Categories
Biblia Completa

Día 261: Amós 1-4

Lee los capítulos del 1 al 4 del libro de Amós (puedes leerlos dando clic aquí: Amós 1-4).
Notas De Estudio
Introducción Al Libro: Amós era pastor de una villa llamada Tecoa que se encontraba a unos 15 kms. al sur de Jerusalén. A pesar de que era de Judá fue enviado a profetizar a Israel (el Reino del Norte), convirtiéndose así en el primero de los profetas del Siglo 8 a.C., lista que incluye a Isaías, Oseas y Miqueas. Fechado alrededor del 760 a.C., en un mundo donde el Santuario de Betel servía como lugar cúltico e idolátrico central del Reino del Norte. Mientras condena Israel al mismo tiempo señala las enfermedades políticas y sociales del pueblo, en contraste con Oseas quien se enfoca en las enfermedades religiosas. Así que, no es de sorprendernos que muchos de los lectores de este libro en nuestro tiempo lo ven como una fuente inspiradora para la renovación de las estructuras sociales.
El tiempo en que Amós profetizó fue bastante corto y aparentemente escribió sus profecías al volver a Judá.
Capítulo 1-2: El libro es único en el sentido que abre el libro con una declaración temática:
“«Cuando Dios se enoja
y habla desde Jerusalén,
se marchitan los pastos;
¡se reseca el monte Carmelo!»”
(Amós 1:2)
Y estos capítulos comprenden profecías contra las naciones que rodean a Israel. Si has venido leyendo la Biblia Completa con este programa son las mismas naciones a las que apuntan los otros profetas: Siria (Damasco), Filistea (Gaza), Tiro, Edom, Amón, Moab, finalizando con Judá e Israel. Nos puede parecer natural que un profeta hable en contra de cualquier nación, pero estas naciones no servían a Dios, ¡al contrario! Entonces, ¿cómo y quién le da la autoridad a este profeta para profetizar contra ellas? El Dios del cielo y de la tierra, ¡claro! Lo que nos afirma la superioridad de Dios sobre todo. Ese es el mensaje implícito que hay bajo estas profecías. Las profecías contra estas ciudades se basan en maldades específicas y en ciertos casos en eventos contemporáneos o no muy lejanos a la época de Amós. La maldad de Judá es su rebelión contra Dios, la de Israel las injusticias sociales y el liberalismo.
Capítulo 3: En este capítulo Amós responde a esos que pudiesen clamar que él no tiene autoridad para profetizar contra Israel porque son los “elegidos de Dios”. Contra estos cargos Amós profetiza que:
(1) su elección garantiza que ellos serán juzgados ¡es la razón por la que se les juzga! (1-3)
(2) Dios ha hablado, por tanto: el profeta debe hablar (4-8)
(3) Israel es tan malvado que aún las naciones que los rodean (¡y que son perversas!) podían sentarse como jueces en contra de ellos (9-11).
Capítulo 4: Este capítulo comprende dos unidades, cada una es una acusación que es seguida por planteamientos religiosos usados de manera irónica. La primera parte es contra las mujeres ricas de Samaria (las llama “vacas gordas de Basán”) y la segunda acusa a Israel de no ponerle atención a todas las palabras de juicio que escucharon antes. Al final Amós da una doxología que parece una amenaza más que palabras de ánimo, describiendo el poder de Dios.
 
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————
 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 239: Jeremías 47-52

Lee los capítulos del 47 al 52 del libro de Jeremías (puedes leerlos dando clic aquí: Jeremías 47-52)
Notas De Estudio

Capítulos 47-49 : Continúan los oráculos proféticos en contra de las naciones que iniciaron el capítulo 51. Si ya leíste Isaías (en caso de que estés haciendo este programa en orden) te darás cuenta que son prácticamente las mismas naciones a las que este otro profeta había mencionado en su libro. Básicamente son gente que contribuyeron con el deterioro moral de Israel, o le hicieron guerra continua hasta debilitarlos.

Los primeros en ser abordados son los Filisteos, descendientes de los llamados “Gente del Mar” quienes avanzaron por tierra y agua desde las Islas Griegas a través de Asia Menor o el mar Mediterráneo y se asentaron en las costas de Canaán uniéndose con poblaciones locales y formando los Filisteos (la palabra “Palestinos” se deriva de “Filisteos”), coalicionados en cinco ciudades Askelón, Gaza, Asdod, Ecrón y Gad. El faraón Neco los invadió según reporta Herodoto y luego Nabucodonosor los invadió en 604 a.C. deportando a la mayoría de su población y trayendo a un fin a los Filisteos como coalición y como etnia.

