Diferente

“Santo” es el término que más se usa en la Biblia para referirse a los creyentes, más que “cristiano” (que sólo aparece 3 veces en la Biblia) y más que “discípulo”. Había esta idea enraizada en la Palabra de que los creyentes eran definitivamente una “nación santa”. Entonces, ¿Por qué ahora el término sólo se usa para referirse a personas que han entrado en cierto “Salón de la Fama” o a individuos que exceden nuestra capacidad moral? ¿Qué tiene que ver la santidad con eso? ¿Cómo te sientes si te llamo “santo”? ¡Hablemos! Hablemos de santo, άγίος, diferentes.

PDF
Audio MP3

Fecha: 9 de Agosto, 2015
Autor: Fausto Liriano

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link as…”)

[Audio:http://www.elcirculo.com.do/Mensajes/Diferente.mp3]

Not Of This World (Santiago 4:1-10)

La Carta de Santiago en la Biblia es una de las más directas, sacando a flote un montón de temas que tocan casi cada área de nuestra vida y de cómo nos relacionamos con otros. No sólo es informativa (a veces frontal) sino que es profundamente práctica. Por eso estaremos estudiándola durante las próximas semanas y viendo con atención cada detalle para aplicarla a nuestras vidas.

PDF
Audio MP3

Fecha: 08 de Noviembre, 2015
Autor: Javier Galvá

(Si deseas descargar el audio, haz click derecho sobre el enlace y selecciona “Guardar enlace como…” o “Save link as…”)

[Audio:http://www.elcirculo.com.do/Mensajes/santiago10.mp3]

Día 59: Deuteronomio 22 al 24

Lee los capítulos 22 al 24 del libro de Deuteronomio (puedes leerlos dando click aquí: Deuteronomio 22-24)

Notas De Estudio

Capítulo 22: diferentes leyes que tienen que ver con la práctica de la bondad, y el cuidado de los demás y sus propiedadess. Algunos preguntarán: “¡Ay! Pero aquí se habla de bueyes que cayeron o burros, estamos en tiempos como ¿modernos? ¿cómo eso se cumpliría hoy?” Ya se que estamos “bajo la gracia” y vivir bajo la ley como medio de salvación no aplica ni de aquí allí, pero la práctica de la bondad en respuesta al favor de Dios (no como medio para obtener salvación) ¿no te parece una buena forma de agradecimiento? En este caso se habla de un buey pero puede ser el carro de tu amigo o de otra persona que se quedó en la calle, ¿por qué hacerse el desentendido? ¡ayúdalo!
El verso 4 es en el que se basan algunas iglesias para decir que las mujeres no deben usar pantalones (aunque hay pantalones de mujeres) esta ley es más sobre la preocupación de “cruces de genero”, que podía darse aún en esos tiempos.
Las leyes también muestran cuidado por el medio ambiente, como en el caso de los tres capítulos anteriores, en uno de ellos se decía que no se deben cortar los árboles cuando se está en guerra, en este capítulo habla de nidos caídos. Lo de mezclar las semillas tiene lógica en el sentido de que ciertos tipos de semillas consumen más de los minerales de la tierra que otras provocando que las que se encuentran sembradas con ellas en el mismo campo no crezcan de la misma manera o que sus frutos no tengan los mismos nutrientes, de todas formas: no sabemos el contexto específico del por qué esta se dio. Las frutos de lo que se ha sembrado de diferentes especies en un mismo campo “son consagrados al Señor”, esto quiere decir: no deben ser consumidos.
Hasta el día de hoy los judíos siguen practicando este mandato del uso de borlas en su ropa, no se nos da ninguna razón para esta ley. A partir de la Edad Media, en tiempos de una gran persecución contra los judíos, empezaron a usarlas debajo de sus ropas. Son llamados “talit katan”, y según algunos rabinos judíos el mandato está conectado con el hecho (no comprobado) que en Egipto los sacerdotes usaban borlas para indicar su estatus de “elegidos”, así que el uso de borlas entre los hebreos indica que “todos ellos son elegidos, son nación santa consagrada a Dios.” Pero repetimos: no podemos comprobar la veracidad de esta interpretación.
El capítulo entonces pasa a las leyes matrimoniales: en el Israel antiguo la pureza del sexo y el matrimonio era sumamente importante,  por ser una de las principales metáforas de la relación de Dios y su pueblo. Así que, es importante regular las relaciones íntimas y al mismo tiempo hacer previsión de casos que podrían darse (como el mencionado del hombre que rechaza a una mujer bajo el alegato de que no es virgen, etc.).

