Categories
Biblia Completa

Día 193: Salmos 125-129

Lee los capítulos 125-129 del libro de Salmos (puedes leerlos dando click aquí: Salmos 125-129)

Notas De Estudio

Salmo 125: El observar a Sión (el monte sobre el cuál está Jerusalén) crea un montón imágenes en la mente del peregrino: Qué difícil es que algo que esté construido sobre la roca se mueva, es terreno firme, ¡es en ese terreno firme que están establecidos los que confían en Dios!
Los demás (los perversos) están en terreno incierto.
El salmo termina con una oración a Dios.
Salmo 126: Los salmos de los peregrinos (120-134) no fueron escritos en conjunto sino que la tradición junto un grupo de los cánticos tradicionales para ser cantados mientras la gente se dirigía a una de las fiestas principales en Jerusalén. Este proceso tardo años. Este salmo es post-exílico, escrito después del regreso de los exiliados en Babilonia, y el salmista se alegra junto a las naciones porque Dios restauró a su pueblo, que a pesar de haber sembrado con lágrimas vinieron cantando con la cosecha.
Salmo 127: Un salmo de Salomón. El centro del salmo es el siguiente: si Dios no está en la obra no vale la pena involucrarse en ella, para luego cambiar la temática a la bendición que son los hijos. Parecen dos temas diferentes pero en la procreación de los hijos los padres participan en concebirlos, la madre en anidarlo en su vientre durante nueve meses pero lo que pasa dentro del vientre es desconocido y está fuera de control del padre y de la madre, realmente: si Dios no construye la casa (¿los hijos?) en vano hace su trabajo quien lo hace.
Salmo 128: Es un salmo de sabiduría proclamando las bendiciones del que teme a Dios.
Salmo 129: El salmista recuerda lo duro que le fue ser joven pero reconoce que el Señor lo ha liberado, para luego pasar a narrar el destino de quienes odian la ciudad santa.
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™

Categories
Biblia Completa

Día 192: Salmos 120-124

Lee los capítulos 120-124 del libro de Salmos (puedes leerlos dando click aquí: Salmos 120-124)

Notas De Estudio

Salmo 120: A partir de este salmo y hasta el 134 tenemos los “Salmos de Ascensión”, que eran cantados mientras la gente se dirigía desde sus ciudades a una de las principales fiestas en Jerusalén. Este salmo es el inicio de la peregrinación y el peregrino se mueve desde la gente que odia la paz a la ciudad de paz: Jerusalén.
Salmo 121: “Levanto la vista hacia las montañas…” (v. 1), ¿qué miraba un hebreo de hace más de dos mil años cuando miraba hacia las montañas: los famosos lugares altos, que eran lugares (improvisados o no) donde la gente construía altares a los diferentes dioses cancaneos: Baal, cuyos profetas se auto flagelaban para que él les prestara atención, Asera cuyas profetizas-prostitutas hacían favores sexuales a cambio de ofrendas (ojo: el sexo era “ritual”), o Moloc a quien la gente le entregaba sus hijos quienes eran pasado por el fuego para que él respondiera o en agradecimiento. Al salmista mirar hacia los montes se pregunta: “¿Viene de ahí mi ayuda? ¿de esos dioses?” y caminando a Jerusalén se responde: “No, mi socorro vino del Señor quien hizo los cielos y la tierra.”
¿Cuando alzamos nuestra mirada a los cielos de quién esperamos ayuda?
Salmo 122: El peregrino, quien se mueve de su ciudad, su familia y las ocupaciones de cada día, afirma que se alegra cuando le dicen “¡Vamos a la casa del Señor!”, ahora su alegría está completa porque está junto a sus demás hermanos en Jerusalén, que no solo es el lugar de adoración, sino que también es el lugar desde donde se gobierna a todo Israel. Por eso: oran continuamente por la paz en Jerusalén.
Salmo 123: La temática pasa de estar anhelando el ambiente del Templo y de Jerusalén a poner nuevamente los ojos en Dios. El símil es interesante: “como los sirvientes” (“como esclavos” literalmente), el esclavo no tiene otra opción y depende de su amo para todo. Con este ejemplo que para el hombre contemporáneo es tan extremo, el salmista afirma que no solo obedece sino que depende, está atado, su voluntad está sujeta, al Señor. Y de esa forma levanta los ojos.
Salmo 124: El camino hacia Jerusalén desde las ciudades y villas de la época no era necesariamente fácil: había ladrones, animales salvajes, el peligro del desierto, el terreno de la Tierra Santa es árido pero con un montón de canales subterráneos que se llenaban desde que había poca lluvia provocando inundaciones en poco tiempo. Ya observando a Jerusalén (que queda en lo alto) el peregrino dice: “Hemos llegado a salvo por obra de Dios, ¿dónde estaríamos sino hubiese sido por El”
Hagámonos la misma pregunta: ¿dónde estaríamos si no hubiera sido por el Señor?
Anímate a comentar o preguntar.
———————————————————-
El Círculo
Bajo Licencia CreativeCommon™