Día 158: Job 41-42

Lee los capítulos 41 al 42 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 41-42)

Notas De Estudio

Capítulo 41: resulta ser la continuación del discurso de Dios y es dedicado solamente a una descripción impresionante del leviatán. A través de los siglos el leviatán ha sido interpretado como una ballena, un tiburón, dinosaurio, algún otro monstruo marino o un cocodrilo. Algunos se inclinan por la posición de que era una especie de cocodrilo gigante, pero en el antiguo Egipto los cocodrilos simbolizaban poder real, entonces eran cazados. Según el 41:6 leviatán no puede ser capturado ni vendido, así que hablamos de un animal más grande.
El punto: si Job no puede ni siquiera pensar en la idea de cazar a leviatán, ¿qué hace discutiendo con Dios?

Capítulo 42: Job responde, tan impresionado por la presencia y la sabiduría de Dios que ni se atreve a darle continuidad a su petición de tener una discusión con Dios de la que, según él, sería reconocido (Job) como justo. Tampoco pide respuestas a ninguna de las preguntas que hizo, Dios tampoco le dedica tiempo a ninguna de ellas. Lo único que dice es: “De oídas había oído hablar de ti, pero ahora te veo con mis propios ojos.” La respuesta de Job es: humillación.
Ese es el punto importante del libro. Contrario a lo que podríamos pensar: los amigos son reprendidos por Dios (¡ellos pensaban que hablaban de parte de El!) y Job debe orar por ellos. Eliú no es mencionado en estos últimos versos.
La prosperidad de Job fue restaurada. No debemos pensar en estos últimos versos como: “Job recibió una recompensa”, sino como “Al terminar su prueba, la integridad y prosperidad de Job fue restaurada.”

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 153: Job 25-28

Lee los capítulos 25 al 28 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 25-28)

Notas De Estudio

Mientras va pasando el tiempo y Job ve que la conversación con sus amigos sigue en la misma dirección, la discusión se vuelve más acalorada. Un ejemplo de esto es las interrupciones que vemos entre los capítulos 24-26.
Sus amigos no dan el brazo a torcer e insisten en la maldad de Job, mientras que el insiste en su inocencia. El “problema del dolor” (que podemos simplificar como “Si Dios es bueno porque sufren los inocentes”) es más antiguo de lo que creemos, y Job es la prueba de esto. Lamentablemente las respuestas a este tipo de preguntas (que no son fáciles de responder por todo lo que desconocemos) son simplificadas y nunca satisfacen a aquellos que las hacen. Tal es el caso de Job, quien debe discutir con amigos cuya convención es muy cerrada: “Eres bendecido porque eres fiel a Dios. Eres pobre, estás enfermo, has perdido todo, es porque estás en pecado.”
Cuando Job pregunta “¿a qué viene tanta palabrería?” (27:12), Zofar no tarda en responderle: “A que esta es la herencia de los malvados”.
Era muy común que en la literatura antigua se hablase de la sabiduría como un ente personal y viviente. Proverbios está lleno de esas metáforas, Eclesiastés contiene una que otra referencia. Zofar (cap. 28) elogia la sabiduría diciéndonos que es tan valiosa que a pesar de que el hombre hace cosas extremas con el fin de buscar piedras preciosas, ni todos los objetos preciosos del mundo podrían comprarla.
El capítulo 28 termina con un verso muy similar a Proverbios 1:7.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 152: Job 22-24

Lee los capítulos 22 al 24 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 22-24)

Notas De Estudio

Capítulo 22: El discurso de Elifaz responde a Job en dos sentidos:
1- Supongamos que eres justo, ¿y qué? ¿importa eso?
2- Pero no has sido justo, porque no practicaste la justicia (vs. 5-11)
La conversación es ya más personal, y va subiendo de tono conforme van pasando los capítulos.
Job se defiende de las acusaciones específicas de Elifaz (5-11) en su discurso del capítulo 31.
Elifaz le recomienda a Job que debería tomar el consejo de sus amigos ya que el conocimiento que ellos tienen viene de la boca de Dios.

Capítulo 23 y 24:  En estos capítulos ya Job ni se preocupa por responder a las acusaciones de sus amigos, aún así se sigue lamentando por no tener una audiencia con Dios, donde espera obtener justicia. Pero Dios lo anda esquivando, donde quiera “que busca” no lo encuentra, se está escondiendo de él.
Aparte de esto insiste en que el malo se sale con la suya, hacen lo que quieran y tergiversan las leyes y no desaparecen tan rápido como sus amigos afirman.
Zofar lo interrumpe (24:18-25) y dice que los malvados sí son como espumas.