Capítulo 23: La primera ley en este capítulo es una prohibición directa al uso de eunucos entre los israelitas. Los eunucos (hombres a quienes desde niño se les extirpaban los órganos sexuales) eran usados para trabajar de cerca con las reinas y mujeres de la nobleza, por su condición no sentían atracción sexual hacia ellas. Es una atrocidad, por ende: no debe pasar en Israel. Continua con una lista de quiénes no pueden ser parte de la congregación del Señor (se refiere específicamente a las reuniones de adoración a Dios), la lista excluye a los edomitas (porque son descendientes de Esaú) y a los egipcios (porque Israel vivió entre ellos).
La higiene como reflejo externo de la santidad del pueblo de Dios, debe mantenerse aún cuando en ciertas ocasiones las condiciones del ambiente parezcan no favorecer a que se sigan cumpliendo. Un ejemplo: la guerra. Aún en tiempos de guerra ningún desecho corporal debe guardarse en el campamento de Israel, todo debe hacerse fuera del campamento (excremento, orina, etc.). De esta manera el pueblo continúa teniendo la consciencia de que son santos. ¡Vaya!
La prostitución ritual (algo cuasi-central en las prácticas religiosas de los pueblos que lo rodeaban) es prohibida en Israel, ni dinero ni ganado que se consiga con estas prácticas debe usarse en Israel.
Las últimas leyes repiten o completan otras que ya hemos visto. Anteriormente vimos que los campos no deben ser cosechados totalmente y que los frutos que caigan deben dejarse para el pobre. Ahora se regula no al dueño del campo sino a quien entra al campo a consumir: ¿tienes hambre? ¡come! pero no hagas una cosecha bajo la excusa que Dios mandó a que se alimente al pobre. Traducción alterna: no abuses.

Capítulo 24: Diversas leyes de diferentes asuntos, muchas de las cuales ya hemos visto en nuestra lectura de la “Biblia Completa” hasta ahora. La primera ley no prohíbe el re-casamiento bajo ciertas condiciones, aunque lo limita. Vemos entonces que se trata de eso: ¿Bajo qué condiciones una mujer a quien se le ha dado el papel de divorcio (el hombre era el que tomaba la iniciativa al respecto en esos tiempos) puede volverse a casar? En el verso 5 encontramos una ley que haría feliz a muchos: el hombre recién casado está libre de labores por un año ¡aleluya!
Hay también leyes que apuntan hacia el sentido común y misericordia: si alguien tiene una deuda contigo no le quites el instrumento con que usualmente consigue dinero. No aprovecharse de sus empleados y pagarles cada día de trabajo (no semanal ni mensual ni quincenal). Entre otras.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 37: Levítico 19 al 21

Lee los capítulos 19 al 21  del libro de Levítico (puedes leerlos dando click aquí: Levítico 19-21), luego:

Notas De Estudio

El  conjunto de los primeros dos capítulos que leímos (19-20) es conocido en hebreo como “Kedoshim” (“los santos”), y es un llamado a la santidad individual de cada miembro del pueblo de Israel. Esta vida de santidad es demostrada a través de la adoración a Dios, el amor, la práctica de la justicia y la integridad. Hay una repetición de los diez mandamientos en el capítulo 19, y estos están dispersos por todo el capítulo. Los mandamientos 1 y 2 pueden verse en el v.4, el tercero en el 19:12, el cuarto en el 19:3b, el quinto en el 19:3a, el sexto en el 19:16, el séptimo en el 19:29, el octavo en el 19:11a, el noveno en el 19:16a y el décimo en el 19:18.
“Yo soy el Señor su Dios”, una expresión que se repite a través de ambos capítulos, hace como de firma de que el autor de estas leyes es Dios mismo (“porque Yo, el Señor, lo digo” podría también traducirse), quien es santo y nos ordena a ser santos. Esta es la única ocasión en que Dios pide a Moisés hablar directamente con toda la comunidad de Israel, quienes escucharán estas leyes y, solo en obediencia a los mandamientos de Dios, entonces se convierten en santos.
De las ordenanzas que llaman más la atención es: “No rebusquen hasta el último racimo de sus viñas, ni recojan las uvas que se hayan caído. Déjenlas para los pobres y los extranjeros. Yo soy el Señor su Dios.” (v. 10): Dios enseña al pueblo a hacer provisión para el pobre y el necesitado, pero también se hace un ejercicio de creerle a Dios y es un rechazo a la avaricia y acumulación.
La ordenanza que tiene que ver con no comer el fruto de los árboles que planten durante los primeros cuatro años (vs. 23-25) resulta en beneficio a la misma producción y la tierra.
El capítulo 20 parece una lista de castigos a aquellos que cometan los pecados que vimos en el capítulo 18. Pero, muchos de los actos que se mencionan en ese capítulo no son mencionados aquí y viceversa. La estructura del capítulo va en este orden: (1) castigos por adoración a Moloc (entre las prácticas religiosas en adoración a este dios se incluía pasar a los hijos por el fuego, vs. 2-5); (2) exhortación (vs. 7-8); (3) castigos por pecados sexuales y otros crímenes (vs. 9-21); (4) exhortación (vs. 22-26) Y se repite como en forma de apéndice, al final de las secciones 1 y 2, la prohibición de consultar a los muertos y el espiritismo.
El castigo por violar alguna de estas leyes era la pena de muerte en violaciones más fuertes, ser excomulgado en violaciones de “segundo grado” y violaciones menores eran penalizadas con no tener hijos.

Ya se ha hablado al pueblo sobre las cosas que debe obedecer para vivir una vida en santidad, así que, en el capítulo 21, se enfatiza a la vida de santidad de los sacerdotes. Si ellos iban a ser los que encabezan el culto a Dios en medio del pueblo de Israel entonces debía estar claro qué cosas tenían que cumplir con el objetivo de mantenerse puros y santos. Hay leyes desde con quién debe casarse el sacerdote  hasta la condición física que este debe tener para poder ejercer: un sacerdote que ofrecía sacrificios no debía tener defectos físicos, esto tiene una conexión con que los animales traídos a sacrificio tampoco debían tener ningún tipo  de defecto.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon

Día 35: Levítico 13 al 15

Lee los capítulos 13 al 15  del libro de Levítico (puedes leerlos dando click aquí: Levítico 13-15), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 13 y 14: estos dos capítulos en unidad tratan de las enfermedades cutáneas y otras impurezas causadas por el “tzara´at”. En principio se pensaba que era lepra y se traducía como tal (ver mismo pasaje en Reina Valera y versiones más antiguas), pero el término “tzara´at” aplica a toda enfermedad cutánea, pero también a impurezas en tela y materiales de construcción. Muchos dudan que tenga alguna conexión con lo que nosotros conocemos como lepra en nuestras días (enfermedad de Hanson), aunque debemos admitir que si la enfermedad existía en esos tiempos hubiese sido categorizada bajo la misma palabra.
En ambos pasajes vemos las funciones del sacerdote más allá del tabernáculo, pero no como médico así que no puede recetar ningún tratamiento. Su función es determinar si la enfermedad es “tzara´at” o no. ¿Cómo lo hace? Si después de pasado los 7 días donde la persona es aislada sigue la enfermedad y hasta se extiende: lo es. Si a los 7 días la cosa cambia: no lo es, y entonces se procede a un rito de purificación.
Como en muchos de los pasajes  vistos, hay muchísima sabiduría en apartar a una persona con algún tipo de debilidad en la piel (más dentro de un campamento, aunque estas leyes seguirán siendo aplicadas aún cuando el pueblo de Israel esté en su tierra). Al estar fuera de contacto con su entorno (que podría bien no cumplir con las condiciones higiénicas necesaria) si es algo leve: lo que sea que haya tenido en la piel desaparecerá. Hoy en día, al medicar o poner en tratamiento a los niños o personas con manchas o cualquier complicación de la piel, se les pide que laven todo lo que usen a diario (sábanas, ropa y cualquier cosa con que hayan estado en contacto), que es una especie de “apartarlos”.
El individuo no es culpable de tener la enfermedad, pero es responsable de cumplir el proceso de purificación o, en caso de ser algo grave, cumplir con la triste tarea de anunciar su impureza para que nadie se acerque a él o a ella.

Capítulo 15: aquí se enfoca en las impurezas sexuales. El propósito de estas leyes (como hemos aclarado antes) no es solo higiene sino también la diferenciación de Israel con los otros pueblos como un pueblo que practica la santidad en cada aspecto de su vida. Este pasaje no sugiere que el sexo es pecado, pero deja muy claro que el sexo no es parte de los ritos del santuario (como con otras religiones que practicaban la prostitución sagrada, recuerden Génesis 38:21).
La ofrenda por el pecado removía la impureza y el holocausto restauraba al impuro a la comunidad.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon

Día 34: Levítico 10 al 12

Lee los capítulos 10 al 12  del libro de Levítico (puedes leerlos dando click aquí: Levítico 10-12), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 10: No bien han sido ordenados los nuevos sacerdotes e inician su función cuando ya sucede la primera tragedia: los sacerdotes ofrecen incienso de forma no indicada por el Señor y mueren. Su pecado no solo consistía en que usaron un incienso diferente, sino que habían actuado en completo desafío a lo que  Dios había ordenado a los sacerdotes de forma perpetua. Si los que ministran se salen con la suya, ¿qué pasará con el pueblo? ¿tendrán moral para exigir al pueblo que cumplan las instrucciones del Señor al pie de la letra?
“Demostraré mi santidad por medio de los que se acercan a mi…” (v. 3)
Este evento revela también la incapacidad de los nuevos sacerdotes de distinguir entre lo que es santo y lo que es profano.
Nuevas instrucciones se dan con respecto al acercamiento al Tabernáculo de los que sirven en este, incluyendo no beber vino u otra bebida alcohólica antes de entrar al Tabernáculo. Algunos comentaristas opinan que la razón de esta medida, justo después de la muerte de los hijos mayores de Aarón, puede que indique que Nadab y Abiú estaban borrachos al momento en que cometieron la falta.
A Aarón no se le permite guarda luto, algo fuerte para cualquier padre que sobrevive a sus hijos, pero junto a sus recién ordenados hijos (podemos tomar como una ceremonia de “ordenación express” los versos 12-15) no come la parte que le corresponde de los sacrificios.

