaleza misma, antes bajo el disfraz de la religión hoy bajo el disfraz del naturalismo y a veces de la ciencia. Cada cosa en su lugar, la ciencia no es necesariamente mala pero debería conducirnos a una mejor relación con Dios, no a lo contrario.
Capítulo 2-3: Como está escribiendo tanto a judíos como a no-judíos (‘gentiles” o “goy” como los judíos nos llaman), Pablo necesita aclarar que los judíos, a pesar de ser guardianes de la revelación de Dios no gozan de un estatus mayor. ¡Al contrario! El ser guardianes de la revelación les da una mayor responsabilidad ante su pecado. La circuncisión (el ritual mediante el cual los judíos cortan el prepucio a sus hijos varones al octavo día de su nacimiento como señal del pacto con Dios) no los hace mejores ni más privilegiados. Ser elegidos los pone en una posición peligrosa: porque conocen la ley, si pecan su castigo es mayor.
Todos somos pecadores: “Por cuanto todos hemos pecados, estamos destituidos de la gloria de Dios” (3:23), de esa premisa debemos partir, no de la condición de elegidos o no, sino de: somos pecadores, no merecemos la gracia de Dios.
Dios no es solo Dios de los judíos sino de todos, y nos declara justos gratuitamente a través de Jesucristo.
Capítulo 4: La pregunta de los judíos sería: “Pero somos hijos de Abraham, ¿eso no nos hace mejores que los demás?” La respuesta de Pablo es impresionante:
La circuncisión no te hace hijo de Abraham sino la fe en Dios y en que El es quien nos hace justos no nada que hagamos. Abraham fue considerado justo por Dios por la fe que tuvo en Dios no por la circuncisión, de hecho: Abraham tiene fe muchos años antes de ser circuncidado. Entonces: Abraham, quien es padre de los circuncidados, es padre también de los que tienen fe, es decir: de todos los que creen en Dios y que El es quien nos hace justos estemos circuncidados o no.
En ese sentido debemos seguir el ejemplo de Abraham, no en circuncidarnos sino en tener fe a pesar de que los eventos que rodeen nuestras vidas indiquen lo contrario.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 301: Hechos 25-28

Lee el libro de Hechos capítulos del 25 al 28 (puedes leerlos dando clic aquí: Hechos 25-28).

Notas de Estudio

Capítulos 25-28: Pablo pasa de las manos de Félix a Festo (nuevo gobernador romano quien gobierna desde Cesárea). El asunto era importante para los sacerdotes y líderes judíos ya que no esperan mucho tiempo para insistir en que se le haga juicio a Pablo. Nuevamente Pablo da su testimonio tanto a Festo como a Agripa.
Nos ofrece aspectos importantes sobre sí mismo: parece que pasó su juventud hasta los 12 o 13 años en Tarso donde fue educado en alguna escuela Griega. Luego fue a Jerusalén y fue educado bajo Gamaliel (quien era miembro del Sanedrín, respetado maestro judío, pero que ya había muerto cuando sucedieron estas cosas con Pablo). Esta es la tercera vez que Pablo también narra los hechos alrededor de su conversión, y hay algunas variantes que se incluyen en la narración y que no se encuentran en las otras.. Un buen ejercicio sería compararlas, ¿dale?
 y apela a César, como una forma de ser liberado de las garras judías, lo que hace que sea enviado a Roma.
Después de un viaje con muchos problemas, Pablo pasó los siguientes años como prisionero romano. Las condiciones eran muy diferentes a las actuales: un prisionero como Pablo debía pagar su propia comida y estadía (hasta donde sabemos gran parte del tiempo fue preso domiciliario), y en muchas ocasiones la del soldado que lo acompañaba.
El libro de Hechos termina con Pablo prisionero, fue liberado unos dos años después. La tradición nos dice que Pablo viajó a algún lugar (probablemente a España como se proponía, pero no hay nada que lo confirme históricamente) y luego fue apresado y decapitado bajo orden de Nerón.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————

 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™