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 151: Job 19-21

Lee los capítulos 19 al 21 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 19-21)

Notas De Estudio

Capítulo 19: Este es un capítulo emotivo, donde Job es más explicito sobre su condición. El le pide a sus amigos: “¡Tengan compasión! Esto que estoy viviendo no es fácil, no arremetan contra mi siendo otra de mis pruebas, tengan misericordia…” Porque: “Yo sé que mi redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte. Y cuando mi piel haya sido destruida, todavía veré a Dios con mis propios ojos. Yo mismo espero verlo;  espero ser yo quien lo vea, y no otro. ¡Este anhelo me consume las entrañas!” (vs. 25-27)

Capítulo 20: Zofar responde a Job ignorando absolutamente todas las palabras que este ha dicho, como si Job no hubiese hablado. La imagen que domina su discurso son ejemplos del sistema digestivo (vs. 12-18). Su punto principal es que: el malvado puede triunfar pero lo disfrutará muy poco, su triunfo será breve (ver Salmo 1). Aunque ninguno lo ha dicho directamente, cuando dicen “el malvado” o “el impío” se están refiriendo a Job. Job lo percibe y le duele que ellos piensen así de él.

Capítulo 21: Este discurso es una respuesta a lo que Zofar acaba de decir. Aunque este ignoró las palabras de Job sobre su sufrimiento y su petición de misericordia, Job no ignora sus palabras y le responde. Zofar ha dicho que el malvado dura poco, Job dice: al malvado le va bien y no veo que eso acabe, se establece y sus hijos tienen paz, viven sin temor. A pesar de que los malvados le dan la espalda a Dios y lo ignoran, sus vidas son prosperas.
A la conclusión que Job ha llegado viendo la actitud de sus amigos es que ellos tienen planes de hacerle daño (v. 27).
q

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Día 148: Job 10-12

Lee los capítulos 10 al 12 del libro de Job (puedes leerlos dando click aquí: Job 10-12)

Notas De Estudio

Capítulo 10 y 11: Job dirige esta vez su plegaria a Dios. Antes su queja era general: quería que se supiera lo incómodo e insatisfecho que estaba con lo que estaba pasando. Ahora levanta sus ojos a Dios y pide que le de una respuesta de lo que está pasando. Job está seguro que no le ha fallado a Dios, no le cabe duda, y compara a Dios con un juez injusto.
Esto enoja a su amigo Zofar quien interviene por primera vez (algunos afirman que cada uno estaba hablando de acuerdo a una costumbre oriental: el mayor primero, luego el que le seguía y así…). Zofar responde en la convencionalidad de un pensamiento que todavía impera en el día de hoy: “¿Quién eres tú para quejarte con Dios?” La gente entiende que siempre que te diriges a Dios tus palabras deben ser medidas y no estaría bien expresar tus quejas y reclamos. Sí: siempre que nos dirigimos a Dios las palabras deben ser medidas, estamos delante del Todopoderoso, pero nuestro corazón debe ser auténtico y, en ese sentido, hay toda una literatura bíblica de queja, de reclamo, principalmente en los Salmos que (casualmente) es el himnario y guía de oración de la Biblia.
Para Zofar: solo aquellos que son fieles a Dios pueden ser justificados delante de El. Ahora, dentro de su pensamiento, solo aquellos que reflejan bienestar exterior (salud, riqueza, hijos, amistad, etc.) son fieles a Dios, ya que la bendición es la consecuencia de una buena conexión con Dios. Así que, si Job está como está: algo hizo (v. 11). Si algo hizo debe arrepentirse ¡y ya!, si es que quiere que Dios le extienda misericordia. Mientras no lo haga sus palabras son arrogancia.

Capítulo 12: Hasta ahora, conociendo lo que pasa (los amigos de Job no lo conocen), podemos sentir la frustración de Job en un momento donde necesita consuelo: estar en el banquillo.
Job abre su cuarto discurso de forma magistral, una paráfrasis del verso dos sería: “¡Wow! ¡Nadie sabe más que ustedes! El día que se mueran ya no habrá más sabios sobre la tierra…” Una respuesta sarcástica a la continua reprensión de todos.
“¡Yo conozco a Dios y se lo que ustedes saben!” dice Job en un discurso que se extiende hasta el capítulo 14. Afirmando que sabe y se ha alimentado del mismo pensamiento, que lo ha considerado pero no le cierra ¡necesita una respuesta de Dios!

Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™