Capítulo 11: Se da instrucciones sobre los animales puros (kosher) y que podían ser usados para la alimentación, e impuros y por tanto no podían ser comidos. La identidad de algunos animales es desconocida. Las instrucciones son detalladas: tanto de la condición que los hace impuros como de los nombres de animales específicos en algunos casos. Si estas leyes eran observadas, la santidad se extendía desde el Tabernáculo hasta las casas de todos los israelitas, lo que los señalaba como un pueblo santo, y entendían que la Presencia de Dios no solo cubría el santuario sino toda la nación.
Aunque muchas de las prohibiciones tienen un beneficio en cuanto a higiene se refiere (como el cerdo, o las aves que consumen animales muertos vs. 13-19), no todas las criaturas caían dentro de este patrón y realmente son buenas para la alimentación, aún así se prohíben, por dos principales razones:
1- Las leyes reflejan los diferentes tipos de creación animal, desde las más “altas” hasta las “más bajas” (Génesis 1:26)
2- Muchos de estos animales eran usados para sacrificios y ritos paganos o adorados en otras naciones.
No solo se prohíbe el consumo de estos animales sino que todo lo que tocaren quedará impuro, tanto personas como objetos. El agua y las semillas secas son, en este caso, una excepción. En cuanto al agua se debe a que en esa zona era difícil de conseguir y es básica para la subsistencia de cualquier ser vivo, pero también por la condición purificadora de la misma.

Capítulo 12: A pesar de que la mujer queda impura con el parto (7 días si es varón, ya que al octavo día debe llevarlo a la ceremonia de circuncisión; 2 semanas si es hembra, nada que ver con el sexo sino con el hecho de que la niña no es circuncidada), los niños no nacen impuros, son un regalo de Dios no una bendición. La impureza es el resultado de la sangre y fluidos que se despiden del cuerpo de la madre durante el parto y en los días que lo siguen. Un sacrificio debe ser hecho para purificación cuando se cumpla el tiempo.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon

 

¿Con Qué Se Come Eso?

“Para el filósofo la idea de lo bueno es el ideal más exaltado. Pero para la Biblia la idea de lo bueno es penultima; lo bueno es la base, lo santo es la cima.”
Abraham Joshua Heschel

“Lleven una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta.”
Filipenses 2:15

Terminamos el post anterior preguntando: ¿Es posible que uno sea santo?
¡Claro que es posible!
Así que, siguiente punto:
Si es posible, ¿por qué hay poco interés dentro del cristianismo actual en que se discuta y se trabaje el tema?
Porque parece que no es “práctico”, que no es algo que pueda servirme para yo poder aplicar ahora. No es una ni dos veces las que he escuchado: “¡Qué bueno que hablan cosas que son aplicables!” o “Los últimos mensajes que se han predicado en tal o cual iglesia están desconectados de lo práctico, muy aereos…” O sea, si es bíblico: debe encajar con la realidad, sino no…
¿Qué es práctico?
Práctico es cualquier cosa que me sirva para enfrentar los problemas reales. Cuando la mayoría de gente habla de problemas reales habla de que haya justicia, de tener paz o vivir en un ambiente de paz, y de ser prospero. Esas cosas por las que trabajamos y que nos hacen sentir seguros, y muchos cristianos dedican más tiempo a su seguridad que a su relación con el Dios santo, que obviamente produce: gente santa.

Dallas Willard, junto a otros que han hablado sobre el tema, dice que el mundo piensa en justicia, paz y prosperidad en sentido negativo:
“Justicia significa que no se interfiere con los derechos de nadie. Paz que no hay guerra o tumulto. Prosperidad significa que nadie tiene problemas materiales. La estrategia en relación a estas metas negativas es que se toman pasos para evitar daños, guerra, deseos, pasos que a veces tienen un buen efecto. Pero que finalmente no son efectivos, como la historia ha mostrado.
El sistema del mundo trata de producir justicia, paz, y prosperidad en los individuos mediante la imposición de restricciones en lo que les causaría daño (eso incluye otros individuos)… El evangelio de Cristo, en contraste con esto, nos transforma en nuevas personas que han desarrollado la realidad interna de fe, esperanza y amor, desde estra transformación de la persona, la justicia, la paz y la prosperidad son el resultado de Dios actuando sobre la vida humana.”

No es que rechacemos lo práctico, pero nada es práctico en relación a las aspiraciones humanas para este mundo sino proceden desde un ser humano transformado desde las profundidades de su corazón. Por eso tenemos un montón de profesionales (lamentablemente eso incluye profesionales que se hacen llamar cristianos, pero que han adoptado los patrones de este mundo) que se sirven a si mismo y no a la gente o a su profesión. ¡Santidad es esencial en este mismo instante y en este mismo momento!