La siguiente es Moab, que estaba situada al este del Mar Muerto. La relación de Israel con Moab siempre fue tensa, empezando por la travesía de Israel por el desierto donde Moab no dejo pasarlos. Eran aliados de los Asirios, y luego fueron destruidos por los Babilonios a mediados de siglo 6. El capítulo 48 (donde habla de los Moabitas) es muy parecido a Isaías 15-16.

Luego Amón: los amonitas fueron siempre cercanos a los Moabitas, pero a diferencias de esto en algunas ocasiones eran aliados de los israelitas y en otras enemigos. La invasión de Nabucodonosor puso fin a el antiguo estado amonita.

Edom (descendientes de Esaú, hermano de Jacob, ambos hijos de Isaac el hijo de Abraham) estaban localizados al sureste del Mar Muerto. Eran aliados a los Babilonios y contribuyeron a el asalto contra Jerusalén (ver Salmo 137, Lamentaciones 4:21-22; Abdías 10-16). Eran conocidos en tiempos de los romanos como los Edumeos.

Damasco era la antigua capital de Aram (lo que ahora es Siria, de la que Damasco sigue siendo capital de Siria donde es conocida como ash-Sham). Fue destruida por los Asirios en el año 733 a.C. y luego fue usada como centro administrativo.

Cedar se refiere a la coalición de las tribus Árabes (descendientes de Ismael, ver Génesis 25:13), y Jazor es un lugar desconocido en la actualidad también asociado con los Árabes. Los habitantes de estas ciudades eran conocidos por sus destrezas con el arco y flecha, y eran pastores de ovejas. Aunque las tribus Árabes sirvieron con frecuencia a Babilonia, hay records antiguos babilonios que indican que Nabucodonosor realizó campañas contra las tribus árabes. Elam era la capital de Susa, país que los asirios saquearon en el 646 a.C.

Capítulos 50-52: representan la profecía más larga en contra de Babilonia. A pesar de que Jeremías mantenía consistentemente que Judá debía someterse a Babilonia eso no significa que él simpatizaba con ellos. El imperio de Babilonia inició con el padre de Nabucodonosor: Nabopolasar, quien aprovechó la muerte del rey Asirio Assurbanipal para debilitar el imperio y tomar el trono de Babilonia. Esta profecía es reservada para el final como el clima de la colección de profecías contras las naciones. Jeremías comparte el punto de vista de Isaías quien señaló a los Asirios como “instrumento de Dios” pero luego los condenó por pasarse de la raya con su crueldad en los asaltos y guerras contra Israel y en su blasfemia contra Dios.

Ciro de Persia (ahora Irán) terminó cruelmente con el Imperio Babilónico en el 539 a.C., cuando los poderosos sacerdotes de Marduc lo prefirieron a él antes que a Nabu-naid de Babilonia.

El capítulo 52 de Jeremías es en gran parte un duplicado de 2 Reyes 24:18-25:30 aunque con algunas diferencias y ampliado.

Anímate a comentar o preguntar.

———————————————————-
 El Círculo Bajo Licencia CreativeCommon™
 

Categories
Biblia Completa

Día 104: 1 Reyes 20 al 22

Lee los capítulos 20 al 22 del libro de 1 Reyes (puedes leerlos dando click aquí: 1 Reyes 20-22)

Notas De Estudio

Capítulo 20 y 21: El rey entra en guerra con los sirios, recibe palabra de Dios para que los ataque pues Dios le dará la victoria. Esto es extraño pues es un rey que ha mostrado un corazón constantemente apartado de Dios. El rey gana las dos batallas pero perdona la vida del rey sirio, un profeta anónimo lo confronta y augura este evento como la perdida de Acab.
En el capítulo 21 vemos los eventos alrededor del viñedo de un señor llamado Nabot quien se niega a venderle la propiedad al rey. La petición de Acab no es ilegal (Lev. 25:29-30), pero Nabot se rehúsa pues no quiere vender lo que ha heredado. Jezabel hace de las suyas para conseguir la propiedad para Acab y asesinar a Nabot. Dios manda a Elías quien profetiza la destrucción de la familia de Acab, lo que hace que Acab se humille y que Dios envíe la maldición después de que este muera.
Capítulo 22: Josafat rey de Judá sucedió a su padre Asá e hizo lo bueno ante los ojos de Dios. A pesar de que se nos señala que la practica de la prostitución masculina ritual había desaparecido, los lugares de adoración a otros dioses (“lugares altos”) no se destruyeron, así que algunas de las personas del pueblo seguía en prácticas idolátricas. Josafat tuvo paz con el norte y de hecho, uno de sus hijos se había casado con una de las hijas de Acab (2 Reyes 8:18), ya ustedes saben que eso significa “alianza estratégica”. Esto llevó a ambos reyes a una alianza contra Siria de la que Acab no salió vivo. Ocozías hijo de Acab lo sucedió e hizo lo malo y lo que ofende al Señor así como lo hizo su padre.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™