Las iglesias debemos empezar a ser escuelas de santidad y no instituciones donde se entretenga a la gente “en lo que Cristo viene”. Debemos estar conscientes de que la salvación es la salud del alma, y que la salud del alma consiste en santidad. El cristiano debe pensarse como una persona que vive según la descripción del post anterior. Y no solo eso: debe organizar su vida de modo tal que entienda que Dios es santo y nos quiere santo. Y no solo eso:
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano, y que ha aceptado a Cristo para justificación, pero al mismo tiempo no lo ha aceptado para santificación, es miserablemente iluso desde la misma experiencia.”*

Haste estas preguntas:
¿Por qué no lo había considerado antes?
¿Lo estoy considerando ahora?
Si lo estoy considerando ahora, ¿cuál es el plan?
¡Ok! Hablemos de eso en el próximo post: PLAN.

*Augustus Strong
——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

El Santo

Al hablar sobre santidad y la necesidad de que haya más santos, una buena pregunta sería ¿cómo actúa alguien que es santo?
¡Sí, ya se! Lo importante no es la actuación. La vida que Cristo promete se trata de ser, pero al “ser” hay cosas que se hacen que son evidentes y que salen natural de la persona que ha decidido apartarse para Dios. Una vez alguien me dijo que no había que “reinventar la rueda”, si alguien escribió sobre algo o hizo algo que podemos aprovechar ¡hagámoslo! Así que quiero parafrasear una buena descripción que Dallas Willard* hace sobre una persona que ha decidio esconder su corazón en Dios. ¿Cómo es esta persona?

Pensamiento: Sus pensamientos están siempre enfocados en Dios. Dios nunca está lejos de su mente. Les encanta pasar tiempo con El, en su grandeza y amor, y en como se da a conocer a través de Cristo. Se puede decir que están “intoxicados de Dios” (Hechos 2:13), aunque nadie tiene un sentido más fuerte de la realidad que ellos.
Como sus mentes están centradas en Dios, todos los buenos pensamientos son bienvenidos: “… piensen en todo lo que es verdadero, en todo lo que merece respeto, en todo lo que es justo y bueno; piensen en todo lo que se reconoce como una virtud, y en todo lo que es agradable y merece ser alabado.” (Filipenses 4:8).

Sentimientos: y luego es probable que notemos que la vida emocional de los santos está profundamente caracterizada por el amor. Aman todo lo que es bueno, tienen amor por la gente. Aman sus vidas y quienes son. Se sienten agradecidos por como viven- aún cuando su vida contenga muchas dificultades, persecusión e incluso martirio (Mateo 5:10-12) Asi que, gozo y paz los acompañan aún en los momentos más fuertes- incluso en tiempos en que sufren injustamente. A causa de lo que saben de Dios, tienen confianza y esperanza y no se permiten pensamientos de rechazo, de fracaso o desesperación, porque ellos saben quién es Dios (Mateo 6:32).

Voluntad: esta gente está entregada a hacer lo que es justo y bueno. Su voluntad está en sintonía con Dios. Ellos no piensan primero en lo que quieren, realmente les preocupa poco hacer las cosas a su manera: “no hagan nada por orgullo o sólo por pelear. Al contrario, hagan todo con humildad, y vean a los demás como mejores a ustedes mismos. Nadie busque el bien sólo para sí mismo, sino para todos.” (Filipenses 2:3-4); estas palabras son fáciles y buenas para ellos. Se han entregado a la voluntad de Dios y no luchan o buscan la forma de hacer lo contrario.

Cuerpo: la santidad obviamente envuelve su cuerpo. Su cuerpo posa para hacer lo justo y lo bueno, sin pensar. Eso significa que no va automáticamente a lo que es incorrecto antes de pensar en no hacerlo. Ya no es verdad en sus vidas que “el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41). Saben por experiencia que estas palabras de Jesús no son una declaración sobre la condición inevitable de los seres humanos, sino un diagnóstico de una condición que debe ser corregida. El Espíritu ha ido substancialmente tomando parte sobre sus miembros.
Instintivamente evitan el camino de la tentación. Ves frescura en sus rostros y transparencia. Viven en descanso y se divierten y saben sacar tiempo para jugar, su fuerza proviene de Dios.

Relaciones Sociales: en cuanto a su relación con otros son totalmente transparentes. (1 Juan 1:7, 2:10) No imponen sus pensamientos y sentimiento en otros. A causa de su confianza en Dios, no tratan de manipular o manejar a otros. No se necesita decir que no hieren a otros con sus palabras. Saben como “amar al pecador y odiar el pecado” con gracia y efectivamente.

Alma: finalmente, mientras mas vas conociendolos- a pesar de que esos que conocen solo el poder de la carne se les hace dificil entenderlos (1 Corintios 2:14)- ves que todo lo mencionado anteriormente no es solo en la “superficie”. Está en lo más profundo de su ser, y en un sentido obvio, sale sin ningún esfuerzo, naturalmente. Fluye.

¡Wow! Yo quiero vivir así. La pregunta es,
¿es fácil?
Más bien: ¿es posible?
¡Sí! Pero eso… en otro post.

Esta es la tercera parte de una serie, puedes leer las otras:
Parte 01
Parte 02

*Parafraseado de “Renovation Of The Heart”
——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons

Santidad Es El Punto Clave

He estado pensando en “santidad”, ser santo, lo que envuelve. Me alarma el hecho que no me había alarmado el poco o ningún énfasis que se le hace al asunto. Hoy tenemos líderes increíbles, que atraen una multitud extasiada, pero pocos santos. Tenemos muchos ejemplos de liderazgo, pocos ejemplos de santidad. Hoy se escribe mucho de cómo manejarnos en el liderazgo institucional, cómo replicar lo que a otros le funcionan, pero pasamos por alto el “sin santidad nadie verá al Señor.” (Hebreos 12:14 PAR)

Me imagino cómo pasó (me imagino, porque no estuve ahí…):
En la época en que la iglesia parecía estar en decadencia (la gente no se veía atraída por los servicios, dejaba las congregaciones de forma masiva, muchas congregaciones cerraron, etc.) y la situación parecía emergente (llamémosle “y Moisés no bajaba de la montaña”), a poca gente, por no decir a nadie, se le ocurrió orar  y esperar con paciencia que algo pasara,  o llamar a una conexión más profunda con Dios, sino preguntar “¿por qué la gente no quiere venir a las reuniones eclesiales?” ¿Y quién respondió? La gente que estaba afuera, ¡ah! y los cristianos que también miraban más afuera que a sus Biblias, ¿las respuestas?:
• Mejor música.
• Sermones más actualizados, ¿santidad? ¡nah! eso es un asunto complicado.
• Más colores.
• Tiempos más cortos.
• Cero mensajes ofensivos sobre nuestra necesidad de cambiar el corazón.
• ¿Sigo?

Y se hizo. Llamémosle “y Aaron hizo un becerro”.
¡Qué mal nos hemos hecho!
Pero ya no vale la pena mirar atrás. Hay que pensar en cómo recuperamos el terreno que se perdió en nuestra confusión. Santidad es el punto clave. ¡Necesitamos más santos! El santo trata a todas las cosas (su tiempo, sus posesiones, su comida), a todas las personas y a sí mismo: con respeto.
¿No sería lo mejor que nos pudiese pasar?

¡Santidad!
Ahora, dirás: ¿es posible ser santo? ¿no es como difícil esa cuestión?
Hablemos de eso… pero en otro post. Antes: ¿Cómo luce un santo?

——————————————————-
El Círculo • www.circulojuvenil.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto de Thomas Hawk
Usado Con Permiso • Creative Commons